Los Evangelios Apócrifos

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Las Religiones de Adán

La Biblia Apócrifa

Los Evangelios Apócrifos

Historia de los Evangelios

Evangelios Gnósticos

Apócrifos de la Infancia

Apócrifos de la Pasión

Apócrifo de Nicodemo

I

II

III

IV

V

VI

VII y VIII

IX

X

XI

XII

XIII

XIV

XV

XVI

XVII

XVIII y XIX

XX

XXI

XXII

XXIII

XXIV

XXV

XXVI y XXVII

XXVIII

XXIX

XXX

Evangelio de Bernabé

El Evangelio de San Pedro

Fragmentos y Citas

Los Manuscritos del Mar Muerto

Historia del Cristianismo

Ideario de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.226.73.255

Datos de Pagina

Acusado por los príncipes de los judíos, Jesús comparece ante Pilatos realizado a su entrada en el pretorio

Creada09-06-2013
Modificada28-07-2015
Total Visitas889
Abril7

El Evangelio de Nicodemo
Hechos de Pilatos (Acta Pilati)

I Acusado por los príncipes de los judíos, Jesús comparece ante Pilatos realizado a su entrada en el pretorio

  1. Yo, Emeo, israelita de nación, doctor de la ley en Palestina, intérprete de las Divinas Escrituras, lleno de fe en la grandeza de Nuestro Señor Jesucristo, revestido del carácter sagrado del santo bautismo, e investigador de las cosas que acaecieron, y que hicieron los judíos, bajo la gobernación de Cneo Poncio Pilatos, trayendo a la memoria el relato de esos hechos, escrito por Nicodemo en lengua hebrea, lo traduje en lengua griega, para darlo a conocer a todos los que adoran el nombre del Salvador del mundo.
  2. Y lo he hecho bajo el imperio de Flavio Teodosio, en el año decimoctavo de su reinado y bajo Valentiniano. (Esta fecha es errónea. Teodosio fue emperador sólo durante 17 años, desde el 378 al 395, pero la coincidencia con Valentiniano sólo fue hasta el 392, por lo que como mucho esto debió ocurrir en el año 14 del reinado de Teodosio)
  3. Y os suplico a cuantos leáis tales cosas, en libros griegos o latinos, que oréis por mí, pobre pecador, a fin de que Dios me sea favorable y que me perdone todas las culpas que haya cometido. Con lo cual, y deseando paz a los lectores, y salud a los que entiendan, termino mi prefacio.
  4. Lo que voy a contar ocurrió el año decimoctavo del reinado de Tiberio César (año 34), emperador de los romanos, y de Herodes, hijo de Herodes, monarca de Galilea, el año decimoctavo de su dominación (De nuevo un error de fecha), el ocho de las calendas de abril, que es el día 25 del mes de marzo, bajo el consulado de Rufino y de Rubelión, el año IV de la olimpíada 202, cuando Josefo y Caifás eran grandes sacerdotes de los judíos.
    Entonces escribió Nicodemo, en lengua hebrea, todo lo sucedido en la pasión y en la crucifixión de Jesús.
  5. Y fue que varios judíos de calidad, Anás, Caifás, Sommas, Dathan, Gamaliel, Judas, Levi, Nephtalim, Alejandro, Siro y otros príncipes visitaron a Pilatos, y acusaron a Jesús de muchas cosas malas, diciendo:
    — Nosotros lo conocemos por hijo de José el carpintero y por nacido de María. Sin embargo, él pretende que es hijo de Dios y rey de todos los hombres, y no sólo con palabras, mas con hechos, profana el sábado y viola la ley de nuestros padres.
  6. Preguntó Pilatos:
    — ¿Qué es lo que dice, y qué es lo que quiere disolver en vuestro pueblo?
  7. Y los judíos contestaron:
    — La ley, confirmada por nuestras costumbres, manda santificar el sábado y prohíbe curar en este día. Mas Jesús, en él, cura ciegos, sordos, cojos, paralíticos, leprosos, poseídos, sin ver que ejecuta malas acciones.
  8. Pilatos repuso:
    — ¿Cómo pueden ser malas acciones ésas?
  9. Y ellos replicaron:
    — Mago es, puesto que por Beelzebuh, príncipe de los demonios, expulsa los demonios, y por él también todas las cosas le están sometidas.
  10. Dijo Pilatos:
    — No es el espíritu inmundo quien puede expulsar los demonios, sino la virtud de Dios.
  11. Pero uno de los judíos respondió por todos:
    — Te rogamos hagas venir a Jesús a tu tribunal, para que lo veas y lo oigas.
  12. Y Pilatos llamó a un mensajero y le ordenó:
    — Trae a Jesús a mi presencia y trátalo con dulzura.
  13. Y el mensajero salió, y habiendo visto a Jesús, a quien muy bien conocía, tendió su manto ante él y se arrojó a sus pies, diciéndole:
    — Señor, camina sobre este manto de tu siervo, porque el gobernador te llama.
  14. Viendo lo cual, los judíos, llenos de enojo, se dirigieron en son de queja a Pilatos, y le dijeron:
    — Debieras haberlo mandado traer a tu presencia no por un mensajero, sino por la voz de tu heraldo. Porque el mensajero, al verlo, lo adoró, y extendió ante Jesús su manto, rogándole que caminase sobre él.
  15. Y Pilatos llamó al mensajero y le preguntó:
    — ¿Por qué obraste así?
  16. El mensajero, respondiendo, dijo:
    — Cuando me enviaste a Jerusalén cerca de Alejandro, vi a Jesús caballero sobre un asno y a los niños de los hebreos que, con ramas de árbol en sus manos, gritaban: "Salve, hijo de David". Y otros, extendiendo sus vestidos por el camino, decían: Salud al que está en los cielos. Bendito el que viene en nombre del Señor.
  17. Mas los, judíos respondieron al mensajero, exclamando:
    — Aquellos niños de los hebreos se expresaban en hebreo. ¿Cómo tú, que eres griego, comprendiste palabras pronunciadas en una lengua que no es la tuya?
  18. Y el mensajero contestó:
    — Interrogué a uno de los judíos sobre lo que quería decir lo que pronunciaban en hebreo y él me lo explicó.
  19. Entonces Pilatos intervino, preguntando:
    — ¿Cuál era la exclamación que pronunciaban en hebreo?
    Y los judíos respondieron:
    — Hosanna.
    Y Pilatos repuso:
    — ¿Cuya es la significación de ese término?
    Y los judíos replicaron:
    — ¡Señor, salud!
    Y Pilatos dijo:
    — Vosotros mismos confirmáis que los niños se expresaban de ese modo. ¿En qué, pues, es culpable el mensajero?
  20. Y los judíos se callaron. Mas el gobernador dijo al mensajero:
    — Sal, e introdúcelo.
  21. Y el mensajero fue hacia Jesús, y le dijo:
    — Señor, entra, porque el gobernador te llama.
  22. Y, al entrar Jesús en el Pretorio, las imágenes que los abanderados llevaban por encima de sus estandartes se inclinaron por sí mismas y adoraron a aquél. Y los judíos, viendo que las imágenes se habían inclinado por sí mismas, para adorar a Jesús, elevaron gran clamoreo contra los abanderados.
  23. Entonces Pilatos dijo a los judíos:
    — Noto que no rendís homenaje a Jesús, a pesar de que ante él se han inclinado las imágenes para saludarlo, y, en cambio, despotricáis contra los abanderados, como si ellos mismos hubiesen inclinado sus pendones y adorado a Jesús.
    Y los judíos repusieron:
    — Los hemos visto proceder tal como tú indicas.
  24. Y el gobernador hizo que se aproximasen los abanderados y les preguntó por qué habían hecho aquello. Mas los abanderados respondieron a Pilatos:
    — Somos paganos y esclavos de los templos. ¿Concibes siquiera que hubiéramos podido adorar a ese judío? Las banderas que empuñábamos se han inclinado por sí mismas, para adorarlo.
  25. En vista de esta contestación, Pilatos dijo a los jefes de la Sinagoga y a los ancianos del pueblo:
    — Elegid por vuestra cuenta hombres fuertes y robustos, que empuñen las banderas, y veremos si ellas se inclinan por sí mismas.
  26. Y los ancianos de los judíos escogieron doce varones muy fornidos de su raza, en cuyas manos pusieron las banderas, y los formaron en presencia del gobernador. Y Pilatos dijo al mensajero:
    — Conduce a Jesús fuera del Pretorio, e introdúcelo en seguida.
    Y Jesús salió del Pretorio con el mensajero.
  27. Y Pilatos, dirigiéndose a los que empuñaban las banderas, los conminó, haciendo juramento por la salud del César:
    — Si las banderas se inclinan cuando él entre, os haré cortar la cabeza.
  28. Y el gobernador ordenó que entrase Jesús por segunda vez. Y el mensajero rogó de nuevo a Jesús que entrase, pasando sobre el manto que había extendido en tierra. Y Jesús lo hizo y, cuando entró, las banderas se inclinaron y lo adoraron.
 

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies