Ciencia y Futuro

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Ciencia y Futuro

Los Orígenes de Todo

Vida y Evolución

El Cambio Climático de la Tierra

Física y Relatividad

La Fuerza de la Gravedad

La Constante de Hubble

El experimento Michelson-Morley

Movimientos Orbitales

La Ley de Titius-Bode

La Resonancia Orbital

La Asistencia Gravitatoria

Los Brazos Espirales de las Galaxias

Terremotos de Impacto

Espaguetización en los Agujeros Negros

Las Lentes Gravitacionales

La Energía

La Energía Nuclear y el Accidente de Chernobil

Ciudades en el Espacio

Teoría de La Gran Onda y el Omniverso

Lansi: Idioma Universal

Vida Natural

Utilidades y Herramientas

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.162.239.233

Datos de Pagina

Cómo se hizo el Experimento Michelson-Morley para conocer la Velocidad de la Tierra en el espacio, y por qué no funcionó

Creada16-02-2005
Modificada26-08-2014
Total Visitas2099
Septiembre5

El experimento Michelson-Morley

En 1887 los físicos Michelson y Morley idearon un experimento para determinar en qué dirección y con qué velocidad se movía la Tierra. Suponiendo que la velocidad de la luz es una constante, se trataba de enviar rayos de luz en dos direcciones perpendiculares, una en el sentido de la marcha de la Tierra y la otra en el sentido perpendicular.

Experimento de Michelson MorleyPara ello se diseñó un dispositivo de espejos en el que los rayos del Sol (a) llegarían a un espejo semitransparente inclinado 45º (O). La mitad de los rayos solares (b) lo atravesarían hasta un espejo (T) y la otra mitad se reflejaría hacia otro espejo (L) situado perpendicular al anterior. Desde ambos espejos, los rayos (c) volverían al espejo O y, tras atravesarlo uno y reflejarse el otro, ambos (d) serían enviados a un interferómetro que permitiese calcular el desfase producido entre ambos rayos.

Se sabía que la luz tiene una velocidad c y se suponía que esa velocidad era constante con respecto al universo. Como la Tierra se desplazaba también con respecto al universo a una velocidad v, para conocer la velocidad de la luz con respecto a la Tierra habría que restar ambas velocidades.

En el caso del trayecto OL, se recorre una distancia d a una velocidad c-v.

El tiempo necesario para recorrer esa distancia será d/(c-v)

En el viaje de vuelta, el rayo de luz viaja a velocidad c hacia un espejo que viaja a su encuentro, por lo que en este caso se deben sumar las velocidades.

El tiempo empleado en el recorrido de vuelta será d/(c+v)

Por consiguiente, el tiempo total de ambos recorridos será:

Tiempo que tarda la luz en ir y volver en dirección del movimiento de la Tierra, según Michelson Morley

Si el mismo recorrido se realizase en sentido perpendicular al movimiento de la Tierra, tendremos que tener en cuenta que mientras el rayo de luz avanza hacia el espejo T, éste, con toda la Tierra, se desplaza a la derecha, por lo que el rayo de luz hará un recorrido en diagonal.

Siendo t el tiempo que la luz tarda en recorrer esa diagonal, tenemos las siguientes medidas:

Y según el teorema de Pitágoras: Teorema de Pitágoras 

de donde despejamos t para obtener Tiempo que tarda la luz en dirección perpendicular al movimiento 

Como el camino de regreso hasta O se producirá por una diagonal idéntica, hay que multiplicar este resultado por dos, con lo que obtenemos el resultado definitivo:

Tiempo que tarda la luz en ir y volver en sentido perpendicular al movimiento

Ya tenemos todos los datos necesarios, el tiempo preciso para ir hasta un espejo y volver en el mismo sentido de la marcha de la Tierra es Tiempo que tarda la luz en ir y volver en dirección del movimiento de la Tierra  y en sentido perpendicular Tiempo que tarda la luz en ir y volver en dirección perpendicular al movimiento de la Tierra. 

De aquí llegamos a la conclusión de que en un sistema móvil, el tiempo que tarde un rayo de luz en ir y volver hasta un espejo en sentido de la marcha será siempre inferior al empleado en el mismo recorrido en sentido perpendicular al movimiento.

Para calcular ahora la razón entre ambas velocidades sólo tenemos que simplificarlas:

Desfase de Tiempo en direccion paralela y perpendicular al Movimiento de la Tierra

Vemos pues que la longitud del brazo del dispositivo no importa. Conocemos c, la velocidad de la luz. Ahora sólo tenemos que comprobar qué desfase, qué diferencia de tiempo hay entre un recorrido y otro y a partir de ese desfase podremos deducir v, la velocidad a la que la Tierra se mueve a través del espacio.

De la Teoría a la Práctica

Todo esto fue la teoría previa al experimento de Michelson-Morley, sin embargo, una vez construido el dispositivo y realizado el experimento se observó ¡que no había ningún desfase!

El resultado sorprendió a todo el mundo, pero era indiscutible. Y al mismo tiempo inadmisible.

Si se admitía que no había ningún desfase entre el camino paralelo y el perpendicular del movimiento terrestre sólo se podía llegar a una conclusión matemáticamente cierta, que v tenía que valer 0, es decir, que la Tierra tenía que estar inmóvil en el espacio, lo cual era algo totalmente absurdo desde el mismo momento que se conocía la velocidad (30 Km/s) a la que la Tierra daba vueltas en torno al Sol.

Para intentar congeniar estos resultados con las fórmulas de Michelson-Morley, el físico irlandés George Francis Fitzgerald, en colaboración con el holandés Hendrik Antoon Lorentz, propuso que ambas velocidades podían coincidir si los objetos sufrieran una contracción en el sentido de la marcha.

La magnitud de esa contracción, conocida como la contracción de Lorentz-Fitzgerald, es de Factor de Contracción Lorentz-Fitzgerald por lo que se deduce que cualquier objeto en movimiento se "achata" en el sentido de la marcha.

Si a partir de esta corrección volvemos a realizar los cálculos, el resultado de las fórmulas coincidirá con el resultado del experimento, motivo por el cual esta teoría fue aceptada por todo el mundo científico.


Posteriormente, Lorentz y Fitzgerald siguieron suponiendo que si se reduce el tamaño de un objeto también se reduciría el tamaño de las partículas que componen el objeto. La masa de una partícula subatómica es inversamente proporcional a su radio, por lo que se deduce que al disminuir el radio de las partículas aumentará su masa.
El factor Lorentz-Fitzgerald también se aplica a este aumento de masa con la siguiente fórmula: Incremento de la Masa a velocidades lumínicas

lo que nos daría, para diversas velocidades, los siguientes resultados:

Velocidad Longitud Masa
0 Km/s 1 1
30.000 Km/s 0'995 1'005
75.000 Km/s 0'968 1'033
150.000 Km/s 0'866 1'155
260.000 Km/s 0'499 2'004
290.000 Km/s 0'256 3'906
300.000 Km/s 0 Infinito

Esto significaría que un objeto que viajase por el espacio a altas velocidades sufriría una contracción de la longitud y un incremento de la masa.

A una velocidad de un décimo la de la luz, 30.000 Km/s, la variación sería de un 0'5%.

A la mitad de la velocidad de la Luz, 150.000 Km/s, ya sería un apreciable 15%.

Habría que llegar a 260.000 Km/s para que la longitud del objeto se reduzca a la mitad y su masa sea el doble.

Sin embargo, las velocidades más elevadas conseguidas por la humanidad no han llegado todavía a unos míseros 17 Km/s las sondas más lejanas en el espacio, a unos 4 Km/s los satélites GPS y a menos de 8 Km/s los satélites más cercanos a la Tierra. Dentro de la atmósfera terrestre, los aviones de pasajeros viajan a menos de 600 m/s y los aviones militares más veloces han conseguido llegar a algo más de 3 Km/s.

Para un avión militar que viaje a 3 Km/s, el factor Lorentz sería

Factor Lorentz de un avión hipersónico a 3 Km/s

Es decir, 0'999 999 999 950, media diezmilmillonésima de diferencia. Un avión de 10 metros y 10 toneladas a 3 Km/s mediría 9'999 999 999 5 m (media millonésima de milímetro menos) y pesaría 10'000 000 000 5 Toneladas (medio miligramo más).

La diferencia es minúscula.

Minúscula pero no insignificante. Todos los satélites del Sistema de Posicionamiento Global para establecer la posición de cualquier dispositivo GPS, tienen en cuenta la velocidad a la que viaja cada satélite, unos 4 Km/s, y hacen las correcciones necesarias a las fórmulas que utiliza para calcular su posición. Si no se tuvieran en cuenta esas variaciones, el sistema GPS daría unos resultados totalmente erróneos. 

Fórmulas LaTeX usadas en este artículo: Editor LaTeX en Línea

  1. \frac{d}{c-v}
  2. \frac{d}{c+v}
  3. \frac{d}{c-v}+\frac{d}{c+v} = \frac{d(c+v)+d(c-v)}{(c-v)(c+v)} =
    \frac{dc+dv+dc-dv}{c^2+cv-cv-v^2} = \frac{2dc}{c^2-v^2}
  4. (ct)^2 = d^2 + (vt)^2
  5. t = \frac{d}{\sqrt{c^2-v^2}}
  6. t = \frac{2d}{\sqrt{c^2-v^2}}
  7. \frac{2dc}{c^2-v^2}
  8. \frac{2d}{\sqrt{c^2-v^2}}
  9. \frac{\frac{2dc}{c^2-v^2}}{\frac{2d}{\sqrt{c^2-v^2}}} \Rightarrow
    \frac{\frac{c}{c^2-v^2}}{\frac{1}{\sqrt{c^2-v^2}}}
  10. \sqrt{1-v^2/c^2}
  11. M'=\frac{M}{\sqrt{1-v^2/c^2}}
  12. \sqrt{1-\frac{(3*10^3 m/s)^2}{(3*10^8 m/s)^2}} =
    \sqrt{1-\frac{9*10^6 m^2/s^2}{9*10^{16} m^2/s^2}} =
    \sqrt{1-\frac{1}{10^{10}}}

 

Artículo Relacionado: Una explicación de la Contracción de Lorentz.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies