Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

Las Mejores Series

Física y Espacio

Viajes en el Tiempo

El Universo

La Ciencia del Universo

La Historia del Universo

Sobre el Big Bang

La Materia del Universo

Materia y Energía Oscuras

Galaxias

Estrellas

Agujeros Negros

Cómo nos Hicieron los Agujeros Negros

Los Agujeros Negros Perdidos

El Origen Secreto de los Agujeros Negros

Agujeros Negros Supermasivos

Agujeros Negros: El Gran Enigma del Universo

¿Creó un Agujero Negro a la Vía Láctea?

Secretos de los Agujeros Negros

Agujero Negro Monstruoso

Agujeros Negros

Agujeros Negros y Más Allá

El Misterio de los Agujeros Negros

El Sistema Solar

Planetas Extrasolares

Vida Extraterrestre

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.214.184.124

Datos de Pagina

Los Agujeros Negros no son sólo destructores. También dan estructura a las galaxias y  hacen que se enciendan nuevas estrellas

Creada26-11-2019
Modificada26-11-2019
Total Visitas6
Diciembre4

Reseña del Documental Cómo nos Hicieron los Agujeros Negros de la serie La Historia del Universo

Cómo nos Hicieron los Agujeros Negros

Documental de la serie La Historia del Universo (T7, E4, 2019), en el que se muestran los últimos descubrimientos sobre los Agujeros Negros, y cómo influyen en la formación de Estrellas en las Galaxias.

En el Universo existen Billones de Galaxias, y por lo que hemos podido observar, todas tienen en su centro un Agujero Negro Supermasivo.

Los Agujeros Negros son el resultado de la implosión de las estrellas más grandes, de al menos diez veces más masa que el Sol. Cuando se convierte en Nova, una parte de su masa explosiona. La otra implosiona para formar en el centro un Agujero Negro.

Pero los Agujeros Negros Supermasivos no se han creado de esa forma, tienen la masa de millones de soles, y no es posible que una estrella llegue a ser tan grande como para que al estallar deje tras de sí un Agujero Negro Supermasivo.

Se cree que los Agujeros Negros Supermasivos se han formado por el choque y fusión de muchos Agujeros Negros Estelares, aunque la cantidad de Agujeros Negros que se tendrían que fusionar es tan grande que, según lo que sabemos, no parece que en toda la Historia del Universo hayan tenido tiempo para unirse.

Yo tengo la opinión de que los Agujeros Negros Supermasivos no se han formado en el transcurso de la historia del Universo, sino que existen desde el mismo momento del Big Bang.

Podéis verlo en Agujeros Negros en la Gran Onda.

Sea cual sea su origen, sabemos que existen Agujeros Negros de tamaño estelar y otros de tamaño galáctico, y su actividad parece ser la que regula la formación de estrellas en las galaxias.

El Ciclo del Cuásar

Todo lo que llega hasta el Horizonte de Sucesos de un Agujero Negro se desintegra y cae al interior, sin posibilidad de volver a salir. Si es mucha la materia que cae al mismo tiempo, las partículas chocarán entre sí, generando gran cantidad de energía y arremolinándose en su caída, formando un disco de acreción.

Siempre pongo como ejemplo, un poco bestia pero bastante descriptivo, lo que ocurriría si millones de personas intentaran entrar a toda prisa por una puerta bastante estrecha. La gente se apelotonaría en el umbral, algunos entrarían pero la mayoría serían aplastados por toda la gente que hay detrás empujando.

Se produciría tal presión que las personas más cercanas a la puerta se convertirían prácticamente en pulpa, y saldrían disparadas como un chorro semilíquido hacia el único lugar desde el que no hay presión, hacia arriba.

Con muy poca diferencia, eso es lo que le pasa a la materia, gases, asteroides, planetas o estrellas, cuando mucha al mismo tiempo intenta caer hacia un Agujero Negro.

CuásarEl disco de acreción genera intensos campos magnéticos que rodean el Agujero Negro y salen disparados como dos chorros desde los polos. Estos chorros empujan y dispersan parte de los gases hasta una gran distancia, y su presión puede comprimir los gases que se encuentran en su camino propiciando la formación de nuevas estrellas.

Al mismo tiempo, el disco de acreción se vuelve incandescente, genera un intenso resplandor, el Agujero Negro se convierte en un Cuásar, y la presión lumínica dispersa los gases en su entorno.

Es como un termostato, un Agujero Negro desnudo atrae materia de su entorno, pero cuando la materia que cae al Agujero es demasiada, su radiación lumínica dispersa los gases y los chorros magnéticos de los polos producen, a gran distancia, la formación de estrellas.

Y cuando el gas del entorno se agota, deja de caer materia en el Cuásar y este se apaga, convirtiéndose de nuevo en un Agujero Negro desnudo e invisible.

Hasta que vuelve a iniciarse el ciclo.

Según el documental El Enigma del Cuásar, se han descubierto indicios de que el Agujero Negro Supermasivo de nuestra galaxia, la Vía Láctea, pasó por una fase de Cuásar hace apenas 6 Millones de años. Y es probable que esto sea algo que ocurre con una cierta frecuencia.

Agujeros Negros Ultramasivos

El Agujero Negro Supermasivo de la Vía Láctea, Sagitario-E, tiene una masa de 4 Millones de Soles. Es mucho, pero no es el más grande. El de la galaxia Andrómeda tiene casi el doble de masa.

Y los hay aún más grandes, entrando en la categoría de Agujeros Negros Ultramasivos.

Según algunos astrofísicos no es posible que existan Agujeros Negros Ultramasivos de más de 50 Mil Millones de Masas Solares.

El más grande encontrado hasta ahora, en 2.018, tenía la friolera de 20 Mil Millones de Masas Solares, 5.000 veces más masivo que El Agujero Negro Supermasivo de la Vía Láctea.

El Agujero Negro Errante

Cuásar 3C186En el año 2017, el telescopio espacial Hubble localizó el Cuasar 3C186, pero no estaba en el centro de su galaxia, sino en el extrarradio, a 35.000 al de su centro galáctico. Además se estaba desplazando a gran velocidad, alejándose de su centro.

Se cree que hace tiempo dos galaxias se fusionaron y los dos Agujeros Negros Supermasivos de sus centros se acercaron, a punto también de fusionarse.

Pero los dos Agujeros Negros Supermasivos eran de distinto tamaño y en tal caso la atracción es asimétrica y se produce un efecto que hace que, al colisionar, el Agujero Negro resultante salga disparado a muy alta velocidad.

Por más que lo intento, no consigo entender cómo puede ocurrir esto. El Momento Cinético del Agujero Negro final tiene que ser igual a la suma de los Momentos Cinéticos de ambos Agujeros Negros. Y si algunas formas de energía se convierten en Momento Cinético, nunca podría ser tanto como para alcanzar velocidades de 2.100 Km/s, lo cual es una velocidad gigantesca, diez veces más rápida que la órbita del Sol en la Vía Láctea.

Yo creo que es más probable el efecto honda que se produce cuando DOS objetos orbitan entre sí y se acercan a un tercero más grande. Entonces uno de los dos que bailan puede ser atraído y el otro expulsado a muy altas velocidades.

En cualquier caso estamos hablando de velocidades gigantescas, tanto como para ir de Madrid a Grecia en un segundo.

Las Galaxias Rojas

Un Agujero Negro Supermasivo actúa como un termostato. Si hay demasiado gas lo engulle. Si engulle demasiado se convierte en cuásar y lo dispersa. Impide la formación de estrellas en las cercanías y estimula su formación a grandes distancias.

Pero cuando un Agujero Negro Supermasivo queda desnudo, sin materia a su alrededor, deja de emitir energía, deja de empujar los gases y se dejan de producir nuevas estrellas azules.

Las estrellas supervivientes son Rojas, pequeñas Enanas Rojas, muy longevas, que vivirán durante miles de millones de años.

Al ir muriendo las estrellas azules y sobreviviendo las rojas, la galaxia acaba siendo de color rojo.

De las galaxias que rodean la Vía Láctea, la mayoría son Rojas, sus Agujeros Negros centrales han consumido todo el gas central y ya no se crean más estrellas.

La Galaxia Vampiro

Galaxias Akira y TetsuoLa Galaxia Akira es una galaxia roja, en la que no deberían formarse más estrellas y en la que el Agujero Negro central debería estar desnudo, sin gases a su alrededor y por tanto sin actividad e invisible.

Pero no es así. Aunque Akira ya ha consumido todos los gases de SU galaxia, ahora está devorando los gases de su galaxia vecina, Tetsuo. Y al hacerlo está generando una intensísima radiación que se emite en todas direcciones y le ha dado el nombre de Géiseres Rojos.

Es una radiación tan intensa que impide la formación de nuevas estrellas, pero también destruye las atmósferas de los planetas en su galaxia.

Los planetas como la Tierra perderían sus atmósferas, arrancadas por la radiación del Géiser Rojo galáctico, en cuestión de semanas. Incluso los Gigantes Gaseosos como Júpiter, sufrirían un desgaste continuo y su atmósfera iría desapareciendo, hasta que sólo quedaría la parte rocosa interior de Júpiter, varias veces más grande que la Tierra, pero sin océanos, agua o atmósfera. Un mundo yermo y hostil.

En la Estela del Agujero Negro

En la Galaxia W44 se ha observado un chorro de gas que surge del cuerpo de la galaxia, y lo hace a una velocidad de 120 Km/s.

En su extremo se cree que hay un Agujero Negro.

No se sabe si el Agujero Negro, al surgir de la nube, ha arrastrado tras de sí gran cantidad de gases, formando una estela tras él, o si el Agujero Negro está generando, emitiendo esos gases y dejando esa nube a su paso.

Agujeros Negros Microscópicos

Existen Agujeros Negros de Tamaño Estelar, Supermasivos y Ultramasivos.

Algunos astrónomos piensan que también existen Micro-Agujeros Negros.

No se formarían por la explosión de una estrella, sino que existen desde el mismo momento del Big Bang.

En aquellos primeros instantes, y sólo en aquellos instantes, el Universo era muy denso, tanto que, literalmente, se crearon billones de Agujeros Negros. Algunos se unieron para formar grandes Agujeros Negros, supermasivos y ultramasivos. Otros siguen vagando por el espacio intergaláctico, chocando de vez en cuando con otros cuerpos, asteroides, planetas, estrellas de neutrones, y continuando un viaje infinito.

Tarde o temprano chocarán con otros Agujeros Negros y se incorporarán a ellos.

Seamos precisos. Un Agujero Negro puede viajar por el espacio a, pongamos, 1.000 Km/s, un 0'3% la velocidad de la Luz. Necesitará 300 años para recorrer un año·luz.

La distancia media entre las galaxias pongamos que es de 1 Mal (es más, Andrómeda está a 2'5 Mal, pero vamos a simplificar). Hacen falta 300 Ma para recorrer esa distancia. Y si no acierta, seguir viaje otro tanto tiempo.

Una galaxia como la Vía Láctea, a 1 Mal, tendría un tamaño angular de 3 grados. Es decir que la probabilidad de pasar por dentro de ella, y no por fuera, es de 9 entre el número de Grados Cuadrados de la esfera completa: 41253 g². Y esto es igual a una probabilidad de  0'000218.

Habría que hacer más de 2000 intentos para que la probabilidad acumulada de acertar una galaxia lleguen al 50%. Y eso serían 600.000 Ma, unas 43 veces la edad actual del Universo.

Pero para entonces el Universo se ha seguido expandiendo, la distancia promedio entre las galaxias es 43 veces mayor, y el volumen del Universo es 43³=80.000 veces más grande. Las probabilidades de que un Agujero Negro acierte a pasar por dentro de otra galaxia serán muchísimo menores que en la actualidad.

Todo esto es para deciros que si un Agujero Negro, o cualquier otro cuerpo, planeta, estrella o asteroide, escapan de una galaxia es muy improbable que en un tiempo tan largo como la edad del Universo llegue a atravesar otra galaxia. Y la probabilidad de que choque con el Agujero Negro Supermasivo del centro de una Galaxia son ínfimas.

Existen, lo hemos comprobado con total seguridad, Agujeros Negros de tamaño estelar, fruto de la implosión de Estrellas diez veces más grandes que el Sol.

También hemos comprobado que existen Agujeros Negros Supermasivos en el centro de las Galaxias, aunque aún no sabemos si en todas, ni cómo han podido formarse.

Existen indicios, no completamente pero sí bastante seguros, de que existen los Agujeros Negros Ultramasivos.

Algunos astrofísicos opinan que también existen Agujeros Negros Microscópicos. Aunque nadie los ha visto hasta ahora ni se sabe cómo han podido formarse, pero los que creen en su existencia opinan que sólo pudieron crearse en el momento del Big Bang, único instante en el que la densidad del Universo era tanta que se pudieran crear Agujeros Negros Microscópicos.

Al fin y al cabo, que una concentración de materia se convierta en un Agujero Negro no depende de su masa, sino de su densidad. Nuestro planeta Tierra, reducido al tamaño de una canica, sería tan denso que se convertiría en un Agujero Negro.

La verdad, este fragmento del documental sobra por completo. Hipotetiza sobre una fantasía nacida de un razonamiento absurdo. Si hay personas que miden 2 metros también habrá personas que miden 4 metros. Y 4 cm.

A lo mejor no. A lo mejor las personas sólo pueden existir en unos tamaños determinados.

Pero lo peor es que ni siquiera dan la más mínima información que sea útil. ¿Qué tamaño consideran que es Microscópico? ¿El tamaño que es preciso ver en un microscopio? ¿Un nanómetro, un milímetro, un metro?

En fin, ninguna información útil. Y encima no menciona el hecho de que un Agujero Negro Microscópico sería efímero, debido a la Radiación de Hawking perdería masa de forma continua, y cada vez más rápido mientras más pequeño sea, hasta disolverse por completo.

Si fuera cierto que en el Big Bang se crearon Agujeros Negros Microscópicos, hace mucho tiempo que han desaparecido.

El Primer Cuásar

En Diciembre de 2.017 los astrónomos descubrieron el Cuásar J1342+0928.

Tiene un corrimiento al rojo de 7'54 y se estima que su luz fue emitida cuando el Universo apenas contaba con 690 Ma dBB.

Es la época conocida como el Período de Reionización, cuando el Universo se hizo transparente.

Su estudio podría aportarnos información sobre cómo evolucionó el Universo en esa fase tan temprana de su historia.

Edad del Universo a partir del Corrimiento al RojoLamento contradecir estos datos. Según La Teoría de la Gran Onda, el corrimiento al rojo, z,  permite calcular de una forma directa y muy sencilla la Edad del Universo en el momento en que un rayo de luz fue emitido. Y a partir de ese dato podemos calcular varios más.

Podéis comprobarlo usando la Calculadora del Corrimiento al Rojo, y según estos cálculos a un Corrimiento al Rojo de 7'54 le corresponde una edad de 1.616 Ma dBB. No  es tan antigua esa luz como se afirma.

Insisto: Eso es según mi teoría, pero ¿es concebible que tan sólo 690 Ma dBB se hayan formado estrellas, galaxias y cuásares? Yo creo que es demasiado temprano. A mí me parece más plausible la edad de 1.616 Ma dBB.

En mi opinión

Como veis, discrepo de varias teorías sobre los Agujeros Negros aquí expuestas. Pero, insisto, son mis teorías, y podría estar equivocado.

O no. Solo el tiempo y nuevas investigaciones podrán confirmar o refutar todas las teorías, tanto las mías como las expuestas en este documental.

Ver Ficha de Cómo nos Hicieron los Agujeros Negros de la serie La Historia del Universo

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies