Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

La Edad Media

Los Vikingos

Cómo los Vikingos Cambiaron el Mundo

Ragnar Lodbrok y sus Hijos

Mundos Perdidos de los Vikingos

La Piedra del Sol de los Vikingos

El Mapa de Vinlandia

El Asesinato de los Príncipes

La Pequeña Edad de Hielo

La Papisa Juana

Los Años Oscuros

Las Piedras de Escocia

La Espada en la Roca

El Manuscrito Voynich

La Leyenda del Rey Arturo

La Tumba Perdida de Gengis Kan

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Cuáles fueron las contribuciones de los Vikingos a la Civilización Moderna

Creada09-10-2017
Modificada09-10-2017
Total Visitas2
Octubre2
Octubre0

Reseña del Documental Cómo los Vikingos Cambiaron el Mundo de la serie Grandes Civilizaciones

Cómo los Vikingos Cambiaron el Mundo

Las Colonias Vikingas en EscandinaviaLos vikingos vivían dispersos por las costas de las penínsulas de Dinamarca, Noruega y Suecia, en el extremo más Norte de Europa. Los romanos la llamaron Escandinavia.

En el año 793 se presentaron por primera vez en las costas de Inglaterra, arribando al monasterio cristiano de la isla de Lindisfarm. Su objetivo, robar todas las riquezas atesoradas en el monasterio masacrando a toda persona con la que se encontraran.

Fue el primer ataque, pero no el último. Los pueblos costeros de Inglaterra y de toda Europa estaban aterrorizados por la posible llegada de aquellos bárbaros, brutales e inmisericordes.

Sus armas eran simples, más primitivas que las de los soldados anglos y francos. Ni siquiera usaban cotas de mallas. La mayoría no usaban casco, y desde luego el típico y popular casco vikingo con cuernos con el que siempre se les ha dibujado, es un mito apócrifo.

Pero la fama de su fiereza en el combate y sus estrategias de batalla hacían que a menudo los ejércitos que se les enfrentaban huyeran en desbandada.

Sus armas más poderosas eran el terror que infundían y sus barcos.

Costumbres Vikingas

Los barcos vikingos eran los más ligeros y versátiles de la época, capaces de surcar embravecidos océanos, arribar a las playas y navegar por los ríos para llegar sorpresivamente a las ciudades y aldeas que desearan saquear.

Sus incursiones llegaron a Inglaterra, toda la costa atlántica de Europa y, rodeando la Península Ibérica, las costas del Mediterráneo, llegando hasta Italia y Constantinopla. Por los ríos navegables llegaron a atacar ciudades como París y Sevilla.

Pero estos brutales saqueadores también tenían un lado pacífico. No siempre estaban rapiñando y en sus propias tierras eran pacíficos pescadores, campesinos y artesanos.

Su artesanía en cuero, madera y metales, era muy elaborada y apreciada, y la vendían con facilidad en los mercados.

Casa Comunal de los VikingosSus casas familiares eran pequeñas, de una sola habitación sin ventanas. Pero la vida social transcurría a menudo en la casa comunal, amplia y donde se realizaban numerosas tareas comunitarias y banquetes y celebraciones.

A los escandinavos les gustaba beber, lo que además era considerado un signo de virilidad. En las fiestas solía haber un poeta, el escaldo, que cantaba trovas alabando al anfitrión y narrando sus hazañas, con grandes dosis de fantasía y exageración.

Si al principio sus estrofas se transmitían oralmente, a partir del siglo XII comenzaron a ponerse por escrito, dando origen a las populares sagas nórdicas.

Los jefes de la aldea y su familia más cercan vivían en una casa comunal. Bajo su autoridad estaban los hombres libres, pescadores, campesinos, artesanos y comerciantes. Durante el verano, cuando los hombres viajaban para comerciar o rapiñar, el gobierno de la aldea quedaba en manos de las mujeres.

Por debajo de los hombres libres quedaban los siervos y los esclavos capturados en sus pillajes.

Las decisiones importantes se tomaban en una asamblea celebrada fuera de la aldea, normalmente en un lugar que se considerase sagrado. Todas las personas libres podían participar dando su opinión.

Sus ciudades más importantes eran pequeñas para el estándar europeo, pero a partir del siglo X recibían a gran cantidad de comerciantes, por tierra y por mar, que traían mercancías de todo el mundo para intercambiarlas por algunos productos artesanos pero, principalmente, las joyas y tesoros saqueados en sus incursiones de rapiña.

Los Dioses Vikingos

Muchas sagas vikingas narraban hazañas y batallas de grandes reyes. También se narraban historias de dioses vikingos, componiendo una serie de complejos y amenos relatos.

Bajo los volcanes y géiseres de Islandia vivían los gigantes, y en cada grieta un enano. Los dioses eran responsables de la creación. Al principio sólo existían el Hielo y el Fuego, y cuando se encontraron nació Imir, el primer antepasado.

Los dioses mataron a Imir y formaron la Tierra con su cuerpo. Su sangre formó los océanos, sus huesos las montañas y su cráneo el firmamento. Su pelo los bosques y su cerebro las nubes.

De dos troncos nacieron la primera pareja de hombre y mujer.

El Arco Iris era un puente que unía la tierra con el Valhalla, donde reinaba Odín, el dios más sabio y poderoso. Su hijo, Thor, era el dios de la Lluvia y el Trueno.

Los guerreros que morían en combate irían al Valhalla, donde disfrutarían de banquetes y victorias en compañía de los dioses. Para llegar al Valhalla se les enterraba en barcos, algunos echados al mar para ser incendiados, otros subidos a las colinas y enterrados en ellas.

Un barco enterrado, encontrado en 1.903, reveló ser el enterramiento de una mujer anciana y una joven, posiblemente su doncella.

Los que no iban al Valhalla vagaban por el mundo como espíritus y fantasmas y para que no molestasen a los vivos debían ser enterrados con la cabeza entre las piernas.

La Cristianización de los Vikingos

A partir del siglo X las creencias paganas de los vikingos comenzaron a incorporar creencias cristianas. Los vikingos eran religiosamente muy flexibles y no tenían problemas en adorar a Jesús y a Thor al mismo tiempo.

Y aunque los primeros misioneros germanos que predicaron en Escandinavia no tuvieron mucho éxito, la idea de que sólo los guerreros irían al Valhalla fue convenciendo a muchos vikingos, no guerreros, de que ellos también podrían disfrutar de un paraíso cristiano si llevaban una vida honesta. Sobre todo las mujeres, de las que muy pocas eran guerreras, recibían con ilusión la promesa de un paraíso celestial que les negaba la religión pagana.

También los reyes abrazaron el cristianismo, pues ello les permitía relacionarse mejor con los mercaderes procedentes de Europa.

En los siglos XII y XIII la religión cristiana no sólo era habitual, sino que llegó a ser mayoritaria entre los vikingos.

Grandes Viajes Vikingos

Además de guerreros, campesinos y comerciantes, los vikingos también fueron grandes exploradores. Debido a cambios climáticos, las tierras cultivables comenzaron a escasear y los vikingos se aventuraron a descubrir nuevas tierras en las que establecer colonias.

En el siglo IX descubrieron Islandia, donde establecieron varias colonias agrícolas y ganaderas.

Drakar VikingoEn los años 1.960 se descubrieron allí varios barcos vikingos, algunos, los típicos drakars, barcos dragones, aptos para la guerra y la rapiña. Otros, la mayoría, barcos más apropiados para el transporte de personas y mercancías.

Uno de ellos fue reconstruido y fletado, y se comprobó que eran bastante estable incluso en condiciones de mar picada. Y rápido. La más leve brisa es aprovechada con gran eficiencia para navegar de forma suave y ligera.

Para su construcción no se usaban planchas, sino que se extraían tablones del corazón de troncos de roble. El mástil era abatible, por lo que se podía plegar para pasar bajo puentes o cuando se navegaba contra el viento y había que remar.

Las velas podían orientarse para aprovechar el impulso del viento, incluso cuando éste venía casi desde proa. Y su escaso calado les permitía navegar muy cerca de las costas, para desembarcar con facilidad incluso en las playas.

No cabe duda de que eran los mejores barcos de su tiempo.

Desde Islandia, en el siglo X, partió una expedición al Oeste al mando de Erik el Rojo, llegando hasta las costas de una nueva tierra. La llamó Groenlandia, Tierra Verde, con el fin de atraer a otros colonos.

No era mentira. Durante esa época, el Óptimo Climático Medieval, el clima era mucho más cálido que el actual y el Sur de Groenlandia era, realmente, verde.

Fue a partir del siglo XIII, cuando comenzó La Pequeña Edad de Hielo y tras varias décadas de enfriamiento del clima las colonias vikingas de Groenlandia fueron abandonadas.

Su hijo, Leif Ericson, cuando aún era un niño oyó la historia de un barco vikingo que se había desviado de su rumbo por las tormentas y había arribado a unas tierras más al Oeste.

Ya de adulto se hizo con un barco y emprendió un viaje que le llevó hasta las costas de Terranova en el año 1.001.

Aquellas nuevas tierras recibieron el nombre de Vinlandia. No estamos seguros si Vinlandia significaba Tierra de Vientos o Tierra de Pastos.

Existen dos sagas nórdicas que describen estos viajes, pero los historiadores siempre pensaron que eran mitos. Hasta que a mitad del siglo XX se encontraron restos arqueológicos vikingos en Aix of Meadows.

El asentamiento duró poco tiempo. Tras unas pocas décadas los vikingos abandonaron el asentamiento y nunca volvieron.

Sangre, Fuego y Esclavitud

Sus incursiones comerciales y de rapiña en Europa se extendían por toda la costa Norte, pero también desde el Mar Báltico viajaban por sus ríos a través de Rusia. Desde allí transportaban los barcos por tierra hasta llegar a otros ríos que desembocaban en el Mar Negro.

Allí iniciaron otra forma de rapiña: la esclavitud. En la poco poblada Rusia no existían muchas riquezas susceptibles de ser robadas, por eso los vikingos comenzaron a robar personas, convertirlas en esclavos y venderlas en los mercados de Constantinopla.

En Rusia conquistaron varias importantes ciudades y fueron llamados Rus por los pueblos nativos, lo que dio origen al nombre de Rusia.

También a través del Sena hicieron frecuentes rapiñas en París, hasta el punto de que al final los francos les cedieron las tierras de Normandía.

Del siglo XI en adelante varios conquistadores vikingos se convirtieron en reyes de reinos europeos, se adaptaron a las costumbres y las religiones europeas y quedaron asimilados a la cultura europea.

En Escandinavia fundaron tres reinos, Dinamarca, Noruega y Suecia. Pero ya no eran los salvajes saqueadores que durante dos siglos habían aterrorizado a Europa.

En mi opinión

Aunque en esta serie se describe la forma en que antiguas civilizaciones influyeron en la civilización moderna occidental, yo creo que las aportaciones positivas de los vikingos fueron más bien escasas.

En el documental se valora la ingeniería naval que les permitió construir los mejores barcos de su época, la apertura de redes comerciales en toda Europa y el más que probable descubrimiento de América.

Pero el descubrimiento de América fue un logro fallido e inútil. Las redes comerciales eran más bien de saqueos y rapiñas, manchadas con sangre, fuego y esclavitud. Y la ingeniería naval fue pronto superada por otros pueblos europeos.

Sinceramente, no creo que la civilización vikinga haya aportado nada positivo a la civilización moderna, salvo algunas óperas, comics y películas más fantasiosas que históricas.

Ver Ficha de Cómo los Vikingos Cambiaron el Mundo de la serie Grandes Civilizaciones

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies