Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

La Edad Media

La Edad Moderna

La Esclavitud en España

Protestantes en España

La Expulsión de los Moriscos

El Mapa Secreto de Colón

El Barco de Barbanegra

El Código de la Mona Lisa

Los Secretos de La Piedad

Isaac Newton y la Piedra Filosofal

La Caza del Tesoro Pirata

El Terremoto de Lisboa

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP18.204.48.199

Datos de Pagina

El Terremoto de Lisboa que destruyó la ciudad en 1755

Creada26-07-2014
Modificada22-05-2017
Total Visitas548
Noviembre1

Reseña del Documental El Terremoto de Lisboa de la serie Catástrofes Extraordinarias

La Ira de Dios

Lisboa, 1 de Noviembre de 1.755. Es el día de Todos los Santos y los habitantes de todos los países católicos celebran misa.

Terremoto de Lisboa en 1755A las 9 y media tuvo lugar un desplazamiento en una falla a unos 250 Km de Lisboa. Se produjo un terremoto de al menos 8'5 en la escala de Richter: el terremoto más grande sufrido por Europa desde que se tienen noticias.

En el año 2.004 se encontró bajo el suelo de un convento de Lisboa una fosa común con restos de más de 3.000 cuerpos.

Nadie sabe cuánta gente murió en aquél terremoto, pero la hora y el lugar eran los más adecuados para que se produjeran decenas de miles de víctimas.

En Lisboa había unas 40 parroquias, 90 conventos, y 130 oratorios. En el Día de Todos los Santos todos ellos estaban repletos con decenas de miles de lisboetas que acudían a Misa.

Miles de edificios se derrumbaron sembrando la ciudad de escombros y cadáveres. Los supervivientes, aterrorizados, intentando huir de los escombros de los edificios que seguían derrumbándose, buscaron un lugar seguro en la plaza, junto al río Tajo.

Tsunami, Fuego y Muerte

Noventa minutos después del temblor, un tsunami azota la costa arrastrando a los miles de portugueses que habían creído encontrar allí un lugar seguro. Varios días más tarde, los barcos que vienen de Brasil con sus cargamentos de plata y esclavos encuentran miles de cadáveres y muebles flotando en el océano, sin saber su origen hasta que llegaron a Lisboa.

Tras el tsunami vinieron los incendios.

En los países católicos existía la costumbre de encender velas el día de Todos los Santos en recuerdo de los difuntos. Miles de esas velas cayeron incendiando cortinas y ropas y propagándose a los muebles y las vigas de las casas.

En 1.988 un feroz incendio iniciado en una habitación trasera de un almacén arrasó el corazón de Lisboa. Trescientas casas resultaron destruidas. Más de sesenta bomberos resultaron heridos en su lucha contra el incendio, y gracias a su labor solo murieron dos personas.

En 1.755, doce horas después del terremoto, cientos de pequeños incendios se han extendido hasta unirse en una infernal tormenta de fuego.

La parte baja de la ciudad está rodeada por altas colinas por tres lados, formando un cuenco. Las llamas del incendio absorben aire de la única dirección posible, el río, levantando un viento que alimenta y agiganta las llamas.

Las temperaturas alcanzaron los mil grados.

El desastre aún no había terminado.

Los muros de las dos prisiones principales de Lisboa se habían derrumbado y varios centenares de criminales invadieron la ciudad, robando todo lo que pudieran encontrar y cometiendo numerosas violaciones y asesinatos.

La Reconstrucción

Para recuperar el orden, el Marqués de Pombal hizo erigir numerosos patíbulos en los que se ajusticiaba de forma inmediata a todos los saqueadores.

Después emprendió una obra faraónica en la que tras el desescombro de la ciudad baja, completamente destruida, estableció unos planes urbanísticos con calles y avenidas amplias y rectas para reemplazar las callejuelas estrechas y tortuosas anteriores, propias de las ciudades medievales.

También la mentalidad de la gente tuvo que ser reconstruida.

Antes del Terremoto los cristianos de todo el mundo pensaban que las catástrofes naturales eran muestras de la Ira de Dios, provocadas por los pecados de los hombres.

Pero una catástrofe semejante, el Día de Todos los Santos, cuando decenas de miles de fieles estaban o se dirigían a Misa ¿qué podía significar?

Voltaire escribió su obra Cándido, en la que el protagonista, superviviente del cataclismo, se hace esa pregunta y llega a la conclusión de que estas catástrofes no eran un castigo divino, sino fruto de unas fuerzas naturales que aún no podíamos comprender.

En total murieron unas 30.000 personas, el 15% de la población.

En mi opinión

Recuerdo que cuando era niño, el Día de los Difuntos, mi madre y mi abuela solían poner tazones de aceite en las que flotaban trozos de corcho con una mecha de algodón. Podéis imaginar quién se encargaba de coger los corchos de las botellas y sacar rebanadas para hacerles luego un agujero en el centro y con una aguja de ganchillo meter un trozo de algodón.

¿Existía ya esa costumbre en la Lisboa Antigua y Querida?

En lugar de velas, o además de ellas, ¿existirían en las casas lisboetas de aquella época palmatorias similares que al ser derribadas por el terremoto extendieron el incendio?

Ver Ficha de El Terremoto de Lisboa de la serie Catástrofes Extraordinarias

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies