Los Evangelios Apócrifos

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Historia de los Evangelios

Evangelios Gnósticos

El Evangelio de Tomás

Evangelio de Felipe

Evangelio de María (Fragmento copto)

Evangelio de María (Fragmento griego)

Evangelio de Valentín

I

II

III

IV

V

VI

VII

VIII

IX

X

XI

XII

XIII

XIV

XV

XVI

XVII

XVIII

XIX

XX

XXI

XXII

XXIII

XXIV

XXV

XXVI

XXVII

XXVIII

XXIX

XXX

XXXI

XXXII

XXXIII

XXXIV

XXXV

XXXVI

XXXVII

XXXVIII

XXXIX

XL

XLI

XLII

XLIII

XLIV

XLV

XLVI

XLVII

XLVIII

XLIX

L

LI

LII

LIII

LIV

LV

LVI

LVII

LVIII

LIX

LX

LXI

LXII

LXIII

El Evangelio de La Verdad

El Evangelio de la Paz

Evangelio de Judas

Evangelio Apócrifo Musulmán

Apócrifos de la Infancia

Apócrifos de la Pasión

Fragmentos y Citas

Los Manuscritos del Mar Muerto

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP35.153.73.72

Datos de Pagina

Evangelio Gnóstico de Valentín (Pistis Sophia). Capítulo XI Felipe interpreta el sentido de la quinta plegaria que elevó a la Sabiduría fiel.

Creada12-06-2013
Modificada16-08-2015
Total Visitas202
Julio2

Evangelio Gnóstico de Valentín
(Pistis Sophia)

XI Felipe interpreta el sentido de la quinta plegaria que elevó a la Sabiduría fiel

  1. Y Jesús, persistiendo en su discurso, dijo a sus discípulos:
  2. — Las emanaciones del triple poder orgulloso atormentaron a la Sabiduría fiel en el caos, porque querían quitarle su luz.
  3. »Y el tiempo de sacarla del caos no había llegado aún.
  4. »Y la orden del primer misterio no había llegado todavía, y yo no debía aún salvarla del caos.
  5. »Y cuando las emanaciones materiales la torturaban, ella clamó.
  6. »Y dijo su quinta súplica: Luz de mi salvación, yo te elevo un himno en el lugar de las regiones superiores y, a la vez, del caos.
  7. »Porque yo te elevo el himno que te dirigía en las regiones Superiores.
  8. »Ven a mí, ¡oh luz! Vuelve el espíritu, ¡oh luz!, hacia mi súplica.
  9. »Porque mi fuerza está llena de tinieblas y mi luz se ha perdido en el caos.
  10. »Y me he convertido, como en los archones del caos, que están en las regiones inferiores.
  11. »Y soy como un cuerpo material, para el que no hay salvador en las regiones superiores
  12. »Y me he convertido como en las materias cuya fuerza ha sido quitada, y que han caído en el caos, y tú no las has salvado, y han perecido.
  13. »Y me han sumido en las tinieblas infernales, en la oscuridad.
  14. »Allí donde están las materias inertes y privadas de toda fuerza.
  15. »Y tú has dado mandato sobre mí y sobre cuantas cosas has organizado.
  16. »Y me has alejado tu aliento, y me has hundido en el abismo.
  17. »Y por tu mismo mandato sobre las cosas que has ordenado, mis enemigos están atormentándome.
  18. »Y me odian, y no me auxilian, y estoy casi del todo perdida, y mi luz ha disminuido en mí.
  19. »Y he clamado a la luz, con toda la luz que hay en mí, y he alzado las manos elevándola, hacia ti.
  20. »Y ahora, luz, ¿se ha cumplido tu voluntad en el caso?
  21. »¿Se elevarán entre las tinieblas los liberadores que han de Venir según tu voluntad?
  22. »¿Y darán el misterio de tu nombre en el caos?
  23. »¿Dirán tu nombre en el caos que tú no iluminas?
  24. »Yo te glorifico, luz, y mi voz te llegará en las regiones Superiores.
  25. »Que tu luz venga sobre mí, porque me han quitado mi luz.
  26. »Y yo estoy en el sufrimiento por causa de la luz, desde que mis enemigos me atacan.
  27. »Y cuando he mirado a lo alto, hacia la luz, y he mirado el infierno, he caído en el infierno, según la disposición de la luz, elevándome en el caos.
  28. »Y tu mandato ha venido sobre mí, y los temores y turbaciones que tú has fijado me han rodeado, abundantes como las aguas.
  29. »Y se han apoderado totalmente de mí.
  30. »Y, según tu voluntad, no has dejado que mi compañera me ayudase y socorriese en esta aflicción.
  31. »Tal es la quinta plegaria que formuló la fiel Sabiduría en el caos, cuando estaba atormentada por las emanaciones materiales del triple poder.
  32. Y cuando Jesús hubo hablado así a sus discípulos, les dijo:
    — Que oiga quien tenga oídos para oír.
  33. »Y quien tenga en sí el hálito brillante, que se adelante y dé la explicación del quinto ruego de la Sabiduría fiel.
  34. Y se levantó Felipe cuando hubo hablado Jesús.
  35. Y dejó en el suelo un libro que tenía entre las manos, y en ese libro escribía las palabras de Jesús, y todas las cosas que había hecho.
  36. Y Felipe, adelantándose dijo a Jesús:
    — Señor: yo soy aquel a quien has confiado el cuidado del mundo.
  37. »Para que escriba cuantas cosas nosotros decimos y hacemos.
  38. »Y no me has permitido exponer la explicación del misterio de las súplicas de la Sabiduría fiel.
  39. »Y mi espíritu se ha agitado fuertemente en mí, para que yo diese la explicación de ese misterio.
  40. »Y me he adelantado, porque soy el que escribo todas las cosas.
  41. Y Jesús, oyendo a Felipe, le dijo:
    — Escucha, Felipe, que yo te hablo, porque es a ti, y a Tomás, y a Mateo, a quienes el primer misterio ha ordenado escribir todas las cosas que yo diga y haga y cuantas cosas veáis.
  42. »Aún no ha terminado el número de palabras que tú debes transcribir por escrito.
  43. »Y cuando termines, tú tendrás holgura para decir lo que quieras.
  44. »Mas ahora, vosotros tres, escribid las cosas que yo diga y que yo haga, y que yo vea, para que dé testimonio de todo en el reino de los cielos.
  45. Y cuando Jesús concluyó estas palabras, dijo a sus discípulos:
    — Quien tenga oídos para oír que oiga.
  46. Y Marta se levantó de entre los discípulos y se puso junto a Felipe.
  47. Y dijo:
    — Señor, mi oído ha entendido la voz de la luz, y estoy presta a oír, según la fuerza de mi entendimiento, la palabra que tú has dicho.
  48. »Mas, Señor, déjame que te hable con claridad.
  49. »Porque tú has dicho: Que oiga quien tenga oídos para oír.
  50. »Y has dicho también a Felipe: A ti, y a Tomás, y a Mateo, se os ha encargado por el primer misterio de escribir todas las cosas del reino de la luz, para que deis testimonio de ellas.
  51. »Oye, pues, la explicación de la palabra que tu fuerza de luz hizo profetizar a Moisés cuando dijo: De toda cosa se hará constancia por medio de dos o tres testigos.
  52. »Y estos tres testigos son Felipe, Tomás y Mateo.
  53. Y cuando Jesús oyó esto, dijo:
    — Ésa es, María [?? ¿María o Marta?], la explicación
  54. »Adelántate, pues, Felipe, y danos la explicación de la quinta súplica de la Sabiduría fiel.
  55. »Y luego siéntate hasta el fin de la misión que se te ha encomendado, que es la de escribir todas las cosas del reino de la luz.
  56. »Y tú continuarás diciendo lo que tu espíritu comprenda.
  57. »Mas ahora, explica el misterio de la quinta plegaria de la fiel Sabiduría.
  58. Y Felipe respondió a Jesús, y dijo:
    — Escucha, Señor, la explicación que yo doy de la quinta plegaria de la fiel Sabiduría.
  59. »Tu fuerza ha profetizado sobre ella, diciendo en el salmo ochenta y siete de David: Señor, Dios de mi salvación, yo clamo hacia ti de noche y día.
  60. »Que mí palabra llegue hasta ti y presta oído a mi súplica.
  61. Y Jesús, oyendo estas palabras, dijo:
    — Ven y siéntate, querido Felipe, y escribe cuantas cosas yo haga, y cuantas palabras yo diga, y cuantas cosas veas.
  62. Y Felipe se sentó y escribió.
 

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies