Los Evangelios Apócrifos

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Historia de los Evangelios

Evangelios Gnósticos

Apócrifos de la Infancia

Apócrifos de la Pasión

Apócrifo de Nicodemo

I

II

III

IV

V

VI

VII y VIII

IX

X

XI

XII

XIII

XIV

XV

XVI

XVII

XVIII y XIX

XX

XXI

XXII

XXIII

XXIV

XXV

XXVI y XXVII

XXVIII

XXIX

XXX

Evangelio de Bernabé

El Evangelio de San Pedro

Fragmentos y Citas

Los Manuscritos del Mar Muerto

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.226.73.255

Datos de Pagina

Nuevos testimonios favorables a Jesús

Creada09-06-2013
Modificada28-07-2015
Total Visitas434
Abril7

El Evangelio de Nicodemo

VI Nuevos testimonios favorables a Jesús

  1. Y otro de los judíos avanzó, pidiendo al gobernador permiso para hablar. Y Pilatos repuso:
    — Lo que quieras decir, dilo.
  2. Y el judío habló así:
    — Hacía treinta años que yacía en mi lecho, y era constantemente presa de grandes sufrimientos, y me hallaba en peligro de perder la vida. Jesús vino, y muchos demoníacos y gentes afligidas de diversas enfermedades fueron curadas por él. Y unos jóvenes piadosos me llevaron a presencia suya en mi lecho. Y Jesús, al verme, se compadeció de mí y me dijo: "Levántate, toma tu lecho, y marcha". Y, en el acto, quedé completamente curado, tomé mi lecho y marché.
  3. Mas los judíos dijeron a Pilatos:
    — Pregúntale en qué día fue curado.
    Y él respondió:
    — En día de sábado.
    Y los judíos exclamaron:
    — ¿No decíamos que en día de sábado curaba las enfermedades y expulsaba los demonios?
  4. Y otro judío avanzó y dijo:
    — Yo era un ciego de nacimiento, que oía hablar, pero que a nadie veía. Y Jesús pasó, y yo me dirigí a él, gritando en alta voz: "¡Jesús, hijo de David, ten piedad de mí!" Y él tuvo piedad de mí, y puso su mano sobre mis ojos, e inmediatamente recobré la vista.
  5. Y otro avanzó y dijo:
    — Yo era leproso, y él me curó con una sola palabra.
 

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies