Economía y Política, Mercado y Estado

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

Propuestas y Reformas

La Reforma de las Pensiones

Mis Principios

Fallos del Mercado

Las Bases de la Libertad

Errores y Mentiras

Bibliografía

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Propuesta para reformar las Pensiones y crear un Sistema de Ahorro de Pensiones, complementado con un Sistema de Reparto

Creada20-03-2018
Modificada02-04-2018
Total Visitas23
Abril9
Marzo14
Enero0
Diciembre1
Media Mensual3

Reforma del Sistema de Pensiones

En las últimas semanas se han producido numerosas manifestaciones de pensionistas en toda España para exigir al gobierno que aplique unas subidas dignas, que al menos igualen la subida del coste de la vida, para evitar que los pensionistas vivan cada vez peor.

Es una petición justa, pero los partidos políticos que gobiernan y los que están en la oposición, no llegan a entrar en el verdadero problema del sistema de pensiones.

Y es que este sistema, tal como está diseñado, es una estafa.

La Estafa Piramidal

Una estafa piramidal consiste en que unas personas aporten dinero a una empresa con la promesa de que van a recibir un rendimiento superior a lo que han aportado, pero sin que ese dinero se invierta para aumentar su valor, sino en repartirlo entre los socios más antiguos.

La pionera del sistema fue la española Baldomera Larra, hija casi póstuma del célebre escritor y periodista Mariano José de Larra. Después el sistema ha sido llevado a cabo en varias ocasiones, siendo los más famosos los casos de Ponzi, Madoff y Afinsa.

En toda estafa piramidal hay tres fases que pueden durar más o menos tiempo.

Al principio la empresa recibe aportaciones de nuevos socios y se les da un rendimiento bastante elevado. Atraídos por la alta rentabilidad, el número de socios aumenta, y mientras más ingresos hay se va corriendo la fama para atraer a más socios.

En la segunda etapa ya se han suscrito muchos socios. Hay menos ingresos pero el capital que entra sigue siendo suficiente para seguir pagando rendimientos. Los socios están tranquilos pensando que su dinero está seguro, pero en realidad hay mucho menos dinero del que han ingresado, y al haber cada vez menos nuevas incorporaciones de socios el capital de la empresa crece bastante menos.

En la tercera etapa ya se han apuntado todos los que se lo han creído y no hay nuevas incorporaciones. Empieza a haber dificultades para pagar los rendimientos y algunos socios quieren retirar el dinero que han invertido, pero la empresa no tiene dinero suficiente para devolver TODAS las inversiones. Entonces se produce la desbandada. Todos los socios quieren recuperar su inversión, que no existe por haber sido ya repartida, y la empresa entra en bancarrota.

Los gestores de la empresa se han asignado grandes sueldos, con lo que han ganado/robado mucho dinero. Si han tenido tiempo, habrán huido, comprado una isla, cambiado de identidad y hecho la cirugía estética. Si no, estarán en la cárcel y vendiendo entrevistas a los periódicos.

Los socios iniciales han conseguido una gran rentabilidad durante el tiempo que ha durado la empresa. Con suerte, esa rentabilidad será mayor que su inversión inicial, pero el monto de su inversión se ha perdido por completo.

Los socios que han entrado más tarde han recibido una rentabilidad menor que su aportación inicial, y han perdido toda su inversión.

Resultado: una decena de gestores/estafadores millonarios, unos centenares de socios con beneficios, aunque menos de los que se les había prometido, y decenas o centenas de miles de socios que han perdido sus ahorros.

Los gobiernos de la mayoría de países occidentales han hecho leyes para impedir que se puedan producir este tipo de estafas, y algunos estafadores más recientes han disfrazado el esquema diciendo que se estaba invirtiendo en valores, como sellos o bosques de maderas nobles, pero esas inversiones eran sólo publicidad y mentiras.

Cualquier persona que pretenda crear una gestora de fondos con este esquema puede acabar en la cárcel por estafador.

Menos el gobierno.

La Estafa del Reparto de Pensiones

Tal como está diseñado, el Sistema Público de Reparto de Pensiones funciona con el mismo esquema, pero con una diferencia: No es voluntario, sino obligatorio.

Todos los trabajadores de España aportan obligatoriamente un porcentaje del salario que el empresario le paga al trabajador.

Lo recaudado a los trabajadores se reparte entre los pensionistas.

Como el sistema está garantizado por el gobierno, no tiene por qué quebrar, pero lo que se reparta tiene que ser lo mismo que lo que se recauda.

En teoría. En la realidad los políticos lo van a manejar a su antojo, con la mejor de las intenciones, por supuesto, pero como ya sabemos todos, mientras más dinero manejen los políticos, más dinero robarán, por lo que siempre se acabará repartiendo entre el conjunto de los pensionistas bastante menos dinero del que se ha recaudado al conjunto de los trabajadores.

Aparte de lo que se quede pegado en las manos untadas de algunos políticos (que no todos, menos mal) si el número de trabajadores disminuye o el de pensionistas aumenta, se tienen que subir los impuestos o bajar las pensiones.

No hay otra alternativa.

Esta estafa fue aplicada por primera vez por parte de un gobierno gracias a un ministro alemán, Otto von Bismark, en una época en que eran muy pocas las personas que superaban los 65 años, así que a los trabajadores se les cobraba un impuesto más o menos reducido y a los pocos jubilados que había se les daba una pensión bastante decente. La mayor tajada se la quedaba el gobierno.

En España existían mutuas de pensiones voluntarias, pero fue Franco quien la hizo obligatoria a nivel estatal. La primera persona que cobró una pensión pública fue una mujer que pagó la cotización de un mes y se jubiló al día siguiente, cobrando una pensión bastante decente durante el resto de su vida (que espero que haya sido larga y feliz).

Mientras la esperanza de vida de los españoles era corta, 60 ó 70 años, el sistema ha funcionado bastante bien. El dinero para pagar a un pensionista se sacaba de lo que se recaudaba a unos ocho o diez trabajadores.

Pero conforme la sanidad ha permitido que los jubilados vivan más años, el número de pensionistas ha ido aumentando, mientras que el de trabajadores ha aumentado mucho menos, con lo que para pagar a un pensionista hace falta lo recaudado a 5, 4, 3 ó 2 trabajadores.

Con el fin de no reducir las pensiones, lo que han hecho los gobiernos es aumentar las cotizaciones, y hoy en día han llegado al extremo de cobrar una cotización que supera en mucho el 30% del salario del trabajador.

Ese 30% que se le quita a 19 millones de trabajadores se reparte entre 8 millones de pensionistas.

Pero si en vez de que el estado te quite el 30% de tu salario, ese dinero se ingresara en una cuenta a tu propio nombre ¿no sería mejor?

Y ni siquiera haría falta un 30%, bastaría un simple 10%.

El Sistema de Ahorro de Pensiones

Con este sistema, a todos los trabajadores de España se les descuenta un 10% de sus impuestos sobre el salario. Ese descuento no se hace de su sueldo neto, sino de los impuestos que ya está pagando.

20.000 Euros en 14 pagas Año Mes
Salario Íntegro
Lo que paga el Empresario
20.000

 

Salario Base, o Bruto
Lo que ofrece al Trabajador
15.260 1.090
Salario Neto
Lo que cobra el Trabajador
12.780

913

Impuestos
Lo que cobra el Estado
7.220

36%

Actualmente los salarios más bajos pagan entre diversos conceptos casi un 40% de su Salario Íntegro, es decir, de lo que le paga el empresario.

Para un salario modesto, donde el empresario pague 20.000 Euros, el Estado se lleva un 36%

Para 50.000 Euros se llevaría el 44%

Entonces, sin reducir su Salario Neto, que el Estado ingrese un 10% en una Cuenta de Ahorro de Pensiones a nombre del trabajador y se lleve el resto.

Para los trabajadores no habrá ningún perjuicio, ya que su Salario Neto no se tocaría, y sí una gran ventaja, pues tendrá una cuenta de ahorro en la que mes a mes, a lo largo de toda su vida laboral, se irá ingresando un 10% de su Salario Íntegro, aproximadamente un 14% de su Salario Neto.

Un trabajador que gane 1.000 Euros de Sueldo Neto al mes estará ahorrando unos 140 Euros, por 14 pagas, 1.960 Euros al año. Si trabaja durante 40 años habrá ahorrado 78.400 Euros.

Esa es una cantidad suficiente para vivir, conservando el mismo salario, durante cinco años, pero no es ese el plan.

La Cuenta de Ahorro de Pensiones se invertirá, mes a mes, en un Fondo de Inversión que invierta en determinados sectores económicos con el fin de conseguir un rendimiento que vaya incrementando el capital. Por ejemplo, inmobiliarias, empresas cotizadas en bolsa o en un fondo indexado al IBEX 35. Aunque invertir en bolsa durante unos pocos años puede ser arriesgado, una inversión diversificada a largo plazo siempre consigue una rentabilidad muy superior a la que ofrece un banco.

No hay más que ver el rendimiento histórico del IBEX que, a pesar de las pérdidas producidas durante los años de la última crisis, aún ha producido una rentabilidad histórica superior al 7% anual. Y cuando no hay crisis la rentabilidad es muy superior.

En el caso que nos ocupa, invirtiendo 1.960 Euros al año durante 40 años habremos ahorrado 78.400 Euros, pero gracias al Interés de un 7% anual se habrán convertido en 391.000 Euros. Aún suponiendo una rentabilidad de sólo el 6%, su capital final sería de 303.000 Euros.

Seamos optimistas pero también prudentes y estimemos un rendimiento del 6%.

El trabajador se jubilará con un capital ahorrado de 303.000 Euros.

El Cobro de la Pensión

A partir de su jubilación, el Estado calculará su Esperanza de Vida. Actualmente la Esperanza de Vida de los españoles es aproximadamente de 85 años. Es decir, que por término medio la mitad de los españoles vivirán 20 años a partir de su jubilación.

Su Capital Ahorrado se divide entre 20 y eso es lo que cobrará anualmente el pensionista. En este caso, a partir de unos 300.000 Euros, cobrará 15.000 Euros el primer año. ¡Más que lo que cobraba de salario cuando trabajaba!

El primer año recupera 15.000 Euros, pero el Capital Ahorrado sigue participando de la rentabilidad de la inversión en el IBEX, y los intereses hacen que su capital, en vez de disminuir, se mantiene e incluso aumenta ligeramente.

Al año siguiente, y cada año desde entonces, el Estado recalcula su Esperanza de Vida, y como ésta es ligeramente menor (no un año, pero sí unos seis u ocho meses) la pensión que podrá recuperar es MAYOR que el primer año de su jubilación.

Y así sucesivamente, si consigue llegar a los 85 años su Esperanza de Vida será de seis o siete años, pero el capital del que dispone sigue siendo bastante elevado, no tanto como cuando se jubiló pero sí lo bastante para seguir cobrando una pensión cada año un poco mayor, lo que, con buena salud, le permitirá disfrutar de viajes, hoteles y vacaciones. Si no tiene la suerte de gozar de buena salud, al menos podrá pagarse una residencia bastante decente en la que vivir con las comodidades de un hotel y un hospital juntos.

Sin tener que depender de la ayuda de familiares o del Estado.

El Capital que quede en su cuenta seguirá siendo suyo mientras viva, y cuando fallezca, ese capital pasará a sus herederos.

Muy distinto a la situación actual, en la que si un pensionista fallece al día siguiente de jubilarse no deja nada a sus herederos.

Las personas que piden mejores pensiones públicas, sencillamente no tienen ni idea de lo que están perdiendo.

Los Cónyuges Dependientes

Tradicionalmente, hace años, muchas mujeres tenían como profesión Sus Labores. Es decir, no trabajaban para una empresa sino para su casa. Sin cobrar un salario y, por tanto, sin poder ahorrar para su jubilación.

Afortunadamente las cosas cambian y hoy en día muchas mujeres también trabajan. Incluso se da el caso, pocas veces pero ocurre, de que sea la mujer la que trabaje fuera mientras el hombre se encarga de las tareas domésticas.

No se puede, no se debe, hacer leyes distintas dependiendo del género, pero sí de las circunstancias.

El cónyuge que no tiene un salario y se dedica a las tareas del hogar TIENE que tener también una pensión en el futuro, y quien debe ahorrar es el cónyuge que trabaja fuera del hogar.

Más arriba hemos dicho que todos los trabajadores ahorrarán un 10% de su Salario Íntegro, pero no lo ingresarán directamente en SU cuenta de Ahorro, sino que se repartirá entre las cuentas de los cónyuges.

En caso de que ambos trabajen, lo mismo: No hace falta complicarlo. El ahorro de cada uno se repartirá a partes iguales entre los cónyuges. Así, el que tenga un salario mayor y el que tenga un salario menor verán incrementarse sus respectivas cuentas de ahorro en la misma cantidad. Aunque uno gane el doble que el otro.

Para eso son cónyuges: En la Salud, en la Enfermedad y en el Ahorro para la Jubilación.

De esa forma, cuando se jubilen, cada uno cobrará su propia pensión, independientemente de si ha trabajado o ha ahorrado gracias al ahorro repartido con su cónyuge. Y si por desgracia en algún momento deciden separarse, aparte de la compensación que el cónyuge trabajador deberá pagarle durante un tiempo al dependiente, éste tendrá su propia CAP para la jubilación.

Cuando uno de los cónyuges ya jubilados fallezca, el superviviente seguirá cobrando de su propia cuenta de ahorro y de la del cónyuge fallecido hasta su propio fallecimiento, con lo que la muerte de uno de ellos no implicará una disminución de su pensión.

Y, pensando en el futuro y en otras culturas, es posible que algún día se legalicen y existan matrimonios con más de dos cónyuges, de cualquiera de los 7 géneros existentes, LGTBIHM, o cualquiera que en el futuro pueda aparecer. En tal caso esas familias deben registrarse como cónyuges de una unidad familiar y el 10% del salario que reciba cualquiera de ellos repartirse a partes iguales entre todos los cónyuges de la unidad familiar.

La Transición del Sistema de Pensiones

Pasar del Sistema de Reparto al Sistema de Ahorro es muy fácil. Sólo hay que informar a todas las delegaciones de la Tesorería de la Seguridad Social de que cada vez que reciban un ingreso de una empresa por el salario de un trabajador, el 10% del Salario Íntegro (Salario Base+31%) se debe ingresar en la CAP correspondiente al trabajador. O repartirlo entre las CAP de los cónyuges de la unidad familiar.

Por desgracia, debido al Sistema de Reparto que lleva funcionando desde que Franco lo implantó, hace ya más de 60 años, las personas que se jubilen en este momento no tendrán NADA ahorrado. Los que se jubilen dentro de 40 años tendrán una jubilación dorada, pero los que se jubilen de aquí a entonces ¿cómo van a vivir?

Es evidente que el Sistema Público de Reparto de Pensiones no se puede eliminar de inmediato, probablemente nunca, porque incluso dentro de 40 años, cuando todo el mundo tenga una CAP, siempre habrá personas que por una razón u otra no habrán conseguido un ahorro suficiente para tener una pensión dorada y suficiente para vivir.

A esas personas hay que ayudarlas. Y lo tenemos que hacer entre todos. Y cada uno según sus posibilidades.

El Sistema de Reparto tiene que seguir existiendo para ayudar solidariamente entre todos a las personas que lo necesiten.

Pero no a los que no lo necesiten.

Actualmente cobran Pensión de Reparto todas las personas que han cotizado, incluso los millonarios.

Pues lo siento (mentira, no lo siento en absoluto) pero no estoy de acuerdo.

El Sistema de Reparto no es un sistema de ahorro e inversión, nunca lo ha sido, aunque ha habido personas que lo han usado como tal, cotizando toda su vida lo mínimo imprescindible y aumentando su cotización cuando llegan a la edad en que les resulta más ventajoso con el fin de cobrar una pensión lo más elevada posible.

Los ricos, por supuesto, tienen sus propios planes de ahorro privados, pero contando con los consejos de un buen asesor fiscal son capaces de conseguir una pensión pública muy jugosa habiendo pagado unas cotizaciones mínimas. Es lo que hacen todos los millonarios y grandes sueldos empresariales y políticos.

Por eso, la primera reforma que hay que hacer al Sistema de Reparto es que sea de Reparto a partes iguales, entre los que más lo necesiten.

Y los millonarios no lo necesitan.

Quien lo necesita son aquellos cuyas rentas y patrimonio sean menores que la media de los españoles.

Para establecer un sistema lo más justo, equitativo y sencillo posible, a los que no hayan podido acumular suficiente dinero en su CAP (por minusvalías, accidentes o cualquier otra circunstancia), se les dará una pensión pública que sea suficiente para vivir.

Se requiere un sistema de cálculo que sea sencillo, con el fin de que sea transparente y todo el mundo pueda ver que es justo para todos.

Por eso debemos establecer una Pensión Mínima Garantizada igual a, por ejemplo, el 80% del Salario Medio Neto de los Trabajadores. Pongamos unos 1.000 Euros al mes.

El Pensionista que tenga su CAP a cero, cobrará la Pensión Mínima Garantizada.

Aquél que tenga un capital, sea grande o chico, en su CAP, se le calculará su Pensión Propia, basada en su Esperanza de Vida, de la misma forma que hemos indicado más arriba. Si tiene una CAP dorada, le saldrá una mensualidad bastante decente. Si su CAP es más reducida, lo que le toque. En cualquier caso tendrá una Pensión Propia a partir de sus Ahorros, repartidos entre los años que, como media, le queden por vivir.

Y además, el Sistema de Reparto le pagará una Pensión Pública igual a la Pensión Mínima Garantizada MENOS la mitad de su Pensión Propia.

Como podría darse el caso de que esto lo leyera un político, voy a intentar explicarlo de la forma más sencilla posible.

Si pusiéramos una Pensión Mínima Garantizada igual para los 8 millones de mayores de 65 años, millonarios incluidos, haría falta una cantidad enorme de dinero que se le tendrían que quitar a los trabajadores. Probablemente más del 30%.

Si descartamos a la mitad de la población más rica, el porcentaje podría ser del 15%, algo más razonable.

Pero no podemos establecer un criterio tan simple que diga: La mitad de los españoles con las rentas más bajas van a cobrar una Pensión de Reparto de 1.000 Euros y el que gane UN Euro más no recibirá NADA.

No se puede poner una frontera tan drástica, por eso la Pensión de Reparto debe reducirse de forma gradual, para que no haya una diferencia excesiva entre dos personas que ganen casi lo mismo.

Esto significa que si un pensionista cobra de su Pensión de Ahorro el doble que la Pensión Mínima Garantizada, su Pensión de Reparto será CERO.

De una forma muy sencilla, sin hacer cálculos complejos ni establecer correcciones legislativas de ningún tipo, nos hemos librado de todos los millonarios y de todos aquellos que tengan una Pensión de Ahorro de más de 2.000 Euros.

Para los demás, los pensionistas de clase media, hemos establecido un sistema en el que todos cobrarán una Pensión Mínima Garantizada, incrementada según el importe que hayan podido acumular en su Cuenta de Ahorro de Pensiones.

En los primeros años de la transición del Sistema de Reparto al Sistema de Ahorro, los impuestos al trabajo destinados a pagar la Pensión de Reparto deberían ser de entre un 15 y un 17%, pero conforme vayan pasando los años el capital acumulado en las CAP será cada vez mayor y los nuevos jubilados ya dispondrían de una Pensión de Ahorro, baja pero significativa. Su pensión de reparto se reduciría en la mitad de lo que cobren y el porcentaje se podría reducir, en 8 años al 12%, en 15 al 10% y en 30 años a menos del 6%.

Al cabo de 40 años de funcionamiento, el 80% de los pensionistas tendrán una CAP suficiente para vivir exclusivamente de sus propios ahorros. Un 15% recibirán un complemento y menos del 5%, los que no hayan podido ahorrar nada durante su vida laboral, recibirán la Pensión Mínima Garantizada por el Sistema de Reparto.

El Diablo está en los Detalles

He intentado explicar el Sistema de Ahorro de Pensiones de la forma más sencilla posible, aunque para ello han quedado algunos detalles sin explicar.

Por ejemplo, el dinero que han ahorrado los trabajadores ya ha pagado impuestos, pero los beneficios por la rentabilidad del ahorro, no, por eso es necesario que cuando el pensionista recupere dinero de su CAP, los primeros salarios que cobre estarán exentos de impuestos, pero cuando agote sus propias aportaciones y empiece a cobrar de los beneficios, entonces SÍ deberá pagar impuestos por ellos.

No se han tenido en cuenta ni la inflación, ni el IPC, ni el incremento de los salarios que se producirá todos los años.

El cálculo de la Pensión Mínima Garantizada se debe realizar todos los años, aplicando el 80% del Salario Neto de todos los trabajadores dividido entre el número de trabajadores.

Los millonarios han tenido la feliz idea, ojalá pudiéramos hacerlo todos, de convertir su dinero en propiedades. Cuando se jubilan puede darse el caso de que se queden sin rentas pero sigan conservando un patrimonio inmenso. Y, siguiendo el consejo de sus asesores financieros, podría darse el caso de que algunos millonarios sean capaces de solicitar y conseguir participar del Sistema de Reparto cuando realmente no lo necesitan.

En mi opinión el Patrimonio de las Grandes Fortunas debería contabilizarse como fuente de rentas, de tal forma que no se puedan usar triquiñuelas para conseguir del Estado lo que no necesitan, en perjuicio de los que sí.

Las Cuentas de Ahorro de Pensiones, donde se ingresará el ahorro de cada trabajador, NO DEBEN estar en manos del gobierno, ya que éste podría, por nuestro bien, claro, decidir expropiárnoslas a cambio de cuidar de nosotros. Que es lo que hacen ahora.

No, gracias.

Esas cuentas, propiedad de cada uno de nosotros, deben estar en Gestoras de Fondos, no en Hacienda ni en Bancos, que inviertan nuestro dinero en diversos activos, como el IBEX o sectores que puedan mejorar los rendimientos del IBEX. Estas gestoras publicarán todos los años sus rendimientos y los propietarios del dinero, nosotros, pueden decidir trasladar su CAP de una gestora a otra que dé mayores rendimientos. O que nos inspire más confianza, o que invierta en sectores que nosotros queramos apoyar.

El capital aportado a las CAP y los rendimientos conseguidos hasta hace un año DEBEN estar asegurados en una Compañía de Seguros, de forma que las posibles pérdidas de un año por la volatilidad de los mercados sean mínimas.

Nadie puede sacar dinero de su CAP antes de su jubilación, pero puede jubilarse a partir de los 60 años, en el momento en que en su CAP haya dinero suficiente para proporcionarle una renta suficiente, de más del doble que la Renta Mínima Garantizada. O a los 65, sea cual sea la cantidad de dinero que haya en su CAP.

La jubilación no es obligatoria. Si una persona tiene un trabajo que le satisface y desea seguir trabajando, puede hacerlo. Y al mismo tiempo puede empezar a recuperar, si lo desea, parte de su pensión, incrementando de esa forma su renta mensual y el capital que se sigue acumulando en el CAP. O seguir ahorrando, a su gusto y según su necesidad.

Aparte de lo que Hacienda le ingrese por cada salario que perciba, el trabajador podrá hacer una aportación extra a su CAP siempre que lo desee, pero ese capital no estará retenido, podrá disponer de él cuando lo necesite, aunque aún no se haya jubilado. Mientras la mantenga, esa Cuenta de Ahorro Voluntario participará de los mismos rendimientos de su CAP.

Ventajas del Sistema de Ahorro de Pensiones

La primera ventaja evidente es que cada pensionista será dueño de sus ahorros, del dinero por el que ha trabajado durante 40 o más años.

Recibirá una pensión de SU dinero, y no necesitará la ayuda de familiares ni del Estado.

Podrá ver, cada año, cómo crece su inversión y el rendimiento que consigue. Oirá a sus vecinos y podrá decidir cambiar de Gestora de Fondos si cree que puede conseguir más beneficios.

Cuando se jubile, tendrá una pensión mayor que la que recibiría del Estado, y en algunos casos MUY superior.

Si fallece antes de haber agotado su pensión, lo que quede será para sus hijos o herederos. Si tiene la suerte de vivir mucho más allá de su esperanza de vida, es posible (aunque muy improbable) que acabe agotando su CAP, pero aún así entrará en el Sistema de Reparto y no quedará desamparado.

Y ventajas menos evidentes, pero muy importantes.

Nuestro dinero no lo manejarán los políticos, con lo que les libraremos de la tentación de coger lo que no es suyo.

Tampoco dependerá de ellos el importe que vamos a cobrar, por lo que no podrán hacer discursos demagógicos, ni hacer promesas falsas, ni usar a los pensionistas como armas arrojadizas y manifestantes contra el partido gobernante.

Y mientras nuestro dinero esté manejado por Gestoras de Fondos independientes del Gobierno y los Bancos, se invertirá en diversos tejidos industriales y económicos del país, los que más lo necesiten, los que más beneficios puedan generar para la sociedad, los que más beneficios puedan generar para los pensionistas.

Y ahora, después de haber leído este artículo ¿sigues pensando que el Sistema de Reparto de Pensiones que nos regaló Franco fue la mejor de las ideas?

¿Te ha Gustado?
¿Te ha Disgustado?
Me interesa saber tu opinión.
Por favor, deja     Tus Comentarios

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies