Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

El Árbol Genealógico Humano

La Aventura de la Humanidad

África: Empieza el Viaje

Australia

Asia

Europa

Las Américas

Apocalipsis Neandertal

Descifrando los Cielos

Stonehenge

La Edad Antigua

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Los primeros Homo Sapiens  y cómo salieron de África

Creada22-11-2017
Modificada22-11-2017
Total Visitas3
Diciembre2
Noviembre1
Diciembre0

Reseña del Documental Fuera de África de la serie La Aventura de la Humanidad

África: Empieza el Viaje

Según todos los indicios, la Humanidad tuvo su origen en el Este de África, en el valle del Rift.

En 1.967 el antropólogo Richard Leakey encontró a orillas del río Omo unos fragmentos de huesos que al ser laboriosamente reconstruidos formaron un cráneo humano. Ya en el 2.005, las modernas técnicas de datación revelaron que tenían 195.000 años de antigüedad.

Cráneo de Homo SapiensEs el ejemplar más antiguo de Homo Sapiens jamás encontrado.

Los primeros homínidos evolucionaron mucho antes, hace alrededor de 4 Ma, a partir de especies de simios. En el transcurso de millones de años fueron evolucionando varias especies de homínidos, algunas de las cuales migraron y se extendieron por toda África saliendo en ocasiones hacia Asia y Europa.

La última especie en aparecer fue la nuestra, el Homo Sapiens.

Cráneo de Homo HeidelbergenseNuestro antecesor más directo fue el Homo Heidelbergensis, algunos de cuyos restos se han encontrado en Zambia.

Su cráneo revela unas marcadas diferencias con el nuestro, con una frente achatada, mandíbula prominente y acusados arcos supraorbitales.

Vida de Cavernícolas

En una cueva de Pinnacle Point, Sudáfrica, se han encontrado restos que indican que estuvo habitada hace 165.000 años por homínidos prácticamente iguales a nosotros. La cueva era cálida y seca, y protegida contra los vientos por lo que debía ser un lugar confortable para vivir.

Tallaban herramientas de cuarcita, principalmente cuchillos y pequeñas hojas afiladas que debían estar montadas en un mango. También usaban ocre, una tierra rojiza cuya única utilidad es la pintura, bien sea de los muros de piedra o de sus propios cuerpos, lo que indica que ya tenían un sistema de creencias y mitos.

El suelo de la cueva está lleno de fragmentos de conchas de moluscos, por lo que se deduce que se avituallaban de alimentos marinos, con lo que podían esquivar la competencia de los grandes depredadores como hienas y leones. La recolección de mariscos requería un conocimiento adecuado de las mareas, y una planificación de sus actividades.

La complejidad de las herramientas que fabricaban, así como la planificación requerida para recolectar alimentos en la costa nos dice que ya disponían de un lenguaje para comunicar ideas, enseñar y contar historias.

Ignoramos cómo era ese lenguaje, pero podemos suponer que era un idioma similar al de los bosquimanos, que habitan el Kalahari, en Namibia, y que tiene la peculiaridad de incorporar chasquidos en su idioma.

Hay varios idiomas africanos que incorporan chasquidos en su lenguaje. También en Tanzania hay tribus que los utilizan y los antropólogos creen que ambas tribus están emparentadas, lo cual es intrigante ya que probablemente no han habido contactos entre ambas poblaciones al menos durante 100.000 años, lo que sugiere que debieron separarse antes de esa fecha.

El uso de chasquidos tiene una utilidad fundamental en la caza, durante la cual los cazadores tienen un lenguaje específico con chasquidos y sin vocales, lo que les permite ser menos oídos por las presas a las que acechan.

Pero su técnica de caza más exitosa es la persistencia. Los cazadores bosquimanos son capaces de perseguir a sus presas durante horas hasta que quedan agotadas y vulnerables.

Lo que nos da esa capacidad es un conjunto de ventajas evolutivas, entre ellas la pérdida del pelaje corporal y la sudoración en todo el cuerpo, que provoca un efecto de refresco durante horas, capacidad de la que carecen los demás animales que no pueden mantener una huida prolongada.

Para refrescarse, los animales sólo pueden hacerlo jadeando, y sólo estando parados, lo que en largas persecuciones garantiza el éxito de los cazadores.

El Registro del ADN

Para saber cómo los primeros humanos salieron de África para colonizar el planeta disponemos de un registro en el interior de las células de nuestro cuerpo, el ADN mitocondrial que se transmite de madres a hijos.

De vez en cuando se producen mutaciones. Las que son perjudiciales provocan la muerte del individuo, pero las que son inocuas se seguirán transmitiendo a las siguientes generaciones y su estudio nos permite reconstruir la genealogía de la especie humana.

Contando la cantidad de mutaciones podemos hacer una estimación de cuánto tiempo ha transcurrido desde la mutación y cuándo determinadas poblaciones migraron para ocupar nuevos territorios.

Árbol Genealógico HumanoTodas las personas del mundo actual tienen un antepasado común, una mujer africana que vivió hace más de 100.000 años. La descendencia de esa mujer se estableció en toda África, creando poblaciones a menudo aisladas, pero con una raíz común.

De ellas, un pequeño grupo de pocos centenares de personas migraron hacia Asia y Europa. Y, sorprendentemente, esto sólo ocurrió una vez. No hubo otros grupos que siguieran su camino.

Y de este pequeño grupo descienden todos los humanos de fuera de África.

Salir de África no era tarea fácil, todo la población humana se encontraba en la parte Sur del continente, por debajo del infranqueable desierto del Sahara.

¿Por dónde pudieron salir?

La Tribu Perdida de Israel

En la década de 1.930, la primera mujer profesora en la Universidad de Cambridge, la arqueóloga Dorothy Garrod, estaba dirigiendo unas excavaciones en las laderas del monte Carmelo, en Jerusalén, y frente a una cueva encontraron herramientas similares a las encontradas en Pinnacle Point. Y a metro y medio de profundidad encontraron los restos de diez esqueletos humanos. Hoy en día se encuentran en el Museo Rockefeller de Jerusalén.

Fueron enterrados juntos con varios objetos y herramientas. En la mano de uno de ellos habían colocado una quijada de jabalí, y las modernas técnicas de datación han mostrado que tienen una antigüedad de 100.000 años.

Un estudio sobre la climatología en el pasado ha revelado que hace 140.000 años el Sahara era una zona mucho menos desértica que en la actualidad, con extensas sabanas surcadas por ríos y humedales, por lo que había numerosas especies vegetales y animales, y probablemente poblaciones humanas habitándolo.

Durante varios miles de años el Sahara fue tan transitable como la mayor parte de África y un reducido grupo de africanos pudo alcanzar las costas mediterráneas de Egipto y llegar a Israel, donde vivieron durante miles de años.

Sin embargo el clima volvió a hacerse más desértico, y no sólo en el Sahara, sino también en toda la franja que sigue por Oriente Medio, cruzando Asia hasta el Desierto del Gobi.

Aquella primera población que salió de África se extinguió sin dejar descendencia.

El Camino de los Manantiales

Es más probable que el grupo que migró a Asia lo hiciera cruzando los treinta Km del Mar Rojo hasta Arabia y desde ahí a Irán y la India.

Parece una travesía demasiado larga para los primitivos medios de navegación que pudieran tener los humanos de aquella época, pero al mismo tiempo que el Sahara se desertificaba también se inició una glaciación durante la que grandes placas de hielo de kilómetros de espesor se formaron sobre el Norte de Eurasia y América. Eso hizo que el nivel de los océanos descendiera y emergiera tierra firme, quedando África y Arabia, hace 70.000 años, a sólo 11 Km de distancia.

En el desierto del Sur de Arabia se encuentra gran cantidad de piedras talladas por manos humanas para la fabricación de hojas afiladas, puntas de flecha y cuchillos. No es posible datar esas piedras, pero se han encontrado tallas similares en yacimientos que sí han podido ser datados hace 70.000 años, por lo que es posible que se fabricaran durante la misma época.

Pero ¿podrían sobrevivir los humanos en un clima tan seco y caluroso?

La costa Sudeste de Arabia se encuentra al borde de un sistema climático del Océano Índico que cada verano trae abundantes lluvias convirtiendo el paisaje desértico en una serie de fértiles valles.

Pero lo más importante, al estar la costa mucho más baja, había por el litoral numerosos manantiales por los que brotaba agua potable. Hoy en día esos manantiales siguen estando allí pero sumergidos en el océano, a varios centenares de metros de la costa actual.

En aquella época, hace 70.000 años, toda la costa Sur de Arabia era transitable y fértil, e incluso el Golfo Pérsico estaba cerrado, pudiendo cruzar a pie hasta el actual Irán.

El Golfo Pérsico apenas tiene actualmente unos 40 metros de profundidad, y durante las glaciaciones, con los océanos mucho más bajos que en la actualidad, toda la zona era un fértil valle regado por varios ríos procedentes de Irak, Irán y Arabia. Los antiguos llamaron a esta tierra Edén, y podría tratarse de una coincidencia pero algunos historiadores piensan que este es el mismo Edén de la Biblia.

Es más que posible, muy probable, que desde allí la Humanidad se extendiera hacia Asia, Europa, Oceanía, Australia y América, para habitar todo el planeta.

En mi opinión

Si queréis conocer mejor a los Bosquimanos, os recomiendo las buenísimas películas Los Dioses Deben Estar Locos, la primera y la segunda. No recomiendo las demás.

En el documental El Jardín del Sahara se muestran unos estudios climáticos más completos que los aquí se mencionan y sugiere que el Sahara sigue un ciclo regular de desertificación y reverdecimiento que se repite aproximadamente cada 20.000 años.

Cauces de Ríos en Arabia, enterrados bajo el DesiertoSobre el paso de los humanos por la costa Sur de Arabia, en El Jardín de Arabia se muestran varios cauces fluviales descubiertos por satélites bajo las arenas del desierto de Arabia, lo que indica que en determinadas épocas, quizás de un modo cíclico, también Arabia se convierte en un terreno fértil y transitable.

También El Jardín del Edén habla sobre las fértiles tierras del Golfo de Adén, antes de que se inundaran con el fin de la Edad de Hielo.

Según esto, es perfectamente posible que los humanos pudieran haber atravesado Arabia, no solo por la costa, sino también por el interior, hasta llegar al río Adén, prolongación del Éufrates y Tigris, acrecido con afluentes desde Arabia e Irán, que cruzaba el fértil Valle Adén hasta el Océano Índico.

Ver Ficha de Fuera de África de la serie La Aventura de la Humanidad

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies