Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Humanidad

Los Inventores

Los Hombres de Hierro

El Cristianismo

Los Guerreros

La Peste

El Renacimiento

El Nuevo Mundo

Los Tesoros

Los Pioneros

Revoluciones

El Progreso

A Dónde Vamos

Mitos y Leyendas

Misterios Ancestrales

Secretos Enterrados

Misterios de la Antigüedad

Tesoros al Descubierto

Expediente Misterio

Secretos de la Antigüedad

¿Qué Hay de Cierto?

La Prehistoria

La Edad Antigua

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.81.244.248

Datos de Pagina

La Revolución Industrial La Era del Ferrocarril La Guerra del Cólera La Guerra del Opio La Guerra de la Secesión

Creada18-06-2018
Modificada18-06-2018
Total Visitas2
Julio1

Contador y estadísticas gratis para su sitio web en www.motigo.com

Reseña del Documental Revoluciones de la serie La Humanidad

Revoluciones

En Octubre de 1.781, tras seis años de lucha, los colonos rebeldes vencen a las tropas británicas.

La revolución ha vencido al imperio y las 13 colonias consiguen la independencia.

Otras revoluciones triunfan en Francia, Grecia, Bélgica y Polonia. Haití, Colombia, Bolivia y Perú se independizan del imperio español.

Pero las revoluciones políticas no son las únicas que se producen en esta época.

La Revolución Industrial

Durante cien mil años, la Humanidad ha creado herramientas para realizar trabajos pesados, pero todas ellas funcionaban gracias a la fuerza humana o animal.

En el siglo XVIII esta fuerza es sustituida por la fuerza de las máquinas.

En 1.768, Richard Arkwright es un empresario que quiere crear una máquina capaz de hilar el algodón de forma perfecta. Con ayuda de un maestro relojero, John Kay, consiguen crear una máquina capaz de convertir el algodón en hilos cien veces más rápido que las hilanderas más expertas. Con ella aumentan enormemente la producción permitiendo que los precios de las telas sean mucho menores y asequibles a la mayor parte de la población.

En 20 años la producción de hilo se dispara, de 100.000 Kg a 3'5 millones al año.

Las fábricas proliferan y se instalan por doquier. En 1.850 ya existen 4.000 fábricas en Inglaterra con máquinas que funcionan con la fuerza del agua.

Las primeras fábricas fueron construidas mucho antes, en China y en Roma, moviendo las máquinas con norias que tomaban la fuerza del agua de los ríos o con esclavos. Ver Los Molinos de Barbegal y Máquinas de la Antigüedad.

Ya en la era industrial las primeras fábricas usaban norias, pero muy pronto se inventó (más bien se reinventó) la máquina de vapor que usaba el vapor de agua calentado con carbón.

La Era del Ferrocarril

La Máquina de Vapor da inicio a la era del Ferrocarril, que permite construir redes de transporte de mercancías y pasajeros para recorrer, en horas o días, distancias que antes requerían días o meses de viaje.

Para cubrir la distancia de Baltimore a Ohio, el ingeniero Benjamin Latrobe dirige la perforación de un túnel de 1.200 m a través de la cordillera de los montes Apalaches.

Y en vez de utilizar obreros con picos y palas, utiliza pólvora.

La mano de obra está compuesta por gran cantidad de inmigrantes irlandeses que huyen de las hambrunas provocadas por la plaga de las patatas que ha destruido las cosechas en Irlanda.

Error de agricultores novatos. Las primeras patatas que se plantaron en Irlanda fueron de varias y variadas especies distintas, pero al ser una de ellas más adecuada para el terreno y el clima irlandés, TODOS los agricultores plantaron sólo una especie, la misma en toda Irlanda. Cuando se desarrolló una plaga se extendió como la pólvora y acabó con TODAS las patatas del país, provocando graves hambrunas y migraciones.

Hay que cultivar, SIEMPRE, distintas especies, distintas variedades, evitando las grandes extensiones y contando con que si una es más sensible a una enfermedad las otras no lo serán tanto.

Para acortar el tiempo de la perforación del túnel, Latrobe formó dos equipos que trabajaran desde ambos extremos de la montaña para encontrarse en el centro. Cuando ambos túneles estaban a punto de unirse, se colocó una carga explosiva para terminar el túnel, pero no se avisó a los trabajadores del otro lado. En la explosión, un trabajador muere y varias decenas quedan gravemente heridos.

Los ferrocarriles de USA se cobraron la vida de un obrero por cada Km y medio de vía construida.

La Guerra del Cólera

El tamaño de las ciudades está limitado por la cantidad de alimentos y otras mercancías de primera necesidad que necesitan para abastecerse. Gracias al ferrocarril esos límites se multiplicaron y en apenas 50 años las ciudades pasaron de albergar 50 a 150 millones de personas en todo el mundo.

Las ciudades industriales crecieron de forma caótica, convirtiéndose en centros superpoblados, sucios y con graves deficiencias sanitarias.

En el siglo XIV la peste había acabado con la vida de la quinta parte de la población del planeta. En Europa y Asia, las grandes ciudades perdieron a la mitad de sus habitantes.

En 1.854, Londres cuenta con 2'5 millones de habitantes. Un tercio viven en condiciones muy precarias, 8 personas por habitación, 40 personas por casa.

Una plaga de Cólera acabó con la vida de cientos de personas en pocos días.

Hasta 300 años atrás, el Cólera sólo afectaba a las ciudades de la India, pero con la circulación de personas en un mundo cada vez más comunicado, pronto llegó a las ciudades de todo el mundo. En las ciudades de Rusia el Cólera provocó más de un millón de muertes. Sólo en París murieron 19.000 personas. 150.000 en USA.

Los médicos y la mayoría de la gente piensan que el Cólera se transmite por el aire, pero el médico londinense John Snow hace un estudio estadístico, contabilizando todas las muertes por cólera que se producen en Londres y marcándolas en un mapa de la ciudad.

Entrevista a los familiares y conocidos de las víctimas y comprueba que casi todas se producen en un barrio donde la población se abastece de agua en una fuente pública. La única excepción es una mujer que vive bastante lejos, pero es madre del dueño de una fábrica cercana a la fuente.

Al entrevistarle, éste le confirma que todos los días le enviaba una garrafa de agua de la fuente ya que ésta le gustaba más que las fuentes de su barrio.

Snow llega a la conclusión de que la fuente de la calle Broad es el origen y la causa de la enfermedad del Cólera. Al no poder negar la evidencia, las autoridades cierran la fuente, y la epidemia de cólera desaparece.

Es la primera vez que se utiliza un mapa de la propagación de una enfermedad para conocer su origen, pero no la última. Hoy en día se usa el mismo método en todos los estudios epidemiológicos.

El Parlamento Británico decidió construir una red de alcantarillado en Londres, 2.500 Km de túneles para evacuar las aguas sucias de la población. En los siguientes 40 años se construyeron alcantarillados en todas las ciudades europeas y de USA, protegiendo a la población del 75% de las enfermedades transmitidas por el agua.

Es de destacar que no fueron los primeros. En el imperio romano, hace 2.000 años, ya existían redes de alcantarillado en muchas de las ciudades más importantes. Y en las ruinas de Acrotiri, enterradas por las cenizas del supervolcán de la isla de Santorín sobre el 1.500 aC, también se han encontrado tuberías de alcantarillado, aunque no tan amplias como para que pudieran entrar personas como en las alcantarillas romanas.

La Guerra del Opio

La revolución industrial ha convertido a Gran Bretaña en una de las naciones más prósperas del mundo. Produce la mitad del carbón de todo el planeta, el 80% del algodón, y otros muchos suministros. Los bancos ingleses almacenan más oro que todos los demás centros financieros juntos.

Construye una armada acorde con su riqueza y con ella domina un imperio mucho más grande que su pequeña isla.

El imperio Chino está habitado por 300 millones de personas, un tercio de toda la población mundial.

Cerrada al comercio internacional y a los intercambios culturales, sus barreras están a punto de derrumbarse por culpa de una flor, la Adormidera, de la que se extrae el Opio.

El Opio es una planta que, al ser introducida en el organismo, reacciona generando dopamina, que produce una sensación de bienestar. Y es muy adictiva.

Se produce en plantaciones de la India y los comerciantes británicos lo transportan a China donde miles de fumaderos de opio son frecuentados por 12 millones de chinos, convertidos en adictos.

El 30% de los funcionarios chinos son adictos. Otros muchos son comerciantes de opio y dueños de fumaderos. No dudan en gastarse la plata de la nación en opio.

El mismo emperador es adicto al opio, pero consciente de que su consumo está arruinando la economía del país y destrozando el tejido social, escribe a la reina de Inglaterra para que detenga las importaciones. En vano. El comercio de opio suponía la sexta parte de los ingresos comerciales del imperio británico y no estaban dispuestos a renunciar a esa fuente de riqueza.

Para acabar con esta lacra, el emperador ordena cerrar los fumaderos, ilegalizar y prohibir su consumo y castigar con pena de muerte a los traficantes.

El 12 de Diciembre de 1.838, el propietario de una importante red de fumaderos es conducido al cadalso para ser ejecutado. Los comerciantes ingleses de opio inician una revuelta para evitar la ejecución de uno de sus mejores clientes. Los policías chinos repelen la algarada, sin llegar a graves represalias, pero las hostilidades no han hecho más que empezar.

Un año más tarde, barcos de guerra ingleses bombardean la costa china. China tiene 20 veces más soldados, pero la capacidad armamentística de Gran Bretaña es diez veces superior a la china, a la que vence e impone el libre comercio de opio. Durante 40 años, la droga letal sigue entrando en China, arruinándola y degradando a su población.

Gracias al comercio de opio, Gran Bretaña recauda el equivalente actual de 800 millones de Euros al año. Con esta y otras mercancías, Inglaterra se convierte en la mayor superpotencia de la época.

Para los que vieran la película 55 días en Pekín, protagonizada por el siempre descamisado Charlton Heston (en todas sus películas se las apaña para aparecer en algún momento con sus pectorales al aire), quizás les quedó la impresión de que los ingleses eran los buenos. No era así.

El imperio inglés se hizo rico por medio de la piratería, el tráfico de esclavos y drogas, el colonialismo y el establecimiento de monopolios en los que prohibían a sus colonias cualquier actividad económica que pudiera competir con la industria inglesa.

Es paradigmático que, como se ve en la película Ghandi, en la India estaba prohibido que la gente pudiera ir a la playa, llenar bandejas de agua de mar y, tras dejar que el agua se evaporara, recolectar la sal.

O la producción de telas, prohibida en la India, debiendo comprar las ropas producidas en Inglaterra.

La Guerra de Secesión

USA está dividida entre el Norte industrial y el Sur agrícola. Pero la riqueza del Sur está basada en la explotación del trabajo de 4 millones de esclavos mientras que en el Norte, sin esclavos, la sociedad está cada vez más en contra de la esclavitud y quieren prohibirla en toda la nación.

Las diferencias son irreconciliables y los estados del Sur deciden segregarse.

Estalla la Guerra de Secesión.

Y como en todas las guerras, ganó quien tenía las mejores armas. Los soldados del Sur disponían de antiguos mosquetes y las armas modernas que pudieran comprar, pero en el Norte industrial ya se estaban fabricando mejores armas, entre otras la Carabina del calibre 52, capaz de disparar 13 balas por minuto, cuatro veces más rápido que los mosquetes del Sur.

Murieron 600.000 hombres y muchos otros sufrieron grandes heridas y amputaciones en la guerra civil. Por primera vez en una guerra existen hospitales de campaña, asistidos por médicos profesionales y gran cantidad de enfermeras que cuidan a los heridos y mantienen la higiene. Se utilizan anestésicos como el cloroformo. Se salvan muchas vidas y se sientan las bases para los hospitales de campaña en las siguientes guerras.

Las fábricas del Norte fueron capaces de abastecer de nuevas y mejores armas y todo tipo de suministros al ejército, enviados por ferrocarril a las mismas líneas de batalla. El telégrafo permitía las comunicaciones instantáneas a largas distancias. El Sur, en cambio, agotados sus recursos económicos no pudo seguir comprando armas modernas a países extranjeros.

La tecnología y la industria dieron la victoria a los estados del Norte y cuatro millones de personas fueron liberadas de la esclavitud.

Ver Ficha de Revoluciones de la serie La Humanidad

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies