Los Evangelios Apócrifos

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Historia de los Evangelios

Evangelios Gnósticos

El Evangelio de Tomás

Evangelio de Felipe

Evangelio de María (Fragmento copto)

Evangelio de María (Fragmento griego)

Evangelio de Valentín

I

II

III

IV

V

VI

VII

VIII

IX

X

XI

XII

XIII

XIV

XV

XVI

XVII

XVIII

XIX

XX

XXI

XXII

XXIII

XXIV

XXV

XXVI

XXVII

XXVIII

XXIX

XXX

XXXI

XXXII

XXXIII

XXXIV

XXXV

XXXVI

XXXVII

XXXVIII

XXXIX

XL

XLI

XLII

XLIII

XLIV

XLV

XLVI

XLVII

XLVIII

XLIX

L

LI

LII

LIII

LIV

LV

LVI

LVII

LVIII

LIX

LX

LXI

LXII

LXIII

El Evangelio de La Verdad

El Evangelio de la Paz

Evangelio de Judas

Evangelio Apócrifo Musulmán

Apócrifos de la Infancia

Apócrifos de la Pasión

Fragmentos y Citas

Los Manuscritos del Mar Muerto

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP52.55.186.225

Datos de Pagina

Evangelio Gnóstico de Valentín (Pistis Sophia). Capítulo LVI Jesús hace ver a sus discípulos el fuego, el agua, el vino y la sangre.

Creada12-06-2013
Modificada16-08-2015
Total Visitas223
Abril5

Evangelio Gnóstico de Valentín
(Pistis Sophia)

LVI Jesús hace ver a sus discípulos el fuego, el agua, el vino y la sangre

  1. Y cuando los discípulos hubieron oído estas palabras, se prosternaron ante Jesús.
  2. Y lo adoraron, diciendo:
    — Ayúdanos, Señor, para librarnos de los terribles tormentos que están reservados a los pecadores.
  3. »¡Desgraciados los hijos de los hombres, que van a tientas en las tinieblas y no saben nada!
  4. »Ten piedad de nosotros, Señor, en la gran ceguera en que estamos.
  5. »Y ten piedad de toda la raza de los hombres, porque sus enemigos acechan sus almas, como los eones su presa.
  6. »Porque quieren extraviarlos y hacerlos caer en las regiones de los tormentos.
  7. »Ten piedad de nosotros, Señor, y líbranos de esta gran turbación del espíritu.
  8. Y Jesús contestó a sus discípulos:
    — Tened confianza y no temáis.
  9. »Dichosos vosotros, porque yo os haré señores de todos los hombres y ellos os serán sumisos.
  10. »Acordaos de que os he dicho que os daré la llave del reino de los cielos.
  11. »Y os repito que os la daré.
  12. Y cuando Jesús hablaba así, las regiones del camino del medio quedaron ocultas.
  13. Y Jesús resplandecía con una luz brillante.
  14. Y Jesús dijo a sus discípulos:
    — Aproximaos a mí.
    Y se aproximaron.
  15. Y se volvió hacia los cuatro puntos del horizonte, y pronunció un nombre supremo sobre su cabeza, y les predicó, y les sopló en los ojos.
  16. Y Jesús les dijo:
    — Mirad.
  17. Y levantaron los ojos, y vieron una luz extraordinaria tal como no la hay en la tierra.
  18. Y Jesús dijo:
    — Mirad y ved. ¿Qué veis?
  19. Y ellos contestaron:
    — Vemos el fuego, el agua, el vino y la sangre.
  20. Y Jesús dijo:
    — En verdad os digo que yo no he traído, al venir al mundo, más que ese fuego, y esa agua, y ese vino, y esa sangre.
  21. »Porque he traído el agua y el fuego de la región de la luz de las luces.
  22. »Y he traído el vino y la sangre de las regiones de Barbetis.
  23. »Y después mi Padre me ha enviado el Espíritu Santo bajo forma de paloma.
  24. »El fuego, el agua y el vino son para curar todos los pecados del mundo.
  25. »Y la sangre es para la salvación de los hombres.
  26. »Y yo la recibí bajo la forma de Barbetis, la gran potencia de Dios.
  27. »Y el Espíritu atrae a sí todas las almas y las lleva a las regiones de la luz.
  28. »Y por eso os he dicho que he venido a traer el fuego sobre la tierra, esto es, que venía a castigar con fuego los pecados del mundo.
  29. » Y por eso dije a la Samaritana: Si tú conoces los dones de Dios, y a aquel que te ha dicho: Dame agua para beber, tú misma le habrías pedido el agua de la vida, para que fuese para ti un manantial constante hasta lo eterno.
  30. »Y por eso os he dado el cáliz de la vida.
  31. »Porque es la sangre de la alianza, que será vertida por vosotros, para la remisión de vuestros pecados.
  32. »Y por eso fue hundida en mi costado una lanza y brotó agua y sangre.
  33. ȃstos son los misterios de la luz, que remiten los pecados y son los nombres de la luz.
  34. Y cuando Jesús hubo dicho esto, todos los poderes siniestros volvieron a sus regiones.
 

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies