La Biblia Apócrifa

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Credo de un Ateo

El Origen de los Dioses

De Abraham a Egipto

El Éxodo

La Conquista de Palestina

El Ocaso de Israel

La Dominacion Persa

La Dominación Griega

La Dominacion Romana

Poncio Pilato

Los Últimos Tiempos

Jesús, el Profeta

Jesús, el Mesías

Saulo de Tarso

Pablo, el Apóstol de los Gentiles

Las Guerras Judías

Jesús, el Hijo de Dios

Conclusión

Bibliografía

Los Evangelios Apócrifos

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.82.119.116

Datos de Pagina

Tras la erupcion volcánica de Santorín, Egipto se vio sumida en el caos por varias plagas y los esclavos judíos e hicsos aprovecharon para huir de Egipto

Creada12-10-1999
Modificada07-03-2017
Total Visitas2145
Abril12

El Éxodo

Aproximadamente por el año 1.450 AC, a ochocientos kilómetros al noroeste de Egipto, en el mar Egeo, un volcán en la isla de Santorín entró en erupción enviando una columna de humo y cenizas hacia el cielo.

El volcán apenas hubiera sido visible desde las islas vecinas, pero la fuerza de la lava hizo que se formase una nueva chimenea que atravesó la montaña abriendo una grieta en ella. Por esa grieta penetraron miles de toneladas de agua, millones de litros que entraron con ciclópea fuerza y que al entrar en contacto con la hirviente lava del volcán entró en ebullición. El vapor de agua en expansión provocó tal presión que la isla de Santorín, literalmente, estalló en pedazos.

Se calcula que la explosión debió ser unas quince veces mayor que la del volcán Krakatoa, que estalló en muy parecidas circunstancias en el océano Pacífico a finales del siglo XIX. En aquella ocasión llegaron a romperse los cristales de las ventanas en muchas ciudades europeas, a pesar de que estaban a más de diez mil kilómetros de distancia, y el polvo suspendido en la atmósfera alteró las temperaturas de la Tierra durante varias decenas de años.

La explosión quince veces mayor de Santorín, a sólo ochocientos kilómetros de distancia causó efectos terroríficos en Egipto.

Primero vendría una sacudida de la tierra, seguida, una media hora más tarde, por una explosión atronadora.

Una gigantesca ola de casi un centenar de metros de altura se extendió en todas direcciones a más de trescientos kilómetros por hora. Tras ella aún se produjeron varias olas de unos treinta metros de alto que asolaron por completo la isla de Creta. Estas olas llegaron un par de horas más tarde a las costas de Egipto provocando unas inundaciones que destruyeron numerosas ciudades costeras sepultando también al faraón Tutmosis III y sus ejércitos que estaban en una de sus frecuentes expediciones guerreras.

Las cenizas volcánicas y los restos de polvo de la isla oscurecieron el sol durante varios días, y aún varias semanas más tarde quedaría en la atmósfera suficiente polvo como para que al posarse en las aguas del Nilo este apareciese teñido de sangre.

Los animales que habitaban en las charcas y el río, incapaces de sobrevivir en las insalubres aguas invadieron los campos y ciudades muriendo por doquier y aumentando el terror de egipcios y judíos. Las aguas contaminadas, los animales muertos, las plagas de ranas, mosquitos, tábanos y langostas hicieron que los egipcios se encerraran en sus casas y los esclavos hicsos, judíos y otros vieron su oportunidad de escapar.

Un par de semanas después de la explosión de Santorín, los esclavos huyeron a través del desierto intentando regresar a Canaán. Antes de irse se vengaron de sus opresores incendiando numerosas casas y matando a muchos de sus antiguos amos. También se llevaron consigo todos los animales de tiro que pudieron conseguir y todas las joyas de oro, plata o piedras preciosas que pudieron robar. Atravesaron el desierto lejos de las rutas habituales hasta llegar al Mar de Juncos, lo que hoy es el lago Sibornis, que atravesaron por un brazo de tierra que separaba este mar del Mediterráneo y se adentraron en tierras cananitas.

Siglos más tarde, al recordar la forma en que huyeron de Egipto, los judíos embellecieron la historia dándole un baño de heroicidad y aumentando el protagonismo de los que organizaron la fuga. Los mitos se fundieron con las leyendas y Moisés, que seguramente fue un escriba judío que vio la oportunidad de que su pueblo se liberase, se convirtió en la mano ejecutora de la venganza del terrible dios de los judíos.

El robo de los tesoros egipcios se convirtió en un regalo que los egipcios les dieron alegremente a los judíos para que se fueran de su tierra, los asesinatos producidos en su fuga fueron obra del Angel Exterminador de Yavé y el paso del mar de Juncos se convirtió en el escenario final en el que perecieron el faraón y todos sus ejércitos.

Otra consecuencia que tuvo la explosión de Santorín fue la destrucción de la civilización minoica, una civilización que durante siglos había dominado Creta y muchas islas del Egeo y cuyos barcos habían abierto rutas de comercio que llegaban a lugares tan alejados como Tartesos y aún más lejos. La densa lluvia de cenizas volcánicas cubrió los fértiles valles de Creta, destruyó las cosechas e imposibilitó la agricultura durante varias décadas.

Los supervivientes tuvieron que desperdigarse en todas direcciones estableciéndose en las costas mediterráneas para dar nacimiento a muchos pueblos como los griegos, filisteos, fenicios y cartagineses que más adelante cambiarían el destino de Europa.

Al asentarse en la costa de Canaán fueron conocidos como los filisteos y la franja costera que invadieron se conoció al principio como Pilistia y más tarde como Palestina.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies