La Verdadera Historia del Cristianismo

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Historia del Cristianismo

Historia de los Evangelios

Tabla para Comparar los Evangelios

Guía para Comprender los Evangelios

Bibliografía

La Biblia Desenterrada

Los Misterios de Jesús

Jesús, Ese Gran Desconocido

Jesús, el Judío

Los Illuminati

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.231.226.211

Datos de Pagina

La historia de Jesús según el historiador César Vidal

Creada06-09-2013
Modificada13-09-2013
Total Visitas352
Noviembre3

Jesús, el Judío

Autor César Vidal Manzanares
Año 2010

César Vidal narra una versión de la vida de Jesús bastante similar a la ortodoxia cristiana.

Datos de Interés

Prefectos de Judea: Ambibulo (9 al 12), Rufo (12 al 15), Grato (15 al 26), Pilato (26 al 36).

Juan Bautista exhortaba a la teshuvah, la conversión, y practicaba al bautismo por inmersión completa en el Jordán. Este rito se practicaba tras la circuncisión al ingresar un extranjero en la religión judía. Algunas órdenes, como los esenios, lo practicaban también en personas que ya eran judías para manifestar su conversión y renacimiento, pero el autor no considera que esta práctica en personas que ya eran judías demuestre ninguna relación de Juan con los esenios.

Según el autor, Juan comenzó su predicación el año 25 y duró unos seis meses.

Juan bautizó a Jesús el año 26, poco antes de su detención por Herodes el tetrarca.

Tras retirarse al desierto donde fue tentado por el demonio, Jesús comenzó a reunir a sus talmidim, discípulos, asistió a las bodas de Caná, tuvo un encuentro con Nicodemo (Según el Talmud, Naqdemón, hijo de Gorión) y con la samaritana del pozo.

En el otoño del 27 comenzó a predicar hasta la primavera del 29.

Los mandamientos entregados a los goyim como descendientes de Noé son:

  1. No rendir culto a las imágenes.
  2. No blasfemar.
  3. No asesinar.
  4. No cometer actos sexuales impuros (adulterio, homosexualidad o zoofilia).
  5. No robar.
  6. No consumir animales mientras estén vivos.
  7. Establecer tribunales de justicia.
Sumos Sacerdotes de la familia de Anás en la época de Jesús

Anás (año 15).

Sus hijos Eleazar (16-17), Jonatán (37), Teófilo (37-??), Matías (43-44) y Anás II (que ordenó la muerte de Santiago en el 62).

Su hermano Jesús hijo de Set (6 aC).

Su nieto Matías (65-67).

Su yerno José Caifás (18-37).

Según Eusebio en Historia Eclesiástica

III, 11: Tras morir Santiago fue nombrado Simeón, hijo de Cleofás. Cita a Hegesipo que afirma que Cleofás era hermano de José.

III, 19: También citando a Hegesipo, Judas era hermano según la Sangre.

En la época de Domiciano se detuvo a otro hermano de Jesús, pero al considerarlo inofensivo fue liberado.

El último familiar conocido de Jesús es Conón, hijo de un hermano, martirizado a comienzos del siglo II y enterrado en la basílica de la Anunciación en Nazaret.

Según Hipólito en Refutación de todas las herejías (Principios del siglo III)

Los Esenios se dividieron en cuatro partidos diferentes, uno de los cuales eran los celotes o sicarios.

 

El autor incluye en el apéndice II una exhaustiva lista de profecías que se cumplieron en la persona de Jesús.

En el apéndice III se expone un resumen de la historia de Israel, desde la época de Alejandro hasta la época de la infancia de Jesús.

En el IV hay una interesante descripción de las instituciones religiosas judías (el Templo, la Sinagoga, etc) así como de las diversas corrientes religiosas que existían en la época de Jesús (fariseos, saduceos y esenios).

En mi opinión

No dudo de la erudición y el conocimiento histórico del autor, César Vidal, sobre la época de Jesús, pero en esta obra no actúa como historiador, sino como un creyente y defensor de la divinidad de Jesús.

Lo primero que se espera de un historiador es que apoye sus argumentos en fuentes y escritos de la misma época o lo más cercana posible, pero el autor se basa, principalmente, en la Biblia y en la Torá, y un poco en Josefo, y en su bibliografía no menciona apenas los escritos más cercanos a la época de Jesús, aunque sí menciona, y mucho, una abundante bibliografía de obras del último siglo.

Por otro lado ignora y menosprecia las similitudes entre la doctrina y la organización establecida por Juan y por Jesús y las de algunas sectas judías como la de los esenios.

Así, afirma que la práctica de la eucaristía era un rito desconocido en aquella época, cuando desde varios siglos antes, algunas sectas mistéricas (como los seguidores de Marduk, Osiris y Dionisos) celebraban el rito de comer la carne y beber la sangre de su dios, hijo de dios, muerto, resucitado al tercer día y ascendido a los cielos.

También creo que se equivoca en las fechas, ya que data la predicación de Juan en el año 26, y sólo durante seis meses antes de ser apresado, y la predicación de Jesús entre el otoño del 27 y la primavera del 29, cuando según la mayoría de los autores debió ocurrir bastante más tarde. De hecho, Schonfield es de los que opinan que la predicación de Jesús debió ocurrir entre el 34 y el 36, los últimos años de la prefectura de Pilato.

Para terminar, el libro es ameno y de fácil lectura, pero el autor narra una descripción de la vida de Jesús totalmente acorde con la ortodoxia cristiana, ignorando hechos que podrían contradecir sus tesis. Por ejemplo, para la fecha del nacimiento de Jesús adopta la opinión de que nació durante el reinado de Herodes pero ignora el otro relato que sitúa el nacimiento durante la celebración de un censo, siendo así que el primer censo romano se realizó diez años después de la muerte de Herodes.

Mucho más interesantes, desde el punto de vista histórico, son los apéndices, aunque igualmente demuestra en varias ocasiones su menosprecio por varias opiniones contrarias a la ortodoxia, especialmente lo relativo a las similitudes entre el cristianismo primitivo y la secta de los esenios.

En resumen, un libro ameno e interesante pero escrito más con fines apologéticos que historiográficos.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies