Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

La Química de la Vida

El Mecanismo de la Evolución

El Milagro de la Vida

Secretos de la Supervivencia

¿Qué Somos?

Evolución, de Richard Dawkins

¿Estamos aquí por algún motivo?

Ojos Abiertos de Par en Par

La Selección Artificial

La Evolución de las Especies

Las Grandes Extinciones

La Evolución de la Humanidad

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.94.200.93

Datos de Pagina

Cómo apareció la Vida en la Tierra Cómo evolucionó hasta nuestros días

Creada11-11-2019
Modificada11-11-2019
Total Visitas16
Diciembre9

Reseña del Documental El Milagro de la Vida de la serie Grandes Momentos de la Evolución

El Milagro de la Vida

Primer episodio de la miniserie Grandes Momentos de la Evolución, en el que se explica cómo apareció la Vida en la Tierra y cómo aparecieron algunas características que han hecho que algunas especies animales sean mucho más eficaces que otras para la supervivencia. No dejéis de ver la continuación, en Secretos de la Supervivencia.

Todo empezó hace 4.000 Millones de años.

En un planeta yermo e inhóspito surgió una célula capaz de reproducirse. Sus descendientes se hicieron cada vez más numerosos, extendiéndose por todo el planeta, colonizando todos los ecosistemas en los que pudieran sobrevivir.

Evolucionaron. Las células experimentaban variaciones y mutaciones, generaban diferencias. En distintos ambientes algunas combinaciones genéticas dieron a las células más posibilidades de supervivencia y se crearon diferentes variedades y especies.

Desde entonces han aparecido millones de especies vegetales y animales.

Los biólogos han identificado a casi dos millones de especies diferentes, pero han habido muchas más, la mayoría ya extintas. Se estima que en realidad han existido entre 10 y 100 millones de especies diferentes.

El Origen

Cuando se formó el planeta Tierra, las condiciones de la superficie eran hostiles para cualquier forma de vida. Estaba muy caliente, bombardeada por frecuentes meteoritos, inundada por gases tóxicos, asolada por radiaciones letales del Sol y sin agua.

Sólo cuando las temperaturas descendieron lo suficiente comenzaron las primeras lluvias, que duraron miles de años (yo apostaría a que fueron millones) hasta que se formaron los primeros océanos rodeando estériles e inhóspitos continentes surcados por numerosos volcanes.

Fuentes Hidrotermales SubmarinasDesde el interior aún caliente del manto, en el fondo marino manaron numerosas Fumarolas Negras, de las que brota agua muy caliente con gran cantidad de minerales disueltos. Son demasiado calientes para que en ellas prospere la Vida, pero también existen Fumarolas Blancas, de la que mana agua a una temperatura más discreta.

No estoy totalmente de acuerdo. En Fumarolas Negras, por las que mana el agua a 300º, si están a bastante profundidad la presión es tanta que el agua no llega a hervir y a tanta temperatura las reacciones químicas serán mucho más rápidas y frecuentes, por lo que es muy probable que surjan moléculas MUY complejas. Mucho antes que en las más tibias Fumarolas Blancas.

Alrededor de estas fumarolas se producen muchas reacciones químicas, y se forman moléculas como aminoácidos, azúcares, bases nitrogenadas y grasas.

Estas piezas se combinan y desintegran en trillones de reacciones químicas. Algunas combinaciones son más estables que otras y se hacen más abundantes, formando moléculas y cadenas de moléculas cada vez más grandes.

Una cadena molecular en particular, el ARN, tenía la capacidad de unirse a moléculas complementarias. Y dividirse, generando cada una de las cadenas a su complemento, dando lugar a las primeras cadenas de ADN autorreplicante.

Son simples cadenas moleculares, expuestas a un entorno casi siempre hostil. Pero una de estas cadenas adquirió la capacidad de rodearse de una envoltura de moléculas grasas dando lugar a la primera célula viva.

ProtocélulasY, de nuevo, otra precisión. Las membranas esféricas, protocélulas, ya se habían formado mucho antes, aún sin material genético en su interior pero con un contenido químico muy complejo, que por ósmosis era más concentrado que el líquido exterior de las protocélulas.

Cada protocélula era un laboratorio químico, y en los océanos había trillones de protocélulas en las que la Química realizó quintillones de experimentos hasta que se formaron moléculas capaces de reproducirse y controlar la membrana que las rodeaba.

Fue la primera célula viva.

Los científicos la llaman LUCA, Último Antepasado Común Universal.

Si comprimiéramos toda la historia de la Tierra en un solo año, LUCA aparecería a primeros de Febrero. Hasta el final del Verano sólo existirían organismos unicelulares. Y hasta el 20 de Noviembre no se produjo la explosión del Cámbrico, cuando la Vida se desarrolló en millones de especies diversas.

El 29 de Diciembre se separan los linajes de los simios y los humanos. Y el homo sapiens no aparece hasta media hora antes del fin de año.

La Definición de Humano

En 1.960 se consideraba que los humanos eran los únicos animales que utilizaban y fabricaban herramientas.

Por esa fecha, la joven naturalista Jane Goodall comenzó a estudiar a los chimpancés en las selvas de Tanzania. Tardó varios meses en conseguir que no se sintieran amenazados por su presencia, y su paciencia tuvo sus frutos cuando los chimpancés por fin la ignoraban o, mejor aún, interactuaban con ella.

En sus observaciones constató que los chimpancés SÍ usaban herramientas. A menudo cogían tallos vegetales que introducían en los hormigueros y termiteras para extraer insectos de los que se alimentaban. Y cuando no encontraban un tallo adecuado, lo fabricaban.

De sus estudios se deducía que la diferencia entre simios y humanos no era una barrera infranqueable, sino más bien un cambio gradual y progresivo.

El Descubrimiento de la Evolución

En 1.832, el joven naturalista Charles Darwin embarcó en el Beagle en un viaje para estudiar el mundo natural en diversas partes del mundo.

En Sudamérica descubrió miles de organismos, plantas y animales, distintas a las que podían encontrarse en Inglaterra o Europa.

También encontró varios huesos gigantescos, pertenecientes a animales ya extintos. Ahí comprendió que la Naturaleza no había permanecido inmutable desde la Creación, sino que había cambiado.

Al llegar a las islas Galápagos observó que en todas había pinzones, pero en cada isla presentaban diferencias en los colores del plumaje y la forma de los picos. Constató que la vegetación y los frutos eran diferentes en cada isla y los pinzones de cada isla tenían los picos adecuados para alimentarse de los frutos de SU isla.

Darwin comenzó a estudiar la posibilidad de que todos los pinzones procedieran de una única pareja que llegó hace miles de años a las islas y se reprodujo hasta poblarlas todas, y que en cada una de ellas evolucionaran para adaptarse a las circunstancias diferenciadas de cada isla.

Extendiendo el alcance de su teoría, y observando las similitudes entre diferentes especies, llegó a la conclusión de que todas las especies, animales y plantas, procedían de los mismos ancestros y habían evolucionado diferenciándose entre sí adaptándose a las diferencias de los ambientes en los que vivían.

Durante muchos años no se atrevió a publicar sus descubrimientos ya que temía las respuestas de científicos y religiosos, que no aceptarían la posibilidad de que Dios no hubiera creado el mundo tal como era actualmente.

Cuando por fin publicó El Origen de las Especies, en 1.859, comprobó que sus temores eran justificados. Su teoría recibió los ataques de las altas jerarquías científicas y religiosas, ataques que se extendieron también a su persona.

Pero ninguna crítica pudo demostrar que su teoría estuviese equivocada.

El Origen de una Especie

En la sabana africana la mayoría de las especies animales tienen un pelaje que apenas se distingue del paisaje. Eso les permite confundirse en el entorno y pasar más desapercibido para sus depredadores.

Pero las cebras tienen unas características rayas negras y blancas.

Las rayas blancas y negras hacen que por la noche las cebras sean más difíciles de ver, pero durante el día destacan en el paisaje mucho más que otros animales. La mayor seguridad de las cebras durante la noche no parece compensar su mayor visibilidad durante el día, entonces ¿cuál es la ventaja de su característica piel?

Evolución de las Cebras por la Mosca Tse-TseLa región en la que habitan las cebras también está habitada por la mosca Tsé-Tsé, un insecto que transmite diversas enfermedades e infecciones.

La Tsé-Tsé tiene un sistema de visión que le permite reconocer las siluetas de los animales, pero no reconoce las franjas de distintos colores. Para la mosca Tsé-Tsé, las cebras son invisibles.

Hace millones de años no existían las cebras. Existían los Cuagas, unos animales parecidos a los caballos con la piel lisa, pero con una o dos franjas en el pelaje del lomo.

Con los apareamientos, algunas crías tenían más rayas y otras menos. Las que tenían menos rayas eran atacadas por las moscas, y algunas morían antes de llegar a aparearse. Los que tenían más rayas eran menos atacados y sobrevivían en más cantidad. En las siguientes generaciones había cada vez más cuagas con muchas rayas que con pocas.

En la zona habitada por la mosca tsé-tsé, sólo quedaron cuagas con muchas rayas.

Había nacido una nueva especie: Las Cebras.

Vergeles y Desiertos

Algunos lugares son propicios para que en ellos puedan coexistir gran cantidad de especies. Entre esos lugares privilegiados están los arrecifes de coral. Billones de algas producen oxígeno. Millones de plantas lo asimilan y usan para crecer. Millones de animales se alimentan de las plantas o de otros animales. Y al morir cualquiera de ellos sirven de alimento a billones de algas, hongos y bacterias.

Los naturalistas estiman que en los arrecifes de coral de las zonas tropicales coexisten más de un millón de especies diferentes, en cantidades de miles de millones de individuos.

Por contra, otros lugares como los ardientes desiertos de arena son muy hostiles para la Vida, pero incluso allí podemos encontrar cientos de especies sobreviviendo.

La Vista

Algunos animales, como los pulpos miméticos, tienen un sistema ocular muy eficiente, superior al humano. Con él pueden observar con total nitidez su entorno y ordenar a las células cromatóforas de su piel que adopten el color del entorno en el que se encuentran, camuflándose con tal perfección que son casi invisibles a cualquier otro depredador.

En cambio los ojos del Nautilus son muy deficientes, apenas son capaces de distinguir unas siluetas borrosas.

Cuando los nautilus aparecieron en la Evolución, sus ojos eran lo mejor que había, pero desde entonces otras muchas especies han desarrollado sistemas de visión mucho mejores. A pesar de su inferior visión, los nautilus sobrevivieron, por lo que es evidente que no han necesitado una visión mejor para sobrevivir.

Pero para otras especies animales es un órgano fundamental para la supervivencia. Los ojos saltones de los camaleones pueden rotar de forma independiente en cualquier dirección, teniendo una visión panorámica de casi todo su entorno.

Otras especies captan colores que nosotros no vemos. Y el ojo de las águilas es uno de los más eficientes, cuatro veces más potentes que los humanos.

La Evolución del Ojo

El mismo Darwin consideraba que explicar la evolución del Ojo a partir de su teoría resultaba un problema de difícil solución, pero el Biólogo Evolutivo Richard Dawkins considera que no existe ningún problema.

Evolución del OjoEn la naturaleza, en distintas especies, se encuentran representadas todas las etapas de la evolución de los ojos, empezando por las pequeñas superficies fotosensibles en la piel de las Euglenas o de las medusas.

Los mejillones y las serpientes tienen la retina dentro de una oquedad, lo que les permite captar la dirección de las fuentes de luz y de objetos grandes, posibles depredadores o alimento. Cuanto más pequeña es la abertura del ojo, más aguda es la visión.

El caracol ya cuenta con una cámara cerrada por una piel transparente, rellena con líquido ocular y una pequeña lente para enfocar la luz. Y no hace falta mucho más para conseguir el ojo con el que contamos la mayoría de los animales vertebrados.

A pesar de la evidente utilidad de los ojos humanos, hay que indicar que no son muy eficientes, existen varios flagrantes errores de diseño en el mecanismo del ojo de los humanos. Primero, las células fotosensibles están colocadas al revés, orientadas hacia el fondo de ojo, no hacia el iris. Segundo, los nervios que recogen los estímulos luminosos no se unen por fuera, sino por dentro del globo ocular, por encima de la retina, ocultando una importante cantidad de luz, y se unen en un punto ciego, en el cual se unen todos los nervios para formar el Nervio Ocular que atraviesa la córnea y se dirige al cerebro. Por ese punto ciego no vemos, aunque afortunadamente el cerebro rellena ese hueco con la imagen del otro ojo. 

Los órganos de visión aparecieron muy temprano en la evolución de las especies. Los Trilobites, hace 400 Ma, ya disponían de ojos muy eficaces para localizar presas o depredadores. El Anomalocaris tenía dos ojos similares a los de los insectos, cada uno con unos 20.000 ocelos.

Recientes estudios de genética han revelado que todos los animales con ojos tienen un mismo gen en común. Se cree que es ese gen el responsable de que los animales desarrollen los ojos.

Unas precisiones: La extraordinaria complejidad del Ojo no puede estar codificada en un único gen. Tiene que haber muchos más que intervengan en ese proceso de ingeniería biológica. Lo cual no quita que entre los muchos genes implicados haya uno específico que sea la Piedra Angular que inicie todo el proceso.

Segundo, existen al menos tres variedades de ojos, los de panal, los multifacetados de los insectos, y los globos oculares de los vertebrados. ¿Se encuentra ese gen en los tres modelos de visión?

Y, por último, los ojos se han desarrollado por evolución no una sino ocho o diez veces en distintas especies, sin parentesco cercano entre ellas. De nuevo ¿en todas las ocasiones ha sido propiciado por el mismo gen?

Para saber más sobre este tema, recomiendo los documentales Ojos Abiertos de Par en Par, Alas y Ojos y La Evolución del Ojo.

El Origen de la Violencia

Cuando aparecieron los primeros organismos pluricelulares, la supervivencia dependía del alimento, y el alimento se encontraba en las plantas y en la carne de otros animales.

Muchos animales se convirtieron en cazadores que buscaban a sus presas, las reducían, las mataban y las devoraban.

La evolución eliminó a los animales que devoraban a miembros de su misma especie. Desde ese momento todas las especies carnívoras restringían la caza a especies distintas de la suya. Pero no siempre.

En su estudio de la vida de los chimpancés, Jane Goodall fue testigo de una batalla entre dos tribus diferentes de chimpancés. Una de ellas vivía cerca de una gran higuera de la que se alimentaban. Prácticamente vivían en un paraíso, con alimento siempre a su alcance.

La otra vivía en una zona en la que no había higueras.

Un día, un grupo de la segunda invadió el territorio de la primera. Primero se acercaron sigilosamente. Después otearon el campamento. Y después lo atacaron.

Tras una cruenta batalla, con varios chimpancés muertos, los ganadores se hicieron con el campamento y devoraron a las crías muertas, una de las pocas ocasiones en las que los chimpancés comen carne.

Cuando Goodall publicó sus observaciones, muchos naturalistas se negaron a creerlas. Pensaba que Goodall había malinterpretado los acontecimientos y no quisieron admitir que la violencia entre miembros de una misma especie no fuera una característica única de los humanos.

Pero no lo es. Observaciones realizadas por otros naturalistas han mostrado situaciones similares, miembros de la misma especie que se matan entre sí y luego los vencedores devoran a los perdedores.

La violencia entre hermanos no es algo exclusivo de los humanos. Procede de un mundo más antiguo y salvaje.

La Comunicación

Los Humanos no somos ni más fuertes, ni más grandes ni más rápidos que la media de todos los seres vivos. No disponemos de armas agresivas ni corazas defensivas. No nos refugiamos en madrigueras ni nos camuflamos en el terreno para ser invisibles.

Pero hemos sobrevivido y prosperado, colonizando los lugares más recónditos del planeta y multiplicándonos hasta ser más de 7 mil millones de habitantes.

El secreto de nuestro éxito es la cooperación. Y ésta es posible gracias a la Comunicación.

Todas las especies animales han desarrollado sistemas de comunicación para transmitir mensajes a individuos de su propia especie. Las cigarras frotan las patas para producir chirridos. Las abejas realizan una compleja danza que comunica a otras abejas la dirección y la distancia a la que se encuentra un campo de flores. Las ballenas y delfines emiten un canto que llega por el fondo marino a Kilómetros de distancia.

Desde hace años, naturalistas de la Universidad de Arizona estudian a los Perros de las Praderas, unos roedores que excavan madrigueras que se unen con una extensa red de túneles subterráneos.

Han descubierto que cuando los perros de las praderas descubren un coyote en su territorio emiten un chillido característico que es reconocido por los otros congéneres. Si el depredador descubierto es un tejón, la señal emitida es parecida, pero ligeramente diferente. Y lo mismo en el caso de las águilas.

Tras numerosas observaciones y experimentos, los naturalistas han comprobado que el vocabulario de los perros de las praderas es muy amplio y específico, cada depredador tiene un nombre y cuando un perro de las praderas emite un aviso, los demás saben de qué depredador tienen que guarecerse.

Este vocabulario no es innato. Las crías deben aprenderlo, y la forma en que lo hacen sigue siendo objeto de estudio por parte de los naturalistas.

El Habla Humana

En 1.930 el psicólogo Winthrop Kellogg decidió criar a una hembra de chimpancé recién nacida al mismo tiempo y con los mismos estímulos educativos que a su hijo Donald. ¿Conseguirían ambos el mismo desarrollo intelectual?

En el desarrollo motriz el chimpancé pronto adelantó a Donald. Aprendió a andar antes y también a usar correctamente los cubiertos y lápices. También fue capaz de resolver problemas sencillos muchos meses antes que Donald.

Pero cuando se trataba de hablar, los sonidos del chimpancé no parecieron evolucionar hacia un sistema de comunicación eficaz.

En cambio Donald sí imitaba los sonidos que oía, pero cuando Kellogg observó que su hijo imitaba más los sonidos del chimpancé que los humanos, decidió acabar con el experimento.

Hoy en día sabemos que la garganta de los chimpancés es incapaz de producir los complejos y variados sonidos del habla humana. Y su capacidad para resolver problemas resulta ser mucho más limitada. Mientras los humanos, con la edad y la experiencia, somos capaces de resolver problemas cada vez más complejos, los chimpancés quedan estancados en un nivel que ya no consiguen superar.

La Inteligencia Animal

Todos los animales tienen cerebro, y algunos mucho más que los humanos.

El cerebro de los cachalotes pesa 8 Kg. El del elefante 5 Kg. Si la masa cerebral fuera determinante, ambos serían mucho más inteligentes que los humanos. Pero no lo es.

Algunas aves, con un cerebro muy pequeño, tienen el suficiente para resolver problemas complejos, se organizan en pequeñas tribus y aprenden de sus juegos y experiencias. Lo mismo hacen varias especies de mamíferos, pero ninguna ha llegado a la sofisticación de crear una sociedad compleja como la humana.

Por lo que hemos llegado a observar, la inteligencia no depende del tamaño del cerebro, sino de la capacidad para gestionar estímulos sensoriales y decidir acciones que consigan los resultados deseados.

La Evolución ha dotado a todos los animales de la inteligencia necesaria para adaptarse al entorno, sobrevivir y reproducirse, pero sólo los humanos tenemos la inteligencia suficiente para hacer que el entorno se adapte a nosotros.

Dormir, tal vez Soñar

Al estudiar la Evolución hemos llegado a comprender cómo han aparecido diversos órganos, comportamientos y procesos fisiológicos, pero algunos procesos siguen siendo un misterio.

Uno de ellos es el Sueño.

Todos los animales dedican varias horas diarias a dormir. Durante ese tiempo quedan indefensos ante cualquier posible depredador. El hecho de dormir parece ser algo que va en contra de la supervivencia y la evolución debería haber eliminado a las especies que duerman.

Pero no lo ha hecho, así que debe haber un beneficio, algo que recompense el acto de dormir.

Los delfines duermen, y aún mientras lo hacen deben salir periódicamente a la superficie para respirar. Lo que hacen es que duermen con un hemisferio cerebral mientras el otro se encarga de realizar las maniobras necesarias para nadar y respirar. Al cabo de una hora es el otro hemisferio el que toma el relevo y el primero se dedica a dormir.

Los murciélagos duermen unas 20 horas diarias.

Los leones, tras una comida, echan una siesta que puede durar 18 horas.

Las gacelas sólo duermen dos horas.

Por regla general los depredadores duermen más horas que los herbívoros. Puede ser debido a que los que se alimentan de vegetales necesitan dedicar más horas a la alimentación y menos a la digestión.

Pero, en todo caso ¿cuál es la utilidad del sueño?

Se cree que durante el sueño el cerebro se dedica a procesar las experiencias del día y convertirlas en conocimiento.

Mientras el cuerpo descansa, el cerebro realiza una intensa e importante actividad.

La Guerra Bioquímica

El mundo en que vivimos está inundado de virus y bacterias que intentan reproducirse utilizando todos los medios a su alcance. Y con frecuencia esos medios incluyen nuestras propias células.

Algunos virus han desarrollado técnicas bioquímicas que les permiten atravesar la piel de las células, combinar su material genético con el nuestro y tomar el control de la reproducción, haciendo que las células invadidas se multipliquen, multiplicando también su propio material genético.

No sólo los virus, también nuestras células han desarrollado técnicas bioquímicas para luchar contra las invasiones de virus y bacterias dañinas. En el interior de nuestros cuerpos se gesta una guerra sin cuartel entre invasores y defensores, lo que también nos empuja a evolucionar. Cuando las técnicas defensivas de un organismo son ineficaces, muere. Si las técnicas son eficaces sobrevive y transmite esas técnicas a sus descendientes.

Irónicamente, los virus que producen la muerte del organismo invadido provocan también su propia muerte, así que la evolución ha recompensado a aquellos virus y bacterias que son capaces de sobrevivir en un organismo sin matarlo. Y mejor aún si pueden establecer técnicas de ayuda mutua.

Y nuestros cuerpos han aprendido a luchar contra los virus y bacterias dañinos, pero respetando los miles de millones de organismos, virus y bacterias que nos ayudan en diversos procesos metabólicos, como la digestión o incluso la defensa contra invasores dañinos.

Un Pequeño Paso

Hace 375 Ma los Tiktaliks estaban cazando en las cálidas aguas de los mares tropicales. Eran peces vertebrados con aletas lobuladas que se alimentaban de plantas en las someras aguas cercanas a las costas.

Tiktalik, hace 375 MaSeguro que no por gusto, sino para huir de depredadores, los tiktaliks comenzaron a salir del agua y encontraron un mundo con vegetales y sin animales. Aún tendrían dificultades para adaptarse, pero lo hicieron, y en sucesivas generaciones los tiktaliks que tuvieran más dificultades morirían. Los que tuvieran más facilidades para sobrevivir procrearían y se harían más abundantes.

Una de las características físicas que desarrollaron fueron unas extremidades con huesos articulados que les permitían desplazarse con más eficiencia que con sus originales aletas lobuladas.

Todos los animales vertebrados terrestres son descendientes de los tiktaliks, y han heredado la misma estructura básica: Hombro, Brazo con un hueso, Antebrazo con dos huesos, Muñeca y Dedos.

Pero en cada especie, según el entorno en el que se desarrollaba su existencia, con distintas características, según qué variaciones podían ser más útiles para la supervivencia y la procreación.

La Inevitable Evolución

Darwin observó que entre las diferentes especies animales existían similitudes y diferencias. Razonó que las especies parecidas deberían haber evolucionado desde un antepasado común, hace millones de años. Y las especies menos parecidas deberían haber evolucionado desde mucho antes, decenas o centenas de millones de años.

Imaginó una serie de cadenas en las que uniendo a cada animal con sus padres, sus abuelos, bisabuelos, etc, tarde o temprano esas cadenas se irían uniendo en antepasados comunes, de las cuales evolucionaron dos o más ramas que se irían diferenciando.

Y todo lo que Darwin observó, razonó e imaginó ha sido ratificado por la genética.

Los genes de cualquier especie, vegetal o animal, no son más que programas de construcción de organismos, cientos de miles de instrucciones escritas en un lenguaje genético, con sólo cuatro letras pero capaces de combinarse para crear decenas de proteínas, miles de enzimas y nucleótidos, millones de combinaciones moleculares para producir los miles de millones de especies existentes o ya extintas.

Y el análisis genético de sus cromosomas ha constatado lo que Darwin había razonado, que todos los seres vivos tienen cromosomas parecidos o diferentes en la misma proporción en que son parecidos o diferentes sus cuerpos.

Toda la infinita variedad de los seres vivos ha sido producida por la Evolución.

Porque la Evolución puede producir todos los elementos que necesitamos para la supervivencia de las especies.

Lo único que la evolución no puede hacer es detenerse.

En mi opinión

Un excelente documental, que os recomiendo encarecidamente, y a ser posible junto con su continuación: Secretos de la Supervivencia

Ver Ficha de El Milagro de la Vida de la serie Grandes Momentos de la Evolución

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies