Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

La Edad Media

La Edad Moderna

La Expulsión de los Moriscos

El Mapa Secreto de Colón

El Barco de Barbanegra

El Código de la Mona Lisa

Los Secretos de La Piedad

Isaac Newton y la Piedra Filosofal

La Caza del Tesoro Pirata

El Terremoto de Lisboa

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.234.228.185

Datos de Pagina

En 1609 cientos de miles de moriscos fueron  expulsados de España condenándoles a un éxodo  multitudinario hacia tierras africanas.

Creada06-02-2018
Modificada12-02-2018
Total Visitas31
Noviembre5

Reseña del Documental La Expulsión de los Moriscos

La Expulsión de los Moriscos 

Entre 1.609 y 1.614, cientos de miles de moriscos fueron expulsados de España obligándoles a un éxodo multitudinario hacia tierras africanas.

Los moriscos, en el momento de su expulsión, eran alrededor de 350.000 personas. Por regiones, en Valencia residían unos 125.000, lo que representaba un tercio de todos sus habitantes. 70.000 procedían de Aragón. El resto eran de Castilla y Andalucía.

Conforme avanzaba la Reconquista, muchos musulmanes emigraron al Sur o saltaron a África, pero otros muchos quedaron en territorios cristianos, conservando su propia religión. Se les llamó Mudéjares, domesticados.

Los mudéjares conservaron muchos derechos, pero no todos los que tenían los cristianos, y por conservar su religión debían pagar más impuestos o ser siervos de señores cristianos.

Más tarde se les obligó a convertirse al cristianismo, y se les llamó Cristianos Nuevos de Moros, o Moriscos.

Aún así las autoridades eclesiásticas siempre los mantuvieron bajo sospecha y en 1.582 decidieron que lo mejor para España era expulsarlos. Pero esta decisión no se ejecutó hasta 1.609, por obra del Duque de Lerma, valido de Felipe III.

Felipe III comenzó a reinar en 1.598 debiendo afrontar varias situaciones complejas. Las sublevaciones de la población de Flandes eran particularmente onerosas para la Hacienda. Y una plaga de Peste azotó España entre 1.597 y 1.602. La muerte del rey de Marruecos en 1.603 también agravó la situación en el Mediterráneo.

La Sociedad Compartida

Los moriscos constituían una población multifacética. Había ricos y pobres. Muchos eran campesinos, obreros, comerciantes, orfebres, peleteros, ...

Y algunos de ellos llegaron a ostentar cargos de poder.

Las instituciones públicas se adaptaron a la presencia de los moriscos creando, a partir de los Ayuntamientos, un Concejo Cristiano a cargo de un Alcalde y una Aljama Morisca a cargo de un Alfaquí. La Aljama regulaba, administraba y establecía las tasas e impuestos a los moriscos según sus actividades, los campesinos y los artesanos del Zoco.

Poco a poco el Concejo Cristiano se fue injiriendo en la administración de la Aljama prohibiendo que los moriscos ejercieran algunas profesiones. Los artesanos cristianos fueron los que más presionaron en ese sentido.

Profesiones liberales, como la medicina, en la que los moriscos eran muy versados, fueron prohibidas para ellos, a pesar de que anteriormente los médicos moriscos habían sido muy solicitados por reyes y nobles cristianos. El mismo rey Felipe III fue salvado en su niñez por un médico morisco.

Los nobles cristianos eran conscientes de la importante aportación de los moriscos incluso en las labores más modestas del campo. Un dicho castellano era: Quien tiene Moro, tiene Oro.

Los campesinos moriscos fueron los que establecieron sistemas de regadíos, norias y acequias y crearon eficaces organizaciones de trabajo comunal para beneficio mutuo.

Los campesinos cristianos que llegaban del Norte, por contra, estaban exentos de impuestos y gozaban de muchos de esos beneficios sin estar obligados a contribuir con su trabajo comunal.

Las Costumbres Moriscas

La cocina morisca era muy variada. Comían verduras, carnes (a excepción del cerdo) frutas y legumbres. Tampoco consumían vino. Sus detractores afirmaban que era una alimentación insana.

También usaban con profusión las frituras en aceite, dedicándose muchos de ellos a la venta de buñuelos. Y las confituras de frutas, con las que podían aprovechar mejor los productos del campo.

De los frutos secos como las almendras produjeron mazapanes y turrones.

El tiempo de ocio lo dedicaban a charlas y juegos como el ajedrez.

Las mujeres conservaban tradiciones ancestrales, como la cosmética con henna, o Aleña, que los cristianos reprimieron atribuyéndolas a hechizos y pactos con el Maligno. La medicina popular a base de hierbas también era practicada y transmitida por las mujeres, lo que también sirvió para que fueran acusadas de brujería y de hacer pócimas para envenenar a los cristianos.

Sólo en la intimidad de sus casas los moriscos que aún conservaban la religión musulmana podían practicarla. Para evitarlo, las autoridades de Granada ordenaron que los Viernes, día sagrado de los musulmanes, las casas de los moriscos mantuvieran sus puertas abiertas.

Ni siquiera el Ayuno durante el mes de Ramadán se podía practicar en paz, pues en ocasiones, durante ese mes, muchos cristianos obligaban a los moriscos a comer en público.

La Expulsión

Postergada durante muchos años, al fin, en 1.609 se da la orden de deportación, dándoles a los moriscos apenas un mes para acarrear sus bienes a las costas donde cientos de galeones estaban preparados para embarcarlos y llevarlos a África.

Las autoridades cristianas temían sublevaciones y trajeron gran cantidad de soldados de los varios frentes de guerra que había por entonces, pero aparte de un par de sublevaciones en pueblos de Valencia, la mayor parte se resignaron y fueron al exilio pacíficamente.

En algunos pueblos los moriscos estaban tan perfectamente integrados con la población cristiana que recibieron ayuda de sus vecinos y meses después volvieron a la ciudad. Vueltos a deportar, de nuevo volvieron. Y una tercera vez.

Fueron pocos. En la mayoría de los pueblos los artesanos y campesinos cristianos veían en ellos una competencia económica de la que se alegraban de librarse.

Más de 300.000 moriscos fueron expulsados de España.

Algunos fueron al exilio alegres, pensando que irían a una tierra prometida. La mayoría lloraban por la tierra que dejaban atrás.

Al llegar a las costas de África corrieron una suerte diversa. Los desembarcados en Orán fueron asaltados y robados por tribus nómadas. Pero en Túnez les recibieron con alegría y les ayudaron a construir viviendas y hasta nuevas ciudades en las que invirtieron sus conocimientos agrícolas y artesanos para enriquecer a su nuevo país.

La expulsión de los moriscos españoles fue una desgracia, una infamia y una mancha en nuestra historia. Y una debacle económica y poblacional para la España del siglo XVII.

¿Te ha Gustado?
¿Te ha Disgustado?
Me interesa saber tu opinión.
Por favor, deja     Tus Comentarios

Ver Ficha de La Expulsión de los Moriscos

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies