Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Las Mejores Series

Los Orígenes

El Clima y el Cambio Climático

Cómo el Clima Determinó la Historia

La Pequeña Edad de Hielo

La Corriente del Golfo y la Próxima Glaciación

El Misterio de las Nubes

Los Movimientos Climáticos

Historia del Cambio Climático

Guía del Cambio Climático

La Conspiración del Efecto Invernadero

La Gran Estafa del Calentamiento Global

La Era de la Estupidez

Curiosidades Climáticas

Peligros desde el Espacio

Rayos X a la Tierra

La Odisea de un Volcán

Cazadores de Volcanes

La Luna: La Cara Oculta de la Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.236.234.60

Datos de Pagina

¿Es real el Cambio Climático? ¿Es un movimiento político para alarmar a la sociedad?

Creada12-09-2016
Modificada13-11-2017
Total Visitas72
Diciembre1

Reseña del Documental Comienza la Batalla de la serie Historia del Cambio Climático

Historia del Cambio Climático

En 1.972, un grupo de científicos escribió una carta al presidente de USA alertándole de un grave peligro.

El Clima de la Tierra parecía haberse vuelto loco.

Advertían de que la Tierra estaba entrando en una nueva Era Glacial que provocaría grandes tormentas y heladas, destrucción de cosechas y consiguientes hambrunas que traerían consigo grandes problemas humanitarios, migraciones y posibles revueltas de la población con la previsible consecuencia de graves alteraciones del orden público.

Desde entonces la opinión de la mayoría de los científicos ha cambiado hasta el extremo opuesto, temiendo que lo que va a ocurrir en un futuro muy cercano es un Calentamiento Global, aunque con las mismas catastróficas consecuencias.

Comienza la Batalla

En los años 1.970 imperaba el pesimismo. Las guerras y revoluciones estallaban por doquier, se contaminaba más que en toda la Historia de la Humanidad, el petróleo se agotaba, las historias de grandes catástrofes eran recurrentes en el cine.

Y encima se avecinaba una terrible Era Glacial.

Las señales eran claras, la década de los 60 fue extraordinariamente fría produciéndose intensas nevadas que interrumpían el tráfico en numerosas ciudades del Hemisferio Norte. Los científicos encontraron una explicación perfectamente lógica. A partir de los años 40 se inició un enorme crecimiento industrial, las fábricas funcionaban a máximo rendimiento y las centrales eléctricas multiplicaron su producción. Todos estos procesos industriales generaron una gran cantidad de contaminación en forma de partículas de hollín que, disueltas en la atmósfera, impedía que el calor del Sol llegara a la superficie de la Tierra.

Una bonita teoría... desmentida por la realidad. A partir de mediados de los 70 el planeta comenzó a calentarse. A pesar de que la contaminación era la misma o incluso mayor, las temperaturas siguieron ascendiendo.

La Curva de Keeling

Una nueva explicación fue dada por Charles Keeling, un científico que comenzó a estudiar de forma metódica los niveles de CO2 de la atmósfera en todo el mundo. Hizo la primera medición exacta en 1.958 y le dio un valor de 315 PPM (Partes por Millón), pero al repetir las mediciones al año siguiente comprobó que era ligeramente mayor. Y al siguiente. Y al siguiente. Los recuentos continuaron hasta que, en 2.008, llegaron a 386 PPM.

Y eso demuestra dos cosas: Que la Humanidad está haciendo aumentar la cantidad de CO2 de la atmósfera a nivel global y que esto está produciendo un calentamiento global.

Sin discrepar absolutamente de lo dicho, quiero hacer notar que lo único que se ha demostrado es que el CO2 está aumentando. Las dos conclusiones expuestas por el documental deberían demostrarse de forma más segura.

¿Por qué, mientras el CO2 aumentaba de forma continua, las temperaturas bajaron hasta 1.975 y empezaron a subir después?

Los científicos llegaron a la conclusión de que ambos mecanismos, el hollín enfriador y el CO2 calentador, actuaban simultáneamente, y mientras el nivel de CO2 era menor, el enfriamiento era la tendencia dominante. Pero al llegar a una cierta cantidad de CO2 fue éste el factor dominante y comenzó a vencer la tendencia al enfriamiento.

Los Informes para el Gobierno

El gobierno USA quiso confirmar esta alarmante hipótesis y requirió la opinión de una organización secreta de científicos llamada Jason.

Cada año desde los años 60, un grupo de científicos escogidos por su brillantez y su patriotismo se reunía en San Diego para asesorar al gobierno USA sobre temas científicos que pudieran afectar a la seguridad y el desarrollo.

En 1.978 el gobierno les pidió que investigaran las pruebas y teorías del Calentamiento Global.

En el informe que redactaron en 1.979 afirmaron que los niveles de CO2 se duplicarían para el 2.035. Hoy los científicos han retrasado ese hecho hasta 2.050.

También afirmaron que la temperatura media de la Tierra subiría 2 ó 3 grados para el 2.100 y que las temperaturas de los polos subirían más que las de los trópicos, unos 10 grados.

El gobierno, alarmado, encargó un nuevo estudio a un grupo de meteorólogos, y estos llegaron de forma independiente a las mismas conclusiones.

Pero en 1.980 la política se interpuso en los estudios científicos. Fue elegido presidente de USA Ronald Reagan, abiertamente pro industrial y pro americano. Al no gustarle las conclusiones de ambos informes científicos, encargó un tercer estudio a Bill Nuremberg, miembro de Jason y participante en el Proyecto Manhatan que dio lugar a la creación de la primera Bomba Atómica, pero que tenía ideas políticas similares a las de Reagan. Los resultados de su estudio discrepaban de los dos estudios anteriores y coincidían con las ideas de Reagan, es decir, que podría haber un leve calentamiento pero sería muy lento y sin apenas consecuencias, por lo que no era necesario tomar medidas contra las emisiones de CO2.

Esta teoría se vino abajo cuando a mediados de los 80 se comenzó a tomar muestras del aire encerrado en las capas del hielo de Groenlandia, que permitió conocer las temperaturas de los últimos 100.000 años. Y en esos registros se descubrió que a menudo los cambios de temperatura de la Tierra se producen de forma abrupta.

El Clima podía cambiar mucho y con gran rapidez.

La Humanidad contra el Clima

Los escépticos siguieron argumentando que el Clima era demasiado complejo e impredecible, y que las actividades humanas no eran suficientes para producir cambios significativos en la temperatura de la Tierra.

En 1.984 los climatólogos descubrieron que la Capa de Ozono que protege la Tierra de los Rayos Ultravioleta se estaba destruyendo, formándose un agujero en la Capa de Ozono sobre la Antártida. Y el responsable era un gas inventado en los últimos años y que se usaba cada vez más en los aerosoles y frigoríficos: Los CFC, Cloro-Flúor-Carbono.

Esto demostró que, contra lo que argumentaban los escépticos, la Humanidad SÍ tiene la capacidad de alterar el Clima de la Tierra a nivel global.

A lo largo de las décadas de los 80 y 90 las temperaturas fueron también muy elevadas rompiendo numerosos records de temperaturas y muchos científicos adujeron que la causa podría ser el aumento de emisiones de CO2 de origen antropogénico.

En 1.988, un científico de la NASA, Jim Hansen, expuso en el congreso sus conclusiones acerca de los estudios realizados sobre el clima. Éstas eran que la Tierra se estaba calentando de forma imparable debido al Efecto Invernadero provocado por las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Hasta entonces la mayoría de la gente pensaba que el Calentamiento Global era una posibilidad del futuro, pero Hansen les convenció de que el Calentamiento Global YA había llegado.

Pocos meses más tarde la ONU creó el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático, IPCC.

La Controversia

En 1.992 se celebró la Cumbre de la Tierra, un congreso en Río de Janeiro al que asistieron numerosos gobernantes para hablar sobre el Medio Ambiente y el Calentamiento Global.

Pero también los escépticos celebraron congresos y reuniones, y afirmaron que la subida de temperaturas que se estaba experimentando era algo que ya había ocurrido en muchas ocasiones a lo largo de la Historia y que no había pruebas científicas de que el CO2 fuera el responsable.

Una de sus aseveraciones era, sencillamente, que no era cierto que la temperatura de la Tierra fuera más elevada que en otras épocas del pasado.

Midiendo la Temperatura de la Tierra

Tomar la temperatura de la Tierra parece fácil. Basta poner muchos termómetros en todo el mundo, tierras y océanos, y registrar la temperatura de forma periódica.

En realidad esto se viene haciendo desde hace bastante tiempo, y recopilando las mediciones registradas se ha comprobado que desde 1.910 hasta 1.940 las temperaturas ascendieron drásticamente. Después descendieron hasta la década de 1.970. Y desde entonces volvieron a subir.

La red de cabinas meteorológicas estaban instaladas en muchas ciudades y zonas cercanas, dejando la mayor parte de la superficie terrestre sin registrar. Para complementar esa información se lanzaron satélites que mediante la captación de ondas Infrarrojas y microondas podían tomar la temperatura de cualquier parte del globo.

Los resultados fueron los contrarios a los esperados. Según los satélites la Tierra no se estaba calentando. Al contrario, en los últimos 10 años ha descendido ligeramente.

Los escépticos dieron la explicación obvia de esta contradicción: La mayoría de las estaciones meteorológicas se encontraban en las ciudades o cerca de ellas, y en las últimas décadas muchas ciudades habían crecido hasta rodear las estaciones. Las ciudades, al sustituir terrenos verdes naturales por carreteras de asfalto y edificios de hormigón producían un efecto de Isla de Calor, por el cual la temperatura media de las ciudades era ligeramente superior a la de sus entornos naturales. Como las ciudades habían ido creciendo paulatinamente, también las temperaturas de sus estaciones meteorológicas habían aumentado. Esto había viciado las mediciones de todos los termómetros situados en las ciudades o sus cercanías.

El ejemplo más flagrante era el del la estación meteorológica de Las Vegas. Construida en 1.940 en el desierto, junto al aeropuerto, la ciudad ha crecido tanto que ha llegado a rodear el aeropuerto. Las temperaturas registradas en esta estación son hoy en día 4 grados mayores que las de la fecha en que se instaló. Sin embargo, una estación situada mucho más lejos, aún en el desierto, sólo registra una subida de menos de un grado.

A pesar de este aparentemente lógico argumento, las evidencias seguían apuntando a un Calentamiento Global. En todo el mundo se veían las señales: Primaveras tempranas, glaciares retrocediendo, océanos más cálidos.

¿Cómo se podían explicar entonces los datos de temperaturas de los satélites, que indicaban un enfriamiento global?

Se descubrió que el sistema de medición de los satélites contenía dos fallos fatales.

Conforme da vueltas alrededor de la Tierra, la fricción de la atmósfera, aún siendo muy liviana a esas altitudes, era suficiente para frenar ligeramente el satélite y hacerlo descender. Si el satélite está un Km más cerca de la Tierra, los sensores medirán una temperatura más alta. Pero también hará que se retrasen en sus mediciones, y si un año mide la temperatura de un terreno a las 2 de la tarde, al año siguiente puede tomar la temperatura a las 6, lo que haría creer al satélite que la Tierra está más fría de lo que realmente está.

Una vez que se conocieron estos dos errores se corrigieron las mediciones para los datos ya analizados y el resultado fue que, efectivamente, se había producido un ligero calentamiento en los diez años anteriores.

Los Climas del Pasado

Desmontado el argumento de los escépticos, éstos aún plantearon que, si es cierto que la Tierra se está calentando ¿cómo podemos asegurar que no es por causas naturales? Al fin y al cabo, hace mil años los vikingos colonizaron Groenlandia, que en aquella época era Green Land, Tierra Verde. Vivieron allí durante varios siglos hasta que tuvieron que abandonarla por La Pequeña Edad de Hielo.

También esa época cálida se sintió en toda Europa, donde las heladas eran escasas, las cosechas abundantes, la población creció y se construyeron numerosas catedrales. Incluso se plantaron viñas en Inglaterra y Alemania donde se produjeron vinos de gran calidad y muchas calles fueron nombradas con nombres de vinos y oficios relacionados con su cultivo.

Después, cuando comenzó La Pequeña Edad de Hielo, las viñas murieron.

Y por eso los ingleses y alemanes beben cerveza.

Pero queda el testimonio de los escritos de la Edad Media que hablan de aquellas cosechas, así como el de las numerosas calles que aún conservan sus nombres antiguos.

A aquella época los climatólogos actuales la llaman el Período Medieval Cálido.

En realidad, hasta hace poco tiempo se ha llamado siempre el Óptimo Climático Medieval, y así lo encontraréis en cualquier libro de papel del año 2.010 para atrás, indicando que fue una época benigna y de gran prosperidad durante la Edad Media.

Pero desde hace unos pocos años los catastrofistas del Calentamiento Global han dejado de usar esa expresión ya que la palabra óptimo es demasiado positiva para asociarla con una época que era más cálida que la actual.

Y, por desgracia, no hay gente valiente que defienda que a las cosas se las llame como se las ha llamado siempre, y evitar que los políticos y grupos de manipulación decidan cómo debemos llamar a las cosas.

Es evidente que a lo largo de la historia se han producido muchas variaciones climáticas que no se podían achacar a la industria. ¿Por qué suponer que la variación climática actual SÍ era por culpa de la Humanidad?

La evidencia histórica parece indicar que, efectivamente, las temperaturas hace mil años eran más altas que hoy en día, pero realmente no hay registros de temperaturas precisos más allá de 1.850.

El Palo de Hockey

El profesor Michael Mann intentó calcular las temperaturas del pasado basándose en la ciencia de la dendrología, el estudio de los anillos de los árboles, para calibrar su crecimiento en tiempos pasados. Si un anillo era más ancho significaba que aquel año las temperaturas habían sido más cálidas. Si era más estrecho es porque había hecho más frío.

También estudió de la misma forma los anillos de crecimiento de los corales en el Mar Rojo, las capas de hielo formado por la acumulación de nieve en las montañas de Perú y las capas de sedimento del fondo de los lagos.

Tomando como referencia las precisas mediciones de las últimas décadas, tomó todos esos datos y con ellos construyó un gráfico donde se mostraban las temperaturas calculadas a partir de los registros naturales en los últimos mil años.

Temperaturas de los últimos Mil años (El Palo de Hockey)El resultado fue espectacular. Se apreciaba una época cálida hace unos mil años seguida de un período ligeramente más frío y, a partir del siglo XX un ascenso extraordinario, con temperaturas nunca antes alcanzadas.

El gráfico fue muy difundido y se convirtió en un icono del Calentamiento Global, recibiendo el nombre de El Palo de Hokey.

Desde el principio, éste gráfico fue muy atacado por los escépticos que aducían que los datos se basaban en especulaciones erróneas y habían sido alterados exprofeso para alarmar a la sociedad.

Hablaban, literalmente, de Fraude. (Ver: La Controversia del Palo de Hockey)

Otros científicos hicieron más mediciones basándose en otros registros naturales y, con ligeras variaciones, mostraban la misma tendencia.

Aún así los escépticos siguieron insistiendo en que esta subida podía tener causas naturales, no antropogénicas, y sugerían que el responsable del Calentamiento Global DEBÍA ser el Sol.

En particular, las Manchas Solares.

Manchas Solares y Nubes

Las Manchas Solares son tormentas magnéticas que se producen en la superficie del Sol y que muestran una actividad superior a la normal. Cuando hay más manchas solares, el Sol es más activo.

Los astrónomos llevan siglos observando las manchas solares y en el siglo XVII hubo un período de unos 50 años durante los que no se observó NINGUNA mancha solar. Este período, conocido como el Mínimo de Maunder, coincidió con el período más frío de la presunta (¿presunta?) Pequeña Edad de Hielo que asoló Europa entre los siglos XIII y XIX.

No había ninguna explicación de por qué las manchas solares podían afectar a la temperatura de la Tierra, pero a mediados de los 90 surgió una nueva teoría para explicarlo.

La mayor o menor cantidad de manchas solares no afectaban directamente a la temperatura de la Tierra, sino al Viento Solar. Cuando hay más manchas solares el Viento Solar es más intenso, y viceversa.

El Viento Solar no afecta tampoco a la temperatura de la Tierra, se extiende en todas direcciones hasta detenerse, mucho más allá de la órbita de Plutón, formando la Heliosfera, una extensa zona esférica que rodea todo el Sistema Solar y que filtra y detiene un cierto porcentaje de los rayos cósmicos procedentes del Universo, de las explosiones de supernovas que se producen cada segundo en cualquier parte del cosmos y que acaban por llegar a la Tierra.

Los rayos cósmicos, cuando llegan a la Tierra, interactúan con la atmósfera, particularmente con las moléculas de vapor de agua, ionizándolas y convirtiéndolas en núcleos de condensación a cuyo alrededor se adosan otras moléculas de agua para formar las pequeñas gotas que componen las nubes. Si a la Tierra llegan más rayos cósmicos se producen más nubes. Si hay menos rayos cósmicos hay menos nubes.

Y las nubes reflejan el calor del Sol hacia el espacio, con lo cual más nubes se traducen en más frío, y menos nubes en más calor.

Y así se cierra el amplio ciclo que explica la relación entre las manchas solares y la temperatura de la Tierra.

Más Manchas Solares generan Más Viento Solar, Heliosfera más intensa, Menos Rayos Cósmicos, Menos Nubes, Más Calor.

Menos Manchas Solares generan Menos Viento Solar, Heliosfera más débil, Más Rayos Cósmicos, Más Nubes, Menos Calor.

Para confirmar o refutar esta teoría se compararon los registros de las observaciones de manchas solares con las temperaturas registradas en el siglo y medio del que había registros de ambos datos, y aunque ambos registros coincidían hasta mediados del siglo XX, a partir de 1.970 las temperaturas ascendieron mucho más que la actividad solar.

La conclusión es que la actividad solar podría haber dirigido el cambio climático en el pasado, pero ahora no lo estaba haciendo. Debía haber otra cosa que estaba provocando el aumento de temperaturas y la única causa razonable parecían ser las emisiones de CO2 de la industria.

Lucha por el Futuro

En los años 1.940 la ciencia del clima aún estaba en pañales. Los científicos, en su afán por predecir el clima, construyeron modelos físicos en los que se intentaba emular las complejas interacciones del Sol y los cambios de la atmósfera con el clima con el fin de hacer predicciones meteorológicas fiables.

Los modelos físicos eran muy limitados, y pronto se recurrió a construir modelos virtuales en los que gigantescas computadoras calculaban las consecuencias climáticas que tendrían los cambios en las condiciones iniciales. Y conforme la potencia de cálculo de los ordenadores era cada vez mayor, los modelos informáticos fueron también más precisos.

Los modelos informáticos se empezaron a usar cada vez con más asiduidad para calcular cómo cambiaría el clima a corto plazo y conforme la ciencia de la meteorología se desarrollaba sus predicciones eran cada vez más fiables.

Cuando se constató que el clima se estaba calentando por las mayores emisiones de CO2 de la industria, se programaron simulaciones informáticas para saber qué consecuencias tendría para el clima de la Tierra que el nivel de CO2 se duplicara. La respuesta de los modelos informáticos apuntaba a que las temperaturas subirían hasta 3 grados.

Y aún no se habían tenido en cuenta todos los datos disponibles.

El Ascenso de los Océanos

Un estudio de los glaciares de Groenlandia, cuya superficie está cubierta en un 80% por una gruesa capa de hielo, reveló que habían empezado a derretirse a mayor velocidad de la habitual. El calor hacía que la nieve se derritiera, los glaciares avanzaran más rápido y la placa de hielo que cubría Groenlandia adelgazara. Si el proceso seguía a ese ritmo se podría dar una descongelación muy acusada del hielo que, al llegar al mar provocaría una subida catastrófica del nivel de los océanos.

Bastarían sólo seis metros de subida del nivel del mar para que la mitad de las ciudades costeras de todo el planeta quedasen anegadas provocando la migración forzosa de decenas de millones de personas en todo el mundo.

Aún así se seguía pensando que los cambios climáticos serían más o menos graduales y las especies podrían irse adaptando, pero una rama científica totalmente ajena al clima aportó una nueva y trascendental información.

Un grupo de entomólogos ingleses había estudiado fósiles de escarabajos enterrados de los últimos miles de años y descubrió que hasta hace unos 11.000 años la mayoría de los fósiles correspondían a escarabajos propios de climas fríos. De repente, sin solución de continuidad, fueron reemplazados por escarabajos de climas cálidos.

Lo mismo ocurrió al estudiar los granos de polen enterrados en pantanales de Europa. Hasta hace 11.000 años abundaban los granos de polen de plantas de climas fríos. De repente fueron sustituidos por granos de polen de plantas de climas cálidos.

Eso indicaba que los cambios climáticos no siempre serían graduales sino que en ocasiones podían ser muy abruptos.

Y aún quedaba una cuestión sin resolver: ¿Qué pasó con el clima de la Tierra hace 11.000 años?

En esa época se había producido un período de unos mil años durante los cuales el clima había sido bastante frío. Este período era conocido como el Younger Dryas.

Un estudio de las capas de hielo de núcleos extraídos en Groenlandia muestra una historia singular. El hielo se va formando por la nieve caída cada año y acumulada capa sobre capa hasta que la presión convierte la nieve en hielo.

En los núcleos de hielo se ha comprobado que durante el Younger Dryas las capas eran finas y turbias, de menos de medio centímetro por capa anual. Pero terminado ese período las capas son mucho más gruesas, de un centímetro.

Y el cambio no se produjo de forma gradual, sino en un período muy corto, de sólo dos o tres años. El estudio de los isótopos de las partículas de aire encerradas en esas capas indicaban que la temperatura media de la Tierra había dado un salto abrupto de más de cinco grados en esa breve transición.

En realidad, estudios más recientes parecen indicar que ese brusco enfriamiento se produjo por la caída de un meteorito sobre los glaciares de hielo que cubrían el Labrador. Ese meteorito causó grandes daños en Norteamérica, extinguiendo varias especies animales y destruyendo la cultura humana de los Clovis.

También es probable que el impacto lanzara grandes cantidades de hielo y agua dulce al océano que, al flotar sobre el agua salada, pudieran haber detenido temporalmente la Corriente del Golfo, produciendo un acusado enfriamiento del continente europeo.

Ver Por qué Desaparecieron los Mamuts

Y este fenómeno de cambio abrupto de temperaturas no era único. En los últimos 80.000 años se han producido cambios similares unas 20 veces.

Si un suceso similar ocurriera en la actualidad, si las temperaturas globales descendieran o ascendieran abruptamente cinco grados, las consecuencias para la agricultura mundial serían devastadoras, y para la alimentación de siete mil millones de personas, aterradoras.

En mi opinión

El documental es bueno, pero muy parcial y tendencioso. La tesis de los productores es que el Calentamiento Global es un hecho científico totalmente demostrado mientras que los escépticos son conspiranoicos y embaucadores pagados por las grandes empresas que no quieren ver recortados sus beneficios.

Primero, que no es cierto. Hay muchos climatólogos escépticos que no reciben ni un centavo por expresar sus opiniones en Internet o en congresos y conferencias. Son científicos honestos y sinceros que defienden lo que creen que es cierto.

Y segundo, que muchos partidarios del factor antropogénico del cambio climático reciben sustanciosas subvenciones para sus estudios. Y no se las dan porque sí, sino porque ellos los piden con urgencia para salvar el mundo.

Otra muestra de tendenciosidad se muestra cuando los partidarios del Calentamiento Global son llamados a menudo Científicos, palabra que no se usa nunca para referirse a los escépticos, aún cuando entre ellos también hay científicos y climatólogos de renombre. Sólo una vez se refieren a un escéptico como científico, y se trata de un escéptico que ha cambiado de opinión y se ha hecho partidario de las teorías antropogénicas del calentamiento global.

A pesar de que el documental se hizo en 2.008, no se menciona que desde 1.998 las temperaturas han dejado de subir y que hasta ahora (2.015) llevamos ya más de quince años desde que se han, más o menos, estabilizado.

Tampoco se menciona que el gráfico del Palo de Hockey ha resultado ser un fraude, pues el programa informático que lo generaba estaba arreglado para hacer determinadas correcciones e ignorar datos que resultaran atípicos e incompatibles con la tesis del Calentamiento global. De hecho, una vez que el programa fue de dominio público, se comprobó que metieras las temperaturas que metieras, aunque fueran aleatorias, el gráfico generado seguía siendo similar.

Se ignoran varios hechos que podrían perjudicar su tesis y se hace hincapié en otros que parecen apoyarla.

Como introducción al tema del Movimiento Político del Calentamiento Global puede ser interesante verlo, pero es preciso ver también otros documentales que manifiesten las tesis contrarias. Y después, una vez conocidos los argumentos de ambas facciones, decidir cuál de ellas parece más creíble.

Personalmente, y así lo manifiesto en varios artículos de esta página, yo creo que el clima está cambiando, siempre ha cambiado y siempre cambiará. En estos momentos estamos en una fase cálida, y es posible que las emisiones antropogénicas de CO2 influyan en ello, pero son mucho más importantes y decisivos los factores naturales, el principal de ellos el Sol.

La teoría de los rayos cósmicos y las nubes, que en este documental se trata como un intento desesperado de los escépticos para quitarle importancia al CO2, me parece bastante plausible y lógica.

Es cierto que las temperaturas actuales son más altas que en 1.850, pero es que en esa fecha justamente es cuando terminó La Pequeña Edad de Hielo, que no tiene nada de 'presunta', como la ha llamado el narrador, sino que es un hecho histórico comprobado y demostrado.

En fin, vedlo, y ved otros documentales, comparadlos y decidid por vosotros mismos.

Ver Ficha de Comienza la Batalla de la serie Historia del Cambio Climático

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies