Los Evangelios Apócrifos

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Historia de los Evangelios

Evangelios Gnósticos

Apócrifos de la Infancia

Apócrifos de la Pasión

Apócrifo de Nicodemo

I

II

III

IV

V

VI

VII y VIII

IX

X

XI

XII

XIII

XIV

XV

XVI

XVII

XVIII y XIX

XX

XXI

XXII

XXIII

XXIV

XXV

XXVI y XXVII

XXVIII

XXIX

XXX

Evangelio de Bernabé

El Evangelio de San Pedro

Fragmentos y Citas

Los Manuscritos del Mar Muerto

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.90.204.233

Datos de Pagina

Las turbas prefieren la libertad de Barrabás a la de Jesús. Pilatos se lava las manos

Creada09-06-2013
Modificada28-07-2015
Total Visitas497
Febrero3

El Evangelio de Nicodemo

IX Las turbas prefieren la libertad de Barrabás a la de Jesús. Pilatos se lava las manos

  1. Y Pilatos, llamando a Nicodemo y a los doce hombres que decían que Jesús no había nacido de la fornicación, les habló así:
    — ¿Qué debo hacer ante la sedición que ha estallado en el pueblo?
    Respondieron:
    — Lo ignoramos. Véanlo ellos mismos.
  2. Y Pilatos, convocando de nuevo a la muchedumbre, dijo a los judíos:
    — Sabéis que, según costumbre, el día de los Ázimos os concedo la gracia de soltar a un preso. Encarcelado tengo a un famoso asesino, que se llama Barrabás, y no encuentro en Jesús nada que merezca la muerte. ¿A cuál de los dos queréis que os suelte?
    Y todos respondieron a voz en grito:
    — ¡Suéltanos a Barrabás!
  3. Pilatos repuso:
    — ¿Qué haré, pues, de Jesús, llamado el Cristo?
    Y exclamaron todos:
    — ¡Sea crucificado!
  4. Y los judíos dijeron también:
    Demostrarás no ser amigo del César si pones en libertad al que se llama a sí mismo rey e hijo de Dios. Y aun quizá deseas que él sea rey en lugar del César.
  5. Entonces Pilatos montó en cólera y les dijo:
    — Siempre habéis sido una raza sediciosa, y os habéis opuesto a los que estaban por vosotros.
  6. Y los judíos preguntaron:
    — ¿Quiénes son los que estaban por nosotros?
  7. Y Pilatos respondió:
    — Vuestro Dios, que os libró de la dura servidumbre de los egipcios y que os condujo a pie por la mar seca, y que os dio, en el desierto, el maná y la carne de las codornices para vuestra alimentación, y que hizo salir de una roca agua para saciar vuestra sed, y contra el cual, a pesar de tantos favores, no habéis cesado de rebelaros, hasta el punto de que Él quiso haceros perecer. Y Moisés rogó por vosotros, a fin de que no perecieseis. Y ahora decís que yo odio al rey.
  8. Mas los judíos gritaron:
    — Nosotros sabemos que nuestro rey es el César, y no Jesús. Porque los magos le ofrecieron presentes como a un rey. Y Herodes, sabedor por los magos de que un rey había nacido, procuró matarlo. Enterado de ello José, su padre, lo tomó junto con su madre, y huyeron los tres a Egipto. Y Herodes mandó dar muerte a los hijos de los judíos, que por aquel entonces habían nacido en Bethlehem.
  9. Al oír estas palabras, Pilatos se aterrorizó y, cuando se restableció la calma entre el pueblo que gritaba, dijo:
    — El que buscaba Herodes ¿es el que está aquí presente?
    Y le respondieron:
    — El mismo es.
  10. Y Pilatos tomó agua y se lavó las manos ante el pueblo, diciendo:
    — Inocente soy de la sangre de este justo. Pensad bien lo que vais a hacer.
    Y los judíos repitieron:
    — ¡Caiga su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos!
  11. Entonces Pilatos ordenó que se trajese a Jesús al tribunal en que estaba sentado, y prosiguió en estos términos, al dictar sentencia contra él:
    — Tu raza no te quiere por rey. Ordeno, pues, que seas azotado, conforme a los estatutos de los antiguos príncipes.
  12. Y mandó en seguida que se lo crucificase en el lugar en que había sido detenido, con dos malhechores, cuyos nombres eran Dimas y Gestas.
 

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies