Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

Egipto

Grecia

Roma

Asia

Los Cartagineses

Los Guerreros Perdidos de Cartago

La Búsqueda de los Fenicios

Babilonia Desvelada

La Verdadera Torre de Babel

Los Enigmas de Petra

América

Varias Civilizaciones

Ciencia y Tecnologías de la Antigüedad

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Dos genetistas intentan averiguar si  los habitantes del Líbano actual son  descendientes de los antiguos fenicios

Creada06-06-2017
Modificada06-06-2017
Total Visitas16
Septiembre1
Agosto5
Julio3
Junio7
Media Mensual4

Reseña del Documental En Busca de los Fenicios de la serie National Geographic

La Búsqueda de los Fenicios

La historia los describe como un pueblo que forjó un imperio, desde el 1.200 al 200 aC, no en las tierras en las que vivían sino en los mares que navegaban. Su riqueza atrajo la envidia de pueblos vecinos que los denostaban y acusaban de prostituir a sus hijas y matar a sus hijos en cruentos sacrificios a sus dioses. Pero es posible que esas historias fueran calumnias inventadas por sus envidiosos vecinos.

Auge y Esplendor de Fenicia

Mapa de FeniciaFenicia no era un reino, sino un conjunto de ciudades estado independientes cuyos comerciantes construían barcos para traficar con maderas, metales, especias, telas y todo tipo de mercancías con las ciudades mediterráneas.

Eran grandes comerciantes y vendedores. Precisamente por eso eran también muy camaleónicos, adaptaban sus costumbres y arte a las de los pueblos a los que visitaban. Pero en su misma tierra mostraban cómo eran realmente.

A las afueras de Sidon se encuentra el templo de Exum, donde los fenicios acudían para pedir la curación de los niños enfermos. Y como comerciantes que eran, ofrecían al templo una estatua a tamaño natural del niño.

En excavaciones recientes realizadas en Sidón se han encontrado más de treinta tumbas y restos que se extienden por un período muy extenso de la historia de Fenicia, desde el 4.000 al 500 aC.

Los Viajes de los Fenicios

Según la historia bíblica recogida en el Antiguo Testamento, el Levante Mediterráneo, el actual Líbano, estuvo habitado por cananeos desde el 2.000 al 1.200 aC. Entonces se produjo la llegada de los Pueblos del Mar, que invadieron la costa y se establecieron en Canaán, mezclándose genética y culturalmente con los cananeos y creando el pueblo fenicio.

Muchos historiadores piensan que fenicios y cananeos eran el mismo pueblo, pero nadie lo ha podido demostrar.

Los registros históricos afirman que en el año 1.100 aC llegaron hasta el extremo opuesto del Mediterráneo, el estrecho de Gibraltar, al que llamaron Los Pilares de Melkart, por el nombre de su deidad principal, el dios de las tormentas.

Para aplacar la ira de Melkart, los fenicios hicieron ofrendas que depositaban en una cueva de la base del Peñón de Gibraltar.

En esa cueva se han encontrado numerosos objetos fenicios. No se encuentran objetos que indiquen una residencia, como ollas, ánforas o cocinas, pero sí muchas piezas de joyería y adornos, indicando que la cueva fue usada para hacer ofrendas rituales.

Una vez superados los Pilares, no se detuvieron. Según Herodoto los fenicios llegaron a circunnavegar África en el 600 aC. También llegaron a Inglaterra e Irlanda, donde consiguieron estaño.

Se lo han saltado, pero quiero añadir que también desembarcaron y comerciaron plata con los pueblos Tartesos de Huelva, y estaño con los celtas de Galicia. Y no sólo plata y estaño, sino otras muchas mercancías.

La Ciudad Nueva de Cartago

Puerto de CartagoEn el 800 aC los fenicios extendieron su comercio hacia el Oeste y fundaron la ciudad de Cartago, Ciudad Nueva en fenicio, en la costa de la actual Túnez. La colonia creció y prosperó, y con el tiempo superó a sus fundadores.

Su puerto era gigantesco, capaz de albergar una gran flota de barcos mercantes y militares.

Roma apenas podía competir con esta flota, pero queriendo arrebatarles el dominio del mar, tras capturar una flotilla cartaginesa copiaron sus barcos tabla a tabla.

Roma se enfrentó a Cartago durante más de un siglo, en las tres guerras llamadas Púnicas. Y en el año 146 aC, Roma por fin derrotó a su armada y saqueó Cartago, borrando siete siglos de historia.

Y descubrimos que la ciudad costera de Cartagena, en Murcia, España, llamado antiguamente Cartago Nova, significa literalmente Nueva Ciudad Nueva.

Dioses Sedientos de Sangre

Los fenicios tuvieron la mala suerte de compartir el Mediterráneo con dos pueblos poderosos que pretendían arrebatarles el dominio del mar. Los griegos, desde el 1.200 aC y los romanos desde el 300 aC. Casi todo lo que sabemos de los fenicios es a través de los escritos de sus enemigos, casi siempre críticos y denigrantes. No tenemos ningún escrito original del mismo pueblo fenicio.

La Biblia menciona a una mujer fenicia que es descrita con gran animadversión y desprecio. Jezabel, una princesa fenicia casada con Ajab, rey de Israel, es descrita como una persona malvada y despreciable, y en general en todo el Antiguo Testamento los fenicios son descritos de forma muy desfavorable.

Israelitas, Griegos y Romanos afirmaban que los fenicios sacrificaban niños recién nacidos a sus dioses, los incineraban y los enterraban en urnas. Es posible que fueran calumnias provocadas por la envidia, pero el hecho de que los tres pueblos cuenten la misma historia hace que parezca más verosímil.

Y en realidad la arqueología parece confirmarlo. En Cartago, desde los años 1.920, se han encontrado santuarios con más de 20.000 urnas cinerarias en cuyo interior había huesos infantiles quemados.

En Busca de Barcos Fenicios

El explorador oceanográfico Robert Ballard busca en el fondo del Mediterráneo restos de navíos fenicios. En 1.999 encontró a 50 Km de la costa de la frontera entre Egipto e Israel, un pecio hundido a 400 m de profundidad.

Años más tarde, cuando quiere recoger muestras del pecio, la situación política ha cambiado y las autoridades egipcias no le dieron permiso para la exploración, alegando que supondría un peligro para Egipto.

Ballar dirigió entonces su búsqueda hacia una ruta muy transitada en aquella época entre Malta y Cartago, esperando encontrar algún naufragio. Pero sin éxito.

Por fin, en el escenario de una antigua batalla naval, encuentra una gran cantidad de ánforas fenicias desparramadas por el fondo marino. Espera recoger con drones submarinos muchas de esas ánforas para estudiar los trozos de la quilla del barco, pero la suerte no le acompaña y tras varias averías mecánicas tienen que abandonar la exploración.

Pero espera volver pronto con mejores equipos para descubrir todo lo que pueda sobre los barcos de los antiguos fenicios.

El Linaje en Nuestros Genes

Nuestro ADN es una cadena de 3.000 millones de genes de cuatro tipos distintos: A,C,G,T.

El orden de esas letras es el que define cómo funcionan nuestros cuerpos y lo que somos. No hay dos personas que tengan la misma combinación genética. La mitad de los cromosomas los heredamos de nuestro padre y la otra mitad de nuestra madre, pero de vez en cuando se producen errores en la copia que pueden producir alteraciones de la secuencia de ADN.

Estos errores no siempre son perjudiciales y para evitar asociarlos con algo negativo se les llama Marcadores Genéticos. Y son muy específicos, si compartes el mismo marcador con otra persona, aunque no la conozcas y viva en otro país, es seguro que ambos tengáis un antepasado común.

Examinando las secuencias de distintas personas podemos saber si existen similitudes entre ellos, y según la cantidad de marcadores que tengan en común podemos calcular cuándo se produjeron esas mutaciones y en qué época aproximada compartieron antepasados, reconstruyendo la historia genética de una población.

El Linaje de los Fenicios

En el año 500 aC, la ciudad de Sidón estaba gobernada por el rey Tandit. Fue momificado y enterrado en un sarcófago egipcio.

Sus restos se encuentran actualmente en un museo de Estambul y el genetista Spencer Wells toma uno de sus dientes para extraer el material genético.

También toma muestras de sangre a más de dos mil personas de Líbano, Túnez y de otros países mediterráneos para averiguar si existe un parentesco genético entre ellos.

Lo que descubren es que en la Túnez actual, menos de un 20% de la población incorpora el marcador fenicio. Eso podría significar que sólo una pequeña élite fenicia gobernó Cartago y el resto de la población no tenían relación genética con ellos. Otra explicación podría ser que, tras la conquista de Cartago, Roma diezmó a la población y la sustituyó por su propia población.

Esto es lo que parece más probable, dado lo que afirma el documental Los Diez Mayores Asedios de la Antigüedad, en el capítulo dedicado a Roma contra Cartago, en lo que afirma que fue el Asedio más mortífero de la Antigüedad.

También han podido determinar que los Pueblos del Mar pudieron influir culturalmente en los fenicios primitivos, enseñándoles a fabricar mejores barcos y lanzándolos al dominio de los mares, pero no se mezclaron genéticamente con ellos.

Pero lo más importante desde el punto de vista histórico es que los cananeos, los fenicios y los libaneses actuales son la misma gente.

No importa si son judíos, cristianos o musulmanes, todos los libaneses actuales son de la misma familia.

En mi opinión

Lástima que el estudio no se haya extendido a muchos otros pueblos mediterráneos.

Se ha quedado en el aire aclarar de dónde vinieron los Pueblos del Mar, si se mezclaron genéticamente con otro pueblo de Oriente Medio o si formaron algún grupo étnico que se haya mantenido genéticamente aislado hasta hoy.

Esto no lo creo. Yo creo que todos los pueblos acaban intercambiando genes con otros pueblos y al final, al cabo de cientos, o miles de años, podemos llegar a descubrir que todas las personas del mundo somos parientes. Y, como diría Schiller, con música de Beethoven:

Todos los Hombres Son Hermanos

Ver Ficha de En Busca de los Fenicios de la serie National Geographic

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies