Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Las Mejores Series

Los Orígenes

El Clima y el Cambio Climático

Cómo el Clima Determinó la Historia

La Pequeña Edad de Hielo

La Corriente del Golfo y la Próxima Glaciación

El Misterio de las Nubes

Los Movimientos Climáticos

Historia del Cambio Climático

Guía del Cambio Climático

La Conspiración del Efecto Invernadero

La Gran Estafa del Calentamiento Global

La Era de la Estupidez

Curiosidades Climáticas

Peligros desde el Espacio

Rayos X a la Tierra

La Odisea de un Volcán

Cazadores de Volcanes

La Luna: La Cara Oculta de la Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.236.234.60

Datos de Pagina

Se dice que por el Efecto Invernadero estamos abocados a un Calentamiento Global Galopante que pondrá en peligro a la Humanidad. ¿Será Verdad? ¿O será una estafa?

Creada25-09-2016
Modificada18-05-2017
Total Visitas110
Diciembre1

Reseña del Documental La Conspiración del Efecto Invernadero de la serie Equinox

La Conspiración del Efecto Invernadero

En una conferencia celebrada el Día del Medio Ambiente en la Universidad de Missouri, el ponente Pat Michaels afirmó que en 1.988 Missouri había registrado una temperatura media un grado por encima de los veranos normales. En realidad la temperatura media había sido algo más baja de lo normal.

El ponente había hecho la misma afirmación en más de 120 ocasiones, casi siempre en lugares en los que las temperaturas habían sido más bajas que el año anterior. En todos los casos la mayoría de los oyentes eran científicos acostumbrados a contrastar datos. Y en todos los casos salieron creyendo a pies juntillas sus aseveraciones.

¿Tan fácil es engañar a los científicos?

¿Cómo de fácil será engañar a todo el mundo?

Los Pilares del Efecto Invernadero

Durante los años 1.988 y 1.989 los medios de comunicación informaron en varias ocasiones sobre el mecanismo del Efecto Invernadero afirmando que sus efectos se estaban incrementando y que si continuaban a ese ritmo supondrían una elevación de la temperatura global de entre 2 y 5 grados el siglo XXI.

Según Reginal Newell, catedrático de Meteorología del MIT, no hay ninguna prueba de que esto vaya a ocurrir.

La teoría del Efecto Invernadero se basa en 4 pilares.

  1. El Registro de Temperaturas y del Nivel del Mar indican que ambos están aumentando.
  2. El Dióxido de Carbono (CO2) es la causa del Calentamiento.
  3. Los modelos informáticos realizan predicciones de que el aumento se acelerará en el futuro.
  4. Las leyes de la Física indican que el CO2 produce el Efecto Invernadero.

El Registro de Temperaturas

Existen miles de estaciones meteorológicas en las que se toman las temperaturas mínima, máxima y media diarias con el fin de calcular la temperatura media de la Tierra.

Partiendo de 60.000 mediciones diarias, los meteorólogos intentan predecir el clima.

El Profesor Tom Wigley afirma que en los últimos cien años se ha registrado un incremento de medio grado en la temperatura media de la Tierra.

Pero según Richard Lindzen, la recogida de estos datos plantea una serie de problemas.

Las estaciones de medición no están uniformemente distribuidas por el territorio y sólo se encuentran en tierra, cuando ésta sólo ocupa un 32% de la superficie del planeta. Los registros de los océanos se suponen similares a las estaciones situadas en pequeñas islas. Por ejemplo, los registros de temperatura de la estación meteorológica de la isla Santa Elena se asumen como representativos de un tercio de la superficie del Océano Atlántico, lo cual resulta muy cuestionable.

Además, la mayoría se encuentran en ciudades o aeropuertos, cerca o dentro de grandes extensiones de cemento o asfalto que se calientan mucho más que el entorno natural y que durante la noche tardan muchísimo más tiempo en enfriarse. La temperatura nocturna en las inmediaciones de un aeropuerto puede ser hasta 10 grados más alta que en un terreno natural a pocos Km de distancia.

Conforme las ciudades aumentan de tamaño, el efecto Isla de Calor hace que las temperaturas registradas también lo hagan, sin que eso signifique que la temperatura en un parque natural a 30 Km haya variado.

El efecto Isla de Calor se ha detectado incluso en ciudades pequeñas, pero en las grandes la diferencia puede ser de hasta dos o tres grados.

Si se eliminan los registros de las estaciones que se encuentran en las grandes ciudades y se tienen en cuenta sólo los de las ciudades de menos de 5.000 habitantes que no hayan aumentado de población y extensión, las temperaturas medias no han subido, al contrario, han experimentado un leve descenso.

Desde que se han empezado a usar satélites meteorológicos para medir desde el espacio las temperaturas de la Tierra ha sido posible calcular la temperatura media con una mayor precisión, mes a mes. Según las mediciones, la temperatura media ascendió desde 1.979 hasta 1.985 y ha descendido desde entonces. El balance para toda la década es estable. Pero los registros de las estaciones en tierra han calculado un ascenso continuo.

Los registros de los últimos cien años indican un incremento de medio grado en la Temperatura media de la Tierra.

Para Lindzen este incremento no es significativo porque las tendencias pueden variar según el fragmento de tiempo que elijas.

Si se cogen sólo las temperaturas de los últimos 50 años (de 1.940 a 1.990) el balance es negativo.

E igual ocurriría si cogiéramos la gráfica de los últimos mil años, porque hace mil años las temperaturas eran más cálidas que hoy en día. Aún no había termómetros pero se cultivaban viñas en toda Inglaterra y había insectos propios del Mediterráneo en latitudes como Escocia. Hoy en día las temperaturas son más frías y no se encuentran esas dos especies en Inglaterra.

El Ascenso de los Mares

Se afirma que el calentamiento provocará un ascenso del nivel de los mares de entre 60 y 100 cm a lo largo del próximo siglo, pero según el Oceanógrafo Dave Aubrey el nivel del Mar sólo puede medirse en referencia a la zona costera de tierra, y la tierra también se eleva y desciende por efecto de los movimientos tectónicos. Hay lugares de la costa en los que las mareas son más altas, y otros en los que las mareas son más bajas que hace cien años.

Por ejemplo, en Inglaterra, en la costa Norte el Nivel del Mar está descendiendo mientras que en la costa Sur está aumentando.

¿Es el mar el que se está inclinando? No, porque rompería con las leyes de la física, la gravedad y la mecánica de fluídos. Más bien parece que Escocia se está elevando mientras Londres se está hundiendo. Aunque muy poco, apenas unos centímetros, no hay riesgo de que algún día veamos El Puente Inclinado de Londres.

Los submarinos que transitan bajo el hielo Ártico han informado que en los últimos años el grosor de la capa de Hielo ha disminuido en un importante porcentaje, lo cual indica que se está fundiendo.

Pero los registros tomados por satélites que monitorizan los hielos del Ártico y el Antártico no han apreciado cambios significativos en los últimos años.

Según lo expuesto, el primer pilar de la teoría del Efecto Invernadero no se sustenta.

El CO2 y la Temperatura de la Tierra

El Segundo pilar de la teoría del Efecto Invernadero afirma que el incremento de CO2 aumentará la temperatura de la Tierra. Durante la Edad de Hielo el nivel de CO2 era un 25% menor que en la actualidad, y desde los inicios de la Edad Industrial ha ascendido.

Pero eso no es más que una parte de la historia. Los datos de temperatura y CO2 del pasado provienen de los registros de Hielo extraídos de la placa Antártica. Las muestras extraídas desde 2 Km de profundidad han permitido reconstruir ambos registros durante los últimos 160.000 años.

Efectivamente, ambos niveles han ido a la par, pero no está claro que los cambios del CO2 provoquen los cambios de temperatura. Se ha podido comprobar que los niveles de temperatura descienden mucho antes que los niveles de CO2.

Temperaturas y CO2 en el Siglo XXLos datos del último siglo indican que el CO2 ha aumentado lentamente hasta los años 50 y desde ahí se han acelerado. Por contra, las temperaturas ascendieron hasta 1.940 y descendieron hasta 1.970, volviendo a ascender hasta hoy.

No existe ninguna correlación evidente entre ambas curvas.

Así que los registros observados del pasado no solo no confirman la hipótesis de que el CO2 eleve las temperaturas sino que, al contrario, sugieren que es el cambio de las temperaturas el que precede a los niveles de CO2.

El segundo pilar de la hipótesis también carece de consistencia.

Los Modelos Climáticos

El tercer pilar se basa en las predicciones de modelos climáticos computerizados. Básicamente se introducen una serie de datos geográficos y meteorológicos, se programan una serie de leyes físicas sobre el comportamiento del calor y la atmósfera y se ejecutan los programas para que calculen como irán evolucionando los sistemas climáticos. A continuación se alteran los parámetros iniciales, simulando una situación en la que el CO2 se ha duplicado y las proyecciones evidencian que se producirá un incremento de temperaturas y un empeoramiento del clima.

Pero según algunos físicos, si no somos capaces de comprender el funcionamiento de la meteorología, todos los modelos que se hagan no son más que especulaciones sobre suposiciones de las que no tenemos ninguna certeza.

Otra crítica que se hace de estos modelos es que no tienen en cuenta factores modificadores que sabemos que tienen mucha importancia, como las nubes.

Si la temperatura aumenta se producirá más evaporación y se formarán más nubes. Pero las nubes reflejan la luz del Sol, y por tanto las temperaturas se reducirían.

La variabilidad de la cantidad de nubes tiene una importancia mucho mayor que la variabilidad del CO2 en la atmósfera, y ese factor no es tenido en cuenta por ninguno de los modelos climáticos propuestos por los defensores de la hipótesis del Efecto Invernadero.

Y otro fallo de estos modelos se refleja en las predicciones específicas teniendo en cuenta la geografía. Ningún modelo informático ha podido predecir que el Desierto del Sahara tenga que ser un desierto, al contrario, todos los modelos fallan cuando predicen que las precipitaciones en el Sahara deben ser tan altas como en Centroamérica.

Por todo ello los modelos informáticos son herramientas muy básicas e incompletas y su fiabilidad a la hora de hacer predicciones a medio plazo es nula.

El tercer pilar que sostiene la teoría del Efecto Invernadero tampoco tiene solidez.

El CO2 y el Efecto Invernadero

El Efecto InvernaderoEl cuarto pilar está basado en las leyes físicas que afirman que el CO2 es transparente a la luz del Sol pero refleja el calor procedente de la tierra y de las industrias, lo que hace que la atmósfera se caliente.

El CO2 es, efectivamente, un gas de efecto invernadero pero no es ni el más abundante ni el más relevante. El gas de efecto invernadero más abundante es el Vapor de Agua seguido por el Ozono. El CO2 es el tercero en importancia, seguido de otros gases de menor relevancia.

Pero todos estos gases son muy buenos transmisores de calor, emiten el calor tan rápido como lo reciben, y al emitirlo en todas direcciones parte de él se reemite hacia el espacio, por lo que la cantidad de radiación emitida al espacio acaba siendo la misma que se refleja desde la superficie de la tierra.

Me temo que en el documental no está muy bien explicado. Permitidme un intento.

En el gráfico se ha dibujado cómo los rayos de calor al subir chocan con el CO2 de la atmósfera y se reflejan hacia el suelo. No es cierto. El calor es absorbido por las moléculas de CO2 y luego es emitido en TODAS direcciones, tanto hacia abajo como hacia arriba. Como por encima el aire es más ligero, el calor emitido hacia arriba acaba saliendo al espacio y el emitido hacia abajo vuelve a ser absorbido y reflejado varias veces, pero siempre con más probabilidades de subir que de bajar.

Y en esta hipótesis no se tienen en cuenta los efectos que tendría el mucho más abundante vapor de agua de la atmósfera. Si hace más calor se emitirá más vapor de agua. La evaporación produce frío (es el mecanismo de los frigoríficos) y también produce nubes que reflejan la luz del Sol.

Por todo ello, y teniendo en cuenta que sólo conocemos una pequeña parte de los complejos procesos del clima, no existe ninguna prueba de que el CO2 produzca calentamiento a nivel global.

Al contrario, algunos meteorólogos opinan que si se duplica el nivel de CO2, los sistemas climáticos reaccionarían produciendo un ligero enfriamiento.

Y en ninguna de estas hipótesis se tienen en cuenta todos los datos y mecanismos físicos, como las corrientes de convección que harían que el calor ascendiera a las capas altas de la atmósfera dejando más fría la superficie.

Los conocimientos de los que disponemos actualmente no son suficientes para desentrañar un mecanismo tan complejo del que desconocemos muchos datos y leyes físicas. El cálculo de las consecuencias de duplicar el CO2 de la atmósfera está, de momento, fuera de nuestro alcance. Algunos físicos afirman que el resultado será calentamiento. Otros que enfriamiento. Y ninguno podrá demostrar nada hasta que sepamos mucho más de lo que sabemos hoy en día.

El CO2 como Gas Contaminante

En cualquier caso, los partidarios de la teoría del Efecto Invernadero están difundiendo la idea de que el CO2 es un gas contaminante, y no lo es en absoluto. Forma parte del ciclo de respiración (Oxígeno-CO2) de todos los seres vivos de la Tierra.

Nosotros inhalamos aire con una concentración de CO2 de 350 PPM (0'035%) y exhalamos 50.000 PPM (5%). Y el CO2 del aire es inhalado por las plantas que tras un complejo proceso químico producen Oxígeno.

No sólo no es contaminante, sino que más CO2 en el aire redundaría en un mayor crecimiento de las plantas, como saben muchos agricultores que cultivan plantas en invernaderos en los que inyectan CO2 para conseguir mejores cosechas.

Incluso en épocas prehistóricas, cuando el nivel de CO2 era, no el doble, sino veinte veces mayor, los bosques y selvas eran mucho más abundantes en la Tierra.

Probablemente, si el CO2 de la atmósfera fuera el doble que el actual sería muy beneficioso para las plantas, los bosques y todo tipo de entornos naturales, y no se han observado efectos perjudiciales en animales a los que se les ha expuesto a una atmósfera con diez veces más CO2 que el actual.

De la Próxima Glaciación al Calentamiento Global

En noviembre de 1.974 se emitió un documental de la BBC, La Máquina del Clima (The Weather Machine) en el que se vaticinaba que estábamos a las puertas de una nueva Era Glacial. Esa teoría estaba respaldada por muchos científicos que predecían terribles catástrofes climáticas por culpa del Enfriamiento Global.

En esa época Stephen Schneider escribió un libro y diversos artículos en los que defendía esa hipótesis. Hoy en día ha cambiado radicalmente de opinión en las causas, pero sigue vaticinando grandes catástrofes. En eso no ha cambiado de opinión.

Es muy divertida e ilustrativa la secuencia de la entrevista en la que el presentador le pregunta a Schneider por las teorías del enfriamiento global sostenidas 15 años antes y él afirma que alguna gente lo creía, pero sólo eran unos pocos y él no lo creía.

Cuando el presentador le señala que en su libro afirmaba justo lo contrario, Schneider reconoce que, bueno, entonces sí que lo pensaba, pero que tenía dudas, y al conocer mejor los procesos climáticos se dio cuenta de su error y lo corrigió en sus siguientes artículos y libros.

Y no se avergüenza de haber aprendido y cambiado de opinión. Ni de pedir en aquella época fondos para combatir el Enfriamiento Global y ahora pedirlos para combatir el Calentamiento Global.

Según otros estudiosos del clima, testigos de los vaticinios de la Próxima Glaciación corrientes hace quince años, no eran unos pocos sino muchos, los artículos, reportajes y libros que auguraban una próxima, casi inminente, glaciación.

Y los científicos que predecían la glaciación pedían con urgencia fondos y subvenciones para estudiar el desastre y, tal vez, evitarlo.

Por desgracia para ellos las temperaturas dejaron de bajar en 1.970 y empezaron a subir, por lo que pocos años más tarde los mismos que auguraban una nueva Edad de Hielo pasaron a augurar el Calentamiento Global, y siguieron pidiendo fondos y subvenciones con la mayor urgencia.

Ahora son mucho más listos. Ya no lo llaman Próxima Glaciación, ni Calentamiento Global para evitar que la realidad les haga caer en el ridículo. Ahora lo llaman Cambio Climático, así pueden decir «¿Lo veis?» tanto si hace frío como calor, si llueve o hay sequía, si hay viento o calma chicha.

Haga el clima que haga siempre tienen razón y pueden acusar al Cambio Climático. Eso sí, hay que añadir que la culpa es nuestra, pero que si les damos nuestro dinero ellos nos salvarán. Y si no consiguen salvarnos será por nuestra culpa.

¿No os suena a los predicadores apocalípticos que han existido siempre, en todas las épocas?

Los científicos que auguran grandes catástrofes reciben más dinero para la investigación, aparecen en entrevistas y reportajes, adquieren fama y son nombrados para dirigir departamentos de investigación. Por contra, los científicos que discrepan o publican datos que contradigan estas teorías dejan de recibir ayudas y fondos, sus estudios no se publican y sufren el ostracismo de sus compañeros de profesión.

Y de nuevo os recomiendo que no os perdáis la escena en la que un algorero las pasa canutas intentando escabullirse de una incómoda pregunta y el desengaño de un escéptico que ha dejado de recibir fondos para sus estudios después de publicar un artículo con datos que contradecían las teorías de Efecto Invernadero. Los datos son datos, y si contradicen las teorías predominantes hay que cambiar las teorías, no marginar a quien los publica.

No sólo se benefician los científicos que predicen el Fin del Mundo, también lo hacen los medios de comunicación que vaticinan grandes catástrofes para mañana. Decir que el clima no cambia no es noticia que aumente la tirada de los periódicos. Decir que el clima está cambiando atrae lectores, pero sin duda lo que más lectores atrae es un titular donde se diga que el mundo está al borde de la catástrofe.

El debate sobre el Efecto Invernadero se ha salido ya de los cauces del debate científico convirtiéndose en una batalla emocional en la que se siembran odios hacia el que discrepe. Nunca antes se había dado un debate entre científicos que llevara a estos extremos.

En mi opinión

Es un documental bastante antiguo y no se mencionan algunos de los últimos descubrimientos sobre el clima, pero en todo caso debo decir que el Clima Emocional de los Debates ha experimentado un Calentamiento Global catastrófico. No hay más que ver algunas conferencias y reportajes en los que a los discrepantes se les tilda de negacionistas, genocidas, asesinos climáticos, criminales, etc.

Eso ya no es Ciencia. Por desgracia para la Ciencia de la Climatología, los profetas del fin del mundo, los que predecían Próximas Glaciaciones, después Efecto Invernadero, luego Calentamiento Global y hoy en día Cambio Climático, se han convertido en una secta, no sé si religiosa o ideológica, pero que usa las mismas sucias artimañas de todas las sectas, desde hace miles de años, para sembrar el terror, pedir dinero y prometer la salvación.

A mí que me den Ciencia, datos, estudios, teorías, razonamientos, demostraciones, pero que no me vengan con insultos ni ataques personales ni acusaciones de que los discrepantes son criminales, y menos con ocultaciones de datos e informes, programas informáticos tramposos y palos de hockey manipulados.

Ver Ficha de La Conspiración del Efecto Invernadero de la serie Equinox

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies