La Biblia Apócrifa

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Credo de un Ateo

El Origen de los Dioses

De Abraham a Egipto

El Éxodo

La Conquista de Palestina

El Ocaso de Israel

La Dominacion Persa

La Dominación Griega

La Dominacion Romana

Poncio Pilato

Los Últimos Tiempos

Jesús, el Profeta

Jesús, el Mesías

Saulo de Tarso

Pablo, el Apóstol de los Gentiles

Las Guerras Judías

Jesús, el Hijo de Dios

Conclusión

Bibliografía

Los Evangelios Apócrifos

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.95.131.208

Datos de Pagina

Nacimiento de las supersticiones, la mitología y los dioses

Creada12-10-1999
Modificada07-03-2017
Total Visitas8978
Diciembre13

El Origen de los Dioses

¿Por qué los árboles dan fruto en verano pero en invierno se le caen las hojas?. ¿Por qué a veces cae agua del cielo?. ¿Por qué mueren los peces al sacarlos del agua?.

En su afán por explicar todas las cosas, el hombre descubrió algunas de las primeras leyes naturales. Pero otros fenómenos estaban tan por encima de su capacidad que jamás podría aspirar a descubrirlas.

Así, el hombre empezó a inventar historias para explicar las cosas a las que no encontraba explicación.

Más allá del océano debía haber "alguien" que lanzaba las olas que batían la costa.

Desde lo alto de las montañas "alguien" debía estar soplando con tanta fuerza que inclinaba los más recios árboles.

Y "alguien", de vez en cuando, traía las nubes desde lejos llenas de agua y las volcaba sobre las laderas de las montañas.

Poco a poco el hombre imaginó decenas de seres poderosos, tanto que para ellos el hombre era un ser insignificante. Los llamó dioses y los hizo habitar lugares lejanos, inaccesibles, donde el hombre jamás podría llegar para verificar o negar su existencia.

Así nació la mitología.

Pero un día al hombre se le ocurrió que tal vez fuera posible comunicarse con los dioses para pedirles lluvia, o una buena caza, o una buena cosecha.

Claro que si quieres algo hay que dar algo a cambio, tal vez un cordero o una cabra.

Y para que el cordero pudiera llegar hasta el dios debería ascender entre las llamas y las volutas de humo de una hoguera.

Y para que el dios estuviera pendiente y viera el sacrificio que se le hacía sería mejor hacer que los asistentes gritasen o, mejor, cantasen durante la ceremonia.

Así nació la religión, entre los chillidos, el dolor y el olor a carne chamuscada de un sacrificio cruento e inútil.

A veces el período de sequía, la epidemia, el hambre padecida por el pueblo era tan grande que no bastaba un cordero. Había que sacrificar un bebé, o varios niños, o una virgen, había que intentar cualquier cosa y esperar que diera resultado, que los dioses quedaran satisfechos.

Al formarse las primeras ciudades aparecieron los sacerdotes que asumieron la responsabilidad de comunicarse con los dioses y satisfacer sus demandas de sacrificios.

Pero, una vez institucionalizado el sacerdocio, los sacerdotes, con el fin de mantener y aumentar su poder e influencia, se convirtieron a sí mismos en los únicos representantes legítimos de su dios sobre la tierra.

A partir de entonces los creyentes ya no podían realizar sacrificios directamente a su dios, tenían que acudir al templo, entregar al sacerdote el cabrito, el cordero, el hijo primogénito o el dinero necesario para adquirir el chivo expiatorio destinado al sacrificio.

Así fue como la religión fue creada por el hombre para, posteriormente, ser robada por los sacerdotes que la convirtieron en un negocio.

Testigos de este proceso fueron los reyes de aquella época. En un tiempo en el que la supervivencia de un pueblo dependía de la fuerza hacía falta tener un ejército que debía ser alimentado por el pueblo. Y para dirigir a ambos hacía falta un rey.

Algunos reyes descubrieron que colaborar con los sacerdotes podía resultarles beneficioso, pues les confería más autoridad el hecho de que sus actos estuviesen refrendados por su dios. Para aquellos pueblos primitivos era inevitable que política y religión acabaran colaborando en el control del pueblo.

Como así ocurrió.

De cualquier forma, todo esto ocurrió hace más de cinco mil años, tres mil antes de Cristo, dos mil antes de Salomón, mil antes de Abraham.

Nadie había oído hablar nunca de Dios, ni Alá, ni Yavé, ni Jehová, ni siquiera de Elohim.

Los dioses de hace cinco mil años eran Marduk, Anubis, Ishtar, Moloch y otros muchos dioses que gobernaban diversos pueblos en la zona conocida como el Creciente Fértil, Egipto, Palestina y Mesopotamia. Los dioses adorados en otras partes de la Tierra apenas tuvieron influencia sobre la cultura occidental, por lo que no voy a hablar de ellos en estas páginas.

La mayoría de estos dioses eran dioses creadores que habían creado el mundo y habían elegido un pueblo, su pueblo, para protegerlo y hacerlo más fuerte que sus vecinos para, algún día, dominar y sojuzgar a todos los pueblos de la Tierra.

A cambio de su protección y guía los dioses, a través de sus sacerdotes, pedían sacrificios casi siempre animales, algunas veces humanos, y los sacrificados casi siempre iban con alegría al holocausto pues ¿qué alegría podía ser mayor que la de dar la vida por su dios sabiendo que a cambio se ganaría el paraíso?.

En aquellos tiempos la vida era cruel, dura y llena de penalidades. Sólo unos pocos disfrutaban realmente de la vida, la mayor parte de la gente estaban condenados desde el nacimiento a una vida de duro trabajo como esclavos, campesinos u obreros, que debían trabajar día a día, año tras año, con el único fin de sobrevivir para seguir atendiendo a sus amos.

No existía la justicia en la tierra, por eso aquellos hombres sólo albergaban una esperanza, la de que algún día su dios los llevaría al paraíso, un paraíso donde serían ellos los amos servidos por esclavos en sus más insignificantes deseos y donde podrían disfrutar de toda suerte de placeres imaginables.

Con esa única esperanza, alentada por los sacerdotes, aquellos hombres eran capaces de soportar las más duras penalidades, las más crueles injusticias y hasta el sacrificio de la vida misma a cambio de un sueño, una mentira.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies