Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

Egipto

El Imperio Antiguo

El Imperio Medio

El Imperio Nuevo

El Último Imperio

Cleopatra

Cuando Roma dominó Egipto

La Sociedad Egipcia

Grecia

Roma

Asia

América

Varias Civilizaciones

Ciencia y Tecnologías de la Antigüedad

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Cleopatra, la última Reina de Egipto y su dominio sobre los hombres más poderosos de Roma

Creada05-06-2017
Modificada05-06-2017
Total Visitas7
Noviembre1
Octubre1
Septiembre1
Agosto1
Media Mensual1

Reseña del Documental Cleopatra de la serie Expediente Misterio

Cleopatra

En el año 49 aC el imperio romano sufría una guerra civil de varias facciones que pretendían controlar el imperio.

En el extremo Este del Mediterráneo, en Egipto, una mujer se hizo con el trono y utilizó todas sus artes de la seducción para mantenerse en el poder.

La Dinastía de los Ptolomeos

El primer Ptolomeo era griego, y tomó el poder tras la muerte de Alejandro, en el 305 aC, fundando una dinastía que perduró 300 años.

Aunque durante la dinastía Ptolemaica hubo frecuentes luchas internas y asesinatos familiares para conquistar el poder, el padre de Cleopatra, Ptolomeo XII, fue uno de los pocos que no murió asesinado. Para mantenerse en el poder, pidió tropas y dinero prestado a la potencia emergente de Roma, que ya se había extendido por el Este del Mediterráneo y que aspiraba a dominarlo por completo.

Tras su muerte, Cleopatra tenía 18 años y fue nombrada Reina con el nombre de Cleopatra VII, junto con su hermano y esposo Ptolomeo XIII, de 10 años de edad.

En Roma había discrepancias sobre si era mejor ocupar Egipto, nombrando un gobernador romano, o dejar que siguieran gobernando los reyes egipcios mientras siguieran pagando sus deudas y fueran importantes suministradores de trigo.

También el joven Ptolomeo XIII tenía asesores que le aconsejaron sublevarse contra Roma, y al tercer año de su reinado destituyó a su hermana, que tuvo que huir para salvar su vida.

Cleopatra y Julio César

Julio César aprovechó estas disputas para viajar a Egipto con el pretexto de mediar entre los hermanos. Cleopatra viajó a su encuentro, y para recibir su apoyo le ofreció lo único que poseía: Ella misma.

Envuelta en una alfombra, hizo que la llevaran a las habitaciones de César y, al extender la alfombra apareció ella, casi desnuda y completamente seductora.

César se enamoró de ella y la apoyó en sus pretensiones al trono. Ptolomeo XIII murió y César dominó Egipto, pero en vez de nombrar un gobernador romano entregó el trono a Cleopatra y a otro de sus hermanos, Ptolomeo XIV.

¿Cómo era posible que un dictador como César se hubiera dejado atrapar en las redes seductoras de Cleopatra?

Lo cierto es que Cleopatra era mucho más que una mujer hermosa y seductora, también tenía una poderosa inteligencia. Hablaba con fluidez varios idiomas, Egipcio, Griego, Arameo y Sirio. Tenía estudios de Filosofía y Ciencias, pudiendo debatir con los más inteligentes maestros de Alejandría o Grecia.

Todos estos atributos fueron los que sedujeron a César, pero su decisión fue muy criticada en Roma, cuyo senado pensó que César pretendía convertirse en Rey y les llevó a tramar un complot para derrocar al tirano.

En el año 44 aC César fue asesinado.

Cleopatra y Marco Antonio

Roma se sumió en una nueva guerra civil de la que salió vencedor Octavio, hijo adoptivo de César, respaldado por el más importante de sus generales, Marco Antonio.

Éste acudió a Egipto y Cleopatra, por segunda vez, ofreció su propia persona para conservar el cargo de reina.

En un suntuoso banquete, para impresionar a Marco Antonio, se quitó uno de sus pendientes, una gigantesca perla, y la disolvió en una copa de vino. Fue sin duda la copa más cara de la historia.

El Monstruo Fatal

Para entender la capacidad de seducción de Cleopatra sobre los romanos hay que comprender que éstos eran supersticiosos, creían en numerosos dioses y diosas, y creían, como la mayoría de los súbditos de Egipto, que los faraones eran dioses. Cleopatra no se presentó ante César y Marco Antonio sólo como una mujer seductora, sino como una diosa, una combinación de Isis y Afrodita, y su poder sobre ellos era sexual y religioso.

Horacio, historiador contemporáneo de Cleopatra, la describe como un Fatale Monstrum, cuyo significado en aquella época, antes de que el lenguaje evolucionara y adquiriese otras connotaciones más negativas, era Ser Extraordinario con Poderes Fatídicos.

En el ecléctico siglo XXI tendemos a pensar que personas tan importantes y poderosas como Cleopatra, Julio César y Marco Antonio estarían por encima de esas supersticiones, pero ellos habían sido educados en culturas muy supersticiosas y creían en ellas.

El Destino de Marco Antonio y Cleopatra

Cleopatra y Marco Antonio formaron una poderosa asociación, uniendo sus ejércitos financiados por las riquezas de Egipto, pero Octavio volvió esta alianza en contra de Marco Antonio, acusándolo de haber sido seducido por las artes de la Cautivadora del Este y desprestigiándolo en Roma y aún entre su propio ejército.

El 1 de Agosto del año 30 aC, cuando Cleopatra tenía 39 años, Marco Antonio y Cleopatra se rindieron, y antes de sufrir la humillación de ser encadenados y llevados presos a Roma, se suicidaron.

Octavio conquistó Egipto, la convirtió en una provincia de Roma y nombró un gobernador romano.

Pero Cleopatra sobrevivió a su propia muerte. Según la costumbre romana, las estatuas de los reyes vencidos eran destruidas y borrada su memoria. Así hizo Octavio, ordenando que se destruyeran todas las estatuas de Marco Antonio.

Pero también ordenó que se respetasen las estatuas de Cleopatra, la última Reina de Egipto.

Ver Ficha de Cleopatra de la serie Expediente Misterio

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies