Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

Egipto

Grecia

Roma

Asia

Los Cartagineses

Los Guerreros Perdidos de Cartago

La Búsqueda de los Fenicios

Babilonia Desvelada

La Verdadera Torre de Babel

Los Enigmas de Petra

América

Varias Civilizaciones

Ciencia y Tecnologías de la Antigüedad

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Comerciantes, Exploradores, inventaron  el Color Púrpura y el Alfabeto. Durante siglos dominaron el Mediterráneo

Creada12-09-2017
Modificada12-09-2017
Total Visitas3
Septiembre3
Septiembre0

Reseña del Documental Los Cartagineses de la serie Grandes Civilizaciones

Los Cartagineses

En la costa de Libia, 3.000 años aC, floreció un pueblo que prosperó gracias al comercio de varios productos codiciados por otros pueblos vecinos.

Sus productos más valiosos eran las maderas de cedro y los tejidos que aprendieron a teñir con los jugos de un molusco de sus costas que le daban un desconocido hasta entonces color púrpura.

Atendiendo al color de estos tejidos, Homero llamó a este pueblo Fenicios, que en griego significaba Púrpura. Ignoramos aún con qué nombre se referían a ellos mismos.

Cuando fundaron la ciudad de Cartago y esta prosperó hasta superar la riqueza de Fenicia, recibieron el nombre de Cartagineses. Y los romanos, como una derivación de Fenicios (Phoinicoi), los llamaron Púnicos.

Ciudades Fenicias en Oriente MedioNo formaron un reino, sino varias ciudades estado cada una con su propio rey, a lo largo de la costa Mediterránea, siendo las principales Biblos, Beritos, Sidón y Tiro.

Debido a su pequeño tamaño y a que no se constituyeran en un reino, las ciudades estado siempre estuvieron sometidas al vasallaje de los imperios circundantes, principalmente los asirios y los egipcios que les reclamaban onerosos tributos.

Entre los años 1.200 y 700 aC los fenicios sufrieron varios ataques militares por parte de los imperios que les rodeaban.

Se ha encontrado un texto egipcio en el que se narra el Viaje de Unamon, un sacerdote de Karnak que viajó a Biblos para adquirir maderas de cedro para la construcción de un barco funerario, pero al llegar se llevó la desagradable sorpresa de que el rey Zakar-Baal pretendía que se le pagasen las mercancías.

El Imperio Marítimo

Los fenicios construyeron naves para comerciar con todas las costas del Mediterráneo y fundaron ciudades que se convirtieron en centros comerciales a donde acudían desde el interior para intercambiar todo tipo de mercancías, metales, joyas, pescados, etc.

En España fundaron las ciudades de Cádiz (1.100 aC), Málaga (800 aC) y Granada (500 aC). En otros enclaves mediterráneos, Cagliari, Palermo y Sorrento.

Pero la ciudad más importante fue Cartago, fundada en el siglo VIII y que cien años más tarde ya tenía 30.000 habitantes, con el puerto comercial más importante del Mediterráneo y con rutas comerciales marítimas y terrestres que comunicaban con tierras tan lejanas como Galicia, Inglaterra, Marruecos y hasta Tombuctú, al Sur del Sahara.

La ciudad estaba gobernada por un concejo elegido cada año entre los más ilustres personajes de la ciudad, que en su mayor parte solían ser los más ricos navieros o comerciantes. Allí se hacían y debatían las propuestas para fundar nuevas colonias, establecer tratados comerciales con ellas o establecer monopolios.

El Panteón Fenicio

La religión de los fenicios estaba basada en la existencia de numerosos dioses, el más importante El, casado con la diosa Astarté y con la que tuvo a su hijo Baal.

Pero a su religión también incorporaron otros dioses de pueblos vecinos con los que comerciaban, principalmente Egipcios, Asirios y Babilónicos.

En sus ciudades construían templos y recintos en los que ofrecían sacrificios de animales y de niños, enterraban urnas con las cenizas de los hijos sacrificados y erigían estelas de piedra en las que esculpían sus oraciones y ofrendas.

Los sacrificios humanos eran habituales en varios pueblos de Oriente Medio. El mismo Abraham fue requerido para sacrificar a su hijo, aunque luego Yavé le impidió consumar el sacrificio.

El Puerto de Cartago

El Puerto de CartagoEl puerto de Cartago fue en su día el más grande del mundo antiguo.

En el puerto exterior entraban barcos mercantes de todo el mundo, y podía alojar con comodidad a cientos de barcos simultáneamente.

En el puerto interior de Cartago, donde sólo podían entrar los barcos cartagineses, cabían hasta 200 barcos.

Los cartagineses construían barcos según una técnica que, para aquella época era sorprendente: Fabricaban en serie.

A los astilleros se llevaban los tablones, cuadernas y piezas de madera de los barcos, cada pieza cortada según un modelo, con un grabado que indicaba a qué elemento del barco correspondía. Cuando se encontró un barco cartaginés hundido en la costa de Italia, para los arqueólogos resultó sumamente fácil reconstruirlo gracias a las indicaciones de cada una de las piezas.

Sus poderosos trirremes iban armados de un espolón de bronce que podía perforar el casco de cualquier barco que se le opusiera.

También disponían de otros barcos más panzudos, cargueros adecuados para transportar gran cantidad de mercancías.

Abriendo Mercados

Desde Cartago se iniciaron numerosas exploraciones marítimas, llegando por la costa Atlántica hacia el Norte, a Galicia, Cornualles, y se cree que incluso hasta Escandinavia. Por el Sur llegaron por la costa de África hasta el Golfo de Guinea. Incluso se sospecha que en algún momento pudieron cruzar el Atlántico para arribar a las costas de Brasil.

Allá donde iban, el primer contacto con otros pueblos con los que no era posible entenderse tenía que realizarse con muchas precauciones y cautelas, pero casi siempre podían realizar un intercambio de bienes lucrativo para ambas partes, lo que facilitaba las cosas para las siguientes visitas.

El Alfabeto Fonético

Los fenicios comenzaron su carrera comercial como vendedores de maderas de Cedro, abundantes en aquella época en el Líbano. Sobre el año 2.000 aC aprendieron a fabricar el tinte púrpura que les permitió tener el monopolio de un producto muy codiciado por los nobles y sacerdotes de todo el mundo.

Pero su aportación más importante a la civilización fue el alfabeto fonético, ya que fueron los primeros en crear un sistema de escritura en el que cada símbolo representaba un sonido, no como los anteriores sistemas en los que un símbolo representaba un objeto o una sílaba.

Así podían aprenderse en muy poco tiempo los 22 símbolos que servirían para transcribir cualquier sonido y componer las palabras que representaban cualquier idea.

La Caída de Cartago

Durante siglos Cartago dominó comercialmente el Mediterráneo con sus barcos y las ciudades mercantiles que fundaron en las costas.

Después el poder les llevó a intentar dominarlo militarmente, creando un imperio.

Las guerras con Grecia por el dominio de Sicilia les distrajeron de un pueblo que hasta entonces había sido insignificante, pero que poco a poco fue aumentando sus dominios y su ejército para convertirse en un formidable rival.

Los romanos no tenían nada que hacer contra la armada cartaginesa, pero cuando consiguieron capturar un barco lo copiaron pieza a pieza y se construyeron una armada que derrotó a Cartago en la Primera Guerra Púnica.

La reacción no se hizo esperar, y al mando de Aníbal los cartagineses atacaron por tierra el corazón mismo de la península itálica. Tras varias aplastantes derrotas, los romanos decidieron no volver a enfrentarse con su invencible enemigo.

Aníbal disponía de estrategias y fuerzas suficientes para derrotar a un ejército, pero no para asediar ciudades. Solicitó refuerzos a Cartago para poder atacar Roma, pero los políticos cartagineses, temerosos de que su fama le llevara a tomar el poder de Cartago, se lo negaron.

Sin haber sufrido ninguna derrota, Aníbal volvió de Italia derrotado por sus propios gobernantes.

Cincuenta años más tarde, los incendiarios discursos de Catón exigiendo la inmediata destrucción de Cartago, llevaron a la Tercera Guerra Púnica, en la que los romanos asediaron, incendiaron y destruyeron la ciudad masacrando y esclavizando a la mayor parte de sus habitantes.

Ver Ficha de Los Cartagineses de la serie Grandes Civilizaciones

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies