Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

Egipto

Grecia

La Atlántida: Mito y Realidad

La Atlántida

La Búsqueda de la Atlántida

La Atlántida: El Fin de un Mundo

La Atlántida

La Atlántida en Doñana

La Atlántida

El Resurgir de la Atlántida

La Antigua Atenas

Cómo los Griegos Cambiaron el Mundo

La Cámara de los Huesos de Malta

El Laberinto del Minotauro

El Primer Ordenador de la Historia

Orfeo: El Cristo Griego

El Disco de Festos

Roma

Asia

América

Varias Civilizaciones

Ciencia y Tecnologías de la Antigüedad

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP18.212.239.56

Datos de Pagina

Los últimos descubrimientos sobre la erupción del volcán de la isla de Santorín, posible origen del mito de la Atlántida.

Creada01-12-2014
Modificada21-05-2017
Total Visitas179
Abril2

Reseña del Documental Atlántida: Fin de un Mundo. Nacimiento de una Leyenda

La Atlántida
El Fin de un Mundo
El Nacimiento de una Leyenda

Documental dramatizado de la BBC en el que describen los últimos descubrimientos, en el año 2.010, sobre la Isla de Santorín, posible origen del mito de la Atlántida.

La Isla de Thera

La civilización Minoica dominó la navegación y el comercio marítimo en todo el Mediterráneo durante más de mil años.

Su centro geográfico era la isla de Creta, donde estaba el inmenso palacio de Knosos, con más de 1.300 estancias.

A 110 Km al norte de Creta se encuentra la isla de Thera.

Isla de Thera 1.700 aCThera es una isla formada por las erupciones de un volcán que entra en erupción aproximadamente cada 17.000 años. Hacia el año 1.650 aC tenía la forma de un anillo casi cerrado con un mar interior y un volcán en el centro.

Thera estaba habitada por un pueblo que se dedicaba al comercio marítimo, llevando mercancías a lo largo de todo el Mediterráneo y consiguiendo pingües beneficios que la convirtieron en una de las civilizaciones más prósperas de la Edad de Bronce.

Sus ciudades tenían casas de dos o tres plantas con gran cantidad de frescos representando su forma de vida y con los primeros inodoros construidos dentro de las viviendas que desaguaban las heces en un sistema de alcantarillado subterráneo.

La Erupción del Volcán de Thera

En el año 1.620 aC se produjo un terremoto de 7 grados que derrumbó numerosos edificios y llegó hasta a quebrar escalones de granito.

La población retiró los cadáveres y puso a resguardo sus posesiones más preciadas bajo los sólidos marcos de madera de las casas. Bloquearon con rocas las puertas para evitar los robos y abandonaron la ciudad para trasladarse a campamentos provisionales hasta que los temblores sísmicos se redujeran.

Pero no lo hicieron.

La cámara magmática bajo el volcán se abrió bajo el mar expulsando gases sulfurosos que mató a gran parte de la fauna marina.

Para aplacar la ira de los dioses, los habitantes ofrecieron numerosos sacrificios de animales, cabras, cerdos y toros, cuyos huesos se han encontrado junto a sus altares de ofrendas.

Sobre la isla cayó una lluvia de ceniza que contaminó las fuentes de agua potable. Durante varios días se sucedieron las réplicas y los temblores fueron en aumento.

Por fin, dos cámaras magmáticas se unieron y reaccionaron químicamente produciendo una erupción gigantesca, la más grande producida en la Historia.

La explosión fue tan grande que se oyó en Egipto, los temblores derribaron edificios en Creta, a más de cien Km de distancia. Muchos de los habitantes de Thera que aún no hubiesen abandonado la isla debieron quedar sordos.

Conforme el cráter se agrandaba empezó a ser invadida por el agua del mar. Al entrar en contacto con el magma el agua hirvió explosivamente provocando una erupción freatomagmática. El sonido pudo alcanzar los 300 decibelios y la explosión impulsó rocas gigantescas que cayeron como misiles ardientes alrededor de la isla.

Se produjeron flujos piroclásticos de roca pulverizada a 700º y a velocidades de 300 Km/h que arrasaron la isla y sus alrededores, incluso por encima del mar. Conforme los flujos piroplásticos avanzaban sobre el mar, el agua superficial entró en ebullición produciendo más vapor que aceleró los flujos en su invasión del mar. La muralla de vapor y cenizas solo se detuvo cuando la ceniza se enfrió lo bastante para que el mar dejara de producir vapor, a bastantes Km de la isla.

Los tsunamis llegaron mucho más lejos. A 320 Km/h las primeras olas llegaron a Creta en apenas 20 minutos. Los cretenses que estuvieran en el puerto verían cómo las aguas se retiraban de la costa con rapidez, pero no sabían que apenas un minuto más tarde llegaría una ola gigantesca, de 18 metros de alto, que arrasaría todo el litoral de Creta y, prácticamente, todas las costas del Mediterráneo.

Los tsunamis se sucedieron durante varios días antes de que, por fin, la erupción se calmara.

Fue una erupción 3 veces mayor que Krakatoa, 100 más que Santa Elena, 4.000 veces más potente que la Bomba de Hiroshima.

Las cenizas de la erupción sumieron el Mediterráneo en la oscuridad durante semanas provocando un invierno volcánico que se hizo notar en los anillos de los árboles incluso en la lejana Inglaterra.

Los expertos opinan que este fue el acontecimiento que más de mil años más tarde fue plasmado por Platón en su obra La Atlántida.

En mi opinión

Faltan por mencionar algunos detalles importantes, por ejemplo, que la isla de Creta quedó cubierta por una capa de varios metros de ceniza que imposibilitaron la agricultura durante décadas obligando a los cretenses a emigrar en diversas direcciones. Uno de esos grupos se estableció en la costa oriental del Mediterráneo formando la nación de Philistia, los famosos Filisteos contra los que siglos más tarde lucharon los Jueces de Israel, y que más tarde dieron el nombre de Palestina a esa zona.

En cuanto a los tsunamis de 18 metros, no lo creo. En un terremoto submarino se pueden producir tsunamis de tanta altura como el movimiento tectónico del fondo marino, unos pocos metros. Pero en el caso de una explosión volcánica o una avalancha de tierra en el mar la altura del tsunami puede llegar a ser de hasta centenares de metros. No creo que el tsunami principal de la erupción fuera menor de 50 metros de alto, y es probable que fuera aún mucho mayor. Hay evidencias de que la ciudad de Ugarit, en la costa del Líbano y en línea recta desde Thera, fue destruida por una ola gigantesca.

Por otro lado, existen evidencias de que hubo dos grandes erupciones en la isla de Thera, con unos 200 años de diferencia. Ignoro cuál de ellas sería más intensa, pero algunos estudiosos opinan que las Plagas de Egipto narradas en el libro del Éxodo, pudieron ser debidas a la más tardía de esas erupciones del Santorín. Basándome en diversos artículos y documentales supuse hace años que la fecha más probable de esta segunda erupción fue sobre el 1.450 aC.

Los historiadores actuales opinan que el Éxodo, si se produjo como se narra en la Biblia, ocurrió algo más tarde, sobre el año 1.300 aC, lo cual contradice a la Biblia cuando afirma (1Reyes 6:1) que el Éxodo ocurrió 480 años antes de Salomón, es decir, sobre el 1.450 aC.

Pero mi opinión es que nunca hubo un éxodo masivo, sino varios éxodos de diferentes grupos judíos e hicsos que en distintas fechas, desde diferentes ciudades, abandonaron Egipto para ir a Canaán. Con el tiempo las diversas narraciones se unieron y agigantaron dando un carácter épico a un suceso que nunca ocurrió, sino que es el compendio de numerosas pequeñas historias reales, exageradas y convertidas en épicas leyendas, que se transmitieron oralmente durante siglos antes de que, 500 años más tarde, se pusieran por escrito en los tiempos de Josías y Esdras.

Por último, unos 80 años antes de que Platón escribiera La Atlántida, su tío abuelo Solón estuvo en Egipto y los sacerdotes egipcios fueron quienes le hablaron de una poderosa civilización que vivía en una isla de anillos de tierra y agua que fue tragada por el océano en un aciago día y una noche.

Solón dio el tamaño de la isla, la población y la fecha en que ocurrió la catástrofe, 9.000 años atrás. No se sabe si fue una exageración de Solón o si equivocó los signos que representaban las centenas y los millares, porque en realidad la isla de Thera tenía la décima parte de la extensión descrita por Solón, y la catástrofe de Thera ocurrió 900 años antes de Solón.

Cuando Platón encontró los escritos de su tío abuelo Solón y escribió La Atlántida puso esas cantidades que siempre han planteado dudas, porque ni Thera era tan grande ni es razonable pensar que una historia pueda transmitirse, cuando aún no existía la escritura, durante 9.000 años.

Ver Ficha de Atlántida: Fin de un Mundo. Nacimiento de una Leyenda

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies