Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

El Coronavirus COVID-19

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

Las Mejores Series

Física y Espacio

Viajes en el Tiempo

El Universo

El Sistema Solar

El Misterio Interestelar

El Mundo Secreto de las Nebulosas

Las Últimas Fronteras

Secretos del Sistema Solar

La Oscura Historia del Sistema Solar

Los Mayores Secretos del Espacio

En el Borde del Sistema Solar

El Sol

Planetas y Lunas

La Historia Secreta de la Luna

Los Últimos Secretos de Cassini

La Historia Secreta de Mercurio

Redescubriendo Marte

Expedición a Marte

Vida y Muerte en el Planeta Rojo

Júpiter ¿Destructor o Salvador?

Júpiter: El Gemelo Secreto del Sol

¿Hay Vida en Saturno?

Dentro de los Anillos de Saturno

Urano y Neptuno

La Extraña Vida de los Planetas Enanos

La Historia Secreta de Plutón

Extraños Secretos de Plutón

El Misterio del Planeta 9

En Busca del Planeta Perdido

Planetas

Lunas

Los Vientos de la Creación

Las Mayores Erupciones Cósmicas

Megatormentas Planetarias

El Oscuro Secreto de la Luna

Los Hornos de la Vida

Cometas y Asteroides

Catástrofes que Cambiaron los Planetas

Mecanismo y Creación

Hasta los Extremos del Universo

Planetas Extrasolares

Vida Extraterrestre

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.80.160.29

Datos de Pagina

Sorprendentes descubrimientos sobre la Luna, su historia y los secretos y sorpresas que aún nos guarda.

Creada06-07-2020
Modificada06-07-2020
Total Visitas13
Agosto5

Reseña del Documental La Historia Secreta de la Luna de la serie La Historia del Universo

La Historia Secreta de la Luna

Documental de la serie La Historia del Universo (T4, E6, 2019), en el que se muestran algunos sorprendentes descubrimientos sobre la Luna, su historia y los secretos y sorpresas que aún nos guarda.

Nos ha acompañado durante toda nuestra historia, pero hasta hace muy poco tiempo seguía siendo un absoluto misterio.

La Luna Capturada

En los orígenes del Sistema Solar se formaron millones de conglomerados de polvo, roca y metal que fueron colisionando entre sí formando cuerpos cada vez más grandes. Cuando apenas quedaba un centenar de planetas, casi todos los conocidos ya tenían sus tamaños actuales.

Durante mucho tiempo los astrónomos pensaron que la Luna fue un planeta capturado por la gravedad terrestre.

De ser así, la composición de la Luna debería ser distinta de la de la Tierra.

Cuando los astronautas del Apolo XI regresaron de la Luna, trajeron con ellos varios cientos de Kg de rocas lunares similares a la Anortosita que se puede encontrar en las laderas de volcanes en Islandia.

Y su composición era muy similar, lo que sugería que era poco probable que la Tierra y la Luna hubieran tenido un origen diferente.

Además, el análisis reveló que las rocas lunares habían estado sometidas a unas temperaturas muy altas, superiores a las que se podrían producir durante su formación.

Se pensó que esa alta temperatura podía haberse debido a una gran colisión de un asteroide muy grande contra la Luna, pero eso seguía sin explicar la similitud entre las rocas terrestres y lunares.

Para intentar resolver este enigma, un grupo de astrogeólogos se reunió en una convención de Kona, Hawai, y tras varias sesiones de intercambios de especulaciones e ideas (y daikiris, seguro) llegaron a una posible respuesta.

La Gran Colisión Lunar

Hace unos 4'5 Ga, la Tierra era algo más pequeña que en la actualidad. También existían otros muchos planetas, algunos muy cerca de la órbita terrestre.

Uno de estos planetas, del tamaño de Marte, al que los astrónomos han bautizado como Theia, chocó con la Tierra.

La Gran Colisión de Theia con la TierraLo hizo en un ángulo oblicuo, y aunque parte de la masa de Theia quedó incrustada en la Tierra, una gran cantidad de materiales de la corteza terrestre y de la misma Theia fueron salpicadas al espacio.

Esos materiales formaron un anillo de materiales fundidos alrededor de la Tierra que al cabo de poco tiempo, uno o dos años, se condensaron para formar la Luna.

Esta teoría explica el hecho de que las rocas lunares tengan una composición muy similar a la de la Tierra.

Aquí no se explica, pero hay otro motivo adicional. No todo el material lanzado al espacio por la colisión de Theia se congregó en la Luna, sino que la mayor parte formó una nube, una Sinestia, que con el tiempo volvió a caer en la Tierra. Así que la Luna y la mayor parte de la Corteza Terrestre están hechos con el mismo material.

Las Dos Caras de la Luna

La Luna orbita la Tierra a la misma velocidad a la que rota, por lo que siempre muestra la misma cara hacia la Tierra.

En ella vemos una serie de grandes manchas que antiguamente se pensaba que podrían ser mares. Hoy sabemos que en realidad sí fueron mares, pero no de agua, sino de lava, como los campos de lava solidificada surgidos de volcanes similares a los de Hawai.

Se pensaba que la cara opuesta de la Luna sería similar, pero cuando fue fotografiada en 1959 por la sonda espacial Luna 3, se comprobó que la cara opuesta era muy diferente. Había muchos más cráteres y no había mares.

Y estudios más recientes, con instrumentos de observación más precisos, han permitido estudiar la estructura del interior de la Luna, con un hecho que ha resultado ser sorprendente.

Igual que la Tierra, la Luna tiene Núcleo, Manto y Corteza. Pero en la Luna la Corteza es mucho más gruesa por la parte oculta que por la visible.

Con una diferencia de más de 50 Km.

Eso explicaría que las erupciones en la cara visible, con la corteza más fina, puedan formar mares de lava, pero en la cara opuesta, mucho más gruesa, no se llegan a producir erupciones de lava.

Pero en todo caso ¿cómo es posible que la corteza de la Luna sea 50 Km más gruesa por la parte oculta que por la visible?

La Colisión de las Dos Lunas

Se ha propuesto la teoría de que la cara opuesta se engrosó con el bombardeo de asteroides, pero los asteroides caerían con la misma intensidad en ambos lados.

También se ha propuesto que se produjera una única colisión con otro objeto masivo, pero eso hubiera dejado unas cicatrices que no existen.

Otra propuesta que ha tenido bastante éxito es que se produjera una Colisión Lenta, lo que no podría ocurrir con un cuerpo procedente del espacio interplanetario, pero sí con OTRA LUNA de la Tierra.

Según esta teoría, tras la Gran Colisión de Theia se formó un anillo, y en este se formaron DOS lunas. Poco tiempo después la Luna más pequeña alcanzó a la mayor en su órbita, pero no chocó, sino que se derramó y mezcló sobre uno de los hemisferios, incrementando su grosor en 50 Km.

Permitidme discrepar de esta teoría.

Núcleo Excéntrico de la LunaHace años estudié y escribí una serie de artículos sobre la Gravedad y los movimientos orbitales de la Tierra, o de cualquier otro astro en general, y de esos estudios comprobé que la fuerza gravitatoria sobre el núcleo más sólido de un planeta es más intensa (por Kg de Masa) que sobre la corteza. De ahí que en los cuerpos que tengan la rotación capturada, como la Luna, el núcleo no estará justo en el centro, sino desplazado varios Km en dirección a la Tierra.

Un artículo más reciente explicando el mismo tema (y el origen del intenso Campo Magnético de la Tierra), podéis encontrarlo en El Corazón Excéntrico de la Tierra.

Esto SÍ explicaría el mayor grosor de la corteza en la parte opuesta de la Luna sin tener que recurrir a la teoría de la Colisión Lenta de las Dos Lunas.

La Fría y Muerta Luna

Si la Luna se formó hace 4'5 Ga, y siendo tan pequeña como es, ya hace mucho tiempo que debería haberse enfriado por completo.

El interior de la Tierra aún está muy caliente. Eso es en parte porque la Tierra es mucho más grande (sirviéndolos al mismo tiempo, una tacita de café se enfría muchísimo antes que una jarra de café).

También influye que en el interior de la Tierra hay muchos materiales radiactivos, que generan calor. Como la Luna se formó con material de la corteza y el manto terrestre, no del núcleo, allí hay muchos menos materiales radiactivos.

Y no se menciona, pero también influye que la Luna produce mareas en la Tierra, de varios metros en los mares, de unos 30 cm en el suelo sólido. Y, tal como vimos antes, al atraer al núcleo con más fuerza que a la misma cantidad de masa del manto, hace que el núcleo esté ligeramente desplazado respecto al centro del planeta. hacia la Luna. Y como la Tierra gira sobre su eje, ese desplazamiento en pos de la Luna hace que el núcleo de la Tierra 'ruede' por el interior del manto, no mucho, apenas unos pocos cm, pero suficientes para producir calor y las corrientes magmáticas que generan el intenso campo magnético de la Tierra.

Como la Luna no rota respecto a la Tierra, su núcleo está quieto y no genera ni calor ni campo magnético.

Siendo así, los astrónomos pensaron que la Luna ya debía estar completamente fría e inactiva, sin movimientos tectónicos ni sísmicos. Y al no tener atmósfera, ni siquiera vientos.

Así que, salvo alguna infrecuente caída de meteoritos, nada debía ocurrir en la superficie de la Luna.

Pero ocurre.

Fulgores en la Luna

De vez en cuando se ven repentinos resplandores en diversos lugares de la superficie lunar.

En 1969, cuando Neil Armstrong se dirigía en su histórico vuelo a la Luna en el Apolo XI, informó al centro de control que estaba viendo un súbito resplandor en la superficie lunar, en los alrededores del Cráter de Aristarco.

Como él, otros muchos astrónomos, al observar la Luna, han visto repentinos fulgores que duraban unos minutos antes de apagarse.

Y no pocos. En los últimos 50 años los astrónomos han reportado más de 700 fulgores en la Luna. Y no sabemos lo que son.

Podría ser el brillo del Sol reflejado en el polvo levantado por algún pequeño meteorito. O tal vez el levantado por la erupción de una bolsa de gas subterránea.

¿Podría haber otra causa que desconocemos?

Cuando el material fundido del interior de un planeta o luna se enfría lo bastante, se solidifica, y en principio parece que cualquier actividad geológica o magnética debería terminar. Pero conviene recordar que aún tiene calor y se sigue enfriando. Y al enfriarse, la mayoría de los sólidos se contraen. Esta es la causa de pequeños terremotos que se producen en la Luna. También podría producir otro tipo de efectos aún desconocidos.

Las Mareas de la Luna

En su origen, la Luna estaba mucho más cerca de la Tierra, a apenas 25 Mm, unas 15 veces más cerca que hoy en día.

A tan corta distancia, la atracción gravitatoria de la Luna sobre la Tierra era mucho más intensa, y las mareas alcanzaban, no metros, sino Kilómetros de altura.

También la Tierra giraba mucho más rápido, en apenas 6~8 horas, y eso hacía que las dos mareas diarias se produjeran en períodos de tiempo tan cortos que, en la práctica, era como si cada 3 horas se produjera un tsunami de Km de altura.

Esas gigantescas olas se adentraban cientos de Km en el terreno, después retrocedían, lo que le daba tiempo, antes de que la siguiente ola volviese a inundar la costa.

Según algunos científicos, en las charcas dejadas por las mareas bajas, el Sol evaporaba las aguas y concentraba las sales y minerales. Es posible que allí se dieran las condiciones que hicieron posible la Vida.

No lo creo. El documental muestra unas playas en las que se forman pequeños charcos calentados por el Sol, pero esa imagen se corresponden con las mareas actuales, no con tsunamis de 3 Km de altura adentrándose cientos de Km y luego sin tiempo a que el agua se retire antes de que llegue la siguiente ola.

Un tsunami cada 3 horas. Y durante gran parte del tiempo corrientes marinas a 200 Km/h, tierra adentro y tierra fuera, así durante millones de años hasta que la Luna se alejó lo suficiente para que las olas sólo alcanzaran unos pocos centenares de metros y los tsunamis se produjeran cada 6 ú 8 horas.

Sinceramente, yo creo que son unas condiciones demasiado agitadas, y si la Vida requiere estabilidad, veo mucho más probable su origen en las fuentes termales del fondo marino.

Sin la Luna, o con una o más lunas muy pequeñas, como las de Marte, la Tierra no habría tenido esas mareas. Los mares no habrían disuelto tantas sales y minerales y probablemente no se hubieran dado las condiciones para que surja la vida. Y caso de aparecer, tampoco hubiera tenido tiempo para evolucionar.

La Luna Estabilizadora

Si la Vida ha podido evolucionar de organismos sencillos como algas y bacterias hasta organismos complejos como ballenas o nosotros, es porque ha gozado de estabilidad. La Tierra siempre ha orbitado el Sol en prácticamente las mismas condiciones, con estaciones de Verano e Invierno similares a lo largo de toda su existencia.

Y eso es gracias a la Luna.

La órbita de la Luna mantiene estable la inclinación del eje de la Tierra. Si no fuera por la Luna el eje de la Tierra variaría, muy poco cada año, pero lo suficiente para que en unos mil años haya podido variar en varios grados. Y en 100.000 años, el eje de la Tierra podría estar orientado en cualquier dirección al azar, desde el Polo del Sistema Solar, lo que nos daría años sin estaciones, hasta el Ecuador del Sistema Solar, lo que nos daría en los polos unos días y noches de seis meses de duración, llegando durante el día a los 200 grados y de noche a los -170 grados.

En los períodos de cientos de miles de años en los que el eje estuviera más o menos vertical, la Vida podría prosperar, pero cuando el eje estuviera horizontal durante cientos de miles de años, habría una extinción masiva. Y la Vida tendría que partir de cero en cada ocasión.

Además, sin Luna no habría Campo Magnético y las radiaciones solares y rayos cósmicos inundarían la superficie de la tierra, por lo que la Vida sólo sería posible en el fondo de los mares.

La Clave de la Exploración Espacial

En el futuro la Luna será un factor clave en la futura exploración del espacio. Allí la gravedad es seis veces menor, podríamos manejar pesos más grandes y fabricar naves más altas. Y despegar desde la Luna requeriría mucho menos combustible.

No me voy a extender mucho en lo que dice el documental de este tema, porque lo que dice no son más que tonterías.

A ver, la Tierra está en un Pozo Gravitacional del que para salir hay que acelerar a 11 Km/s. La Luna está en el fondo de un Pozo Gravitacional del que para salir habría que acelerar a 2'4 Km/s.

Pero para ir de la Tierra a la Luna pasamos por una inmensa llanura. Entonces ¿por qué bajar de nuevo a un pozo?

Sencillamente, el mejor lugar para construir un astillero espacial no es en el fondo de un pozo, sino en la llanura, en órbita alrededor de la Tierra y la Luna. Allí podremos lanzar los materiales necesarios, desde la Tierra, desde la Luna o trayéndonos un asteroide, procesarlos, ensamblarlos y construir naves con la forma que queramos, no con peligrosos cohetes químicos, sino iónicos, capaces de aportar una aceleración muy lenta pero constante.

Y la idea de que construir un cohete en la Luna sería más fácil que en la Tierra, olvidadla. Vacío, Rayos Cósmicos, 1/6 de gravedad y los problemas médicos que tendrán los que vivan durante meses en esas condiciones.

Aparte de que para manejar masas muy grandes, por ejemplo Mil Kg, en la Luna pesarían 166 Kg, pero en el espacio pesarían CERO gramos. Teniendo el cuidado preciso, aprendiendo a manejar masas grandes con fuerzas pequeñas y previendo el tiempo necesario para frenarlas al llegar justo al lugar deseado ¿dónde será más fácil construir una nave espacial de 1 Km de largo?

Las Cuevas de la Luna

Para protegernos de los rayos cósmicos, las radiaciones solares y los cambios de temperatura, las colonias que construyamos en la Luna deberían estar cubiertas con gruesos muros y techos de tierra lunar.

Pero tal vez podríamos encontrar una solución mejor.

En su origen, la Luna se formó con material muy caliente, fundido en forma de lava. Durante mucho tiempo tuvo una importante actividad sísmica y volcánica. Hubo erupciones, se formaron ríos de lava. La superficie de esos ríos se enfrió y solidificó mientras en el interior la lava seguía fluyendo. Después la lava dejó de manar y los túneles se vaciaron, dejando unos grandes y vacíos Tubos de Lava.

Han pasado miles de millones de años desde entonces, pero bajo la superficie de la Luna aún existen muchos de esos túneles. Y algunos afloran a la superficie.

En el Mar de la Tranquilidad se aprecia la entrada a uno de esos túneles. La entrada tiene unos 70 m de diámetro, y por dentro podría albergar con comodidad varios edificios para varios cientos de colonos.

Instalando una cúpula en la entrada, el pozo se podría llenar de aire, calentarlo hasta una temperatura agradable y los habitantes podrían salir de sus viviendas y pasear sin necesidad de trajes espaciales.

Por la misma razón que en el caso anterior, un hábitat lunar a 1/6 de gravedad, sería muy pernicioso para la salud.

En el espacio se pueden construir hábitats bastante grandecitos al extremo de un sistema de cables de unos 200 m. Sometidos a rotación, en el hábitat se tendría una gravedad similar a la terrestre.

Esa es la solución, no construir bases en la Luna o en Marte (más que para proyectos de minería o investigación), sino Ciudades en el espacio, con hábitats rotatorios en los que vivan miles de personas en condiciones muy similares a un pequeño pueblo rural. La mayoría de la gente trabajará en la misma ciudad, de administrativo, barrendero, camarero o dependiente, mientras algunos acuden a zonas sin gravedad para realizar trabajos de investigación o construcción espacial, procesando materiales lunares para convertirlos en Aluminio, cristal, Oxígeno, vigas y cables de fibra de vidrio o ladrillos de construcción. Otros trabajarán en las factorías en las que se construyen naves, placas solares, hangares, viveros y toda clase de estructuras. Y ni siquiera tendrán que ponerse un traje espacial, porque lo que harán será controlar todo tipo de robots con trajes virtuales.

Y todo esto es mucho más fácil de hacer en el espacio que en el fondo del pozo de gravedad de la Luna.

Adiós, Luna. Adiós

Desde su origen, la Luna se ha estado alejando de la Tierra.

Efecto de Frenado de la Rotación por las MareasComenzó formándose a unos 24 Mm. La Tierra rotaba muy rápido, en unas 6 horas, y la Luna apenas tardaba 8 horas en orbitar la Tierra. Las mareas eran enormes, de Kilómetros de altura, y todo esto provocaba rozamiento que tendía a frenar la Tierra y, por las inexorables leyes de la física, a alejar la Luna.

La Tierra se fue frenando y la Luna alejando. Hoy en día la Tierra rota en 24 horas y la Luna está a 385 Mm de la Tierra.

Pero aún se sigue alejando. Lo hace muy despacio, a unos 3'8 cm por año. Dentro de un millón de años la Luna estará 38 Km más lejos que hoy. Y en Mil Millones de años estará 38.000 Km más lejos.

Pero no será para siempre.

Dentro de 3 Ga el Sol se expandirá y se convertirá en una estrella Gigante Roja. Su radiación será mucho más intensa y el Viento Solar, arrastrando grandes cantidades de gases y materia de la atmósfera solar, será mucho más denso.

Todos esos gases en el espacio actuarán como un freno para las órbitas de los planetas y sus satélites. La Luna se frenará, su órbita será cada vez más cerrada y rápida.

Tarde o temprano, la Luna estará tan cerca de la Tierra que el gradiente gravitatorio será tremendo, la Luna se espaguetizará, se disgregará en un chorro de rocas que caerán sobre la Tierra. Muchas de esas rocas quedarán en órbita. Durante un tiempo la Tierra tendrá un anillo de rocas, después, poco a poco irán cayendo.

La Tierra y la Luna volverán a unirse tal como durante breves instantes estuvieron unidas hace 4'5 Ga.

En mi opinión

Los primeros capítulos del documental han sido bastante interesantes, pero cuando se ha empezado a hablar de la colonización de la Luna me ha sorprendido la falta de imaginación de los guionistas.

¡En vez de aprovechar las ventajas de la ingravidez para construir un gran astillero espacial, nos metemos a construir un astillero en el pozo gravitatorio de la Luna!

Es lo que Isaac Asimov llamaba Chauvinismo Planetario.

En cuanto al negro futuro de la Tierra cuando la Luna se aleje lo suficiente, no creo que sea para tanto. Mucho antes de que ocurra ya estaremos muertos por un montón de causas diferentes. Los únicos que se salvarán serán los que colonicen el espacio, construyan ciudades espaciales, se vayan a vivir y trabajar en ellas y se extiendan por todos los rincones del Sistema Solar.

Y, por si las Supernovas, los que se hayan extendido a otras estrellas a todo lo largo y ancho de la Galaxia.

Ese es El Futuro de la Humanidad. En el Espacio.

Los que se queden en la Tierra, tarde o temprano sufrirán una Supernova cercana, un asteroide masivo, el paso de una estrella que desestabilice las órbitas planetarias o cualquier otro evento estelar que haga la Tierra inhabitable.

Ver Ficha de La Historia Secreta de la Luna de la serie La Historia del Universo

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies