La Biblia Apócrifa

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Credo de un Ateo

El Origen de los Dioses

De Abraham a Egipto

El Éxodo

La Conquista de Palestina

El Ocaso de Israel

La Dominacion Persa

La Dominación Griega

La Dominacion Romana

Poncio Pilato

Los Últimos Tiempos

Jesús, el Profeta

Jesús, el Mesías

Saulo de Tarso

Pablo, el Apóstol de los Gentiles

Las Guerras Judías

Jesús, el Hijo de Dios

Conclusión

Bibliografía

Los Evangelios Apócrifos

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.80.4.76

Datos de Pagina

Historia de los Judíos, desde el Éxodo hasta el Reino de Salomón

Creada12-10-1999
Modificada07-03-2017
Total Visitas3533
Septiembre10

La Conquista de Palestina

Durante varios años, hicsos y judíos vagaron de tierra en tierra buscando un lugar en el que establecerse, pero fueran donde fueran no eran bien recibidos por los pueblos que allí vivían.

Ni siquiera en la tierra de la que partieron sus antepasados siglos antes encontraron albergue, al fin y al cabo en tiempos de Jacob formaban una tribu nómada de algo más de un centenar de personas, pero ahora habían regresado con una población de varios miles de personas y no había ningún pueblo que pudiese recibir a una cantidad tan importante de nuevos habitantes.

Los rebaños y tesoros robados a los egipcios les permitieron alimentarse durante algún tiempo pero, cada vez más mermados sus recursos, se vieron obligados a hacer la guerra para conquistar los territorios en los que establecerse.

No podían enfrentarse a los grandes reinos que había al norte y al este, así que se dirigieron a Canaán, una zona habitada por numerosos reyezuelos independientes y allí, con una población superior a la de muchos pueblos de la época, no les costó mucho conquistar varias poblaciones masacrando, esclavizando o deportando a sus anteriores habitantes.

Durante varios siglos los judíos hicieron la guerra con mayor o menor ventura, en numerosos enfrentamientos contra cananeos, filisteos y los diversos pueblos que habitaban la zona.

Aunque desde su llegada a aquellas tierras habían sido considerados por los cananeos con desprecio, como bandas de forajidos que había que exterminar, la falta de unión entre los cananeos permitió que los judíos fueran conquistando diversas poblaciones.

Para justificar el hecho de que estaban robando las tierras a sus legítimos propietarios, los israelitas crearon el mito de que en realidad esas tierras eran suyas, que les habían sido dadas por su dios Yavé en tiempos de Abraham y que al ausentarse durante su permanencia en Egipto los cananeos y filisteos se las habían robado.

Aunque entre ellos se adoraban a varios dioses, los sacerdotes de Yavé consiguieron monopolizar el poder religioso prohibiendo la adoración a otro dios que no fuera Yavé, convirtiendo a éste en un dios todopoderoso que les ayudaría a vencer a los enemigos pero que si era desobedecido provocaría la derrota de sus ejércitos.

Así, cada vez que triunfaban en una batalla daban las gracias a Yavé que les había dado la victoria, pero cuando perdían era un castigo de Yavé porque algunos díscolos seguían adorando a otros dioses o habían quebrantado las leyes sagradas.

Pero a pesar de la represión religiosa, algunos hebreos seguían adorando a otros dioses, aparte de Yavé. No en vano entre ellos habían quedado muchos descendientes de los hicsos durante su esclavitud en Egipto, y los hicsos tenían sus propios dioses.

También los cananitas tenían sus propios dioses antes de ser invadidos por los judíos, uno de ellos llamado Baal-Pteor que gobernaba a los demás dioses cananitas y que era representado como un hombre con cabeza, pene y pies de burro.

Con el tiempo los judíos integraron en su religión parte de las creencias cananitas y cuando siglos más tarde los judíos encontraron relatos y leyendas antiguas, algunas eran legítimamente judías pero otras eran cananitas y los judíos las asumieron como propias.

Al cabo de varios siglos, en tiempos del rey David, los judíos consiguieron acabar con sus enemigos y formaron un reino que gozó de una edad de oro bajo los reinados de David y Salomón.

Esta edad de oro no tuvo apenas influencia entre los reinos de los alrededores, seguían siendo débiles en relación a los países vecinos, Siria, Mesopotamia, Egipto, etc. pero éstos estaban ocupados en otras reyertas e Israel tuvo tiempo de consolidar su poder en la zona.

David adoraba a partes iguales a Yavé y a Baal-Pteor, prueba de ello es que la mitad de sus hijos estaban consagrados a uno y a otro dios. Los sacerdotes judíos, que hasta entonces habían estado por debajo de los jefes militares, asumieron varias parcelas de poder político y durante el reinado de David lucharon contra diversas herejías religiosas.

También intentaron hacer lo mismo durante el reinado de Salomón pero éste, que había establecido alianzas mediante matrimonios con diversos países vecinos, nunca consintió en prohibir a sus esposas extranjeras que adoraran a sus propios dioses. De hecho, también él hizo sacrificios a los dioses de algunas de sus esposas cosa que le provocó serios conflictos con la jerarquía sacerdotal.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies