Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

Egipto

Grecia

Roma

Asia

América

Varias Civilizaciones

Historia de la Esclavitud

Dictadores de la Antigüedad

Metrópolis de la Antigüedad

Asedios de la Antigüedad

Ciencia y Tecnologías de la Antigüedad

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.227.233.55

Datos de Pagina

El Origen de la Esclavitud, el tráfico de  esclavos, los mayores esclavistas.

Creada24-06-2019
Modificada24-06-2019
Total Visitas25
Septiembre5

Historia de la Esclavitud

Durante la prehistoria se formaron tribus aisladas que a menudo se enfrentaban entre sí para arrebatarse los recursos y los territorios. Normalmente esos enfrentamientos se resolvían con la matanza de los vencidos. Ya desde entonces a veces los vencedores se quedaban con las mujeres de los vencidos con fines de procreación.

En los inicios de la agricultura y la domesticación de animales de tiro y carga, empezó la esclavitud de los varones fuertes que pudieran realizar los trabajos más pesados. Y tal como las bestias, los esclavos podían ser vendidos.

Los primeros imperios de la historia, Mesopotamia, Egipto y aún otros anteriores, legislaron sobre la esclavitud. El Código de Hamurabi y varias leyes de Egipto indicaban que los esclavos debían ser tratados con cierto respeto y establecía ciertas condiciones por las que personas libres podían convertirse en esclavos o en que un esclavo podía ser liberado.

Entre estas formas estaba el Contrato de Servidumbre: Una persona libre aquejada por deudas o que no tuviese medios para sobrevivir podía venderse voluntariamente como esclavo a cambio de saldar sus deudas por un período de  tiempo limitado, normalmente 7 ó 10 años. También los padres podían vender a sus hijos como esclavos.

La Toráh, el libro sagrado de los judíos, escrito en Babilonia durante su exilio en el siglo VI aC, recopiló varias de estas leyes e incluso prescribió que los esclavos, voluntarios o forzados, serían liberados en su séptimo año de esclavitud.

En la floreciente Grecia del siglo V aC, varios filósofos, como Aristóteles y Platón, justificaban la esclavitud de las personas por ellos consideradas inferiores, a un nivel similar al de los animales domesticados.

Durante el Imperio Romano la esclavitud era muy frecuente, un tercio de la población de Roma eran esclavos, procedentes de todas las tierras conquistadas por el imperio. En aquella época se les llamaba Siervos.

A partir del siglo III, con la invasión de tribus bárbaras del Norte de Europa, el Imperio Romano entró en decadencia y muchos siervos adquirieron una semilibertad al quedar como pseudo propietarios, más bien siervos capataces, de las haciendas y terrenos agrícolas de la aristocracia romana que vivía en las ciudades. Eran los Siervos de la Gleba y el inicio de la sociedad feudal.

Durante la Edad Media se siguieron importando esclavos procedentes del Norte de Europa, principalmente eslavos, traídos por esclavistas y traficantes vikingos y germanos. Los vikingos establecidos en las orillas del Volga pasaron a llamarse Rusos. En Europa, para diferenciar a los siervos eslavos de los Siervos de la Gleba, se les llamaba Eslavos, aunque en países latinos la palabra derivó en Esclavos.

Aunque durante el imperio romano había muchos esclavos negros, procedentes de África, durante la Edad Media se fueron haciendo cada vez menos frecuentes. La expansión del Islam hizo que a partir del siglo IX volviera a aumentar el tráfico de esclavos desde África, comprados a reyes negros que esclavizaban a tribus vecinas o en el gran mercado esclavista que establecieron en Tombuctú, a donde llegaban esclavos de toda África para luego ser vendidos en Arabia y Europa. En Lisboa llegó a haber más de un 10% de esclavos negros. Y Sevilla era comparada con 'Un Tablero de Ajedrez', porque había 'tantos trebejos negros como blancos'.

Los pueblos árabes asentados en España esclavizaban también a cristianos y judíos que por ser demasiado pobres no pudieran pagar los impuestos que se les exigían, mucho más elevados que los que pagaban los musulmanes. Abderramán I recibía como tributo de los reyes de Navarra 100 doncellas al año, y Abderramán III, hijo y nieto por línea femenina de esclavas cristianas, llegó a poseer un harén de 6.300 esposas, entre ellas muchas esclavas cristianas, judías y negras, así como gran cantidad de esclavos a los que castraba y que mantenía al cuidado de sus harenes o formando parte de sus ejércitos. En el siglo IX existían centros en Francia con médicos judíos especializados en la castración de los esclavos procedentes del Norte de Europa.

Tras la Reconquista de España fueron traficantes portugueses los que establecieron varias factorías en la costa de África para abastecerse de negros y enviarlos a Europa.

La Esclavitud en América

Antes de la llegada de Colón, los pueblos americanos estaban divididos en varias etnias y reinos. Algunos de estos pueblos llegaron a convertirse en imperios y entre ellos eran frecuentes las guerras que, por lo general, acababan con la esclavitud de los vencidos.

Principalmente Aztecas, Mayas e Incas esclavizaban a pueblos vecinos y los usaban para trabajos forzados y para realizar sacrificios rituales en las pirámides que construían. Cada día cientos de esclavos, en determinadas fechas miles, eran asesinados y descuartizados por los sacerdotes aztecas en las pirámides de Méjico y Yucatán, actividad en la que participaba toda la población.

Cuando Colón volvió de su primer viaje, la reina Isabel le encomendó que tratara a los indígenas con cariño y respeto, y que los evangelizara para salvar sus almas en la fe cristiana.

Ateniéndose a las leyes de la época, que permitían la esclavitud de los cautivos en guerras justas, Colón esclavizó a varios cientos de indígenas que trasladó a España. La reina Isabel montó en cólera y ordenó que fueran liberados y devueltos a sus tierras, prohibiendo que en adelante los indígenas fueran esclavizados. De hecho, ya unos 15 años antes había prohibido la práctica de la esclavitud en los súbditos de las tierras conquistadas.

No estaban así protegidos los africanos, por lo que Colón trasladó 500 esclavos negros a América para que trabajasen en las minas de oro de La Española, siendo éste el primer envío de esclavos negros a América con fines comerciales.

Al llegar Hernán Cortés a las costas de Méjico observó que la mayoría de los pueblos estaban sometidos y eran esclavizados y sacrificados en los templos de aztecas y mexicas, y se alió con ellos contra el imperio azteca. Otros conquistadores españoles siguieron una táctica similar, aliándose con pueblos oprimidos contra sus opresores. Durante varios siglos los conquistadores españoles fueron recordados y respetados como libertadores de pueblos oprimidos.

Pero los españoles habían llevado sin saberlo un enemigo invisible, bacterias y virus de enfermedades que en Europa eran benignas pero que entre los americanos provocaron una enorme mortandad. Al quedar diezmada la población de muchas tierras, los españoles comenzaron a llevar esclavos de África, tarea en la que posteriormente participaron traficantes portugueses, franceses, ingleses y holandeses.

Por diversas circunstancias políticas el tráfico de esclavos a América por negreros españoles se vio dificultado a menudo y pronto fueron superados por portugueses, ingleses y franceses.

La Esclavitud en las Colonias Inglesas

En el siglo XVII los militares ingleses de alto rango solían tener esclavos, pero su presencia era casi excepcional. La mayoría de los esclavos trasladados a América eran irlandeses.

Durante los primeros años se trataba de esclavos por contrato, aceptado por los irlandeses a cambio del pasaje a América y por una duración limitada.

Pero desde 1.620 y durante varias décadas, los ingleses reprimieron a los irlandeses, aprisionaron a miles de ellos que se oponían a su dominio y comenzaron a enviarlos a América. Cientos de miles de irlandeses fueron enviados a las colonias como esclavos, en ocasiones como castigo por oponerse al dominio inglés, otras por ser católicos, y a menudo simplemente capturados, secuestrados y esclavizados. Incluso niños, en cantidades de miles, fueron secuestrados, embarcados hacia América y una vez allí vendidos como esclavos.

Los esclavos irlandeses eran cinco o diez veces más baratos que los negros, de ahí que fueran preferidos por los colonos, pero tenían el inconveniente de que según la ley deberían ser liberados al cabo de 7 o 10 años, mientras que la esclavitud de los negros era perpetua.

Los criadores de esclavos descubrieron una forma de sacar más rentabilidad a la esclavitud. Las esclavas irlandesas fueron apareadas con esclavos negros con el fin de que engendraran mulatos. Éstos seguían siendo más baratos que los negros puros, pero podían venderse a un precio superior que los irlandeses.

Los tratantes de esclavos africanos vieron en esta costumbre un peligro para su propio negocio y presionaron a la corona inglesa para que la prohibieran. En 1.681 se prohibió el cruce de razas con fines comerciales, aunque se siguió permitiendo en la producción propia de esclavos, siempre que se quedaran en la misma hacienda en que nacieron.

Actualmente existe una gran controversia entre historiadores que opinan que los irlandeses no eran esclavos, sino siervos por contrato. Y tienen razón en algunos casos, los voluntarios, pero no en los cientos de miles de casos de irlandeses que fueron detenidos por su religión, desposeidos de sus casas y propiedades (que se dieron a ingleses), y enviados a las colonias inglesas en América.

Si al llegar a América hubieran quedado libres, hubiera sido una deportación. Pero si se les lleva a un mercado y se les vende, son esclavos.

A partir del siglo XVIII se redujo la afluencia de esclavos irlandeses y los colonos ingleses comenzaron a comprar esclavos negros de África para trabajar en sus haciendas.

Las colonias del Sur prosperaron gracias a las plantaciones agrícolas que requerían mucha mano de obra esclava. Las colonias del Norte prosperaron gracias a las industrias que generaron más riqueza y más crecimiento, lo que hizo que la mano de obra esclava no fuese tan necesaria.

Asociaciones abolicionistas fueron ganando influencia y con el tiempo llevaron al congreso leyes para abolir la esclavitud. Los estados del Sur decidieron separarse de la Unión, lo que provocó la Guerra de Secesión en USA.

Y al terminar la guerra, la Esclavitud fue abolida en USA. Aunque no el racismo.

La Esclavitud en la Actualidad

A pesar de que la esclavitud ha sido legalmente prohibida en casi todos los países, se sigue practicando de forma ilegal en algunos, siendo los más representativos la India y Mauritania. En varios países musulmanes, aún estando prohibida, la esclavitud existe, con el cómplice silencio de las autoridades, la policía y los gobernantes.

Además los combatientes yihadistas, talibanes y bandas armadas como la de Boko Haram, esclavizan a las mujeres y niñas no musulmanas que capturan, vendiéndolas a sus combatientes. En estos casos no lo ocultan, presumen de ello, lo justifican con pasajes del Corán y prometen un destino similar para todas las mujeres cristianas.

También existe un tráfico constante de mujeres que son engañadas, secuestradas y esclavizadas, obligadas a ejercer la prostitución y sin posibilidad de escapar. Algunas son vendidas a clientes en diversos países donde son sometidas a exclavitud sexual. Y siendo la esclavitud una actividad ilegal, una vez dejan de ser atractivas el destino de la mayoría es ser asesinadas.

Los Números de la Esclavitud

Actualmente se estima que existen entre 10 y 20 millones de esclavos en el mundo, la mayor parte mujeres. Aunque algunos artículos publicados en Internet aseguran que son muchos más de los que han habido en cualquier otra época histórica, no es cierto. Roma tuvo en su época más esclavos y han existido otras culturas en los que la esclavitud fue mucho más numerosa.

Centrándonos sólo en esclavos africanos, el mayor expolio de personas lo protagonizaron los musulmanes, que sacaron de África a más de 17 Millones de esclavos. Los europeos llevaron a América unos 12 Millones de esclavos negros, la mitad por portugueses e ingleses. Entre 1'5 y 2 Millones por traficantes españoles. El resto por parte de franceses, holandeses, daneses y otros.

Hay que tener en cuenta que la esclavitud incluye dos actividades complementarias que no eran ejercidas por los mismos actores: La Esclavización y el Tráfico.

El 90~95% de los esclavistas que actuaron en África eran negros, reyes de tribus que atacaban a tribus vecinas, los esclavizaban y los vendían a traficantes. El resto eran esclavistas árabes o musulmanes del Norte de África.

En cuanto a los traficantes, más de la mitad eran musulmanes que desde Tomboctú y otras ciudades musulmanas de África los enviaban a Arabia y a Europa. Un tercio eran europeos, que compraban los esclavos en las ciudades esclavistas fundadas por portugueses en la costa de África. También hubo alrededor de un 10% de traficantes negros, que eran los que recorrían el interior del África negra recogiendo los esclavos capturados en distintos poblados y trasladándolos a los mercados musulmanes o portugueses.

También los países musulmanes del Norte de África hicieron numerosas expediciones a las ciudades mediterráneas de Europa, capturando a muchos esclavos, aproximadamente 1'2 Millones en las costas mediterráneas y atlánticas y 2'5 Millones en las costas del Mar Negro, Rumanía y Ucrania.

Y viceversa: esclavistas europeos enviaban expediciones a las costas del norte de África para esclavizar a bereberes y otros pueblos musulmanes.

En cuanto a Europa, los mayores esclavistas de la Edad Media fueron Vikingos y Germanos, que esclavizaron a millones de eslavos y otros pueblos del Norte de Europa y Rusia para llevarlos a los mercados de esclavos de Constantinopla, Venecia y Mallorca, donde traficantes europeos los distribuían por toda Europa.

La Responsabilidad de la Esclavitud

Desde la prehistoria, todos los pueblos del mundo han tenido esclavistas y esclavizados. Todos han sido responsables y víctimas de la esclavitud.

Actualmente hay movimientos sociales, grupos de personas que se consideran descendientes de esclavos y que piden, exigen, que los descendientes de esclavistas y traficantes les pidan perdón por los actos de sus antepasados.

Pero en su petición incurren en varios errores.

El 95% de los esclavistas de África fueron reyes negros. Los descendientes de los esclavistas están en África, no en Europa. Y son negros. ¿Deben los negros africanos pedir perdón en nombre de sus antepasados a los descendientes de los negros que fueron llevados a América como esclavos?

Si retrocedemos 10 generaciones, tendremos 1.000 antepasados (210). En 20 generaciones, un millón. En 30, mil millones. La cantidad no es tanta porque por matrimonios entre parientes más o menos lejanos una misma persona puede ser antepasado nuestro por dos o más ramas diferentes, pero podemos asegurar con casi absoluta certeza que nuestros antepasados de hace 30 generaciones, unos 700 años, eran decenas de millones, y entre ellos había campesinos, pastores, alfareros, sastres, soldados, prostitutas, curas, esclavistas y esclavos. Cualquiera de nosotros, hace 30 generaciones, tuvo un antepasado traficante y otro esclavo. O varios. ¿Qué parte de nuestro cuerpo, de nuestro ADN, tiene que pedir perdón a qué otra parte?

Y ¿son los hijos y los nietos culpables de lo que hicieron sus padres y abuelos?

Cada persona, al nacer, no tiene culpa ni mérito por las acciones que hayan podido realizar sus padres. Podemos sentirnos orgullosos o avergonzados por lo que hayan podido hacer nuestros padres, nuestros abuelos o nuestros antepasados de hace 500 ó 1.000 años, pero en ningún caso una persona tiene culpa ni debe pedir perdón por lo que hicieron sus antepasados.

Es el mismo caso que se ha dado recientemente cuando el presidente de Méjico, Andrés Manuel López Obrador, cuya esposa se llama Beatriz Gutiérrez, exigió al rey de España que pidiera perdón por la conquista de Méjico.

Dejando a un lado la polémica sobre si la conquista fue beneficiosa o perniciosa para los aztecas, que no pudieron desde entonces esclavizar a sus pueblos vecinos ni sacrificarlos a miles cada día en sus templos, habría que recordarle al presidente de Méjico que los descendientes de los conquistadores no volvieron a España, sino que se quedaron en América, tuvieron hijos, la mayoría con mujeres de allí, y sus descendientes viven en América. Y tienen apellidos como López, Obrador y Gutiérrez.

¿Van él y su mujer a pedir perdón a los descendientes de los aztecas?

Lo que pasa es que él, como la inmensa mayoría de la población actual de Méjico, es descendiente de los conquistadores y de los aztecas. Y de totonacas, tlaxcaltecas y otros varios pueblos que vivían en Méjico y que habían sido esclavizados por los aztecas. ¿Qué parte de cada persona tiene que pedir perdón? ¿y a qué otra parte? 

España es un crisol en el que se ha mezclado la sangre de numerosas razas, empezando por los vetones, íberos, celtas, romanos, visigodos, judíos y árabes. Mucha gente de muchos países se han establecido y tenido familia en España. Muchos esclavos han sido traídos del Norte de Europa, del Norte y el Sur de África, han vivido y han tenido hijos, a menudo mezclando diversas razas. Hasta un barco japonés de camino a Inglaterra naufragó en las costas de Cádiz y allí siguen sus descendientes, que ya serán decenas, si no centenas, de miles, mezclados con los descendientes de vetones, celtas, íberos, romanos, árabes, eslavos, negros o incluso de los miles de americanos que han viajado durante siglos a España, algunos como esclavos, otros como personas libres.

Y cuando llegamos a América, no fuimos los españoles los que gobernamos a los indígenas, sino que nos aliamos con ellos y los gobernantes fueron a veces españoles, a veces indígenas y con el tiempo, cuando unimos nuestras sangres y nuestros antepasados, fuimos los mismos.

Cualquiera de nosotros como la mayoría de las personas de cualquier parte del mundo, somos descendientes de millones de personas distintas, de distintas razas, profesiones y extracción social. Es materialmente imposible encontrar una persona que sea descendiente de esclavistas y que no lo sea de esclavos para que pida perdón a las personas que sean descendientes de esclavos y no de esclavistas.

Porque no los hay.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies