Bienvenidos a MasLibertad

Bienvenidos a MasLibertad

¿Quién soy yo?

Experiencias Informáticas

Mis Favoritos

Cosas que me han Pasado

La Oferta-Estafa de Jazztel

El Gusto del Nudismo

La Ciencia y Yo

Paseos y Excursiones

Novelas y Relatos

Novedades y Proyectos

Miscelánea

Cartas al Autor

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP34.235.127.68

Datos de Pagina

Una oferta telefonica de Jazztel que resultó ser una estafa

Creada19-01-2016
Modificada19-01-2016
Total Visitas871
Diciembre2

La Oferta de Jazztel

Lo que sigue es el relato de una oferta de Jazztel que acabó resultando una estafa.

Ignoro si la estafa ha sido instigada por la misma empresa Jazztel, o si partió de las mentiras del vendedor y Jazztel ha actuado únicamente como encubridora de la estafa, pero publico el relato para que sirva de aviso a todos los clientes de Jazztel y a todos los que se planteen contratar sus servicios.

El Viernes, 14 de Agosto de 2.015, por la tarde, llama un vendedor de Jazztel, Diego Cuba, para hacerme una oferta de fibra óptica, Internet y otros servicios de telefonía y televisión.

Le digo que yo tengo un servicio con ONO en el que estoy, principalmente, por los servicios de TV, ya que estoy abonado a TIVO, un servicio de televisión en el que puedo ver todos los canales de TDT en abierto más unos treinta canales de entretenimiento, sobre todo de series y documentales. Resulta algo caro pero me da unos servicios que para mí se han hecho insustituibles.

El vendedor me dice que con el Yomvi de Jazztel tendría lo mismo, pero mucho más barato. Las empresas de telefonía están realizando inversiones para mejorar sus productos y el producto Yomvi de Jazztel es muy similar al TIVO de ONO, con la ventaja de que es más barato. La oferta completa de Yomvi, con fibra óptica, internet, linea telefónica fija con tarifa plana y dos líneas móviles me saldría por 66 euros, unos 25 euros menos que lo que estoy pagando a ONO.

Insisto en que con el TIVO tengo la posibilidad de programar la grabación de tres programas de televisión simultáneos, ya que el equipo dispone de tres sintonizadores y un disco duro con capacidad para grabar unas cien horas. Así puedo grabar los programas no importa cuando los emitan y luego, cuando vuelvo del trabajo veo los telediarios, las series o documentales que me interesen.

Él me dice que el Yomvi permite grabar programas y cuando le pregunto cuántos sintonizadores tiene no sabe responderme, por lo que insisto ¿se puede grabar un programa mientras se ve otro? a lo que responde que sí, por lo que supongo que, como mínimo, tendrá dos sintonizadores.

Una vez aclarado este punto, en los demás detalles del contrato, telefonía, internet, etc, estoy de acuerdo por lo que acepto la oferta.

El vendedor, Diego Cuba, me pasa con una operadora, Carmen, que me pide confirmación grabada del pedido, grabación que, según me dicen, hace las veces de contrato.

En principio me dijeron que la instalación la harían el Lunes, pero una hora más tarde me llaman para decirme que el instalador podría venir al día siguiente, Sábado, por la mañana, a lo que accedo.

La Instalación

El sábado por la mañana viene el técnico a hacer la instalación en lo que tarda unas dos horas. Cuando ya está todo instalado me muestra el equipo funcionando. Le pregunto cómo se ve la programación y me llevo la sorpresa de que por el aparato Yomvi sólo se pueden ver los canales de pago, no se pueden ver los canales de la TDT básica, TVE1, Antena 3, Tele 5, Telemadrid, Neox, Discovery Max, etc.

No era lo que yo esperaba, pero el técnico me dice que puedo ver cualquiera de esos canales usando el sintonizador del televisor, no del Yomvi.

Le pregunto cómo se graban las películas o documentales y me dice que los episodios de las series los puedo ver por el servicio de Vídeo en Demanda, un servicio similar a un Video Club por Internet. Insisto, ¿cómo se graba en el disco duro?, a lo que el técnico me dice que el equipo no tiene disco duro, aunque puedo conectar un disco duro externo.

Y si yo instalo un Disco Duro externo, pregunto, ¿cómo grabo programas en él?

No se puede. De hecho, el mando a distancia no dispone de un botón de grabación, y durante la navegación por la programación no aparece ninguna opción que permita grabar programas.

Visto lo cual, le digo al técnico que esto no es lo que yo he comprado y le pido que lo desinstale, lo deje todo como estaba, y se lleve los productos. El técnico llama al servicio comercial y desde él me dicen que si hay alguna disconformidad la resolverán, pero que por desgracia estamos a Sábado y la incidencia no se podrá resolver hasta el Lunes.

Insisto en que lo que yo quiero es poder grabar programas para verlos cuando llegue del trabajo o los fines de semana y que eso es lo que el vendedor me ha dicho que podría hacer. Me dicen que eso se tiene que aclarar con el vendedor que me llamó el día anterior, pero que ahora no lo pueden localizar, por lo que debemos esperar hasta el Lunes.

El instalador me presenta una hoja para que la firme admitiendo que se ha hecho la instalación. Le digo que esa instalación no es la que el vendedor me ha ofrecido y me niego a firmarla.

Cuando dice que es para que él pueda cobrar la instalación a Jazztel, no queriendo causarle un perjuicio, cedo y firmo la hoja de trabajo, pero escribiendo en ella que no estoy conforme con la instalación ya que no cumple con lo dicho por el vendedor.

Al final el técnico se va dejándolo todo instalado, pero sin líneas telefónicas, pues está en proceso el cambio de proveedor.

La Devolución

El Lunes me llama el vendedor, Diego Cuba, y me dice que Jazztel antes tenía un aparato con el que se podían grabar programas. Ahora ya no lo tiene, pero que él me va a dar uno de un cliente antiguo que se ha dado de baja. Esta proposición me parece tan informal y surrealista que, directamente, me niego a aceptarla.

Llamo al Servicio de Atención al Cliente de Jazztel y presento una reclamación: El vendedor me ha ofrecido un producto y no es eso lo que me han instalado, por lo que pido que anulen el pedido y manden al instalador a que lo dejen todo como estaba.

Me responden que ellos tienen instaladores, no desinstaladores, ¡toma ya la chulería!, y que si quiero que se quede todo como estaba que llame a otro instalador por mi cuenta. Además, la instalación ha tenido un coste de 300 Euros, gratuitos si acepto la oferta, pero que al rechazar la oferta deberé pagar.

Debido a que son ellos los que me han ofrecido un producto con unas características que no son ciertas, considero que no tengo que pagar ninguna penalización, y en todo caso la penalización debería pagarla el vendedor, Diego Cuba, que ha mentido para hacer una venta.

Las Mentiras del Vendedor

El vendedor, Diego Cuba, afirmó que con el Yomvi tendría los mismos servicios que con el TIVO de ONO, pero mucho más barato. En cuanto al precio, nada que objetar. Efectivamente la oferta era casi 25 Euros más económica que la que tengo actualmente. Pero en cuanto a los servicios mintió flagrantemente.

Diego Cuba me dijo, específicamente, que con el Yomvi podía grabar programas para verlos cuando quisiera. Es mentira.

Cuando le dije que con el TIVO podía grabar los telediarios, series o documentales y verlos cuando llegara a casa, me dijo que con el Yomvi también podría hacerlo. Es mentira.

No especificó que con el Yomvi sólo se podían ver los canales de pago, no se podían ver los canales de TDT en abierto. Aún cuando hubiera sido cierto que el Yomvi pudiera grabar programas, no podría haber grabado los telediarios de TVE ni ningún programa que emitieran por la TDT en abierto. Y eso él debería saberlo. Si no es una mentira por comisión, sí es una mentira por omisión.

Cuando le pregunté cuántos sintonizadores tenía el Yomvi, él me dijo que no lo sabía, pero cuando le dije que con el TIVO de ONO podía grabar dos canales mientras veía otro y le pregunté que si con el Yomvi podría grabar al menos un canal mientras veía otro, me dijo, específicamente, que sí podría hacerlo, lo cual implicaba que el Yomvi debería tener, al menos, DOS sintonizadores. Era Mentira.

Cuando le pregunté qué capacidad tenía el Disco Duro, me dijo que no estaba seguro, pero que tenía capacidad para grabar bastantes programas. Y de nuevo era mentira.

Por último, cuando el Lunes me dijo que el Yomvi antes disponía de un sintonizador con Disco Duro grabador, pero que en los nuevos contratos se está instalando un dispositivo sin Disco Duro, sencillamente me parece increíble que una empresa que ofrece unos servicios pase a reducir dichos servicios. Lo lógico es que las empresas ofrezcan cada vez más y mejores servicios, no lo contrario. Si lo que Diego Cuba afirma fuera cierto significaría que Jazztel sigue un camino contrario al de todas las demás empresas de telefonía y televisión por cable. O que tal vez Jazztel gana más dinero defraudando a los clientes que satisfaciendo sus necesidades.

Consecuencias

El Martes, 18 de Agosto, presenté una denuncia en la OMIC, la Oficina Municipal de Información al Consumidor, exponiendo los hechos aquí mencionados y diciendo que, puesto que el vendedor había mentido, no se me podía aplicar ninguna sanción, ya que en ningún caso se había hecho la instalación de los servicios que el vendedor había prometido.

En la OMIC me informaron de que habían habido ya bastantes reclamaciones contra Jazztel por este mismo motivo y por otros similares, y que seguramente Jazztel pasaría al cobro la penalización.

Me informaron de que en ese momento tendría dos opciones, pagarla y esperar que en unos cuantos meses (o más de un año) saliera la sentencia que les obligara a devolver el importe cobrado, o devolver el recibo, ante lo cual Jazztel iniciaría, seguramente, un procedimiento de impago, incluyendo mi nombre en los listados públicos de impagados, lo que me supondría dificultades si en adelante tuviera que pedir un crédito bancario para comprar cualquier cosa.

Me parece impresentable que una empresa de suministros pueda manchar mi crédito y reputación cuando son ellos los que han incumplido el contrato, pero aunque no tengo posibilidad legal de impedirlo, como no tengo previsto pedir ningún préstamo en un futuro cercano, prefiero devolver el recibo, si lo mandan.

Pedí que Jazztel enviara las grabaciones de las conversaciones que había mantenido con el vendedor, Diego Cuba, y la operadora, Carmen. Enviaron las grabaciones al Ayuntamiento, a la OMIC, donde pude llevarme las copias de las mismas, aunque sólo habían enviado las grabaciones con Carmen, no las del vendedor.

Considero que esas grabaciones son sólo la mitad del contrato grabado, la mitad que incluye mis obligaciones económicas hacia la empresa, pero para estar completo, el contrato también debe incluir las obligaciones de la empresa hacia el cliente, y esas son las especificaciones técnicas del producto tal como me fueron explicadas por el vendedor.

Un contrato puede ser escrito o grabado, pero en ambos casos debe incluir las obligaciones de ambas partes, y eso incluye TODA la conversación que mantuve con el vendedor donde se indican las especificaciones técnicas del producto.

De nuevo pedí que enviaran la grabación de la conversación mantenida con el vendedor, donde se demostrarían sus mentiras, sin que hasta ahora hayan respondido.

Un mes más tarde pasaron por el banco un recibo de 240 Euros, en concepto de instalación de los servicios de fibra Jazztel, recibo que devolví inmediatamente.

Una semana más tarde me llamaron para informarme de que DEBÍA pagar ese importe o iniciarían una demanda judicial, de la que tendría que pagar el importe y los gastos legales y judiciales que se derivasen.

De nuevo les pedí que enviaran la grabación de la conversación mantenida con el vendedor y de nuevo se negaron.

El día 28 de Diciembre, Día de los Inocentes, recibí otra llamada conminándome a "resolver la situación".

Les dije que ya había resuelto el asunto al poner la denuncia en la OMIC, y de nuevo les pedí que enviaran la grabación de la conversación mantenida con el vendedor, Diego Cuba.

La persona que llamaba me dijo que la conversación con el vendedor no tenía valor contractual, lo único que tenía validez eran las grabaciones realizadas por la operadora Carmen, que ya me habían enviado.

Como no quedó satisfecha con mi respuesta, me dijo que reuniera la documentación que considerara oportuna para llevarla al juicio que se celebraría en breve, y el mismo día me envió una carta conminatoria en ese mismo sentido.

Conclusión: de momento

Me parece impresentable que una compañía como Jazztel recurra a sucias artimañas para estafar a los clientes. Si esa es la estrategia que Jazztel practica, es deleznable y debería ser considerado delito de estafa. Si las mentiras de Diego Cuba, el vendedor, no han sido por sugerencia de Jazztel, sino que han sido realizadas por su propia cuenta, es responsabilidad de Jazztel evitar esas actuaciones fraudulentas por parte de sus empleados.

Lo que dice un vendedor para convencer a un cliente tiene valor contractual, exactamente igual que el compromiso económico que se firma o se graba, y forma parte del contrato, por lo que también debe grabarse y enviarse al cliente para garantizar su defensa jurídica.

Diego Cuba hizo una serie de afirmaciones falsas que me hicieron creer que estaba adquiriendo un producto con una serie de prestaciones similares a las que ya tenía, por un precio más económico. Si me hubiera dicho la verdad, que con el Yomvi no se pueden grabar programas, ni tiene Disco Duro, ni tiene más que un sintonizador, y que ni siquiera se pueden sintonizar los programas de la TDT que se emiten en abierto, yo ni me hubiera planteado adquirir el producto.

Pero mintió, y después de soltar una sarta de mentiras me pasó con otra operadora para grabar UNA PARTE del contrato, la parte que incluye mis obligaciones económicas, como cliente, hacia la empresa. Pero todo contrato tiene dos partes las obligaciones del cliente, y las obligaciones de la empresa. El contrato no está completo si no incluye las especificaciones técnicas del producto que la empresa está ofreciendo. Y esas especificaciones técnicas son las que fueron mencionadas por el vendedor, Diego Cuba, que me convencieron para hacer la compra y de la cual la empresa Jazztel se niega a enviarme la grabación.

Y se niega porque sabe que en esa grabación están las pruebas de todas las mentiras del vendedor, y de cómo esta transacción no ha sido una venta, sino una estafa.

Fui engañado. Y la prueba de que fui engañado es que en el mismo momento de la instalación, aún antes de que se fuera el técnico, comprobé que no me habían instalado el producto con las prestaciones que el vendedor me había dicho, y así lo hice constar en la hoja que el técnico me mostró para que la firmara.

Quisiera pensar que Jazztel es inocente de las mentiras de su vendedor, pero su negativa a enviar la grabación que le he pedido repetidas veces, grabación que incluye las especificaciones técnicas del producto, que son las obligaciones de la empresa hacia el cliente, y sin las cuales cualquier contrato está incompleto, me hacen ver que Jazztel es cómplice o encubridora del vendedor. Y puesto que Jazztel consigue beneficios de las mentiras de sus vendedores, me pregunto: ¿en qué clase de empresa la convierte esta actividad? ¿Se dedican a la telefonía o a la estafa?

Porque no ha sido sólo el vendedor, el comportamiento de otros empleados con los que he tratado por teléfono ha sido en ocasiones chulesco e intimidatorio, y de nuevo es un comportamiento consentido, y tal vez promovido, por la misma empresa.

Y el hecho de que en la OMIC me hayan dicho que hay muchas reclamaciones similares a la mía me hace suponer que Jazztel no es una empresa que busque beneficios sólo con el suministro de servicios de telefonía y televisión, sino que también busca beneficios aprovechando (y no sé si promoviendo) las mentiras de sus empleados que convierten muchas de sus ventas en estafas.

Recomendación Final

No puedo por menos que recomendar, a todos los que hayan tenido el interés y la paciencia de leer este artículo, que si les hacen una oferta telefónica de la empresa Jazztel, no se fíen.

Es más, preferiblemente, que no admitan nunca adquirir un producto que les ofrezcan por teléfono, sea por parte de Jazztel o de cualquier otra empresa suministradora de servicios.

Yo, desde luego, he quedado escarmentado.

La historia aún no ha terminado, supongo que en las próximas semanas o meses volveré a tener noticias de los abogados de Jazztel. Os tendré informados de lo que ocurra.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies