Los Evangelios Apócrifos

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Evangelios Gnósticos

El Evangelio de Tomás

Evangelio de Felipe

Doctrina de los Doce Apóstoles

Evangelio de María (Fragmento copto)

Evangelio de María (Fragmento griego)

Evangelio de Valentín

I

II

III

IV

V

VI

VII

VIII

IX

X

XI

XII

XIII

XIV

XV

XVI

XVII

XVIII

XIX

XX

XXI

XXII

XXIII

XXIV

XXV

XXVI

XXVII

XXVIII

XXIX

XXX

XXXI

XXXII

XXXIII

XXXIV

XXXV

XXXVI

XXXVII

XXXVIII

XXXIX

XL

XLI

XLII

XLIII

XLIV

XLV

XLVI

XLVII

XLVIII

XLIX

L

LI

LII

LIII

LIV

LV

LVI

LVII

LVIII

LIX

LX

LXI

LXII

LXIII

El Evangelio de La Verdad

El Evangelio de la Paz

Evangelio de Judas

Evangelio Apócrifo Musulmán

Apócrifos de la Infancia

Apócrifos de la Pasión

Fragmentos y Citas

Los Manuscritos del Mar Muerto

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.80.4.76

Datos de Pagina

Evangelio Gnóstico de Valentín (Pistis Sophia). Capítulo XL Jesús continúa predicando a sus discípulos.

Creada12-06-2013
Modificada12-06-2013
Total Visitas173
Septiembre1

Evangelio Gnóstico de Valentín
(Pistis Sophia)

XL Jesús continúa predicando a sus discípulos

  1. »Renunciad a la crueldad, para que seáis dignos del misterio de la luz.
  2. »Y para que seáis preservados de los suplicios de las fauces de los dragones.
  3. »Renunciad a la cólera, para que seáis dignos de los misterios de la luz.
  4. »Y para que seáis librados de los ríos de humo de las fauces de los dragones.
  5. »Renunciad a la desobediencia, para que seáis dignos de los misterios de la luz.
  6. »Y para que seáis preservados de Jaldabaôth y de los ardores del mar de fuego.
  7. »Renunciad a la cólera, para que seáis dignos del misterio de la luz.
  8. »Y para que seáis preservados de los demonios de Jaldabaôth y de todos sus suplicios.
  9. »Renunciad al adulterio, para que seáis dignos del misterio de la luz.
  10. »Y para que seáis preservados del mar de azufre y de las fauces de león.
  11. »Renunciad a los homicidios, para que seáis dignos de los misterios de la luz.
  12. »Y para que seáis preservados del archón de los cocodrilos, que es la primera de las criaturas que están en las tinieblas exteriores.
  13. »Renunciad a las obras perversas e impías, para que seáis dignos del misterio de la luz.
  14. »Y para que seáis preservados de los archones de las tinieblas exteriores.
  15. »Renunciad á la impiedad, para que seáis dignos de los misterios de la luz.
  16. »Y para que seáis preservados del llanto y del rechinar de dientes.
  17. »Renunciad a los envenenamientos, para que seáis dignos de los misterios de la luz.
  18. »Y para que seáis salvados de la gran helada y el granizo de las tinieblas exteriores.
  19. »Renunciad a las blasfemias, para que seáis dignos de los misterios de la luz.
  20. »Y para que seáis defendidos contra el gran dragón de las tinieblas exteriores.
  21. »Renunciad a las malas doctrinas, para que seáis dignos de los misterios de la luz.
  22. »Y para que seáis preservados de todos los suplicios del gran dragón de las tinieblas exteriores.
  23. »Y decid a quienes predican y a quienes escuchan malas doctrinas: ¡Malhaya vosotros!
  24. »Porque si no os arrepentís de vuestra malicia, caeréis en los tormentos rigurosísimos del gran dragón y de las tinieblas exteriores.
  25. »Y nada en el mundo os rescatará hasta la eternidad.
  26. »Sino que seréis sin existencia hasta el fin.
  27. »Y decid a quienes descuidan la doctrina de la verdad del primer misterio: ¡Malhaya vosotros!
  28. »Porque los suplicios que habéis de experimentar superarán a los que experimenten los demás hombres.
  29. »Y permaneceréis entre la nieve, en medio de los dragones, en las tinieblas exteriores.
  30. »Y nada podrá rescataros hasta la eternidad.
  31. »Y decidles: Amad a todos los hombres.
  32. »Para que seáis dignos del misterio de la luz y para que os elevéis en el reino de la luz.
  33. »Sed dulces, para que podáis recibir el misterio de la luz y elevaros al misterio de la luz.
  34. »Asistid a los pobres y a los enfermos, para que os hagáis dignos de recibir el misterio de la luz y os podáis elevar al reino de la luz.
  35. »Amad a Dios, para recibir el misterio de la luz y llegar al reino de la luz.
  36. »Sed caritativos, para que recibáis el misterio y lleguéis al reino de la luz.
  37. »Sed santos, para recibir el misterio de la luz y elevaros al reino de la luz.
  38. »Renunciad a todo, para ser dignos del misterio de la luz y elevaros al reino de la luz.
  39. »Porque éstas son las vías de los que se hacen dignos del misterio de la luz.
  40. »Y cuando halláis hombres que renuncien a cuanto constituye el mal y practiquen lo que yo digo, transmitidles los misterios de la luz, sin ocultarles nada.
  41. »Y cuando fuesen pecadores, y cometiesen los pecados y faltas que os he enumerado, dadles también los misterios, para que se conviertan y hagan penitencia, y no les ocultéis nada.
  42. »Porque yo he traído los misterios a este mundo para remitir cuantos pecados han sido cometidos desde el principio.
  43. [No hay versículo 43]
  44. »Y por eso os he dicho que no he venido para llamar a los justos.
  45. »Yo he traído los misterios para remitir los pecados de todos, y para que todos sean llevados al reino de la luz.
  46. »Porque estos misterios son un don del primer misterio para borrar los pecados de todos los pecadores.
 

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies