Los Evangelios Apócrifos

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Historia de los Evangelios

Evangelios Gnósticos

El Evangelio de Tomás

Evangelio de Felipe

Evangelio de María (Fragmento copto)

Evangelio de María (Fragmento griego)

Evangelio de Valentín

I

II

III

IV

V

VI

VII

VIII

IX

X

XI

XII

XIII

XIV

XV

XVI

XVII

XVIII

XIX

XX

XXI

XXII

XXIII

XXIV

XXV

XXVI

XXVII

XXVIII

XXIX

XXX

XXXI

XXXII

XXXIII

XXXIV

XXXV

XXXVI

XXXVII

XXXVIII

XXXIX

XL

XLI

XLII

XLIII

XLIV

XLV

XLVI

XLVII

XLVIII

XLIX

L

LI

LII

LIII

LIV

LV

LVI

LVII

LVIII

LIX

LX

LXI

LXII

LXIII

El Evangelio de La Verdad

El Evangelio de la Paz

Evangelio de Judas

Evangelio Apócrifo Musulmán

Apócrifos de la Infancia

Apócrifos de la Pasión

Fragmentos y Citas

Los Manuscritos del Mar Muerto

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.90.204.233

Datos de Pagina

Evangelio Gnóstico de Valentín (Pistis Sophia). Capítulo XXXVII Jesús contesta a una nueva observación de María Magdalena.

Creada12-06-2013
Modificada16-08-2015
Total Visitas151
Febrero1

Evangelio Gnóstico de Valentín
(Pistis Sophia)

XXXVII Jesús contesta a una nueva observación de María Magdalena

  1. Y dijo luego Jesús:
    — Esforzaos todos vosotros en comprender.
  2. »Y procurad tener en vuestro interior la fuerza de luz precisa para someteros.
  3. »Porque desde ahora os hablaré de las regiones que habita la verdad del Inefable y de cómo esos parajes son.
  4. Y al oír los discípulos estas palabras, quedaron silenciosos.
  5. Y María Magdalena se adelantó y se prosternó a los pies de Jesús.
  6. Y los adoró, llorando, y dijo:
    — Ten piedad de mí, Señor.
  7. »Porque mis hermanos se han conturbado cuando has dicho que les ibas a dar conocimiento del misterio del Inefable, y por eso han guardado silencio.
  8. Y Jesús tranquilizó a sus discípulos.
  9. Y les dijo:
    — No temáis no poder comprender los misterios del Inefable.
  10. »Porque os digo en verdad que este misterio está en vosotros y en todo el que os obedezca.
  11. »Y en verdad os digo que, para todo el que se consagre a Dios y renuncie al mundo y a lo que en él se halla, este misterio es más sencillo que todos los misterios del reino de la luz, y más fácil de comprender que cualquiera de ellos.
  12. »Porque aquel que renuncie a este mundo y a sus afanes entrará en conocimiento de este misterio.
  13. »Y por eso os he dicho: Y quienquiera que sufra bajo las fatigas del mundo y trabaje bajo su peso que venga a mí y yo le daré el reposo.
  14. »Porque mi fardo es ligero y mi yugo suave.
  15. »No penséis, pues, que no habéis de comprender este misterio.
  16. »Porque en verdad os digo que la comprensión de este misterio es más sencilla que la comprensión de los otros misterios.
  17. »Y os digo que en verdad este misterio está en vosotros y en cuantos renuncien al mundo y a lo que en él se encierra.
  18. »Escuchadme, pues, discípulos, amigos y hermanos.
  19. »Porque os voy a conducir al conocimiento del misterio del Inefable.
  20. »Puesto que yo he venido para traeros el conocimiento completo de la emanación del universo.
  21. »Porque la emanación del universo es el conocimiento de este misterio.
  22. »Y cuando el número total de las almas justas se complete y el misterio se cumpla, yo pasaré mil años, según el cómputo de los años de la luz, reinando sobre los próbolos de la luz, y sobre el conjunto de las almas de los justos que hayan recibido todos los misterios.
 

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies