Ciudades en el Espacio

Bienvenidos a MasLibertad

El Coronavirus COVID-19

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Ciencia y Futuro

Ciudades en el Espacio

El Origen de la Idea

Los Motivos

El Problema de la Energía

Tipos de Energia

Fuentes de Energía Alternativa

La Casa de Campo

Energía para las Ciudades

Energía Solar desde el Espacio

Espejos en el Cielo, Persianas en el Sol

Los Medios Técnicos

Fases de Construcción

Construir Ciudades en el Espacio

El Futuro de la Humanidad

Ciudades del Espacio, de Gerard K. O'Neill

Teoría de La Gran Onda

Lansi: Idioma Universal

Vida Natural

Utilidades y Herramientas

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.237.61.235

Datos de Pagina

Placas Solares en el Espacio para enviar energía a la Tierra

Creada03-07-1999
Modificada26-05-2015
Total Visitas231
Octubre3

Energía Solar desde el Espacio

Pero esto es si pensamos sólo en la superficie de la Tierra. ¿Qué pasaría si instaláramos los paneles solares en el espacio?

Estación de Energía Solar en el EspacioEn el espacio los paneles podrían estar siempre orientados hacia el Sol, captando la máxima potencia las veinticuatro horas del día.

No hay nubes, ni lluvia, ni viento, por lo que los paneles están siempre limpios conservando el cien por cien de su eficacia.

Cierto que habría que enviar la energía a la Tierra, y, de entre varios sistemas posibles, el más eficiente es la transmisión de energía en forma de rayo de microondas.

Mientras no avancemos en el estudio de la conversión fotovoltaica, la luz se seguirá convirtiendo en electricidad con una eficiencia del 15%. El 85% restante se convierte en calor, pero como estamos en el vacío del espacio ese calor se disipa por radiación sin provocar ningún tipo de contaminación térmica en la Tierra.

Con la electricidad se genera un rayo de microondas que se envía a la Tierra donde una antena receptora capta ese rayo y lo vuelve a convertir en electricidad.
La eficiencia de estas dos últimas conversiones, electricidad-microondas y microondas-electricidad es de más del 70%, es decir, menos del treinta por ciento de la energía se transformaría en calor.

Para asegurarnos de que el satélite solar esté siempre sobre la antena receptora, se debe colocar en una órbita geoestacionaria, a 36.000 Km de altura.

Una vez rehechos todos los cálculos teniendo en cuenta que el tiempo de exposición al sol no es de un 25% que en la Tierra, sino el 100% y que no hay nubes ni polvo ni atmósfera, llegamos a la conclusión de que un satélite solar de menos de un Km² de superficie puede generar tanta energía como una extensión de 10 Km² en la superficie de la Tierra, extensión que, como vimos antes, sería suficiente para una ciudad de un millón de habitantes, eliminando de paso todos los problemas planteados por la contaminación térmica.

Para captar la energía enviada desde el espacio, construiremos una antena que cubra una extensión de cinco Km². Esta antena no generará apenas calor residual, y el terreno bajo ella puede seguir siendo útil para la agricultura.

Para una ciudad de diez millones de habitantes se necesitarían diez kilómetros cuadrados de paneles solares en el espacio, pero la antena receptora construida en la superficie de la Tierra no tiene por qué ser más grande, la misma antena de 5 Km² puede recibir más cantidad de energía e incluso rayos de microondas de varios satélites solares al mismo tiempo.

Colocando sesenta satélites de cien kilómetros cuadrados cada uno en órbita, abasteceríamos de energía eléctrica a toda la población mundial sin que hubiera que consumir más combustibles contaminantes.

Las centrales nucleares podrían ser cerradas, las centrales hidroeléctricas recuperadas para la naturaleza, las minas de carbón cerradas.

La energía será mucho más barata, tanto que se podrá llevar con muy poco costo a los lugares más recónditos del planeta para ponerla al servicio de todas las personas, en cualquier parte del mundo.

Mientras más se estudia el tema, más evidente resulta que las placas de energía solar en el espacio podrían resolver con gran facilidad no solo el problema de la energía, sino que también reduciría la contaminación. La energía barata para todos daría más oportunidades a las personas, a todas las personas y podría facilitar que muchos países pobres pudieran salir de la pobreza.

Solo hay que colocar en órbita sesenta satélites de energía solar de 100 Km² cada uno.

¿Imposible?

Siempre hay un medio, si el valor va unido a la inteligencia

Conan, el Bárbaro, en "La Torre del Elefante"

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies