Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

Egipto

Grecia

Roma

Asia

América

Varias Civilizaciones

Ciencia y Tecnologías de la Antigüedad

Hazañas de la Ingeniería Romana

Monumentos de la Antigüedad

Tecnologías de la Antigua Grecia

Los Mayores Misterios Científicos

Barcos de la Antigüedad

Las 10 Armas más Letales

Máquinas de la Antigüedad

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Esta es la lista de los diez mayores logros de la ingeniería de Roma que más contribuyeron a cambiar el mundo

Creada10-04-2017
Modificada17-05-2017
Total Visitas26
Mayo16
Abril10
Mayo0

Reseña del Documental Los Grandes Logros de Roma de la serie Top 10 de la Antigüedad

Hazañas de la Ingeniería Romana

Roma creó un imperio que se extendió desde el Atlántico hasta Mesopotamia, contando en su momento de mayor apogeo con 70 millones de habitantes.

En su historia logró realizar grandes obras de ingeniería y hazañas tecnológicas que aún no han sido superadas.

Esta es la lista de los diez logros de Roma que más contribuyeron a cambiar el mundo.

10 El Puente sobre el Río Rin

En el año 55 aC, el general Julio César quiso expandir su imperio más allá del río Rin, en lo que hoy es Alemania. El río era demasiado ancho y profundo para vadearlo, y sus orillas boscosas eran un refugio ideal para las emboscadas bárbaras, por lo que también quedaba descartado cruzar un ejército de 40.000 soldados en barcazas.

Decidió construir un puente.

La construcción de un puente tan largo como 400 metros hubiera requerido muchos meses, si no años, pero César no quería esperar. Hizo que el puente fuera construido en cuestión de días.

Martinete de Julio César en el río RinHizo que se talaran miles de árboles y, lo primero de todo, fabricó un martinete, un martillo gigante que clavaría grandes troncos en el fondo del lecho fluvial, a diez metros de profundidad. Sobre ellos se colocaron grandes vigas para soportar las traviesas sobre las que se construiría la calzada.

La coordinación era tan eficiente que eran capaces de construir casi 40 metros cada día. En sólo diez días el puente estuvo terminado.

Las tribus germánicas de la otra orilla quedaron tan impresionadas con semejante obra de ingeniería que a pesar de ser diez veces más numerosos que el ejército romano rehusaron enfrentarse a él en una batalla.

César demostró que el ejército romano era imparable. Después deshizo el camino e hizo que el puente fuera destruido.

9 La Balista de Repetición

También conocida como Políbolos, es la ametralladora automática de la antigüedad.

Consistía en una ballesta gigante, capaz de lanzar proyectiles a 400 m con una fuerza devastadora. Disponía de un cargador que dejaba caer flechas sobre el riel de disparo y un mecanismo que tensaba la cuerda del arco y al llegar a su extremo se disparaba automáticamente. El mecanismo de agarre y tracción se desplazaba mediante una transmisión de cadena, que no fue reinventada hasta muchos siglos más tarde.

Mientras el cargador tuviera flechas, podía hacer un disparo cada diez segundos.

8 La Cisterna Basílica de Constantinopla

Desde que existen las ciudades, han sido un objetivo codiciado por los invasores. Una ciudad podía disponer de inexpugnables defensas, y en tal caso la mejor manera de conquistarlas era someterlas a asedio, para que los habitantes, sin poder acceder a agua y alimentos, acabasen rindiéndose.

Para resistir largos asedios las ciudades construían almacenes de alimentos y cisternas de agua. La fortaleza de Masada, en lo alto de una abrupta colina, sufrió un asedio y pudo resistir varios meses ya que disponía de una gran cisterna de agua. También Alejandría disponía de una gran cisterna para resistir largos asedios.

Pero la mayor y más impresionante estaba en Constantinopla. Con 120 m de largo por 60 de ancho, fue construida gracias al laborioso trabajo de más de 7.000 esclavos.

Columna de Medusa en la Cisterna Basílica de ConstantinoplaPara sostener el techado se utilizaron 360 columnas traídas de los abandonados templos paganos. Una de ellas, más corta, está posada sobre una gigantesca cabeza de Medusa en posición invertida.

Su capacidad era de más de 85 millones de litros de agua. Sus muros, de 3 m de grosor, estaban hechos con cemento impermeable que todavía cumple su función.

Gracias a esta cisterna los constantinopolitanos fueron capaces de resistir varios largos asedios durante más de mil años.

7 El Túnel de Nemi

A 30 Km al sur de Roma se encuentra el lago Nemi, en cuyas orillas se construyó un templo a la diosa Diana.

El lago Nemi se inundaba con cierta frecuencia anegando el templo. Para evitarlo, en el año 500 aC los romanos construyeron un túnel a través de las montañas por el cual se desaguase el lago cuando estuviera bastante alto.

Excavado con la fuerza bruta, un túnel de 1.500 m de largo era una hazaña increíble para aquella época. Hoy en día usamos láseres para garantizar la rectitud de un túnel. En aquella época es posible que usaran espejos, pero el túnel no era completamente recto, tuvieron que desviarse varias veces para sortear rocas graníticas extremadamente duras.

Y algo que aún no tiene explicación es el hecho de que los romanos excavaron el túnel desde ambos extremos al mismo tiempo. ¡Y se encontraron!

También la inclinación del túnel consiguió una exactitud sorprendente. En 1'5 Km apenas desciende 12 metros.

A pesar de sus 2.500 años de antigüedad, el túnel sigue intacto, y en la década de 1.930 fue usado para desaguar el lago Nemi y recuperar los dos impresionantes barcos de Calígula que se encontraban en el fondo. (Ver Barcos de la Antigüedad)

6 Las Norias de las Minas de Río Tinto

Hace un siglo se encontraron en unas colinas de Huelva unas gigantescas ruedas de 4'5 metros de diámetro.

Los arqueólogos descubrieron que tenían 2.000 años y eran norias para la extracción del agua que se filtraba e inundaba el fondo de las minas de plata.

Los romanos construyeron grandes cuevas a ocho niveles en cada una de las cuales instalaron dos norias que subían el agua desde una cueva hasta la siguiente.

Estas norias funcionaban continuamente movidas por la fuerza de esclavos que trabajaban en condiciones tan peligrosas que la mayoría resbalaban y morían en muy pocos meses. Además el aire estaba saturado de gases y partículas metálicas tóxicas.

Norias de Río TintoEn el documental se muestra una reconstrucción de cómo los esclavos movían las palas de las norias, caminando por encima del borde de las palas, en lo alto de la noria. Pero la reconstrucción es, en mi opinión, errónea. Más que errónea, absurda.

Empezando por que la bóveda debería hacerse dos metros más alta de lo necesario, los esclavos no podrían caminar, como se muestra, sobre los bordes de los tablones, empapados de agua y resbaladizos. Tampoco es correcta la posición, casi en la parte superior de la noria. El lugar donde se haría mejor el trabajo sería aproximadamente a unos 60 grados de la vertical, en la posición de las 2 en un reloj de esfera.

O, lo más probable, seguro y que ya era lo habitual en las muchas norias de tracción que los romanos usaban por todo el imperio: DENTRO de la noria.

No por cariño a los esclavos, sino por conseguir la máxima eficiencia, cosa que a los romanos les encantaba, lo más eficiente sería que los esclavos estuviesen DENTRO de las norias.

Era un infierno, sin duda, y una cruel condena a muerte para cualquier esclavo, pero los romanos hubieran hecho un diseño mucho mejor que el que se muestra en el documental.

5 Los Molinos de Barbegal

Molinos de BarbegalCerca de la ciudad de Arlés, en el Sur de Francia, se encuentran los restos de una megafábrica construida por los romanos en la ladera de una colina.

Eran ocho pares de edificios, cada uno de los cuales era un molino cuyas muelas de piedra se movían gracias a la fuerza de unas norias que eran empujadas por la fuerza del agua.

Las norias de agua para mover muelas que molieran cereales ya eran conocidas y usadas por chinos y griegos, pero los romanos fueron mucho más allá conectando varios molinos en cadena. El agua procedía de un acueducto cercano y se dividía en dos ramales en los que cada uno hacía girar ocho norias de forma sucesiva, con un caudal de 125 litros por segundo.

Se molía harina suficiente para producir 9.000 hogazas de pan al día.

4 El Polipasto

PolipastoEl Polipasto es un conjunto de varias poleas unidas en un mismo eje que permiten multiplicar la fuerza de tracción ejercida en un extremo de la cuerda.

Con una polea simple, una persona podía elevar menos que su propio peso, por ejemplo, unos 50 Kg. Con un polipasto adecuado podía levantar con la misma fuerza más de 2.000 Kg.

Por si tenéis curiosidad, la fuerza de tracción se multiplica por el número de cuerdas haya entre los dos extremos del polipasto. En el caso de este dibujo, por cuatro.

Los romanos también mejoraron el sistema de tracción. En vez de usar un cabestrante de eje vertical que había que girar horizontalmente, utilizaron norias por cuyo interior ascendían varios obreros haciendo girar la rueda.

Gracias a gigantescas grúas que usaban norias de tracción y polipastos para multiplicar la fuerza, pudieron construir con gran rapidez edificios y monumentos mucho más altos de los construidos hasta entonces.

3 La Red de Calzadas Romanas

Antes de los romanos, todos los viajes se realizaban por senderos, cuyas condiciones podían ser afectadas por la lluvia y que a menudo hacían los viajes más lentos e incómodos.

Buscando una forma de mejorar el transporte de tropas militares, mercancías y personas, los romanos diseñaron un tipo de calzada que no se anegase ni embarrase. Hacían una zanja en cuyo fondo colocaban grandes piedras, recubiertas de piedras más pequeñas, grava y arena. Y sobre este lecho losas planas. El resultado era una calzada sobre la que podían circular con rapidez tropas, caballos y carros, fueran cuales fueran las condiciones meteorológicas.

Red de Calzadas RomanasLos romanos construyeron 372 calzadas que unían las 113 provincias del imperio, contando con una longitud total de más de 400.000 Km.

Sobre una calzada romana, una legión romana, compuesta de infantes, jinetes y carros, podía recorrer 30 Km al día.

También inventaron las millas, mil pasos de legionario, colocando mojones miliares en todas las calzadas. Y para las comunicaciones se establecieron postas cada 30 Km donde los jinetes correo podían cambiar de caballo, logrando recorrer hasta 90 Km al día.

Las calzadas romanas fueron el pegamento que unió un imperio, hechas para durar miles de años, y muchas de ellas aún pueden observarse hoy en día.

2 El Hormigón

Uno de los más grandes inventos de Roma, que tardamos casi dos mil años en redescubrir.

En las construcciones anteriores, había que usar grandes bloques de piedra que debían tallarse con precisión para colocarlas piedra sobre piedra.

Pero el Hormigón podía verterse en un encofrado dándole la forma deseada, pudiendo construir con facilidad arcos, bóvedas y cúpulas.

Con hormigón los romanos construyeron grandes edificios, y uno de los más impresionantes es el Panteón, un templo dedicado a todos los dioses y cuya cúpula, de 45 m de diámetro, sin columnas, es una de las más grandes construcciones de la antigüedad.

En él se usaron áridos de distintas densidades según la altura, los más densos en los cimientos, los más ligeros en la cúpula.

Y una particularidad del hormigón romano es que continúa fraguándose durante siglos. Hoy en día, al cabo de 2.000 años, es más duro y resistente que cuando se construyó.

Y también descubrieron que cuando se mezclaba con cenizas volcánicas del Vesubio, podían conseguir un hormigón que fraguaba incluso bajo el agua, lo que les facilitó construir diques y puertos y colocar los cimientos de puentes con apoyos en el lecho del río.

Para la construcción del puerto de Cesárea, en Palestina, enviaron 44 barcos, cada uno con 400 T de ceniza del Vesubio. Construían encofrados de madera y vertían en ellos el hormigón. Al hundirse de forma controlada los colocaban en la posición deseada y el hormigón fraguaba ya dentro del mar.

1 Los Acueductos

Acueducto de SegoviaRoma construyó su primer acueducto en el año 312 aC. Y desde entonces no pararon.

Se calcula que construyeron más de 10.000 Km de acueductos por todo el imperio. La ciudad de Roma recibía las aguas de las montañas gracias a 11 acueductos que totalizaban más de 500 Km de longitud. El suministro conseguido era de más de un millón de metros cúbicos de agua al día.

Muchos de esos acueductos aún sobreviven y gracias a ello se ha podido determinar que los construyeron con una precisión asombrosa. Un acueducto en el Sur de Francia, en 50 Km de longitud tiene una pendiente tan suave que apenas hay 16 metros de desnivel entre sus dos extremos.

Y para cuando había que cruzar un valle demasiado ancho y profundo, los romanos usaron la técnica del Sifón Invertido, un túnel impermeable y hermético por el que el agua circulaba como por una manguera, adaptándose a los altibajos del terreno. Y siempre que un extremo estuviese un poco más bajo que el otro, y no hubiera fugas por el camino, el agua era capaz de bajar y subir montañas.

En mi opinión

No puedo evitar mencionar una fantástica frase:

Aparte del acueducto, el alcantarillado, la sanidad, la enseñanza, el vino, el orden público, la irrigación, las carreteras y los baños públicos...
¿qué han hecho los romanos por nosotros?

La Vida de Brian, de Monty Python

Ver Ficha de Los Grandes Logros de Roma de la serie Top 10 de la Antigüedad

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies