Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Mentes Brillantes

La Carrera del Revólver

La Guerra de las Corrientes

El Dominio de la Prensa

La Guerra de la Aviación

La Guerra de la Televisión

La Carrera de la Bomba Atómica

La Carrera Espacial

La Guerra de los Ordenadores

Tecnología Espacial

Inteligencia Artificial y Robótica

La Energía Nuclear

Tecnologías Ecológicas

Nanotecnologías

¿Llegaremos a ser Dios?

Inventos

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.234.228.185

Datos de Pagina

La Batalla de la Aviación, en la que los Hermanos Wright y Glen Curtis combatieron hasta la muerte por el dominio de los cielos.

Creada05-03-2018
Modificada05-03-2018
Total Visitas48
Noviembre15

Reseña del Documental Hermanos Wright y Curtiss de la serie Mentes Brillantes

Wright Vs Curtis
La Guerra de la Aviación 

En Dayton, Ohio, en 1.898, los Hermanos Wilbur y Orville Wright regentan un taller de bicicletas.

Formaban un magnífico equipo en el que Wilbur aportaba ideas extraordinarias, y Orville era capaz de convertirlas en realidad.

Wilbur sueña con construir aviones.

No es el primero, muchos han intentado construirlos y han sido capaces de emprender el vuelo, pero una vez en el aire los aviones eran incontrolables y la menor variación de su vuelo se veía abocado a estrellarse, a menudo provocando graves lesiones o la muerte del osado aviador.

Las Alas Torcidas

Wilbur observó que muchas aves dirigen su planeo sin batir las alas, sólo cambiando ligeramente la forma de las alas. Torciéndolas.

Durante tres años trabajaron en el diseño de un planeador en el que las alas pudieran torcerse levemente de forma controlada con el fin de dirigir su vuelo. Para afrontar el peligroso aterrizaje buscaron un lugar arenoso, las playas de Kitty Hawk, en Carolina del Norte.

En 1.902 Wilbur consigue realizar un planeo más o menos controlado, pero al final se estrella violentamente rompiendo el planeador. Él, afortunadamente, sale ileso del accidente.

Un año más tarde, tras invertir 1.000 dólares, hacen un nuevo intento, esta vez con un sistema de timón mejorado y con motores que impulsen dos hélices.

El 17 de Diciembre de 1.903, los Hermanos Wright consiguen realizar el primer vuelo controlado en un avión a motor.

Tras un viaje a New York, los hermanos Wright patentaron su avión. No solo su avión, sino también cualquier idea o sistema de control de vuelo por medio de la torsión del ala. Hoy en día las leyes de patentes no permiten patentar una idea tan genérica, pero en aquella época sí, lo cual cerraría las puertas a cualquiera que pretendiera fabricar un avión. Sería como si se patentara una tubería en la que el agua circule por dentro y se obligara a cualquier otro inventor a inventar nuevos sistemas en los que el agua circulase por fuera de la tubería.

Conseguida la patente, la noticia de su vuelo corrió como la pólvora, y muchos fabricantes emprendieron la carrera para construir nuevos modelos de aviones. Pero el monopolio de las patentes de los hermanos Wright cerraba casi todas las posibilidades de investigación y desarrollo de vuelos con motor y/o con perfil variable de las alas.

Alas y Alerones

En Hammondsport, New York, un fabricante de motocicletas llamado Glen Curtis está probando uno de los recién inventados motores de combustión interna. Al oír la noticia del vuelo de los hermanos Wright les escribió ofreciéndoles el uso de sus motores, más compactos y eficientes que los que aquellos habían utilizado. Ellos rechazaron la oferta.

En 1.907, el célebre inventor Alexander Graham Bell crea un equipo multidisciplinar que incluye a Glen Curtis para desarrollar una nave voladora impulsada por sus motores compactos.

Para sortear las rígidas especificaciones de las patentes de los Wright, Curtis diseña un sistema en el que las alas no se tuercen, pero disponen de alerones que se pueden abatir o desplegar para controlar el vuelo.

La oferta de Scientific American de un premio de 1.000 dólares para la mejor máquina de vuelo atrajo numerosos fabricantes de aviones. Los hermanos Wright fueron invitados a participar, pero Wilbur pensaba que todos los fabricantes de aviones estaban robando sus patentes y declinaron la oferta.

El día antes de la competición, Curtis realizó un vuelo de prueba. Todo fue bien durante varios minutos, pero al acelerar con demasiada rapidez el motor falló y Curtis se estrelló, afortunadamente con sólo unos pocos rasguños.

Su equipo trabajó toda la noche para reparar las piezas dañadas y al día siguiente, el 4 de Julio de 1.908, Curtis voló una distancia de casi un Km y medio en dos minutos.

Demostración y Tragedia

Para recuperar el prestigio que estaban perdiendo, los hermanos Wright realizan varias demostraciones, una de ellas durante más de una hora de vuelo ante el ejército USA, del que esperaban conseguir un contrato para el suministro de aviones.

Para culminar la demostración, Orville invitó a un militar a acompañarle en un vuelo, pero el avión no soportó el peso de dos tripulantes y se estrelló con trágicas consecuencias. El militar murió y Orville sufrió varias fracturas.

Curtis, que estaba presente en la demostración, invitado por el militar fallecido, su amigo, achacó el accidente a la escasa potencia de los motores y a la negativa de los hermanos Wright de usar los suyos, más potentes y ligeros.

Guerra de Patentes

En 1.909, una feria en New York sirvió como escenario a una nueva demostración de vuelo. Curtis asistió y de nuevo ofreció a Wilbur colaborar en el desarrollo de los aviones. Y de nuevo Wilbur se negó.

No sólo se negó, también puso una demanda ante la corte de patentes, afirmando que cualquier sistema de vuelo estaría basado en sus patentes y por tanto cualquier fabricante de aviones debería pagarle una importante regalía.

Durante los siguientes meses, y años, los Wright y Curtis concentraron sus esfuerzos en la defensa de sus derechos legales en vez de en el desarrollo y mejora de los aviones.

Justo cuando Curtis pensaba que se le estaban cerrando todas las puertas, recibió la visita de Henry Ford.

El Apoyo de Henry Ford

Ford era el principal productor de vehículos de motor del mundo, pero había pasado varios años luchando en los tribunales por las demandas de patente de un hombre que afirmaba haber creado el automóvil antes que él.

Ford ganó la demanda, pero durante esos años no había podido centrarse en lo que él quería, la mejora de la calidad de sus coches. El progreso de la automoción se había estancado durante años por culpa de las demandas y las restrictivas leyes de patentes.

Al ocurrir lo mismo en el sector de la aviación, Ford decidió tomar cartas en el asunto, apoyando a Curtis contra la que consideraba intransigente y egoísta actitud de los hermanos Wright.

Contando con el asesoramiento del equipo legal de Ford, Curtis lleva a cabo una estrategia sistemática que le permite sortear las demandas de patente de los Wright.

Las demandas de violación de patente debían especificar cuál era el mecanismo preciso que se estaba violando. Curtis cambió el diseño de las piezas mencionadas con lo que la demanda quedaba sorteada. Los hermanos Wright tenían que iniciar una nueva demanda, pero Curtis volvía a cambiar los diseños. Mientras los Wright dedicaban todo su tiempo y su dinero a interponer demandas, Curtis siguió experimentando con cambios en los diseños hasta conseguir modelos cada vez más eficientes.

Curtis consiguió varios hitos en la historia de la aviación, como el primer vuelo entre dos ciudades, el primer hidroavión, el primer simulacro de bombardeo militar, el primer despegue desde la cubierta de un barco.

Mientras, los hermanos Wright no dedican ningún tiempo a la innovación y sus aviones están quedando cada vez más obsoletos y tecnológicamente atrasados.

Las batallas legales pasan una importante factura económica a los hermanos Wright, pero también a su salud. En 1.912 Wilbur contrae fiebres tifoideas y fallece a la edad de 45 años.

Victoria y Derrota

La prematura muerte de su hermano hizo que Orville responsabilizara a Curtis. Sus demandas continuaron y en Enero de 1.914 la corte de patentes estableció que los Wright eran los pioneros de la aviación y por tanto cualquier empresa que fabricara y vendiera aviones debía pagar una regalía del 20%.

Para Orville no es suficiente. Quiere impedir que Curtis pueda usar sus diseños y patentes.

Curtis ya se había arruinado dos veces por culpa de las demandas de los hermanos Wright. Y esta tercera parecía la definitiva.

Pero justo en Agosto de 1.914 comienza la I Guerra Mundial.

Es la confrontación más grande que ha habido en la historia hasta ese momento, y la primera en la que se usaron aviones como arma de guerra. Alemania fabricó más de 50.000 aviones, pero por culpa de las restrictivas leyes de patentes la industria de la aviación en USA estaba estancada.

Los aviones de Wright estaban obsoletos, y los de Curtis, mucho mejores, no podían fabricarse.

En 1.917, cuando USA entró en guerra, tomó cartas en el asunto y obligó a Orville a que compartiera sus patentes con cualquier fabricante, incluido Curtis. A cambio recibiría un 1% del importe de cada avión, de cualquier fabricante del país.

Libre por fin para fabricar cualquier modelo de avión, Curtis aprovechó las numerosas innovaciones realizadas durante años y en poco tiempo fabricó y vendió más de 7.000 aviones.

Al final de la guerra era el mayor productor de aviones y en 1.920 ya ganó más de 30 millones de dólares.

Los hermanos Wright habían inventado el avión, pero Curtis lo convirtió en una industria floreciente.

Superados sus aviones por las innovaciones de Curtis, Orville abandonó la industria de la aviación y contempló durante años cómo los aviones de Curtis dominaban los cielos de USA y el mundo.

Años después, tras el retiro de Orville y la muerte de Curtis, la compañía de éste cambió su nombre por Curtis Wright Corporation, como homenaje a los dos gigantes que desarrollaron la aviación.

En mi opinión

Los hermanos Wright fabricaron el primer avión con motor y en lugar de mejorarlo dedicaron todos sus esfuerzos a impedir que otros pudieran hacer lo que ellos deberían haber hecho, causando un retraso de años en el progreso de la aviación comercial.

Insisto, las leyes de patentes deberían garantizar el beneficio de los inventores, pero éstos NO deben tener el poder de negar el uso de su tecnología a otros fabricantes.

Tal como están diseñadas, las leyes de patentes son obstáculos al progreso de la ciencia, la tecnología y el bienestar de la sociedad.

Ver Ficha de Hermanos Wright y Curtiss de la serie Mentes Brillantes

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies