Los Evangelios Apócrifos

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Historia de los Evangelios

Evangelios Gnósticos

Apócrifos de la Infancia

Apócrifos de la Pasión

Apócrifo de Nicodemo

I

II

III

IV

V

VI

VII y VIII

IX

X

XI

XII

XIII

XIV

XV

XVI

XVII

XVIII y XIX

XX

XXI

XXII

XXIII

XXIV

XXV

XXVI y XXVII

XXVIII

XXIX

XXX

Evangelio de Bernabé

El Evangelio de San Pedro

Fragmentos y Citas

Los Manuscritos del Mar Muerto

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.90.204.233

Datos de Pagina

Evangelio Apócrifo de Nicodemo 2: Testimonios adversos y favorables a Jesús

Creada09-06-2013
Modificada28-07-2015
Total Visitas679
Febrero5

El Evangelio de Nicodemo

II Testimonios adversos y favorables a Jesús

  1. Viendo esto, Pilatos quedó sobrecogido de espanto y comenzó a agitarse en su asiento. Y, cuando pensaba en levantarse, su mujer, llamada Claudia Prócula, le envió un propio para decirle:
    — No hagas nada contra ese justo, porque he sufrido mucho en sueños esta noche a causa de él.
  2. Pilatos, que tal oyó, dijo a todos los judíos:
    — Bien sabéis que mi esposa es pagana y que, sin embargo, ha hecho construir para vosotros numerosas sinagogas. Pues bien: acaba de mandarme a decir que Jesús es un hombre justo y que ha sufrido mucho en sueños esta noche a causa de él.
  3. Mas los judíos respondieron a Pilatos:
    — ¿No te habíamos dicho que era un encantador? He aquí que ha enviado a tu esposa un sueño.
  4. Y Pilatos, llamando a Jesús, le preguntó:
    — ¿No oyes lo que éstos dicen contra ti? ¿Nada contestas?
  5. Jesús repuso:
    — Si no tuviesen la facultad de hablar, no hablarían. Empero, cada uno puede a su grado abrir la boca y decir cosas buenas o malas.
  6. Los ancianos de los judíos replicaron a Jesús:
    — ¿Qué es lo que decimos? Primero, que has nacido de la fornicación; segundo, que el lugar de tu nacimiento fue Bethlehem y que, por causa tuya, fueron degollados todos los niños de tu edad; y tercero, que tu padre y tu madre huyeron contigo a Egipto, porque no tenían confianza en el pueblo.
  7. Pero algunos judíos que allí se encontraban, y que eran menos perversos que los otros, decían:
    — No afirmaremos que procede de la fornicación, porque sabemos que María se casó con José y que, por ende, Jesús no es hijo ilegítimo.
  8. Y Pilatos dijo a los judíos que mantenían ser Jesús producto de fornicación:
    — Vuestro discurso es mentiroso, puesto que hubo casamiento, según lo atestiguan personas de vuestra clase.
  9. Empero Anás y Caifás insistieron ante Pilatos, diciendo:
    — Toda la multitud grita que ha nacido de la fornicación y que es un hechicero. Y esos que deponen en contra son sus prosélitos y sus discípulos.
  10. Preguntó Pilatos:
    — ¿Qué es eso de prosélitos?
    Y ellos respondieron:
    — Son hijos de paganos, que ahora se han hecho judíos.
  11. Mas Lázaro, Asterio, Antonio, Jacobo, Zaro, Samuel, Isaac, Fineo, Crispo, Agripa, Amenio y Judas dijeron entonces:
    — No somos prosélitos, sino hijos de judíos, y decimos la verdad, porque hemos asistido a las bodas de María.
  12. Y Pilatos, dirigiéndose a los doce hombres que así habían hablado, les dijo:
    — Os ordeno, por la salud del César, que declaréis si decís la verdad y si Jesús no ha nacido de la fornicación.
  13. Y ellos contestaron a Pilatos:
    — Nuestra ley nos prohíbe jurar, porque es un pecado. Ordena a ésos que juren, por la salud del César, ser falso lo que nosotros decimos y habremos merecido la muerte.
  14. Anás y Caifás dijeron a Pilatos:
    — ¿Creerás a estos doce hombres, que pretenden que no ha nacido de la fornicación y no nos creerás a nosotros, que aseguramos que es un mago, y que se llama a sí mismo hijo de Dios y rey de los hombres?
  15. Entonces Pilatos ordenó que saliese todo el pueblo, y que se pusiese aparte a Jesús y, dirigiéndose a los que habían aseverado que éste no era hijo de la fornicación, les preguntó:
    — ¿Por qué los judíos quieren hacer perecer a Jesús?
    Y ellos le respondieron:
    — Están irritados contra él, porque opera curaciones en día de sábado.
    Pilatos exclamó:
    — ¿Quieren, pues, hacerlo perecer, por ejecutar una buena obra?
    Y ellos confirmaron:
    — Así es, en efecto.
 

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies