Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Humanidad

Los Inventores

Los Hombres de Hierro

El Cristianismo

Los Guerreros

La Peste

El Renacimiento

El Nuevo Mundo

Los Tesoros

Los Pioneros

Revoluciones

El Progreso

A Dónde Vamos

Mitos y Leyendas

Misterios Ancestrales

Secretos Enterrados

Misterios de la Antigüedad

Tesoros al Descubierto

Expediente Misterio

Secretos de la Antigüedad

¿Qué Hay de Cierto?

La Prehistoria

La Edad Antigua

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.162.15.31

Datos de Pagina

El Máximo apogeo de la ciudad y el imperio de Roma, la Conquista de Inglaterra y el Ascenso del Cristianismo

Creada16-05-2018
Modificada16-05-2018
Total Visitas17
Septiembre1

Reseña del Documental Imperios de la serie La Humanidad

El Cristianismo

En el año 33, la ciudad de Jerusalén lleva 100 años bajo el dominio del imperio romano.

Cada año, durante las fiestas de Pascua, 500.000 judíos peregrinan a Jerusalén para celebrar la huida de Egipto, el momento en que Moisés los liberó del yugo de la esclavitud. Durante esas fechas profetas y algunos sacerdotes judíos prometen la llegada de un nuevo Moisés, un Mesías que igualmente los liberará del yugo romano.

Los romanos son conscientes de que los ánimos pueden caldearse en esas fechas y mantienen una vigilancia y una represión férrea de cualquier intento de sedición.

El castigo por sedición es el mismo que se aplica a piratas y esclavos rebeldes, la crucifixión.

Jesús es arrestado y condenado a la cruz por anunciar y promover un nuevo reino, lo que va en contra de la autoridad de Roma.

Su muerte, una más de las decenas y a veces centenas de crucifixiones que se realizan en Jerusalén cada semana, no mereció ni la más mínima mención entre los registros históricos de los romanos, pero sería recordada por sus discípulos y familiares.

La Ciudad de Roma

A 2.200 Km de Jerusalén se encuentra Roma, la capital del imperio.

En el año 51, Roma se enfrenta a las consecuencias de unas malas cosechas y pasa hambre.

El emperador Claudio ordena repartir pan gratis entre los pobres, pero no hay suficiente para todos y se producen numerosas revueltas.

Para congraciarse con el pueblo, Claudio crea empleo mediante obras públicas, por medio de la construcción de un acueducto de 72 Km que lleve agua hasta Roma.

Muchas de las obras construidas por los romanos han sobrevivido hasta nuestra época gracias a un invento que revolucionó la construcción de edificios y estructuras: el Cemento.

El ingrediente principal del cemento es la ceniza volcánica, y Roma está rodeada de más de 50 volcanes de los que extraer gran cantidad.

El coste de la construcción del acueducto es el equivalente actual de 6.750 Millones de Euros. La construcción dura 14 años y ha empleado 400.000 bloques de piedra y 170.000 m³ de cemento.

Los acueductos de Roma llevan casi un Hectómetro cúbico al día para abastecer sus 1.300 fuentes, 900 termas y 144 aseos públicos.

La ciudad cuenta con numerosos edificios de seis plantas con capacidad para 380 vecinos. Bajo las calles, una red de alcantarillado desagua 55 T diarias de residuos.

Existen cuerpos de policías, bomberos y servicios de correos.

Repartidos por la ciudad hay 30 bibliotecas, 3 teatros y 80 templos.

Con un millón de habitantes, Roma es la primera megalópolis del mundo.

Hoy en día, y por primera vez en la historia, más de la mitad de la población mundial vive en ciudades, de las que hay 21 con más de 10 Millones de habitantes. Y todas repiten esquemas similares a la ciudad de Roma.

El Imperio de Roma

Roma no es sólo una ciudad. También es un imperio que lleva la civilización a todo el mundo conocido. Por la fuerza de las armas y la conquista.

En el año 61, una flota al mando de Suetonio Paulino desembarca en Inglaterra dispuesto a extender la civilización a tierras bretonas.

Los bretones llevan 20 años resistiendo las frecuentes incursiones romanas. Su conocimiento del terreno y la ferocidad de las guerrillas han conseguido evitar que los romanos se establecieran. Están dirigidos por los druidas, Hombres de Roble, sacerdotes que rinden culto al Sol, la Luna y los Bosques.

Los romanos no solo vienen a civilizar, sino a explotar los abundantes recursos minerales de esa tierra, especialmente el plomo, necesario para evitar las filtraciones de agua en los acueductos, y el hierro, cobre y estaño con los que fabricar herramientas y armas de metal. Y plata, para financiar los ejércitos romanos.

Más de la mitad de las riquezas de Roma se gastan en financiar el ejército.

Cada soldado va armado con una gladio, una espada corta para la lucha cuerpo a cuerpo, un pilum, lanza de dos metros con una punta letal y un escudo que usan tanto para defenderse como para golpear.

Su entrenamiento y sus tácticas guerreras, tras siglos de perfeccionamiento en numerosas batallas, consiguen que las fuerzas de Suetonio derroten a la resistencia bretona, acabando con la vida de 80.000 personas y aniquilando a los druidas.

Una vez dominado el territorio, los legionarios romanos construyeron calzadas de 7 m de ancho para comunicar las ciudades y que los ejércitos pudieran recorrerlas en formación de 8 filas.

Y las ciudades, construidas al estilo romano, incorporaban también foros y circos, donde se representaban luchas de gladiadores y carreras de carros.

La mayor parte de los gladiadores eran esclavos, pero también había hombres libres que buscaban la fama. Su sudor se recogía y se vendía como afrodisíaco.

Un gladiador de primera fila podía ganar el equivalente de 150.000 Euros por combate. Podían llevar una vida de lujo, pero durante corto tiempo. La mayoría morían antes de los 23 años.

El imperio romano se extendió por todo el Sur de Europa, el Norte de África y el Oriente Medio, llegando a albergar a la quinta parte de la humanidad.

El Imperio de la Seda

En el año 166, una expedición romana, tras dos años de viaje, llegó a los confines de Asia para visitar el otro gran imperio de la época: China.

Están interesados en comerciar con seda, un artículo de lujo muy cotizado en los mercados romanos.

Durante siglos han importado seda traída por mercaderes desde China y la India, pero ahora quieren contactar directamente con los productores, sin depender de intermediarios.

Se entrevistan con el emperador Huan, que acepta comerciar con ellos, pero no consiguen descubrir el misterio del origen de la seda. Creen que crece en algún tipo de árbol, pero no imaginan que es una fibra producida por el gusano de seda. Hacen falta los capullos de 2.000 gusanos para producir medio Kg de tejido de seda.

Para conservar el monopolio de la producción, los chinos guardan un celoso secreto y hay penas de muerte para cualquier productor que lo revele.

Con 8.000 Km de longitud, la Ruta de la Seda es la autopista por la que transitan valiosas mercancías entre Oriente y Occidente, y también personas, ejércitos, ideas y religiones.

El Ascenso del Cristianismo

Cuatro años después de morir Jesús, un joven predicador cristiano está en Damasco intentando huir de sus perseguidores.

Es Saulo de Tarso, que más adelante se llamaría Pablo.

Durante 20 años predicó el mensaje de Jesús, afirmando que éste era el Mesías. Realizó varios viajes para difundir su mensaje, pero su aportación más importante son las cartas que envió a numerosas comunidades cristianas en las que desglosaba su doctrina. Ellas solas componen casi la mitad del Nuevo Testamento y contribuyeron a convertir una incipiente religión, a punto de desaparecer, en la más influyente de los siguientes 2.000 años.

La religión cristiana era aceptada al principio sólo por los más pobres, los esclavos y las mujeres.

Los 8 millones de esclavos y los 33 millones de mujeres no tenían derechos y estaban condenados a una vida de servidumbre. El cristianismo les ofrecía la esperanza de que tras su muerte recibirían una recompensa en el paraíso.

Apenas 150 años más tarde, en las afueras de Cartago, está Perpetua, una joven de 22 años que acaba de ser madre.

Desde un año antes, un decreto del emperador prohíbe convertirse al cristianismo. Los cristianos, al practicar su religión y predicar sus ideas están quebrantando la ley y se exponen a ser ejecutados.

La policía romana tiene un cuerpo especial de agentes secretos, los frumentari, que se infiltran en las comunidades cristianas para detener a sus integrantes.

Perpetua es capturada y encarcelada. Se le ofrece la posibilidad de vivir si renuncia a su fe y realiza una ofrenda a los dioses romanos, pero ella se niega. Durante su encierro escribe un diario, el testimonio cristiano más antiguo que se conserva.

La firmeza de su fe, incluso en el momento en que se dirigía al circo para ser devorada por los leones, conmueve a su carcelero, que se convierte al cristianismo.

A pesar de las persecuciones y las ejecuciones de miles de cristianos, su religión crece cada vez más. En 100 años pasaron de 200.000 a 6 millones. Al llegar a ser cristianos uno de cada diez romanos, las autoridades derogan las leyes que prohibían el cristianismo.

Y en el año 337, el emperador Constantino, presintiendo su inminente muerte, decide bautizarse, lo cual supuso la conversión de casi toda la población del imperio romano.

Hoy en día existen 2.200 millones de cristianos, casi un tercio de la población mundial.

En mi opinión

El documental explica que fue Saulo de Tarso, Pablo, el Apóstol de los Gentiles, quien convirtió una pequeña y minoritaria secta judía en la religión que dominaría el mundo durante siglos. Pero no explica que lo hizo traicionando las enseñanzas de Jesús.

Se citan varias hermosas frases extraídas de sus epístolas, pero no se menciona su misoginia y su machismo: Vuestras mujeres callen (1Cor 14:34) y Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio (1Tim 2:12).

Por esos y otros motivos, Pablo nunca ha sido santo de mi devoción, pero sí lo es para la mayoría de los cristianos que, o no han leído la Biblia o la han leído ignorando a propósito lo que no coincide con sus ideas preconcebidas.

Respecto al bautismo de Constantino, es muy dudoso que fuera cierto o de serlo, que fuera voluntario.

Constantino usó el cristianismo para unificar el imperio y quizás, creo yo, para que su madre le dejara en paz y se fuera a Jerusalén a buscar La Vera Cruz. Sin embargo nunca manifestó que él mismo se considerara cristiano. Pero en los últimos días de su vida, estando ya casi a punto de morir, los obispos y cardenales que ostentaban el poder religioso en Roma asumieron el mando de la casa del emperador y, tras su muerte afirmaron que Constantino se había convertido y que había firmado un testamento en el que legaba la dirección del imperio al papado.

Yo creo que se lo inventaron.

El secreto de la Seda lo mencioné en un cuento que escribí hace algunos años: La Estrella y el Águila. No es que lo recomiende, pero me encantaría que lo leyerais.

Ver Ficha de Imperios de la serie La Humanidad

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies