Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Humanidad

Los Inventores

Los Hombres de Hierro

El Cristianismo

Los Guerreros

La Peste

El Renacimiento

El Nuevo Mundo

Los Tesoros

Los Pioneros

Revoluciones

El Progreso

A Dónde Vamos

Mitos y Leyendas

Misterios Ancestrales

Secretos Enterrados

Misterios de la Antigüedad

Tesoros al Descubierto

Expediente Misterio

Secretos de la Antigüedad

¿Qué Hay de Cierto?

La Prehistoria

La Edad Antigua

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.162.239.233

Datos de Pagina

Los Vikingos en América, El Imperio Azteca, La Caída de Constantinopla, La Ruta del Atlántico, El Descubrimiento del Nuevo Mundo, La Conquista de Méjico

Creada15-06-2018
Modificada15-06-2018
Total Visitas11
Septiembre2

Reseña del Documental El Nuevo Mundo de la serie La Humanidad

El Nuevo Mundo

Desde que la humanidad salió de África, hace 70.000 años, se ha extendido por todos los continentes del planeta, llegando hace 19.000 años a las américas, las últimas tierras por colonizar. Se extendieron por todas las tierras americanas, desde Alaska a la Patagonia, bordeando las costas y cruzando los continentes hasta llegar a la costa Atlántica, Terranova, el Caribe, la Amazonia y la Argentina.

Noventa millones de americanos llegaron a vivir en ambos continentes. No conocían el hierro, ni disponían de caballos, ni usaban carros con ruedas pero formaron varias civilizaciones, algunas de las cuales construyeron ciudades y monumentos mucho antes de que los egipcios construyeran las pirámides.

Hace mil años, procedentes de Escandinavia, llegó también una expedición vikinga al mando de Thorvald Ericson hasta las costas de Terranova, habitadas por los Inuit.

Los Inuit eran cazadores y sus armas de caza eran las flechas con punta de piedra, muy inferiores al hierro de las hachas vikingas.

Los vikingos eran un pueblo guerrero cuya máxima ambición era morir en combate para ganar el Valhalla. Su primer encuentro se saldó con la muerte de 8 nativos. Por la noche los inuit les atacaron y Thorvald Ericson fue el primer europeo en morir en suelo americano.

El Imperio Azteca

En una planicie de Méjico, los aztecas fundaron su capital, la ciudad de Tenochtitlán, una metrópolis más grande que las más grandes ciudades europeas de la época. En su centro se erige una pirámide de 30 m de altura. Un templo dedicado a la muerte y la sangre humana.

Los aztecas eran cultos, grandes matemáticos y filósofos. Valoraban el arte y la literatura. La enseñanza era obligatoria siglos antes de que lo fuera en USA. Era una sociedad muy civilizada.

Su casta guerrera eran los Jaguares, entrenados desde la adolescencia para el combate. Sus armas, a falta de hierro, eran cuchillos y hachas de obsidiana, con un filo tan cortante que aún hoy muchos cirujanos prefieren usar instrumental quirúrgico de obsidiana en vez de acero.

Su religión afirmaba que el universo estaba en un precario equilibrio y para que funcionara e hiciera feliz a su pueblo debían ofrecerles sacrificios humanos.

Los aztecas capturaban miembros de otras poblaciones a cientos de Km a la redonda para sacrificarlos en los templos en una orgía de sangre, extrayéndoles el corazón aún latiente y arrojando sus cuerpos decapitados por las escaleras del templo, ante el fervor religioso del pueblo.

Los sacerdotes aztecas sacrifican miles de personas, hombres, mujeres y niños, al año, hasta 20.000 en algunas de sus ceremonias más importantes.

A los mejores guerreros capturados se les ofrece la posibilidad de luchar en un combate mortal. El jaguar que consiga matarlo podrá vestir su piel durante 20 días y su familia podrá comerse la carne del muerto. Su corazón aún palpitante es ofrecido al dios guardián del universo que, agradecido, concederá al pueblo azteca una abundante cosecha de maíz, el cereal básico de su alimentación.

El Imperio Otomano

Rutas a Constantinopla en el siglo XVLa ciudad de Constantinopla, fundada por el primer emperador cristiano, Constantino, es la capital del Imperio Romano de Oriente. En ella está la catedral de Santa Sofía, la mayor catedral cristiana del mundo en esa época y es la encrucijada en la que confluyen las más importantes rutas comerciales, terrestres y marítimas, de Asia a Europa.

Más de mil toneladas de pimienta y otras muchas especias y mercancías llegan cada año desde el Sur de la India con destino a Europa.

Para defender la ciudad, Constantinopla está rodeada de recias murallas de 30 m de alto que ningún ejército anterior ha podido quebrantar.

En 1.453, un ejército musulmán de 70.000 soldados turcos otomanos, al mando del Sultán Mehmed II, han sitiado Constantinopla.

Los turcos otomanos proceden del Norte de Europa y han llegado a Turquía donde han abrazado el Islam.

El Sultán quiere conquistar Constantinopla, apropiarse de las rutas comerciales y hacer que el Islam se extienda por Europa. Su ambición es formar un nuevo imperio, único, que abarque todo el mundo conocido bajo una sola religión.

Mehmed utiliza 69 cañones que bombardean incesantemente la ciudad. Los grandes proyectiles de piedra, al estrellarse dentro de la ciudad se fragmentan es esquirlas cortantes que causan numerosas bajas en la población y destrozan los edificios. Las murallas aguantan durante 53 días, pero por fin se abren brechas por las que el ejército otomano invade la ciudad.

Una vez conquistada, la ciudad es renombrada como Estambul. La catedral de Santa Sofía se transforma en la mezquita más grande del mundo.

Al quedar las rutas comerciales bajo control musulmán, las naciones europeas tienen que buscar nuevas rutas para seguir recibiendo los productos esenciales de Oriente.

La Ruta del Atlántico

Treinta años más tarde, el navegante portugués Bartolomé Díaz emprende un viaje para encontrar una ruta hasta la India bordeando el extremo sur de África. Al viajar por una zona inexplorada, se mantiene cerca de la costa, pero una persistente tempestad que amenaza con estrellarle contra la costa le obliga a adentrarse en el océano.

Al escapar de la tempestad se encuentra en una mar calma, sin apenas viento. Al prolongarse esta situación durante dos semanas, piensa que están perdidos, pero descubre que a pesar de estar aparentemente detenidos ¡están navegando!

Sin saberlo ni comprenderlo, ha descubierto la corriente oceánica del Atlántico Sur, una corriente circular, causada por la rotación de la Tierra, que empuja los barcos a gran velocidad sobre el océano hasta llevarles al extremo Sur de África.

Díaz nombra a esas tierras el Cabo de Buena Esperanza. En sucesivos viajes comprueba que viajar al Sur por la costa de África es mucho más lento y le lleva a enfrentarse con numerosas tormentas. En cambio, si desde el Cabo Verde se deja llevar por las corrientes, recorre una distancia mayor sin ver la costa, pero tarda menos tiempo en llegar al Cabo de Buena Esperanza ahorrándose las peligrosas tempestades.

En el regreso las corrientes cercanas a la costa africana le empujan, literalmente, hacia el Norte, acortando la duración de su viaje.

A través de esa nueva ruta, 44 millones de toneladas de mercancías llegan cada año de Oriente a Occidente evitando las peligrosas rutas controladas por los musulmanes.

El Descubrimiento del Nuevo Mundo

Buscando una ruta hacia Japón y China rodeando la Tierra hacia el Oeste, Cristóbal Colón ha calculado que tardaría tres semanas en cruzar el océano. Cualquier persona culta de la época sabía que sus cálculos del tamaño de la Tierra estaban muy equivocados, y que el viaje requeriría muchos meses, casi un año, lo que hacía imposible transportar suficientes víveres para la tripulación. A pesar de todo, los reyes de España, tras terminar la reconquista de la península expulsando a los musulmanes de Granada, acceden a financiarle el viaje.

El 12 de Octubre de 1.492, Cristóbal Colón llega a las Bahamas, unas islas cercanas al continente americano.

Los tahitianos le reciben amistosamente, pero al haber estado aislados durante 10.000 años de los virus de Eurasia, no están inmunizados contra sus enfermedades.

Tampoco contra su codicia por el Oro.

Su viaje abre la veda y otras potencias europeas envían sus barcos hacia América.

La Conquista de Méjico

En 1.520 (El documental dice 1.530: Error), Hernán Cortés llega a Tenochtitlán, la capital del imperio azteca.

Dirige un grupo de menos de 500 soldados. Ante unas fuerzas tan pequeñas, el emperador Moctezuma no espera ningún peligro y le recibe en su palacio.

Cortés secuestra a Moctezuma y le conmina a ordenar la rendición de su pueblo. El pueblo no admite la rendición y matan al emperador, enfrentándose a continuación contra los españoles. Éstos consiguen escapar llevándose grandes cantidades de oro y dejando a cambio, sin saberlo, un arma letal: el virus de la viruela.

Seis meses más tarde la mitad de la población ha muerto de viruela. Cuando Cortés regresa a Tenochtitlán no tiene dificultades para hacerse con el control del imperio azteca.

En mi opinión

Indignante. Pero vayamos por partes.

Según el documental parece que los vikingos sólo hicieron un viaje a América, pero no es cierto, hicieron varios más y fundaron una colonia en una isla cerca de la costa de Terranova. Y por los restos arqueológicos allí encontrados, entre ellos nueces de una variedad de nogal que no se da hasta unos 1.000 Km más al Sur, sabemos que exploraron una extensión bastante amplia y su colonia estuvo habitada al menos durante 60 años.

Después la colonia fue abandonada, sin que aún se sepa el motivo.

El hecho de que los aztecas fueran 'civilizados' es bastante opinable. Según el origen latino de la palabra (de civitas, ciudad), podían serlo, pero su cultura era esclavista, dominaban a muchos otros pueblos a los que esclavizaban y asesinaban en sus bárbaros ritos religiosos. Nada que ver con lo que hoy en día se considera civilizado.

El documental sólo menciona a los aztecas, pero en la misma zona de Méjico y Centroamérica había al menos una decena de pueblos que vivían dominados por el terror del imperio azteca.

Respecto a Colón, cuando volvió a España, ya que no había encontrado oro, ni piedras preciosas ni especias que pudieran tener algún valor comercial, capturó a varios nativos que se llevó a España con la intención de venderlos como esclavos. Eso provocó la indignación de la reina Isabel "¿Quién os ha autorizado a convertir a mis súbditos en esclavos?", que promulgó la primera ley por la que se prohibía esclavizar a los habitantes de las nuevas tierras españolas.

No fue hasta su tercer viaje cuando Colón llegó a pisar el continente americano, y aún entonces parecía seguir convencido de que a poca distancia al Oeste debían encontrarse las tierras de Japón y China.

Y, respecto a Hernán Cortés, llegó a la costa con 500 soldados, pero tras varios enfrentamientos eran menos de 400 los que llegaron a la capital de Méjico.

Y no fue él solo quien derrotó a los 25 millones de aztecas (en realidad es bastante probable que la población fuera de sólo unos 15 millones), sino que se alió con muchos de los pueblos dominados por aquellos.

Para los aztecas no, pero para muchos otros pueblos americanos, Cortés fue un libertador que les libró del sangriento dominio de los aztecas que cada año sacrificaban en sus altares a más de 20.000 personas de los pueblos oprimidos.

Que era codicioso, taimado y traidor, está por demostrar, pero es bastante discutible.

Lo de codicioso se contradice con el hecho de que durante la huida de La Noche Triste, ordenó a sus hombres abandonar el oro que llevaban para poder huir más rápido, orden que no todos los españoles obedecieron.

Lo de taimado también pude interpretarse como que era capaz de buscar aliados entre los rivales de los aztecas.

Y lo de traidor tampoco se corresponde con el hecho de que tras la derrota de los aztecas nombró a muchos de sus aliados americanos altos cargos y representantes del gobierno de Nueva España.

Como dice la historiadora española Elvira Roca: Criticar a Cortés por la destrucción del imperio azteca es como criticar a Churchil y Roosevelt por derrotar a la Alemania nazi de Hitler.

Ver Ficha de El Nuevo Mundo de la serie La Humanidad

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies