Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

Las Mejores Series

Documentales de Stephen Hawking

Una Breve Historia del Tiempo

El Universo de Stephen Hawking

Ver es Creer

En el Principio

Alquimia Cósmica

En el Lado Oscuro

Una Respuesta para Todo

La Ciencia del Futuro

Máquinas

La Salud

Tecnología

Medio Ambiente

Biología

Hubble: Explorando el Universo

Cosmos 2014

Secretos del Universo con Morgan Freeman

El Universo

La Historia del Universo

Desmontando el Cosmos

Curiosity

El Universo Conocido

Física de lo Imposible con Michio Kaku

Ciencia al Desnudo

Sci-Trek

Pioneros del Espacio

La Conquista del Universo

Universo Maligno

Colisiones Cósmicas

Física y Espacio

El Universo

El Sistema Solar

Vida Extraterrestre

Colaboradores Habituales

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.224.108.238

Datos de Pagina

Cómo los Astrónomos llegaron a descubrir el Big Bang

Creada19-03-2018
Modificada19-03-2018
Total Visitas18
Agosto4

Contador y estadísticas gratis para su sitio web en www.motigo.com

Reseña del Documental En el Principio de la serie El Universo de Stephen Hawking

En el Principio 

En 1.917 se construyó un observatorio y un telescopio en la cima del Monte Wilson, cerca de Los Ángeles.

Al mismo tiempo Albert Einstein acababa de publicar la Teoría General de la Relatividad en la que se sugería que el Universo no podía ser estático, debía estar contrayéndose o expandiéndose.

Incómodo con esa conclusión, Einstein introdujo un parámetro, la Constante Cosmológica, para corregir su teoría y que encajara en su creencia, y en la de casi toda la comunidad científica, de que el Universo era Estático.

Pero no pasó mucho tiempo antes de que un astrónomo le rebatiera.

El Cosmólogo de la Creación

Durante mucho tiempo la Religión ha asumido el papel de dar una respuesta sobre el Origen del Universo. Conforme la Ciencia avanzaba la Iglesia comprendió que era necesario entablar un diálogo con la ciencia para dar una respuesta conjunta. Los primeros intentos fracasaron. Entonces la Iglesia decidió que si el diálogo no servía, la misma Iglesia debería entrar en el terreno de la Ciencia.

Un sacerdote que eligió ese camino fue George Lemaître, teólogo, astrónomo, aficionado a las matemáticas y muy interesado por las teorías de Einstein.

En contra de la Teoría del Universo Estacionario generalmente aceptada por la Ciencia, Lemaître postuló que el Universo surgió en un momento preciso del tiempo, en un Acto de Creación a partir de un Átomo Primigenio, un Huevo Cósmico que estalló y se expandió dando origen a todo cuanto existe.

Su teoría no fue tomada en serio, e incluso Einstein se negaba a aceptar un Universo que hubiera tenido un principio y que estuviera en expansión.

El Astrónomo de la Expansión

En 1.920, Edwin Hubble entró a trabajar en el Observatorio del Monte Wilson. Su tesis doctoral se basó en la controvertida hipótesis de que las tenues nebulosas espirales que se habían observado en telescopios anteriores no estaban dentro de la Vía Láctea, sino mucho más lejos, y que podían ser otras galaxias similares a la nuestra.

Usando el telescopio de 100 pulgadas del Monte Wilson, Hubble tomó fotografías de varias galaxias.

Edwin Hubble, Astrónomo, Monte WilsonEn aquella época las placas fotográficas no eran bastante sensibles para captar una luz tan tenue como la de las galaxias, por eso tenían que estar expuestas a la luz durante horas, y para compensar el movimiento de rotación de la Tierra el telescopio debía ser reorientado continuamente. Algunas de las fotos tomadas por Hubble requirieron 40 horas de exposición, lo que indica que Hubble pasó varias noches seguidas, completas, para realizarlas, cambiando la orientación del telescopio cada pocos segundos.

Hubble fotografió, con una claridad increíble para la época, la galaxia Andrómeda, y a partir de la intensidad del brillo de algunas estrellas pudo calcular que se encontraba a más de 1 Mal (Mega·año·luz), mucho más allá de los límites de la Vía Láctea.

Utilizando espectroscopios pudo localizar las líneas de Fraunhofer que permitían saber a qué velocidad se acercaban o alejaban de nosotros y comprobó que mientras más lejos estaban con más velocidad se alejaban de nosotros.

La conclusión lógica era que el Universo se estaba expandiendo, cosa que nadie creía. Ni siquiera Einstein, a pesar de que era lo que se podía deducir de sus propias teorías.

No queriendo iniciar una polémica que sabía que sería muy dura en la comunidad científica, publicó sus observaciones, pero no mencionó las conclusiones.

El Mayor Error de Einstein

George Lamaître conoció la publicación de Hubble, y él sí llegó a esa misma conclusión.

En 1.931 Lemaître viajó a California para encontrarse con Einstein y Hubble. Durante su conversación no utilizó argumentos teológicos, sino matemáticos, exponiendo ante Einstein la misma Teoría General de la Relatividad que éste había desarrollado, y argumentando que las observaciones de Hubble confirmaban esa teoría.

Einstein se dio cuenta de que había cometido un error al introducir la Constante Cosmológica, a la que desde entonces calificó como el mayor error de su vida.

La Teoría de la Creación Continua

La idea de que el Universo tuvo un comienzo en un momento determinado del tiempo no gustó a muchos científicos. Preferían creer en un Universo eterno antes que en una Creación que podría interpretarse como Divina.

En 1.948 se propuso una nueva hipótesis, la Creación Continua. Según esta teoría el Universo se estaba expandiendo, cosa que no se podía negar ante la evidencia, pero, al mismo tiempo que las galaxias se alejaban, entre ellas aparecía más materia con la que se formaban nuevas galaxias.

Así, el Universo tal como lo vemos hoy en día, dentro de miles de millones de años seguirá teniendo el mismo aspecto general. El mismo que hace miles de millones de años, o trillones de trillones de años. Por toda la eternidad el Universo ha tenido y tendrá siempre un aspecto esencialmente idéntico, con distintas galaxias pero con el mismo aspecto general.

El cosmólogo Fred Hoyle era partidario de esta teoría, pero no tenía respuesta a cómo se formaría la nueva materia que debía aparecer entre las galaxias.

La Tierra y, por lo que sabemos, todo el Universo están compuestos de unos cien elementos, que son los mismos desde el mismo origen de la Tierra. No existe ninguna forma conocida natural de que los elementos se transmuten en la Tierra, así que de alguna forma y en algún lugar se debían haber creado esos elementos.

Hoyle se centró en las estrellas y supuso que era en ellas donde se creaban. Y las estrellas se formaban a partir de nubes de Hidrógeno que había aparecido espontáneamente entre las galaxias durante su expansión, en un proceso de Creación Continua.

Según su teoría, las nubes de gas Hidrógeno se condensarían, atraídas por su gravedad, hasta formar una esfera gigantesca. La presión en su interior sería tan grande que los átomos de Hidrógeno se fusionarían para formar Helio, generando tal cantidad de energía que la esfera de gas se convertiría en una estrella. En estrellas mayores, el Helio también se convierte en Carbono y otros elementos pesados hasta llegar al Hierro.

Entonces las estrellas pequeñas se apagarían, pero las más grandes colapsarían hasta estallar en forma de Supernovas, creando en el proceso los demás elementos más pesados que el Hierro.

Esa materia será esparcida por el espacio en forma de polvo y eventualmente con él se formarán nuevas estrellas, esta vez con planetas en los que pueda surgir la Vida.

La explicación de cómo aparecen los elementos pesados fue desarrollada por los partidarios de la Creación Continua, y es una explicación que ha convencido a muchos astrofísicos. De hecho, hoy en día se sigue pensando que es correcta, pero aún así no explica de dónde o cómo apareció el Hidrógeno.

Hoyle defendía la hipótesis de que el Hidrógeno aparece espontáneamente entre las galaxias al tiempo que éstas se alejan entre sí, pero no había ninguna explicación física o matemática que pudiera probarlo.

Pero también argumentó que si realmente hubiera habido un origen del Universo en forma de una gran estallido que diera lugar a toda la materia del Universo, debería existir una Radiación de Fondo en todo el Universo que aún sería detectable por medios electrónicos.

El Ruido del Big Bang

En 1.964, el profesor Robert Dicke, de la Universidad de Princeton, imaginó una forma de detectar esa Radiación de Fondo, y junto con su alumno David Wilkinson, comenzó a construir un receptor en el tejado de la Universidad.

Pero mientras tanto, en la empresa Bell Telephone, el joven Robert Wilson estaba trabajando en uno de los primeros radiotelescopios, diseñados para captar las emisiones de radio de los primeros satélites artificiales.

Observó que se captaba mucho más ruido de fondo del que esperaban. Y ese ruido de fondo no se podía achacar a emisiones de radio, ni parásitos de ningún tipo, pues procedía de todas las direcciones del espacio.

Tras descartar todas las posibilidades que se les ocurrieron, Wilson y su compañero Penzias llamaron a la Universidad de Princeton pidiendo ayuda.

En el documental dicen que fue en 1.985. En realidad fue en 1.965

Bob Dicke respondió a la llamada y comprendió que lo que Wilson y Penzias habían encontrado era la misma Radiación de Fondo que él esperaba descubrir con el receptor que estaba fabricando.

La constatación de que esa Radiación de Fondo anticipada por Hoyle realmente existía, demostró, sin género de dudas, que la teoría del Big Bang era correcta y la de la Creación Continua de Hoyle estaba equivocada.

Aunque el documental no lo menciona, es interesante indicar que fue el mismo Hoyle el que inventó y utilizó despectivamente la expresión Big Bang para ridiculizar la teoría de Lemaître.

Y también, involuntariamente, anticipó la forma en que su propia teoría sería descartada.

Del Big Bang a los Agujeros Negros

Cuando Stephen Hawking ingresó en la Universidad de Cambridge lo hizo con la esperanza de tener como tutor a Fred Hoyle, pero éste, en esos años, no aceptaba alumnos que pudieran entorpecer sus investigaciones.

Hawking quedó bajo la tutela de Dennis Sciama, quien le orientó durante los años en que Hawking se estaba doctorando.

La tesis doctoral de Hawking debía realizarse en un plazo máximo de tres años, y debía contener alguna aportación científica o descubrimiento que ampliara nuestro conocimiento del Universo, pero en ese tiempo a Hawking le diagnosticaron la enfermedad de ELA y le dieron sólo dos años de vida.

Ignorando si tendría tiempo para realizar su doctorado, Hawking no encontró ningún tema que le interesara lo suficiente para centrar en él su tesis, en el poco tiempo que esperaba vivir.

A falta de menos de un año de plazo, encontró ese tema.

El astrofísico Roger Penrose había publicado una teoría sobre cómo en una estrella gigante se podría producir un colapso gravitacional tan intenso que en su interior se formase un Agujero Negro. Y en el centro del Agujero Negro debía haber un punto tan denso y masivo que el mismo espacio se colapsaría para formar una Singularidad.

Hawking razonó que el Universo, antes del Big Bang, era igualmente un objeto supermasivo e infinitamente pequeño, por lo que también podría ser tratado y estudiado como una Singularidad.

De hecho, la única diferencia apreciable entre el colapso de una estrella para convertirse en Agujero Negro y el Big Bang, era la dirección del Tiempo.

En el año que le quedaba de plazo terminó la tesis doctoral demostrando que la Teoría de la Relatividad de Einstein implicaba que el Big Bang se produjo a partir de una Singularidad.

Las Arrugas del Universo

Aún quedaba un enigma por resolver. Para que en el Universo posterior al Big Bang se formasen las galaxias, el Big Bang no podía ser totalmente homogéneo. Debía haber pequeñas irregularidades que crearan zonas de distinta densidad para que en esas diferencias se produjeran desequilibrios en la fuerza gravitatoria del entorno y se formaran las galaxias.

Y esas pequeñas diferencias deberían ser visibles aún en la Radiación de Fondo del Universo.

En California, el cosmólogo George Smoot se propuso encontrar esas diferencias.

Construyó una antena con la que captó la Radiación de Fondo desde diferentes direcciones del Universo, pero en todos los casos la intensidad era la misma.

Pronto comprendió que la diferencia debía ser mínima, del orden de millonésimas de grado, y que sería imposible de detectar a través de la atmósfera desde la superficie de la Tierra, incluso desde la más alta de las montañas.

Intentó usar globos de Helio, pero no tenían suficiente estabilidad para tomar medidas precisas.

Pidió ayuda al ejército que le permitió usar aviones espía volando a 20 Km de altura, pero los vuelos eran demasiado cortos.

La única forma de realizar mediciones precisas era desde el Espacio.

Radiación de Fondo, COBETras varios años de espera, en 1.989 la NASA le dio la oportunidad con el COBE, el primer satélite cosmológico. Una vez puesto en órbita, el COBE fotografió el espacio midiendo la temperatura de la Radiación de Fondo del Universo y con más de 300 millones de mediciones en varios años pudo componer el primer mapa de temperaturas del Universo primigenio.

La Lucha Eterna

George Lemaître había teorizado, y Sthephen Hawking demostrado, que el Universo había empezado a existir en un momento de Creación.

En 1.975 Hawking estuvo en el Vaticano donde el Papa, Pablo VI le condecoró con una medalla en reconocimiento de sus investigaciones.

En 1.981 volvió a Roma para dar una conferencia sobre cosmología y el nuevo Papa, Juan Pablo II, le dijo que estaba bien investigar todo lo ocurrido después del Big Bang, pero no el mismo momento o ningún momento anterior, porque eso era terreno de Dios.

La Ciencia y la Religión siguen teniendo distintos puntos de vista.

En mi opinión

Se producen varios errores, no sé si de producción o de traducción, por lo que es mejor confirmar los datos concretos antes de aceptarlos.

Pero la historia que se narra es apasionante. Os recomiendo ver este documental en cuanto lo echen por la tele o en cuanto podáis conseguirlo.

Otros Documentales de Stephen Hawking

Ver Ficha de En el Principio de la serie El Universo de Stephen Hawking

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies