Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

La Existencia de Dios

¿Hay un Creador?

Los Ángeles y la Ciencia

¿Creó Dios el Universo?

¿Hemos inventado a Dios?

¿Creó Dios la Evolución?

En Busca de Dios

El Culto de María

Historia Bíblica

La Biblia

Las Otras Escrituras

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP34.235.127.68

Datos de Pagina

Algunas personas en grave situación de riesgo afirman que seres misteriosos les han ayudado  a salvar la vida. ¿Ángeles de la Guarda?  ¿Espíritus de familiares? ¿Delirios?

Creada21-11-2016
Modificada21-11-2016
Total Visitas91
Diciembre1

Reseña del Documental Los Ángeles y la Ciencia

Los Ángeles y la Ciencia

Algunas personas que han estado al borde de la muerte afirman que unos seres misteriosos les han ayudado a sobrevivir. Algunos los llaman Ángeles de la Guarda. Otros piensan que es una alucinación de una mente delirante.

El Último Superviviente

El 11 de Septiembre de 2.001, Ron di Francesco estaba trabajando en la planta 84 de la Torre Sur del World Trade Center cuando un avión se estrelló contra la torre Norte.

Apesadumbrado por lo ocurrido se mantuvo allí hasta que la llamada de un amigo le aconsejó que abandonara el edificio cuanto antes.

Acababa de salir de la sala cuando el segundo avión se estrelló justo en la sala en la que él y otros 300 empleados habían estado tan solo unos segundos antes.

Intentó descender por la escalera de emergencias, pero viendo su camino cortado por el humo decidió ascender. Más arriba tampoco encontró salida y él y muchos de sus acompañantes, adormecidos por la falta de oxígeno en el aire, se sentaron en la escalera y comenzaron a perder el conocimiento.

Entonces Ron sintió, más que oyó, una voz que le conminaba a moverse. Sintió que recibía fuerzas que le ayudaron a combatir la somnolencia, incorporarse y comenzar a descender por la escalera envuelta en llamas.

Tras descender tres pisos de escaleras reducidas a escombros llameantes consiguió llegar a una zona sin fuego y seguir descendiendo hasta el vestíbulo. En la acera estaban cayendo cristales, escombros y cuerpos de víctimas desesperadas, por lo que resultaba peligroso salir del vestíbulo, pero acuciado por una sensación de urgencia salió por fin, al mismo tiempo que la torre comenzaba a derrumbarse sobre él. Lo siguiente que recuerda es despertar, tres días más tarde, en la cama de un hospital. Había sido la última persona que consiguió salir con vida de la Torre Sur.

Ron di Francesco tuvo una experiencia que califica como sobrenatural que le ayudó a sobrevivir, pero no es la única. Muchas personas atestiguan que en situaciones de extremo peligro han tenido experiencias similares que las han salvado de un extremo e inminente riesgo de morir.

El Tercer Hombre

El escritor John Geiger lleva años investigando este tipo de experiencias.

Uno de esos casos fue descrito por el explorador Shackleton en la Antártida, en un viaje durante el que su barco quedó atrapado por los hielos durante diez meses y su única posibilidad de superviviencia estaba en viajar hasta una estación ballenera situada a 1.100 Km de distancia a través de las gélidas llanuras de hielo azotadas por constantes ventiscas.

Shackelton escribió que durante su viaje sentía la presencia de una entidad sobrenatural que les acompañaba, les guiaba, les animaba y les daba fuerzas para seguir luchando por su supervivencia. El fenómeno descrito por Shackelton fue llamado "El Factor Tercer Hombre".

En periódicos y relatos antiguos, Geiger ha encontrado más de 200 casos similares, y piensa que debe haber muchísimos más que nunca han sido divulgados.

El Yo y el "Otro"

Desde muy antiguo este fenómeno ha sido explicado como la intervención de seres sobrenaturales, provocados directamente por Dios o por Ángeles de la Guarda, y aún hoy en día más de la mitad de la población afirma creer en este tipo de intervenciones divinas.

Pero los avances de los estudios de la neurociencia también están investigando el fenómeno desde el punto de vista científico y varios investigadores creen que existe una explicación natural.

El neurocirujano Olaf Blanke no estaba investigando este fenómeno, pero lo descubrió al tratar a una paciente aquejada de epilepsia a la que se le habían implantado electrodos para intentar controlar sus ataques.

Al estimular una zona específica de su cerebro, en el límite entre las zonas temporal y parietal, la paciente afirmaba sentir la presencia de una persona a su lado.

El lóbulo parietal se encarga de reconocer nuestro cuerpo, así como la posición del mismo, junto con la posición de nuestros brazos y piernas. El lóbulo temporal se ocupa de reconocer el entorno y situar los objetos que nos rodean con relación a nuestro cuerpo. En el límite de ambas zonas cerebrales se configura y reconoce la posición de nuestro cuerpo y nuestros miembros con relación al entorno que nos rodea.

El doctor Ken Kamler, alpinista y especialista en Medicina Extrema ha practicado la medicina en las situaciones más insólitas y arriesgadas. Ha escrito el libro "Sobreviviendo en Situaciones Extremas".

Él cree que cuando una persona se encuentra en situaciones de extremo peligro se activa un mecanismo cerebral que disocia la persona de su entorno lo que ayuda a que la persona pueda encontrar formas de escapar de una situación aparentemente sin salida. Pero esa personalidad disociada no es reconocida como "uno mismo" así que da la sensación de que es "otra persona" la que nos impele a actuar de una forma que "uno mismo" no reconocería como una posible salida.

Y en numerosas ocasiones, una vez pasado el peligro, "uno mismo" está convencido de que la "otra persona" era real.

El Mecanismo del "Otro"

El neurocientífico Michael Persinger lleva veinte años estudiando el cerebro y los mecanismos neuronales que conforman nuestra personalidad. Al estudiar un cerebro humano podemos observar que está formado por dos hemisferios, izquierdo y derecho, que externamente parecen iguales pero que internamente contienen mecanismos muy diferentes entre sí. Para coordinar los procesos neuronales existen unos 200 millones de neuronas que comunican ambos hemisferios. Esto es menos del 1% de todas las neuronas cerebrales.

El lado derecho del cerebro es el creativo, capaz de imaginar soluciones a problemas que nunca se nos han presentado. El lado izquierdo es el racional, capaz de reconocer situaciones ya vividas y recordar las experiencias y las formas en que habíamos actuado anteriormente.

Persinger piensa que en algún momento del pasado evolutivo de la humanidad apareció un mecanismo capaz de disociar ambos hemisferios creando en el lado creativo una personalidad capaz de analizar con más eficiencia el entorno y dirigir las acciones de una forma aparentemente sobrenatural. Piensa que ese podría ser el origen prehistórico de la creencia en seres sobrenaturales, totems y dioses.

Para probar su teoría aplica campos electromagnéticos en la zona del lóbulo temporal del hemisferio derecho del cerebro y ha conseguido que el 80% de sus pacientes perciban la presencia del "tercer hombre".

Un Fantasma en el Abismo

La espeleóloga y submarinista Stephanie Schwabe se encontraba explorando una cueva en los Agujeros Azules de las Bahamas con un cabo de guía que le permitiera encontrar el camino de vuelta. Estaba recogiendo muestras de polvo y sedimentos del fondo de una gruta cuando se dio cuenta de que había perdido el cabo de guía. Sin él era prácticamente imposible orientarse para regresar a la salida.

Apenas le quedaban cinco minutos de aire para salir y entró en pánico.

Al darse cuenta de que iba a morir, el pánico se transformó en ira contra sí misma por haber emprendido esta arriesgada aventura en solitario.

De repente se sintió embargada por una sensación de calma, percibiendo con gran claridad todo el entorno que le rodeaba y sintiendo la presencia, no imaginaria, sino real, de una persona que estaba a su lado y que le recomendaba que se tranquilizara y mirara a su alrededor. Entonces vio un leve destello y se dirigió a él. Era el cabo de guía.

Un Fantasma en el Espacio

En 1.997, el astronauta Jerry Linenger permaneció en la estación soviética MIR durante 132 días, realizando más de 2.000 órbitas alrededor de la Tierra.

Oliver Sanguy afirma que la estación MIR, después de más de una década en el espacio, se ha convertido en un icono de la exploración espacial, pero tiene muy mala fama entre los astronautas, muchos de los cuales la llaman "un trozo de chatarra espacial".

Linenger narra su experiencia de forma traumática. Afirma que la mayor parte del tiempo tenía que realizar labores de reparación y mantenimiento para que los viejos equipamientos siguieran siendo operativos. Las emergencias por fallos imprevistos ocurrían casi a diario y en tres ocasiones, un incendio, un acoplamiento mal realizado y una pérdida de control en un paseo espacial, pensó que no iba a sobrevivir.

Aislado del mundo, y con la única compañía de dos cosmonautas que apenas hablaban su idioma, Linenger era víctima de un sentimiento de soledad que le hacía refugiarse en sueños introspectivos sobre la Tierra.

Un día, al cabo de tres meses de misión, mientras hacía ejercicios en la cinta andadora percibió la presencia de una persona. Por el rabillo del ojo pudo ver a su padre, fallecido siete años antes.

Su padre le dijo: "Jerry, lo estás haciendo muy bien. Estoy orgulloso de tí".

Después de esta experiencia Linenger notó que la tensión desaparecía y se sintió calmado y centrado durante el resto de la misión.

Al contrario que en otros casos, Linenger no tuvo esta experiencia en un momento de grave peligro, como cuando estuvo a punto de asfixiarse por el humo del incendio de unas semanas antes, sino cuando estaba realizando una actividad monótona y repetitiva durante la que su mente se evadió y fue sensible a este fenómeno.

El Miembro Fantasma

El neurocientífico Peter Brugger trabaja con personas que han sufrido amputaciones de miembros y estudia el frecuente fenómeno del "Miembro Fantasma". Cuando una persona vive durante años con sus propios miembros, construye en su mente una imagen virtual, un avatar de su propio cuerpo. Cuando sufre una amputación, el miembro amputado no desaparece de ese avatar, sino que el cerebro sigue conservando la impronta de su existencia.

Ha experimentado el truco de la "Caja Espejo" en la que los sujetos introducen las dos manos en una caja opaca pero un espejo les hace ver una de las manos en la posición de la otra. Al tocar en la mano que no se ve, el cerebro les hace creer que la mano que está siendo tocada es la otra.

Brugger piensa que ese avatar virtual que construye el cerebro puede en ocasiones aparecer de forma completa pero disociada, de tal forma que el cerebro es engañado y piensa que se trata de otra persona.

El Cerebro Superviviente

Ken Kamler explica cómo pudo sobrevivir Ron di Francesco al fatal destino que le esperaba en la Torre Sur del World Trade Center.

Unos minutos antes de que el avión se estrellara su cerebro estaba trabajando en modo rutinario. Salió de la sala y se dirigió a las escaleras apenas un minuto antes de la colisión. Entonces su cerebro entró en modo Supervivencia, consumiendo un mayor aporte de oxígeno para maximizar su eficiencia.

Cuando el aire empezó a perder oxígeno por el fuego en los pisos inferiores, comenzó a adormecerse y su cerebro tuvo que reducir el flujo de oxígeno a zonas cerebrales que fueran menos necesarias.

En primer lugar se desconecta parcialmente el lóbulo parietal, lo que distorsiona la percepción del Yo. A continuación se apaga el lóbulo temporal, que se encarga de analizar imágenes y sonidos. El lóbulo temporal deja de procesar la información, pero la sigue enviando al resto del cerebro que intenta ejecutar una tarea a la que no está habituado.

El resultado es que la mente de Ron fusionó ambas imágenes de forma errónea pero que en ese momento le permitió pensar de forma más objetiva y racional, por lo que pudo decidir y realizar las acciones que le llevaron a sobrevivir.

En mi opinión

Errores de la percepción. ¿En eso se basa todo?

Supongo que en algún momento de la evolución humana apareció alguna característica genética hereditaria que hizo que se produjeran esos errores. Y resultó que las personas que en situaciones de peligro experimentaban esos errores conseguían sobrevivir con más frecuencia que aquellos cuyo cerebro seguía funcionando correctamente. Vivieron más años, tuvieron más hijos y ese error genético se transmitió a más descendientes, hasta que unas cien generaciones más tarde la mayoría de los humanos contenían ese error genético.

Pero si un error genético que provoca un error de la percepción resulta útil para la supervivencia en condiciones de extremo peligro ¿es realmente un error? ¿O una bendición?

Esto sería un ejemplo perfecto de serendipia, un error afortunado.

En todo caso ¿cuándo se produjo esta mutación? ¿En qué especie?

¿Se produjo en los primeros Homo Sapiens? De ser así los Neandertales no tendrían esta mutación, pero los hallazgos arqueológicos de los Neandertales sugieren que ellos ya tenían conciencia del mundo de los espíritus y los totems, por lo que la mutación debió producirse como mínimo en los Homo Heidelbergenses, antecesores de Neandertales y Cromañones. Tal vez en el Homo Antecesor o, millones de años antes, en los primeros primates.

¿Se ha estudiado si este fenómeno puede ser experimentado por otras especies de primates actuales? ¿U otras especies de mamíferos?

Por último, aunque no se hace hincapié en ello, las descripciones de varios sujetos que han tenido esta experiencia indican que "el otro" aparecía detrás de ellos por la derecha. Lo cual podría sugerir que es el hemisferio izquierdo del cerebro el que provoca esta aparición.

En suma, un fenómeno fascinante y aún no comprendido pero que ofrece una explicación natural a ciertos fenómenos sobrenaturales.

Ver Ficha de Los Ángeles y la Ciencia

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies