Los Evangelios Apócrifos

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Historia de los Evangelios

Evangelios Gnósticos

El Evangelio de Tomás

Evangelio de Felipe

Evangelio de María (Fragmento copto)

Evangelio de María (Fragmento griego)

Evangelio de Valentín

I

II

III

IV

V

VI

VII

VIII

IX

X

XI

XII

XIII

XIV

XV

XVI

XVII

XVIII

XIX

XX

XXI

XXII

XXIII

XXIV

XXV

XXVI

XXVII

XXVIII

XXIX

XXX

XXXI

XXXII

XXXIII

XXXIV

XXXV

XXXVI

XXXVII

XXXVIII

XXXIX

XL

XLI

XLII

XLIII

XLIV

XLV

XLVI

XLVII

XLVIII

XLIX

L

LI

LII

LIII

LIV

LV

LVI

LVII

LVIII

LIX

LX

LXI

LXII

LXIII

El Evangelio de La Verdad

El Evangelio de la Paz

Evangelio de Judas

Evangelio Apócrifo Musulmán

Apócrifos de la Infancia

Apócrifos de la Pasión

Fragmentos y Citas

Los Manuscritos del Mar Muerto

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP52.55.186.225

Datos de Pagina

Evangelio Gnóstico de Valentín (Pistis Sophia). Capítulo XXX Jesús describe a sus discípulos el aspecto de las regiones superiores.

Creada12-06-2013
Modificada16-08-2015
Total Visitas174
Abril5

Evangelio Gnóstico de Valentín
(Pistis Sophia)

XXX Jesús describe a sus discípulos el aspecto de las regiones superiores

  1. »Y entonces veréis en la realidad esas formas que no tienen parangón.
  2. »Y cuando os haya conducido a las regiones superiores, veréis la gloria de los que pertenecen a las regiones superiores.
  3. »Y sentiréis una admiración extrema y, cuando os lleve a la región de los archones de la Heimarméné, veréis la gloria en que están.
  4. »Y miraréis al mundo que está ante vosotros como la obscuridad de la obscuridad.
  5. »Y cuando miréis al mundo que habita el género humano, os parecerá un grano de polvo, por la gran distancia que os separará de él.
  6. »Y cuando os conduzca a la región de los doce eones, veréis la gloria en que están.
  7. »Y esta gloria os hará ver la región de los archones de la Heimarméné como la obscuridad de las tinieblas y ella será ante mí como un grano de polvo.
  8. »Y cuando os haya llevado a la región trece de los eones, las doce regiones de los eones os parecerán como la obscuridad de las tinieblas.
  9. »Y cuando miráis las doce regiones de los eones, os parecerán como un grano de polvo.
  10. »Y cuando os lleve a la región del medio y veáis la gloria que allí brilla, la decimotercera región de los eones os parecerá la obscuridad de las tinieblas.
  11. »Y si desde allí miráis a los doce eones, y a sus esferas, y cuanto los acompaña, os parecerán, por la distancia y por la superioridad sobre ellos, como un grano de polvo.
  12. »Y cuando os haya conducido a las regiones de aquellos que pertenecen a la derecha, y veáis la gloria en que están, las regiones de los que pertenezcan al centro os parecerán como la noche del mundo de los hombres.
  13. »Y al mirar el centro, vuestros ojos lo verán como un grano de polvo, por la gran distancia que lo separa de las regiones donde habitan los que están a la derecha.
  14. »Y cuando yo os conduzca a la tierra de luz donde está el tesoro de la luz, para que veáis la gloria que esplende [resplandece] allí, las regiones de la derecha os parecerán como la luz de mediodía en el mundo de los hombres cuando el sol no brilla.
  15. »Y cuando miréis las regiones de la derecha, os parecerán como un grano de polvo, por la gran distancia que las separa del tesoro de la luz.
  16. »Y cuando yo os conduzca a las regiones de los que han recibido los misterios de la luz, para que veáis la gloria de luz en que están, la tierra de la luz os parecerá semejante a la luz del sol del mundo del género humano.
  17. »Y cuando miréis a la tierra de la luz, la distancia y lo inferior que es os la harán parecer como un grano de polvo.
  18. Y cuando Jesús acabó de decir estas palabras a sus discípulos, María Magdalena se adelantó.
  19. Y dijo:
    — Señor, no te incomodes si te pregunto, porque nosotros nos informamos con celo de todas las cosas.
  20. Y Jesús contestó a María:
    — Pregunta lo que quieras preguntar.
  21. »Y yo te contestaré claramente, sin parábola, y os diré todas las cosas desde el interior de los interiores hasta el exterior de los exteriores.
  22. »Y desde el Inefable hasta la obscuridad de las tinieblas, para que tengáis de todo conocimiento completo.
  23. »Dime, pues, María, lo que deseas saber y yo te lo revelaré con satisfacción.
  24. Y ella dijo:
    — Señor, los hombres que hayan recibido los misterios de la luz ¿serán más ensalzados en tu reino que los próbolos del tesoro de la luz?
  25. »Porque yo te he oído decir: Cuando os haya llevado a la región de los que recibieron los misterios, la región de la tierra de la luz os parecerá como un grano de polvo.
  26. »Y esto por la gran distancia y la gran gloria en que está la región de los que han recibido los misterios.
  27. »Dinos, pues, Señor: ¿Los hombres que reciban los misterios serán más ensalzados que la tierra de la luz?
  28. »¿Serán, pues, más altos que ella en el reino de luz?
  29. Y Jesús contestó a María:
    — Bien está que te informes con celo de todo.
  30. »Mas yo te hablaré de la misión de los eones y de la erección del universo.
 

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies