Los Evangelios Apócrifos

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Historia de los Evangelios

Evangelios Gnósticos

Apócrifos de la Infancia

Apócrifos de la Pasión

Apócrifo de Nicodemo

I

II

III

IV

V

VI

VII y VIII

IX

X

XI

XII

XIII

XIV

XV

XVI

XVII

XVIII y XIX

XX

XXI

XXII

XXIII

XXIV

XXV

XXVI y XXVII

XXVIII

XXIX

XXX

Evangelio de Bernabé

El Evangelio de San Pedro

Fragmentos y Citas

Los Manuscritos del Mar Muerto

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.226.73.255

Datos de Pagina

Evangelio de Nicodemo 22 Entrada Triunfal de Jesús en los Infiernos

Creada09-06-2013
Modificada28-07-2015
Total Visitas470
Abril6

El Evangelio de Nicodemo

XXII Entrada triunfal de Jesús en los infiernos

  1. Y, mientras Satanás y la Furia así hablaban, se oyó una voz como un trueno, que decía:
    — Abrid vuestras puertas, vosotros, príncipes. Abríos, puertas eternas, que el Rey de la Gloria quiere entrar.
  2. Y la Furia, oyendo la voz, dijo a Satanás:
    — Anda, sal, y pelea contra él.
    Y Satanás salió.
  3. Entonces la Furia dijo a sus demonios:
    — Cerrad las grandes puertas de bronce, cerrad los grandes cerrojos de hierro, cerrad con llave las grandes cerraduras, y poneos todos de centinela, porque, si este hombre entra, estamos todos perdidos.
  4. Y, oyendo estas grandes voces, los santos antiguos exclamaron:
    — Devoradora e insaciable Furia, abre al Rey de la Gloria, al hijo de David, al profetizado por Moisés y por Isaías.
  5. Y otra vez se oyó la voz de trueno que decía:
    — Abrid vuestras puertas eternas, que el Rey de la Gloria quiere entrar.
  6. Y la Furia gritó, rabiosa:
    — ¿Quién es el Rey de la Gloria?
    Y los ángeles de Dios contestaron:
    — El Señor poderoso y vencedor.
  7. Y, en el acto, las grandes puertas de bronce volaron en mil pedazos, y los que la muerte había tenido encadenados se levantaron.
  8. Y el Rey de la Gloria entró en figura de hombre, y todas las cuevas de la Furia quedaron iluminadas.
  9. Y rompió los lazos, que hasta entonces no habían sido quebrantados, y el socorro de una virtud invencible nos visitó, a nosotros, que estábamos sentados en las profundidades de las tinieblas de nuestras faltas y en la sombra de la muerte de nuestros pecados.
 

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies