Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

Egipto

Grecia

Roma

Los Gladiadores Decapitados de York

El Mundo Perdido de Pompeya

La Vida Cotidiana de los Romanos

Las Legiones Perdidas de Varo

El Misterio de las Catacumbas

Ingeniería Romana

Roma: Imperio Oculto

Los Germanos

Cómo los Romanos Cambiaron el Mundo

Asia

América

Varias Civilizaciones

Ciencia y Tecnologías de la Antigüedad

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Los grandes logros culturales  del Imperio Romano y cómo  contribuyeron a la Era Moderna

Creada26-09-2017
Modificada26-09-2017
Total Visitas26
Octubre21
Septiembre5
Octubre0

Reseña del Documental Cómo los Romanos Cambiaron el Mundo de la serie Grandes Civilizaciones

Cómo los Romanos Cambiaron el Mundo

Hace tres mil años, Roma estaba formada por una serie de pequeñas aldeas entre las colinas de un pantanal en las orillas del río Tíber.

Apenas unos pocos siglos más tarde sus ejércitos habían dominado la cuarta parte del mundo conocido.

Desde Escocia, pasando por los bosques germanos, rodeando el Mar Negro, gran parte de Persia y Arabia y todo el Norte de África, el imperio romano no tuvo rival durante muchos siglos.

Las Legiones Romanas

El poder de Roma se asentaba en la fuerza de su ejército.

Legiones RomanasEn la época imperial existían 28 legiones romanas repartidas por todo el imperio y totalizando más de 170.000 legionarios más otros tantos en las tropas de apoyo.

Los legionarios no sólo realizaban actividades militares, también construían calzadas, puentes y murallas a lo largo de las fronteras y administraban los territorios, actuando como policías y recaudadores de impuestos.

También fueron una gran fuerza colonizadora. Cuando llegaban a un nuevo territorio construían un fuerte, y muchos habitantes de la zona se establecían a su alrededor, dando origen a nuevas y numerosas ciudades organizadas y administradas al estilo romano, reproduciendo muchas de las costumbres y actividades romanas.

Las Ciudades Romanas

La vida en Roma era un lujo al alcance de una pequeña minoría de nobles y ricos. La mayoría de los romanos eran pequeños artesanos o comerciantes. Y más de un tercio de la población eran esclavos.

Los ricos solían vivir en villas palaciegas, en las afueras de la ciudad. La mayoría de los romanos vivían en pisos alquilados, estrechos e insalubres.

Pero la cuarta parte de la ciudad eran espacios y edificios públicos, templos, teatros y coliseos donde se celebraban frecuentes espectáculos de luchas de gladiadores. El coliseo de Roma podía acoger en sus gradas a 75.000 espectadores. Era gratuito para los pobres y se repartía pan.

Todos los días se celebraban juicios en los foros, precursores de las plazas públicas, y cualquiera podía ir a verlos.

También en los foros se instalaban los puestos de campesinos y artesanos para vender sus mercancías. Entre estas mercancías estaban los esclavos, capturados en guerras o por deudas y que eran vendidos en la plaza.

Los esclavos no eran comprados sólo por los ricos, también los artesanos y campesinos de la clase media podían permitirse tener algún que otro esclavo.

Muchos esclavos eran comprados para trabajar en las termas, alimentando continuamente el fuego para calentar el agua de los baños públicos. También el aire caliente era canalizado por tuberías bajo el suelo de las salas.

Acueducto RomanoPara suministrar agua para los baños y las viviendas se traía agua por medio de acueductos, en cuya construcción los romanos eran grandes expertos.

A Roma llegaban cinco acueductos principales que traían 900 Millones de litros de agua, 400 por persona, desde manantiales en las montañas a menudo desde decenas de Km de distancia.

Letrinas Públicas de RomaPor toda la ciudad había más de mil depósitos de agua y fuentes donde los romanos podían abastecerse del agua que necesitaran. También existían letrinas públicas donde hacían sus necesidades sin necesidad de manchar las calles.

Aún hoy las antiguas tuberías romanas siguen alimentando varias fuentes, entre ellas la famosa Fontana de Trevi.

Todas las ciudades del mundo moderno han copiado la idea de traer agua desde manantiales y presas a las ciudades, pero hasta bien avanzado el siglo XIX no hubo ninguna ciudad que mejorase los sistemas de canalización de agua de los romanos.

La Administración del Imperio

Se suele tildar a los gobernantes de Roma como perezosos y decadentes. Al contrario, la mayor parte eran competentes y trabajadores.

Apenas unos pocos centenares de gobernantes tenían que tomar cientos de decisiones diarias para mantener en funcionamiento un imperio que englobaba a más de 60 millones de personas.

Importaciones de RomaLos mayores retos de este gran imperio eran los transportes de mercancías.

Desde Hispania llegaban ánforas con vino y aceite. Los caballos venían desde el Norte de África. El Hierro de la Galia. El Ámbar de Germania. La lana de Britania.

Lo más importante, el Trigo, venía de Egipto, la provincia más rica del imperio.

Toda esta afluencia de mercancías a través del imperio requirió una red de carreteras que unieran todas las provincias de Roma. La mayor parte de estas calzadas fueron construidas por los legionarios, y su maestría llegó a ser tanta que muchas calzadas han seguido usándose prácticamente hasta la actualidad.

Los Espectáculos de Masas

Para entretener a las masas se construyeron grandes coliseos donde se celebraban sangrientos combates de gladiadores. Los gladiadores eran las estrellas de la antigüedad. Su vida era corta pero intensa. Los mejores alcanzaban fama en todo el imperio, sólo tenían que luchar 3 veces al año y hasta su sangre era vendida como medicina para la virilidad.

Pero los gladiadores no eran libres. Eran enemigos derrotados en las frecuentes batallas fronterizas, enviados a Roma para ser vendidos como esclavos. Los más fuertes eran comprados por el circo y entrenados para ser gladiadores, y la inmensa mayoría moría en la arena.

El Derecho Romano

Una de las mayores aportaciones de Roma a la Civilización fue el Derecho. Todos los ciudadanos de Roma eran iguales ante la ley y tenían los mismos derechos.

Las leyes surgieron de la tradición, basándose en las decisiones que habían tomado jueces anteriores. Con el tiempo fueron puestas por escrito.

No existían colegios de abogados, cualquiera que quisiera ejercer se sometía a la enseñanza de un abogado con experiencia y sus actuaciones tenían mucho de retórica y teatro.

Cicerón es, probablemente, el más famoso orador romano, y todos los que quisieran hacer carrera en la abogacía o la política tenía que estudiar sus discursos y la forma en que los declamaba.

Los juicios se iniciaban cuando una persona planteaba una demanda. Asistían el demandante y el acusado, con la asistencia de un jurado. Los abogados presentaban sus puntos de vista y el jurado decidía si el acusado era absuelto o condenado.

La condena podía ser una multa económica, el exilio o la muerte en la arena.

Si el jurado está dividido, se aplica la máxima, vigente aún hoy en día, In Dubio Pro Reo, que significa En la Duda, a Favor del Acusado.

Las mujeres en Roma tenían más derechos que las griegas, pero aún estaban sometidas a un hombre, fuera su padre, su marido o un tutor legal. Podían heredar tierras o propiedades de sus padres, o recibir donaciones de sus maridos, pero no podían comprar ni vender sus propiedades, ni tampoco dedicarse al comercio.

Los Enemigos de Roma

Roma impuso sus leyes en todo el imperio, por encima de las leyes locales de las tierras conquistadas, lo que en ocasiones provocó revueltas. Pero donde hubo más problemas siempre fue en las fronteras.

Los vecinos más beligerantes fueron los Partos, en Irán. Desde Escocia los Pictos realizaban incursiones en Britania. Y las fronteras de África eran frecuentemente atacadas por Bereberes. Pero los más temidos eran los Germanos.

Los Germanos vivían en Europa, al Norte de la frontera romana. Habitaban en espesos bosques, sin grandes ciudades ni caminos, pero eran capaces de reunirse con rapidez en grandes ejércitos para combatir a los legionarios romanos.

Para los romanos, uno de los germanos más terribles fue Arminio, un alemán llevado a Roma en la niñez, educado como romano y convertido en legionario.

En el año 9, cuando fue llevado a Germania para combatir a las tribus hostiles, Arminio cambió de bando. Se reunió con varias tribus germánicas y organizó un ataque contra las legiones durante la marcha a través de un espeso bosque.

Arminio guió a las legiones romanas por un estrecho camino entre la ciénaga y el bosque, y coincidiendo con una gran tormenta que dificultó los movimientos de las tropas romanas, las fuerzas germanas atacaron por el flanco hasta aniquilar a las tres legiones del general Varo en la batalla del Bosque de Teutoburgo.

Los romanos renunciaron para siempre a conquistar Germania, dejando el Rin como frontera natural y construyendo el Limes, una impenetrable empalizada de 550 Km de largo a través de los bosques germanos.

La Germania Romana

Al Oeste del Rin quedó la Germania Romana que gozó de los beneficios de la civilización.

Construyeron varias ciudades importantes que se beneficiaron del comercio y la organización y las infraestructuras romanas.

Las calzadas romanas permitían el transporte y los viajes por caminos libres de fango. Las chozas de barro y paja fueron sustituidas por casas de piedra, con calefacción bajo el suelo. Los acueductos trajeron gran cantidad de agua potable a la creciente población.

Los mercados, los teatros y circos, convirtieron a la Germania Romana en prósperas ciudades civilizadas.

Aldea GermanaAl Este y el Norte estaban, según los romanos, los Bárbaros. Según los Germanos Romanos, la Germania Libre.

Éstos vivían en pequeñas aldeas aisladas, debiendo trabajar duro para conseguir extraer los recursos de la tierra. Eran libres, pero vivían en condiciones mucho más míseras que en la Germania Romana.

La Paz Romana

Los romanos dominaron un gran imperio y pudieron administrarlo gracias a una administración eficaz y a unas infraestructuras como caminos, acueductos que permitían el rápido transporte de legiones, viajeros y mercancías.

Pudieron hacerlo gracias a unas leyes iguales en todo el imperio, pero dejando que los municipios se administraran por sí solos en los asuntos locales. El estado sólo intervenía cuando existían conflictos entre municipios, y las decisiones de los jueces eran acatadas de forma pacífica.

El sistema funcionó durante siglos, haciendo que en el interior del Imperio Romano se pudiera celebrar el mayor período de paz de toda la historia.

La Caída del Imperio Romano

Pero el imperio romano, como todos los imperios, acabó por caer.

No fue debido a invasiones externas. Tampoco, como se suele creer, por la decadencia. Lo que hizo caer el Imperio Romano fueron las luchas internas, los generales que asesinaban a emperadores para sustituirlos, las intrigas por destruir a los generales rivales, los emperadores que arruinaron el país con excesivos impuestos para pagar soldados que vendían su lealtad para traicionarla en cuanto pudieran conseguir un mejor soborno.

A partir del siglo III las intrigas militares y políticas eran continuas, sometiendo el país a una situación de crisis permanente.

A ello se unieron las grandes migraciones de Hunos, Vándalos y Godos producidas en el siglo IV a causa de un cambio climático adverso que hicieron casi inhabitables las tierras del Norte de Europa.

En el siglo V el Imperio Romano dejó de existir, pero su legado fue enorme.

Las carreteras, los acueductos, las grandes ciudades con casas de ladrillo y piedra, los teatros y estadios, pero lo más importante, la administración local de municipios y la general de los reinos que se formaran en el futuro, y una administración de justicia eficaz.

Ver Ficha de Cómo los Romanos Cambiaron el Mundo de la serie Grandes Civilizaciones

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies