Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

Egipto

Grecia

Roma

Asia

América

Varias Civilizaciones

Dictadores de la Antigüedad

Metrópolis de la Antigüedad

Asedios de la Antigüedad

Ciencia y Tecnologías de la Antigüedad

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Los diez asedios más famosos del mundo antiguo, clasificados según la devastación causada

Creada10-04-2017
Modificada17-05-2017
Total Visitas20
Mayo14
Abril6
Mayo0

Reseña del Documental Los Asedios de la Antigüedad de la serie Top 10 de la Antigüedad

Asedios de la Antigüedad

Las Ciudades fueron durante toda la historia centros de cultura y civilización, pero también fueron objetivos militares para todos los imperios conquistadores.

Para resistir las conquistas, muchas ciudades se fortificaron con grandes murallas y los ejércitos conquistadores tenían que someter las ciudades por medio de un largo asedio esperando la rendición por hambre o sed.

En este documental se muestran los diez asedios más famosos del mundo antiguo, clasificados según la devastación causada.

10 Roma contra Masada

Enclavada en la cima de una escarpada montaña aislada en el centro de Israel.

En el año 72, la rebelión de los judíos contra Roma llevó a muchos sicarios (gente con sica, puñal) a refugiarse en Masada.

Los sicarios ocuparon la ciudad fortificada, que consideraban inexpugnable, y estaban bien pertrechados de alimentos y agua para resistir un largo asedio.

El documental afirma, erróneamente, que los sicarios construyeron una gran cisterna, pero en realidad fue Herodes, un siglo antes, quien hizo construir varias cisternas para que pudiera resistir largos asedios. Ver La Tumba Perdida de Herodes

El ascenso a la meseta sólo podía hacerse por un estrecho sendero, en fila de a uno, por lo que el ejército romano no tenía ninguna posibilidad de asaltar la ciudad.

En vez de ello construyeron en unos pocos días una muralla de 8 Km de longitud alrededor de la fortificación.

Desde la zona más elevada, a 75 m de la cumbre, construyeron una rampa de 200 m de longitud, con una inclinación de 30 grados. Para ello necesitaron medio millón de toneladas de tierra. En sólo dos meses.

Una vez terminada la rampa, los romanos trajeron una torre de asedio acorazada de 27 m de alto, armada con balistas y arietes para quebrantar las murallas, y una plataforma levadiza para superarlas.

Empujada por cientos de soldados y esclavos, la torre de asedio ascendió por la rampa hasta las murallas y los soldados romanos pudieron entrar en tropel a la ciudad.

Pero nadie les presentó batalla. Los soldados judíos hicieron un pacto de suicidio y, después de matar a toda la población civil, se dejaron matar por sus compañeros hasta que sólo quedó un superviviente, que se suicidó.

No me lo creo. No me creo que únicamente con fuerza bruta una torre tan grande y pesada pueda ser empujada por una pendiente tan pronunciada. Seguro que los ingenieros romanos disponían de algún ingenioso medio de tracción, polipastos, engranajes, transmisión de cadena... algo que haga posible semejante hazaña.

9 Alejandro contra Tiro

Después de conquistar Grecia, Alejandro Magno se dirigió a Oriente. En la costa del actual Líbano se encontraba la ciudad fenicia de Tiro.

Enclavada en una isla a 800 m de la costa y rodeada de murallas de 60 m de alto, los tirios consideraban su isla inexpugnable y rechazaron la propuesta de rendición arrojando a la delegación de Alejandro por las murallas.

Al no disponer de barcos, Alejandro decidió atacar la isla por tierra, y para ello hizo que se construyera una calzada de 60 m de ancho que llegara hasta la isla. Como material de construcción utilizó todos los edificios que había en la costa.

Día a día los tirios veían cómo la calzada iba avanzando y sobre ella dos enormes torres de asalto.

Para frustrar el ataque, los tirios usaron un viejo barco que cargaron con material incendiario, grandes vasijas de aceite y antorchas. Al estrellarse contra las torres de asalto las vasijas de aceite se volcaron sobre el combustible y las antorchas provocando una llamarada de 100 metros de altura. Las torres de asalto, con cientos de soldados y obreros en su interior, se consumieron en llamas.

Los soldados saltaban al mar para escapar de las llamas, pero el propio mar también estaba en llamas.

Alejandro formó entonces una armada de barcos para atacar la ciudad con arietes, y a pesar de todas las ideas intentadas por los tirios no pudieron resistir la invasión.

Furioso por sus soldados muertos, y tal vez más por los meses perdidos en sus planes de conquista, Alejandro ordenó la muerte inmediata de 6.000 hombres. Otros 2.000 fueron crucificados. Las mujeres y niños fueron vendidos como esclavos.

8 Roma contra Siracusa

La ciudad griega de Siracusa, en la costa de Sicilia, estaba en el camino de expansión de la recién creada potencia de Roma. Los romanos creyeron que sería una ciudad fácil de tomar, pero ignoraban que Siracusa contaba con el arma secreta más poderosa de la historia: Arquímedes.

En defensa de su ciudad, Arquímedes utilizó todo su genio para crear poderosas armas para combatir la armada romana.

La Garra de ArquímedesComo la Garra de Arquímedes, una grúa con garfios capaz de enganchar los barcos atacantes, levantarlos varios metros sobre el mar y soltarlos violentamente provocando su destrucción y hundimiento.

Fabricó un cañón que disparaba grandes rocas con la fuerza del vapor de agua.

Y una lente que concentraba los rayos solares sobre las velas de los barcos, incendiándolos.

Animados por su victoria, los siracusanos se confiaron. Se confiaron demasiado, y los romanos aprovecharon para atacar por sorpresa y tomaron la ciudad. Mataron a más de 10.000 habitantes. A los demás los vendieron como esclavos.

Los romanos dieron la orden de capturar con vida a Arquímedes, pero un soldado que no lo conocía lo mató por su impertinencia. El anciano le había pedido que no pisase sus dibujos en la arena.

7 Roma contra Jerusalén

En el año 66 Jerusalén se encontraba bajo dominio romano. Desde Roma, el emperador Nerón dio orden de requisar toda la plata del imperio para sufragar los ingentes gastos de su imperio, y el gobernador de Jerusalén entró en el templo para cumplir sus órdenes.

Esto provocó una rebelión que llevó a que el general Tito a asediar la ciudad en el año 70.

Catapulta RomanaDurante varios días las catapultas romanas arrojaron proyectiles de 50 Kg contra las puertas y murallas y en poco tiempo consiguieron entrar. Los judíos se refugiaron en el templo y las calles cercanas, queriendo usar la mayor altura de esas calles para resistir al enemigo.

Tito sabía que en ese terreno podría perder muchos soldados con un ataque directo. En lugar de ello construyó una muralla alrededor y esperó a que murieran de hambre.

Asediados y acuciados por el hambre comieron todo lo que encontraban, basuras, cuero... Hay relatos que afirman que algunos se comieron a sus propios hijos.

Cuando los romanos entraron en la ciudad iniciaron una masacre sangrienta sobre los asediados. Se calcula que murieron 30.000 personas.

La orgía de sangre fue acompañada de más de 500 crucifixiones diarias.

Destruyeron el templo de forma tan eficiente que sólo un muro, el Muro de las Lamentaciones, quedó en pie como testimonio de su destrucción.

6 Arabia contra Constantinopla

En el siglo IV Constantinopla se convirtió en la capital del imperio romano.

Estaba rodeada por una muralla doble de hasta 12 m de altura y 3'5 de grosor.

En el año 717 fue asediada por ejércitos y barcos árabes. Con una inferioridad numérica de 1 a 10, los constantinopolitanos lograron resistir gracias a una bien estudiada táctica de guerrillas y al uso de una de sus armas secretas: el Fuego Griego.

Aún no sabemos cómo se fabricaba el Fuego Griego, un líquido que ardía de forma pavorosa, que flotaba en el mar, que no se podía apagar con agua y que se pegaba y seguía ardiendo allí donde cayese.

Los asediados disparaban chorros de fuego que destruyeron la armada árabe.

El ejército árabe que había quedado en tierra quedó aislado e incapaz de conseguir alimentos. Durante el duro invierno que siguió se comieron a sus caballos, luego a sus camellos y después los unos a los otros.

Se calcula que los árabes llegaron a Constantinopla con 210.000 hombres y 2.500 barcos. Cuando asumieron que no podrían tomar la ciudad admitieron la derrota y regresaron a Arabia.

Pero sólo regresaron 30.000 hombres y 5 barcos.

5 Roma contra Alesia

En el año 52 aC, el general Julio César quiso completar una campaña para someter la Galia, la actual Francia.

El rey galo Vercingetórix y su ejército de 80.000 hombres se hicieron fuertes en la inexpugnable ciudad de Alesia. Al mismo tiempo envió emisarios para pedir refuerzos para enfrentarse contra los romanos con una superioridad de 4 a 1.

La ciudad era inexpugnable y César ordenó la excavación de una zanja de 40 Km de longitud y 6 m de profundidad alrededor del baluarte.

Después construyó dos murallas, una alrededor de la ciudad y otra alrededor de su propio ejército para repeler a los refuerzos que llegaran.

Vueltas las tornas en su contra, los galos atacaron al ejército romano pero, bien defendidos y mejor entrenados la victoria de César fue total. Los galos perdieron 90.000 hombres por 12.000 de César.

Esta victoria permitió que Julio César conquistase el resto de la Galia sin más resistencia.

4 Mongoles contra Bagdag

En el año 1.258 las tropas mongolas, al mando de Gengis Kan, ya habían conquistado China y el centro de Asia. Su siguiente objetivo, Bagdag.

Bagdag estaba defendida por murallas de 45 m de alto y 30 de grosor. Sus puertas eran tan robustas que hacían falta 30 hombres para cerrarlas.

Los mongoles habían reunido un ejército de 200.000 hombres y trajeron las más letales armas con las que se han encontrado en sus campañas, como los trabuquetes, que desde 500 m pueden lanzar pesados proyectiles contra las murallas.

Tras seis días de continuos ataques consiguieron abrir una brecha en las murallas y durante una semana procedieron a la matanza del millón de habitantes de la ciudad.

3 Visigodos contra Roma

En el año 408 el imperio romano había crecido tanto que su administración y gobierno resultaba cada vez más difícil. Para facilitar la administración el imperio se dividió y se repartieron las tareas administrativas entre las dos capitales, Roma y Constantinopla.

El Imperio Romano de Occidente siguió teniendo su capital en Roma. Y todo el mundo pensaba que Roma no podía ser atacada, y mucho menos vencida.

Rodeada por una muralla de 20 Km de largo, 3'5 m de grosor y 15 de altura, Roma se consideraba inexpugnable.

El rey visigodo Alarico no estaba de acuerdo.

Rodeó la ciudad con sus tropas, rompió los acueductos que la abastecían, les cortó el suministro de alimentos y Roma empezó a morir de hambre.

El emperador Honorio entregó a Alarico una gran cantidad de dinero para detener el asedio, se calcula que una cantidad equivalente a 100 millones de dólares actuales.

Roma se salvó, pero dos años más tarde Alarico volvió a por más.

Consiguió entrar en la ciudad y sus tropas saquearon todo, se lo llevaron todo, sin que los romanos pudieran oponerse.

Aquello supuso el fin del Imperio Romano de Occidente, y el inicio de la Edad Media.

2 Grecia contra Troya

Teme a los Griegos, incluso cuando traen regalos.

Siempre se pensó que la historia de Troya era un mito, pero en 1.870 fueron encontrados los restos de la ciudad y ahora se piensa que, probablemente, la historia es cierta.

Helena, una reina griega, fue secuestrada por el príncipe Paris, de Troya.

Los griegos enviaron una armada de más de mil naves, pero al llegar a Troya comprobaron que sus muros eran inexpugnables. Los griegos no podían tomar la ciudad, y los troyanos no eran suficientes para repelerlos, por lo que se produjo un bloqueo de diez años.

Finalmente los griegos se retiraron dejando tan solo un gran caballo de madera a las puertas de la ciudad.

Con 15 m de longitud y 12 de altura, construido sobre una plataforma rodante, los troyanos pensaron que el caballo era una ofrenda a los dioses griegos y para celebrar la victoria lo introdujeron en la ciudad.

Tras varias horas de espera, treinta soldados griegos ocultos en su interior salieron del caballo, mataron a los guardias y abrieron las puertas por las que penetraron los ejércitos griegos que habían permanecido ocultos.

La ciudad fue destruida y todos sus habitantes exterminados.

1 Roma contra Cartago

Los fenicios fundaron Cartago que pronto se convirtió en un imperio comercial y marítimo que dominaba todo el Mediterráneo.

Pero en el siglo III aC surgió una nueva potencia, Roma, que pretendía ocupar su puesto. Y para ello era preciso destruir Cartago.

Tras un siglo de guerras y enfrentamientos, en el año 149 aC, 80.000 soldados romanos llegaron ante la ciudad y pidieron que la ciudad abriese sus puertas y se rindiese. Los cartagineses se negaron y comenzó el asedio de Cartago.

Cartago estaba fortificada con 37 Km de murallas de 14 metros de altura. En su interior había 20.000 soldados, junto con 300 elefantes norteafricanos, y sus 500.000 habitantes convirtieron la ciudad en una gigantesca fábrica de armas. Incluso las mujeres se cortaron los cabellos para fabricar cuerdas para las catapultas.

El asedio duró tres años, y los romanos al final consiguieron entrar.

Los 500.000 habitantes lucharon por su vida en cada esquina, en cada calle.

Al cabo de siete días los romanos recibieron la orden de destruir la ciudad por completo.

La ciudad fue incendiada, un fuego que duró 17 días tragándose a toda la población en el infierno. Los pocos supervivientes cartagineses fueron vendidos como esclavos. Y su cultura desapareció para siempre.

Ver Ficha de Los Asedios de la Antigüedad de la serie Top 10 de la Antigüedad

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies