Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

La Existencia de Dios

Historia Bíblica

Los Mitos del Edén

Abraham y su Descendencia

De Moisés a la Tierra Prometida

El Reino de Judá-Israel

La Vida de Jesús

La Iglesia Primitiva

Reliquias del Cristianismo

Imágenes y Sudarios

El Cáliz de la Última Cena

El Santo Grial

Himmler y el Santo Grial

La Búsqueda del Santo Grial

En Busca del Santo Grial

Los Secretos de la Tumba de Jesús

La Piedra de Jacob

La Vera Cruz

La Ciencia y los Santos

Hitler y la Lanza del Destino

La Biblia

Las Otras Escrituras

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP34.235.127.68

Datos de Pagina

La Copa de la que bebieron Jesús y sus  discípulos durante la Última Cena... ¿Sigue existiendo? ¿Es el Santo Grial buscado por los Caballeros del Rey Arturo?

Creada21-12-2016
Modificada02-01-2017
Total Visitas68
Diciembre1

El Cáliz de la Última Cena

En la víspera de su prendimiento, Jesús celebró su Última Cena en el piso superior de la casa de Juan, un joven sacerdote.

Como sacerdote tenía una buena posición económica y su vajilla era relativamente costosa, aunque para agasajar a su invitado, aparte de ofrecerle el lugar más destacado de la cena, le ofreció la copa más lujosa y acorde con las estrictas normas alimenticias de los judíos.

Por mandamiento bíblico, los alimentos cárnicos no debían mezclarse con los lácteos, pero si los platos y cubiertos eran de madera o de barro no vitrificado existía el riesgo de que el alimento se introdujese en los poros. Para evitarlo, los judíos pobres solían tener dos juegos de platos y cucharas. Los rícos usaban utensilios de cerámica vitrificada, metal o piedra. 

Copa del Cáliz de ValenciaLa copa más lujosa solía ser una talla en piedra semipreciosa, como Ónix, Cornalina, Ágata, o similar. Los artesanos coperos judíos eran muy hábiles y usaban piedras jaspeadas con las que fabricaban copas muy finas, ligeras y, cuando eran atravesadas por la luz, de gran belleza. Sin duda Juan ofreció la copa más lujosa de su vajilla a su ilustre invitado.

Al terminar la Cena, lo más probable es que la copa fuera guardada en su lugar habitual, una alacena separada de la vajilla más modesta de uso corriente.

Aquella misma noche Jesús fue prendido, y después de recorrer Jerusalén, entre las casas de Herodes, Pilato y Caifás, fue enviado al Gólgota donde fue crucificado.

Es posible que Juan quisiera reservar la última copa de la que había bebido Jesús para tenerla como recuerdo.

Es posible, pero lo cierto es que la copa de Jesús no es mencionada hasta que entre 30 y 70 años más tarde se escriben los Evangelios en los que se describe la Última Cena y el rito de la Eucaristía. Es de suponer que antes de que se escribieran los evangelios la historia debió contarse y, seguramente, exagerarse, durante los primeros años del cristianismo.

Unos dos siglos más tarde se indica que el Cáliz está en Roma, de donde, para protegerlo de las invasiones bárbaras, fue trasladado a España, al monasterio de San Juan de la Peña, y después a Valencia. Pero también hay constancia de OTRO cáliz que se exhibe en la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén, hasta el siglo X, cuando es capturado por los árabes y enviado a España para regalárselo a Fernando, rey de León.

Es evidente que uno de los dos cálices, o los dos, son falsos. Aunque también podría ser que en la Última Cena hubiera más de una copa. Sólo Juan, el anfitrión, puede saberlo.

El Mito del Grial

En el siglo XII eran corrientes los relatos de caballería, y algunos escritores recopilaron viejos cuentos celtas y los unieron sobre las leyendas del mítico rey Arturo.

El viejo mito griego de la Cornucopia, el Cuerno de la Abundancia del que siempre se podían extraer alimentos sin que se agotasen, fue convertido en el mito celta de la olla de oro que, al final de un arco iris, también producía alimentos sin fin y, además, era capaz de devolver la vida a los muertos.

Este objeto al que se llamó Graal, y posteriormente Grial, era el objeto sagrado que los caballeros del Rey Arturo querían encontrar para restaurar la gloria perdida del reino de Avalon.

En algún momento algún poeta de la antigüedad identificó el Grial con la Copa de Jesús, que en aquella época se encontraba en el monasterio de la Peña, en el Camino de Santiago Aragonés. Esa idea se popularizó de inmediato y desde entonces todos los que conocen la historia del Grial buscado por los Caballeros de Arturo lo identifican de inmediato con el Cáliz de Jesús.

La Sangre Real

Otro giro trascendental del mito se produjo ya en fechas más recientes cuando algún autor propuso que la expresión San Grial era una transliteración de Sang Real, y que lo importante no era el recipiente, sino su contenido, unas gotas de la sangre de Jesús tomadas por José de Arimatea bajo la cruz después de que el soldado romano Longinos atravesara con su lanza el costado de Jesús.

Y más metafóricamente, también se ha interpretado que la Sangre Real de Jesús no es la que derramó durante su crucifixión, sino la sangre de su descendencia a partir de su matrimonio con María Magdalena.

¿Cuál es la Verdad?

El Santo Grial

Los creadores del mito del Santo Grial ¿se inspiraron en el Cáliz del Mesías, custodiado por templarios en Aragón?

Himmler y el Santo Grial

Los intentos de Himmler, lugarteniente de Hitler, por encontrar el Santo Grial, la copa de la que bebió Jesús en la última cena.

La Búsqueda del Santo Grial

Fue la Copa de la que bebió Jesús en la Última Cena.  ¿Es posible que esté en una modesta iglesia española?

En Busca del Santo Grial

¿Estuvieron los Templarios en América, cien años antes que Colón la descubriera? ¿Llevaron y ocultaron allí el Santo Grial?

Seguro que Jesús usó una copa en la Última Cena. Tal vez hubiera más de una copa en la mesa. No me parece muy probable que el dueño de la casa las reservase inmediatamente después de la Cena. Probablemente las copas se usaron durante años, alguna se rompería, o se perdería. Tras las Guerras Judías del 70 muchos edificios fueron destruidos, y es posible que las copas quedaran enterradas, tal vez rotas entre los escombros o fueron recuperadas por alguien que las incorporó a su vajilla ignorando que habían sido usadas por Jesús.

Cuando se escribieron los evangelios, la Iglesia Cristiana primitiva comenzó a venerar reliquias y le dió gran importancia al Cáliz descrito en los cuatro evangelios. Seguramente entonces apareció el cáliz (o los cálices), que no era el mismo, sino uno o dos similares al que usó Jesús.

Uno fue a parar a Roma, el otro quedó en Jerusalén. Después, por distintos caminos, ambos acabaron en España.

En cuanto a la relación con los relatos artúricos del Santo Grial, no es más que la imaginación de unos escritores de aventuras de caballería fantástica del siglo XII que tomaron mitos y leyendas de varias fuentes para pergeñar con ellos un relato fascinante que ha cautivado la imaginación de los lectores durante siglos, haciendo que cada vez que la historia se volvía a contar era más fantástica que la vez anterior.

Eso es lo que yo pienso, pero ¿quién sabe?

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies