Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

El Coronavirus COVID-19

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

La Edad Media

La Edad Moderna

La Leyenda Negra

Sobre la Inquisición Española

Sobre la Conquista de América

La Esclavitud en España

Protestantes en España

La Expulsión de los Moriscos

El Mapa Secreto de Colón

El Barco de Barbanegra

El Código de la Mona Lisa

Los Secretos de La Piedad

Isaac Newton y la Piedra Filosofal

La Caza del Tesoro Pirata

El Terremoto de Lisboa

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.236.97.49

Datos de Pagina

La Leyenda Negra antiespañola asegura que la Inquisición Española fue la más cruel y mortífera de todas las inquisiciones. ¿Es Cierto? ¿O son mentiras interesadas?

Creada11-02-2020
Modificada11-02-2020
Total Visitas32
Julio1

Mentiras sobre la Inquisición Española

Siempre me ha interesado la Historia, no de los reyes y sus guerras, sino de las gentes y los pueblos, cómo vivían la mayoría de las personas en tiempos pasados y cómo han evolucionado desde la barbarie de la prehistoria hasta las épocas más civilizadas y modernas.

En los últimos años he leído diversos artículos en los que se criticaban varios aspectos de la historia de España, y en ellos se daba la impresión de que los españoles hemos hecho mucho mal a la humanidad, sobre todo en dos temas terribles, la Inquisición y la Conquista de América.

¿Son ciertas esas historias? ¿Debemos sentirnos avergonzados de nuestra historia pasada?

Queriendo comprobar si esas acusaciones son ciertas o no, he estudiado el tema por medio de libros, documentales y artículos de historia, y dentro de esas muy escasas aportaciones he llegado a un par de conclusiones.

Espero que os interesen.

El Lado Oscuro de las Religiones

Las religiones, cuando tienen poder, intentan imponerse, monopolizar el control de la sociedad y se vuelven opresoras, crueles e intentan destruir a aquellos que opinen distinto de lo que dictan los jefes de las iglesias. Lo han hecho casi todas.

Digo "casi", no porque sepa de alguna religión que no lo haya hecho, sino porque no conozco la historia de todas las religiones y es posible que haya alguna que, teniendo poder, no haya intentado controlar, oprimir y aniquilar a los disidentes.

No lo sé, pero en todas las religiones que he estudiado, con la excepción, quizás, de los Testigos de Jehová, se han cometido crímenes por motivos religiosos.

En la Biblia se narran exterminios y matanzas hechas en nombre de Yavé, o Jehová, según los dos nombres que actualmente damos a su dios. Sobre todo a partir de su regreso del destierro en Babilonia, los sacerdotes yavistas obligaron a los judíos e israelitas de otras religiones a convertirse a su religión o a ser desterrados o muertos.

Incluso en el Nuevo Testamento, en Hechos 5:1-10 se narra cómo un matrimonio, tras vender sus propiedades para darle el dinero a la iglesia, fueron acusados por Pedro, San Pedro, de haberse quedado una parte. Y allí cayeron ambos muertos por la mano de Dios, extendiendo el temor entre los cristianos. Lo de Dios es Amor se convirtió en Dios es Temor.

Herederas del judaísmo, las religiones cristianas, en cuanto tuvieron el poder dentro del imperio romano, también crearon instituciones para oprimir al pueblo, controlarlo y aniquilar a los que no pensaban como ellos, a los que llamaba herejes.

Una de estas instituciones fue la Inquisición.

Las Inquisiciones Católicas

Nacida en el seno de la Iglesia Católica, la Inquisición ha perseguido y condenado a las personas que no sometieran su pensamiento y sus actos a los dogmas de la iglesia.

Se crearon Inquisiciones en Roma, Francia, España, Portugal y posteriormente en Méjico y Perú.

Y tras la aparición de las religiones protestantes, también ellas crearon tribunales religiosos para combatir herejías y delitos contra la religión.

¿Fue la Inquisición Española más cruel y mortífera que las demás?

En absoluto. Las inquisiciones católicas establecieron unas normas muy precisas sobre su funcionamiento, en las que se protegían los derechos de los acusados, incluso con la creación de los Abogados de Oficio, de una forma mucho más garantista que la de los tribunales civiles de la época. Hoy en día los tribunales son mucho más cuidadosos con los derechos de los acusados, pero en aquella época era mucho más seguro caer en manos de la Inquisición que en las de un tribunal civil, que no tenía limitaciones en cuanto a torturas ni castigos y que no garantizaba la defensa de los acusados.

Además, los tribunales de la Inquisición estaban muy burocratizados, registraban y documentaban todas sus actuaciones, y limitaban las torturas, que no podían durar más que un tiempo prefijado y que no se podía utilizar más de tres veces en un mismo acusado, y siempre sin causar mutilaciones, heridas que sangraran o fracturas de huesos. El afán de documentarlo todo era tal, que en las torturas se apuntaban hasta los quejidos y lamentos de los reos.

Los tribunales inquisitoriales establecidos en América iniciaron pocos procesos y hubo unas 500 ejecuciones antes de que se disolvieran.

La Inquisición Española, en los 4 siglos que funcionó, abrió unos 100.000 procesos que se tradujeron en menos de 10.000 ejecuciones, siendo la mayoría de las sentencias de reclusión, destierro o el mucho más leve Sambenito.

En La Inquisición Española se dice que hubo 1.346 muertes desde 1540 a 1700. Varios historiadores modernos apuntan a entre 3.000 y 8.000 sentencias de muerte. Nada que ver con las exageradas cifras dadas por Llorente y otros autores que fomentaban la Leyenda Negra antiespañola.

La Inquisición Francesa fue también muy activa, sobre todo en sus inicios en el Languedoc, al luchar contra las herejías cátaras y albigenses. Pero aún así no fueron tantas como las que se les han atribuido. A ello habría que añadir las matanzas de más de 3.000 hugonotes en La Masacre de San Bartolomé, que no fue instigada por la Inquisición, sino por el rey de Francia, pero sí las podemos incluir por sus motivos religiosos.

Pero en los tribunales protestantes la cantidad de ejecuciones fueron muy mayores, superando en algunos países las decenas de miles de víctimas.

Los tribunales de la inquisición católica intervenían en casos de herejías, blasfemias y crímenes contra la moral, como parricidios, incestos, bigamias, sodomías y zoofilias. También en casos de falsificación de moneda y en brujería.

Las Cazas de Brujas

Entre los siglos XIV y XVIII Europa estaba sufriendo los estragos de La Pequeña Edad de Hielo, una época de graves inclemencias climáticas con largas sequías alternadas con períodos de lluvias torrenciales que destruían las cosechas provocando frecuentes hambrunas y epidemias.

Las gentes clamaban al cielo y las autoridades civiles y religiosas echaban la culpa a los herejes y brujos, provocando una histeria que se traducía en frecuentes revueltas de campesinos contra aquellos de los que las iglesias decían que eran los culpables.

Y los nobles y dirigentes religiosos, para luchar contra esas calamidades, se empeñaron en una lucha cada vez más feroz contra herejes y brujos.

Muertes por Brujería
Alemania 25.000
Polonia 10.000
Francia 4.000
Suiza 4.000
Escandinavia 1.815
Inglaterra 1.500
Italia 1.000
Checoslovaquia 1.000
Austria 1.000
Hungría 800
Países Bajos 700
Lienchestein 300
España 300
ABC: Las Cazas de Brujas

La histeria general fue tanta que en el Norte de Europa se ejecutaron decenas de miles de brujos, la mayoría mujeres. En los países del Sur, mucho menos afectados por el clima, también hubo Cazas de Brujas, pero fueron muchísimos menos casos.

A las supuestas brujas se las acusaba de cualquier inclemencia meteorológica, diluvios, riadas o sequías, plagas en las cosechas y epidemias en la población o en los ganados. Pero también podía ser acusada de brujería cualquier persona que suscitara la envidia de algún vecino.

En varios pueblos centroeuropeos la persecución de los monjes fue tan intensa que sólo quedó UNA mujer en poblaciones de 200 habitantes.

En España, aunque hubo más de mil procesos por brujería, sólo hubo 300 condenas a la hoguera. Los demás casos fueron sentenciados con destierros, encierros en conventos o sambenitos.

Pero en los tribunales europeos, que no se regían por las estrictas normas de la Inquisición, la muerte en la Hoguera era la condena habitual, y a veces un alivio para las condenadas después de las crueles torturas que demostraban la misoginia, el sadismo y la insania de los inquisidores protestantes.

En Inglaterra había punzadores, mercenarios que iban por los pueblos identificando a las brujas y entregándolas a las autoridades por el "beneficio de 20 chelines la pieza". Recibían ese nombre por usar un punzón, una larga aguja que clavaban en los lunares, cicatrices o manchas de la piel de los sospechosos con el fin de comprobar si efectivamente eran brujas. Ni que decir tiene que la mayoría de los punzadores estaban más interesados en los 20 chelines que en la verdad.

También en las colonias inglesas de América, tras la llegada de los Puritanos que huían de las persecuciones religiosas de Inglaterra, de perseguidos se convirtieron en perseguidores, y hubo cazas de brujas en varias ciudades americanas, siendo la más famosa, pero no la única, la de la ciudad de Salem, donde más de 25 personas, como siempre, la mayoría mujeres, fueron condenadas a muerte.

La Represión Protestante

En los países protestantes no hubo Inquisición, pero sí muchos tribunales religiosos, prácticamente en todas las ciudades importantes, que perseguían a los herejes, a cualquier persona cuyas opiniones y críticas pudieran ofender a las iglesias.

El hecho de que no hubiera una institución centralizada como la Inquisición hacía que las actuaciones de esos tribunales fuera muy distintas entre unos y otros. No existían limitaciones en cuanto a las torturas que se pudieran ejecutar, los juicios eran mucho más rápidos, sin dar las suficientes garantías procesales a los acusados que a menudo no podían defenderse de las acusaciones.

Y otra consecuencia era que no se documentaban los procesos, y no ha quedado un registro que permita hacer un recuento de las víctimas de la represión religiosa.

Pero si nos fijamos en las cantidades de personas ejecutadas por brujería en los diversos países europeos, podemos extrapolar y suponer que las víctimas de la persecución religiosa en el Norte de Europa debieron ser muchísimo más elevadas que en los países católicos, superando muy probablemente el millón de personas. Tal vez muchísimos más.

Como ejemplo tenemos a Juan Calvino, que gobernó la ciudad de Ginebra, 20.000 habitantes, durante 20 años. En ese tiempo hizo ejecutar por herejía y brujería a casi el 5% de sus ciudadanos. Aunque la ejecución que le ha dado más fama, mala fama, se entiende, es la de Miguel Servet, descubridor de la circulación sanguínea pulmonar, por sus opiniones sobre el dogma de la Santísima Trinidad.

Mi Conclusión

Las cantidades exactas de víctimas de las persecuciones religiosas no se conocen con precisión, pero pueden estimarse en cientos de miles, superando probablemente el millón. Aún dentro de su imprecisión, las víctimas de las Inquisiciones Católicas están bastante documentadas y parecen rondar las decenas de miles.

En los países protestantes no hubo Inquisición, pero sí tribunales religiosos que hacían la misma labor, aunque sin reglamentaciones claras, sin limitación de las torturas ni garantías de defensa de los acusados. Y sin documentación que nos permita contabilizar las víctimas.

Pero si observamos las víctimas por brujería en diversos países de Europa estimadas por varios historiadores, nos podemos imaginar que por otros presuntos crímenes religiosos cometidos en los países protestantes, las cantidades de víctimas de la represión protestante pueden haber sido apocalípticas.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies