Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

Las Mejores Series

Física y Espacio

El Universo

El Sistema Solar

Secretos del Sistema Solar

La Historia Secreta del Sistema Solar

Los Mayores Secretos del Espacio

En el Borde del Sistema Solar

El Sol

Planetas y Lunas

Cometas y Asteroides

El Misterio del Asteroide Alienígena

El Sistema Solar

Rumbo de Colisión

A la Caza de los Cometas

Planetas que Nunca Existieron

Errantes Helados

Asteroides Asesinos

Cometas: ¿Objetivo La Tierra?

Sistemas Solares

Catástrofes que Cambiaron los Planetas

Mecanismo y Creación

Hasta los Extremos del Universo

Vida Extraterrestre

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.90.204.233

Datos de Pagina

El peligro que representan las colisiones con asteroides y qué podemos hacer para evitarlas.

Creada26-05-2015
Modificada12-08-2016
Total Visitas157
Febrero2

Reseña del Documental Rumbo de Colisión de la serie El Universo Conocido

Rumbo de Colisión

Documental de la serie El Universo Conocido producido el año 2.011, en el que se describe el peligro que representan los asteroides y qué podemos hacer para evitarlos.

Bajo la Lluvia de Asteroides

La Tierra es bombardeada continuamente por meteoritos. La mayoría son muy pequeños, de menos de un milímetro de diámetro, y caen continuamente por todo el planeta.

Podemos comprobarlo si regamos el tejado de nuestra casa, recogemos el agua en un cubo y usamos un imán para atraer las partículas de hierro.

Fácilmente podremos recoger un centenar de micrometeoritos al mes.

Los meteoritos grandes también caen a la Tierra, aunque más de tarde en tarde. Hace un siglo cayó el último gran meteorito en la Tunguska, una despoblada zona de Siberia. Sólo medía unos 90 metros y ni siquiera llegó a impactar con la Tierra, sino que explotó contra la atmósfera a varios cientos de metros de altura, pero arrasó todos los árboles en una extensa zona del bosque.

Se calcula que asteroides de ese tamaño caerán a la Tierra aproximadamente cada cien años.

Grandes Colisiones del Pasado

Cuando se formó el Sistema Solar, hace 4'5 Ga (Giga años, miles de millones de años), había millones de asteroides, muchos realmente grandes, de varios Km de diámetro.

Los planetas se estaban formando, no los ocho que conocemos, sino varios cientos, en órbitas irregulares que se cruzaban entre sí produciendo frecuentes colisiones.

Mercurio recibió un impacto que formó uno de los cráteres más grandes del Sistema Solar.

Venus recibió un impacto tan fuerte que hizo que girara en sentido contrario al del resto de los planetas.

El cráter más grande del Sistema Solar se encuentra en el polo norte de Marte, y su borde llega casi hasta el ecuador. Se calcula que el asteroide que impactó tenía el tamaño de Australia.

Pero el impacto más grande de todos los que tenemos noticias parece que ocurrió... en la Tierra.

Colisión de Theia con la TierraTheia, un planeta del tamaño de Marte, chocó con la proto-Tierra en un impacto tan brutal que lanzó gran cantidad de salpicaduras y escombros al espacio. Una parte de esas salpicaduras volvieron a caer a la Tierra, por todo el planeta. Otra parte se perdió en el Sistema Solar. El resto quedó orbitando en un anillo de escombros que poco a poco se fue reuniendo para formar la Luna.

Si el impacto hubiese sido directo, la Tierra hubiese sido destruida y sus escombros serían los asteroides que aún quedarían en el espacio. Si hubiese sido más de refilón habría seguido su camino dejando una enorme cicatriz en la superficie terrestre, tal como una cicatriz similar que podemos ver en Marte.

Tuvimos la inmensa fortuna de que el impacto se produjo en el ángulo preciso para hacer dos cosas muy importantes: Que la Tierra adquiriera una rotación de sólo seis horas, y que parte de los escombros formaran la Luna que nos ha acompañado y protegido desde entonces.

Para ver más: El Origen de La Tierra y La Luna

El Cinturón de Asteroides

De todos aquellos asteroides que deambulaban por el Sistema Solar la mayoría han caído en planetas o hacia el Sol o se han perdido en el espacio, pero aún quedan varios millones orbitando entre Marte y Júpiter, en la zona conocida como el Cinturón de Asteroides.

Las películas de Ciencia Ficción suelen mostrar el cinturón de asteroides como una vasta extensión en la que se pueden ver muchos grandes asteroides, pero lo cierto es que es una imagen muy exagerada. Si nos colocamos en la superficie de un asteroide es muy probable que no veamos ningún otro en su entorno, pues están a distancias muy grandes unos de otros. Sólo de vez en cuando dos asteroides se acercan lo bastante para desviar sus respectivas trayectorias o, quizás, llegar a chocar entre sí.

Y en ocasiones algunos fragmentos se dirigen hacia la Tierra.

El último gran impacto de asteroide que hemos sufrido fue hace 65 Ma, cuando un asteroide de 10 Km cayó junto a la costa de Yucatán provocando una serie de catastróficas consecuencias que acabaron por extinguir a los dinosaurios.

Evaluando el Peligro

¿Qué probabilidades hay de que vuelva a ocurrir un impacto similar?

El 100%. Es totalmente seguro que volverá a ocurrir. La pregunta es: ¿Cuándo?

Cada día caen a la Tierra unas 40 Toneladas de asteroides de tamaño microscópico, en forma de arena o polvo.

Unas pocas veces al año cae un asteroide del tamaño de un coche.

Más o menos cada siglo cae un asteroide del tamaño de un campo de fútbol.

Y cada 100 millones de años impacta un asteroide como el que acabó con los dinosaurios.

Centinelas del Cielo

Si queremos anticiparnos a la caída de un asteroide debemos vigilar los cielos.

En el Observatorio Steward de la Universidad de Arizona, el astrónomo Ed Beshore examina los cielos todas las noches, los fotografía con intervalos de 10 minutos y compara las fotografías para detectar objetos en movimiento. Todas las noches detecta docenas de objetos, pero la mayoría están en órbitas que pasarán bastante lejos de la Tierra, por lo que no representan ningún peligro. Hasta ahora no ha detectado ninguno que esté en rumbo de colisión con la Tierra y que sea de un tamaño suficiente para considerarlo peligroso. Espera que, cuando un asteroide potencialmente peligroso se acerque demasiado a la Tierra, pueda detectarlo con un tiempo suficiente para poder prever dónde impactará y hacer lo posible por minimizar los daños a la población.

Apofis, el Asteroide del Juicio Final

El asteroide más potencialmente peligroso encontrado hasta ahora es Apofis, un asteroide de hierro de unos 250 metros, mayor que un estadio de fútbol (mediciones posteriores más exactas indican que mide 325 m). El Viernes, 13 de Abril de 2.029 pasará a sólo 35.000 Km de la Tierra. Puede parecer mucho, pero pasará por debajo de muchos satélites de telecomunicaciones.

Pasará de largo, pero la gravedad de la Tierra lo desviará ligeramente de su trayectoria y siete años más tarde volverá a pasar por las inmediaciones de la Tierra.

Si esa desviación es de una magnitud determinada, cuando regrese el 13 de Abril de 2.036 impactará contra la Tierra, entre California y las islas Hawai, provocando una catástrofe que podría causar la muerte inmediata de decenas de millones de personas y, a medio plazo, de una cantidad aún mayor. (De nuevo debo corregir los cálculos. La zona donde es más probable que caiga, si es que se llega a dirigir a la Tierra, es una franja que recorre Siberia hasta Kanchatka, cruza el pacífico en diagonal hasta Centroamérica y entra en el Atlántico)

Afortunadamente las cifras indican que es una probabilidad muy baja. Estamos CASI completamente seguros de que Apofis pasará de largo, eso sí, a una distancia alarmantemente corta. No podremos saberlo con total seguridad hasta que veamos exactamente su trayectoria en su primer tránsito, en el 2.029.

Planes de Salvamento

Si se confirmara que Apofis va a chocar con la Tierra, ¿qué podríamos hacer para evitarlo o, al menos, para minimizar los daños?

Destruirlo con una bomba atómica queda descartado. En vez de un asteroide tendríamos miles, más pequeños pero con un poder destructivo similar, que caerían en una zona mucho más extensa.

Asteroide ItokawaNo todos los asteroides son sólidos. El asteroide de 600 metros Itokawa, por ejemplo, es un aglomerado de rocas silíceas, trozos de metal, hielo y polvo. Las partículas sueltas que lo componen absorberían el impacto de la explosión de tal manera que el asteroide apenas sufriría daños.

Una idea mejor podría ser alterar su trayectoria con una nave que tenga una masa suficiente para ejercer una fuerza gravitatoria débil, pero constante, sobre la masa del asteroide.

Si detectamos que un asteroide va a chocar con la Tierra en un plazo de dos años, por ejemplo, podemos situar la nave detrás del asteroide a unos cien metros de distancia, y mantenerla allí por medio de pequeños motores iónicos. La gravedad de la nave frenará al asteroide muy poco, tal vez unos pocos milímetros por segundo por cada mes que permaneciera en esa posición, pero eso sería suficiente para que dos años mas tarde el asteroide llegue a la órbita de la tierra media hora más tarde, cuando la Tierra ya ha pasado por el mismo punto, evitando el impacto.

Funcionaría de la misma forma si colocáramos la nave por delante, haciendo que el asteroide acelere, o situándola al lado, desviando su trayectoria fuera del plano orbital de la Tierra.

Con un cálculo preciso incluso podríamos hacer que el asteroide quedase en la órbita terrestre y usarlo para extraer los minerales, metales, tierras raras, hielo o Helio 3 que contenga.

Rayos Gamma en el Espacio Lejano

No sólo los asteroides ponen en peligro la Vida en la Tierra. En el Universo se producen también numerosas explosiones de diversos tipos que podrían aniquilarnos.

Una de las más peligrosas explosiones se producen cuando dos estrellas de neutrones colisionan.

Las estrellas de neutrones son lo que queda en el núcleo de una estrella masiva después de que ésta se haya convertido en Supernova. Parte de la estrella se esparcirá por el Universo, pero otra parte quedará en el centro, convertida en una densa esfera de neutrones. Es tan densa que un cm³, el tamaño de una tecla de ordenador, pesaría tanto como el monte Everest. Y cuando dos estrellas de neutrones están cerca acaban rotando la una alrededor de la otra a unas velocidades inmensas, y se van acercando y acelerando. Llega un momento, aún antes de que choquen, en que las estrellas se mueven a velocidades lumínicas, y entonces se produce una intensísima explosión de rayos gamma que sale disparada en las dos direcciones del eje de rotación de las estrellas.

Los chorros de rayos gamma son tan intensos que emiten en cada microsegundo más energía que la emitida por el Sol en sus 10 Ga de existencia. Freirían todo lo que encontrasen en su camino aún a varios miles de años luz de distancia. Si impactaran con nuestro planeta le arrancarían la atmósfera en unos pocos segundos, pero ni siquiera tendríamos tiempo para notarlo.

Colisión con un Agujero Negro

Otro evento que podría destruirnos sería un Agujero Negro. Se estima que en nuestra galaxia puede haber varios millones de Agujeros Negros, pero aún así es muchísimo menos que las más de cien mil millones de estrellas de la Vía Láctea. Es diez mil veces más probable chocar con una estrella que con un agujero negro, y aún eso es MUY improbable. Pero si ocurriera, aún mucho antes de que el Agujero Negro llegara a chocar con la Tierra ya estaría causando sus letales estragos.

El gradiente gravitatorio sería tan intenso que desde la distancia de la Luna la gravedad provocaría una colosal marea, no sólo en la atmósfera y los océanos, sino incluso en la corteza terrestre que se abombaría y resquebrajaría en colosales terremotos. A varios miles de Km comenzaría a absorber la atmósfera que al ser tragada por el Horizonte de Sucesos generaría gran cantidad de radiaciones letales. Los océanos seguirían el mismo camino, y las arenas y las rocas sueltas, así como las que se fueran resquebrajando conforme el efecto marea sigue destrozando el planeta. Lo único que quedaría de la Tierra serían las intensas radiaciones que habrán emitido las partículas conforme iban siendo tragadas por el Horizonte del Agujero Negro.

Cuando Chocan las Galaxias

Choque de GalaxiasPero si de colisiones se trata, la mayor colisión que podemos esperar es la de un Choque de Galaxias.

Las colisiones con asteroides pequeños son frecuentes. Con asteroides grandes son, de momento, impredecibles e inevitables, pero los progresos tecnológicos podrían hacer que fueran predecibles y evitables.

Chocar con otra estrella o con un Agujero Negro es MUY improbable y hay poco que podamos hacer, salvo intentar enviar naves espaciales, nuevas arcas de Noé, hacia otras estrellas y planetas.

Pero la colisión de la Vía Láctea con Andrómeda es segura e inevitable. Viajamos hacia ella a unos 400 Km/s y chocaremos dentro de unos 4.000 Millones de años.

Las galaxias chocarán, pero la distancia entre unas estrellas y otras es tan grande que muy pocas estrellas, si es que alguna lo hace, llegarán a chocar. Las estrellas de la Vía Láctea y Andrómeda pasarán las unas entre las otras, pero en su camino muchas estrellas se desviarán de su órbita alrededor de sus respectivas galaxias.

Cuando hayan terminado de cruzarse los centros galácticos seguirán su camino pero no llegarán muy lejos. El gradiente gravitatorio hará que no se alejen más allá de la mitad de la distancia a la que se encuentran hoy en día y volverán a caer la una hacia la otra unos dos mil millones de años más tarde. Repetirán este ciclo un par de veces más, cada uno llegando en menos tiempo a menor distancia, hasta que por fin los centros de las galaxias se fusionen, uniendo sus respectivos Agujeros Negros Supermasivos y bañando el espacio circundante con las radiaciones más mortíferas del Universo.

En mi opinión

Sólo espero que para cuando eso ocurra ya estemos extendidos por varias galaxias de nuestro entorno y eso no suponga nuestra extinción.

O que, tal vez hayamos construido Esferas de Dyson, alrededor de estrellas  estables, conteniendo varios planetas y blindadas contra las radiaciones cósmicas.

De cualquier modo nosotros no estaremos allí, pero con un poco de suerte sí estarán nuestros lejanísimos nietos.

Ver Ficha de Rumbo de Colisión de la serie El Universo Conocido

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies