Lansi: Lenguaje Científico Universal

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Ciencia y Futuro

Ciudades en el Espacio

Teoría de La Gran Onda

Lansi: Idioma Universal

Origen de la Idea

Lenguas Artificiales

Objetivos del Lenguaje

Definiendo el Solenario

La Pronunciación

Tipos de Palabras

Los Nombres

Formación de Palabras

Los Adjetivos

Los Verbos

Los Adverbios

Los Patronímicos

Palabras Auxiliares

Los Números

La Oración

El Vocabulario

Clasificación Binaria

Vida Natural

Utilidades y Herramientas

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.233.215.231

Datos de Pagina

Las palabras en Lansi se forman con preguntas

Creada01-09-2001
Modificada09-06-2015
Total Visitas262
Febrero4

La Formación de las Palabras

A partir de la Clasificación Binaria Universal hemos conseguido una cadena de bits, ceros y unos, que ahora debemos convertir en una palabra.

Para ello seguiremos los siguientes pasos:

  1. Se divide la cadena en grupos de cuatro bits. El último grupo puede estar completo o no.
  2. Si el último grupo no está completo se añaden ceros hasta que tenga 4 bits.
  3. Se sustituye cada grupo binario por su valor decimal.
  4. Se añade un valor más con el número de ceros que hemos añadido. (de 0 a 3)
  5. Se sustituye cada valor por la letra que le corresponde según su posición empezando por Consonante y alternando con Vocales.

Parece complicado, pero no lo es tanto. Para comprender mejor el proceso vamos a realizar una búsqueda binaria completa para varios conceptos, y seguiremos paso a paso el proceso de crear la palabra correspondiente:

Ejemplos

Busquemos en CBU el concepto Gato. Para alcanzarlo desde el inicio de CBU hemos recorrido una serie de ramas, en cada una de las cuales había un bit, que podía ser 0 ó 1.

Concreto 0, Ser vivo 0, Animal 0, Vertebrado 0, Mamífero 00, Carnívoro 00, Orden Fisípedos 010, Félido 01, Gato 00

Al llegar al concepto Gato hemos conseguido la siguiente cadena de bits: 000000000100100 

  1. Dividimos la cadena en grupos de cuatro bits: 0000-0000-0100-100 
  2. Añadimos UN cero al último grupo: 0000-0000-0100-1000 
  3. Convertimos cada grupo en su valor decimal: 0-0-4-8
  4. Añadimos un grupo más con el número de ceros que añadimos en el paso 2: 0-0-4-8-1
  5. Sustituimos cada grupo por la consonante o vocal correspondiente: C0-V0-C4-V8-C1 => SOBUL

Perro
Concreto 0, Ser vivo 0, Animal 0, Vertebrado 0, Mamífero 00, Carnívoro 00, Orden Fisipedos 010, Cánido 00, Perro 00
000000000100000 => 0000-0000-0100-000 => 0000-0000-0100-0000 => 0-0-4-0 => C0-V0-C4-V0-C1 => SOBOL

Animal
Concreto 0, Ser vivo 0, Animal 0
000 => 0000 => 0 => C0-V1 => SE

Miedo
Abstracto 1, Humanidades 0, Naturales 0, Sicología 1, Emociones 0, Subjetivas 1, Primitivas 1, Negativas 1, Miedo 0
100101110 => 1001-0111-0 => 1001-0111-0000 => 9-7-0 => C9-V7-C0-V3 => DUASIO

Para calcular el significado de una palabra desconocida se procede a la inversa.

  1. Se elimina la última letra, anotando su valor.
  2. Cada letra se sustituye por su valor binario.
  3. Del último grupo se borran tantos bits del final como el valor que anotamos al principio.
  4. Una vez que disponemos de todos los bits, recorremos el árbol hasta alcanzar el concepto descrito.

Este cálculo no siempre es necesario ya que por aproximación podemos saber con bastante precisión lo que significa una palabra nueva.

Por ejemplo, ya hemos visto lo parecidas que son las palabras que describen a un gato y a un perro: Sobol y Sobul.

Pues bien, si alguna vez oímos por primera vez la palabra Sober sabremos que se trata de un animal que se encuentra en el mismo orden de los carnívoros. Sólo tendremos que analizar las ultimas letras para saber si es un lobo, una hiena, un león o un tigre.

Esto, por supuesto, sólo nos ocurrirá con las palabras nuevas, aunque es bastante probable que conozcamos desde niños los nombres de la mayoría de esos animales.

De hecho, los niños tendrán una enorme ventaja al aprender los nombres de los animales, y es que aunque no les expliquemos cómo se forman las palabras, ellos mismos percibirán que las palabras que empiezan por las mismas letras representan animales similares. Los niños aprenderán las palabras de la misma forma en que lo llevan haciendo desde hace cien mil años, por memorización.

A pesar de todo, aquí la memorización resulta mucho más fácil, pues de entrada todos los nombres de animales del orden de grandes carnívoros empiezan por SOB. Memorizar los nombres de todas las especies de felinos carnívoros nos costaría mucho menos esfuerzo que si tuviéramos que aprenderlos en cualquier otro idioma de la tierra.

Y lo bueno de este sistema es que mientras más palabras conozcamos más fácil nos resultará colocar una palabra nueva en su lugar correspondiente para saber lo que significa.

Puede ocurrir lo siguiente. Un zoólogo mantiene una charla informal con un economista y le dice: "En el Amazonas han descubierto un animal nuevo al que han llamado XXX". El zoólogo no lo describe, tan solo da su nombre. El economista JAMÁS ha oído esa palabra, pero por la primera letra sabe que se trata de un animal vertebrado. La segunda letra le dice que es un anfibio o un reptil. Lo que significan las siguientes letras ya no lo sabe, él es economista, no zoólogo, pero se ha hecho la idea perfectamente de que el zoólogo está hablando de una especie de rana.

Si en lugar de un economista se tratase de otro zoólogo, que conoce perfectamente esa rama del conocimiento, podría conocer muchos más detalles sobre las características del animal.

Este sistema tiene también una desventaja, y es que las palabras que designen conceptos muy semejantes tendrán una pronunciación muy similar. En cualquier idioma, si al escribir el nombre de un leopardo nos equivocamos y escribimos leopando, no nos costará darnos cuenta de que la palabra está mal escrita y nos daríamos cuenta en seguida de lo que el hablante o escribiente quería decir.

Incluso si estamos hablando de animales, al oír la expresión  "me encontré con un galo", sabemos de inmediato que algo no tiene sentido, así que asumiremos que nuestro interlocutor quería decir gato.

En Lansi, si alguien me dice que se encontró con un tigre pero el ruido ambiente o la mala pronunciación distorsionan el mensaje, yo podría oír una letra distinta. Si esa letra es del principio de la palabra nos llevaría a una rama distinta de CBU, por lo que detectaríamos enseguida la pifia cometida. Pero si la letra errónea es del final de la palabra podríamos entender Puma, o Lobo, o Hiena o Pantera.

¿Podemos hacer algo para evitar este tipo de errores?.

En realidad hemos hecho todo lo que podíamos hacer.

Hemos elegido un alfabeto con consonantes y vocales que se pueden distinguir con claridad, que requieren muy poco esfuerzo de pronunciación.

Si dos personas no tienen problemas de dicción ni de audición, este problema no se presentará casi nunca. Pero si tienen alguno de esos problemas o descuidan la buena pronunciación, corren el riesgo de confundirse, pero eso pasaría también en cualquier otro idioma.

Por otro lado, en todos los idiomas hay palabras que pueden tener dos o más significados según el contexto. Véase Gato, por ejemplo. "Iba por la carretera y me encontré un gato". ¿Quiere decir un gato animal o un gato de levantar coches?. O quizás un gato de carpintero.
En Lansi cada palabra tiene un significado preciso, por lo que no se puede presentar ese problema.

Otra cosa que tampoco existe en Lansi son los sinónimos, pero ¿hacen falta?.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies