Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

El Árbol Genealógico Humano

La Aventura de la Humanidad

Apocalipsis Neandertal

Descifrando los Cielos

Stonehenge

La Edad Antigua

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.236.234.60

Datos de Pagina

Los primeros observatorios astronómicos construidos por la Humanidad, en la Prehistoria, con el fin de establecer calendarios que les permitieran anticipar los cambios de las estaciones.

Creada01-06-2015
Modificada12-08-2016
Total Visitas372
Diciembre3

Reseña del Documental Descifrando los Cielos de la serie El Universo Conocido

Descifrando los Cielos

Documental de la serie El Universo Conocido producido el año 2.011, en el que se describen los primeros observatorios astronómicos construidos por la Humanidad, en la prehistoria, con el fin de establecer calendarios que les permitieran anticiparse a los cambios de las estaciones.

La Astronomía en los Pueblos Nómadas

En la vida moderna, la mayoría de las personas no prestan atención a los cielos. Pero en las épocas prehistóricas contemplar el Sol, la Luna y las estrellas era una de las pocas actividades recreativas que se podían realizar.

Y muy útil.

Gracias a la observación del Sol podíamos saber el tiempo que quedaba de luz y podíamos planificar nuestras actividades de caza o recolección para terminarlas antes de la caída de la noche.

Observando la Luna aprendimos que pasaba por distintas fases y que cuando la luna estaba en algunas de ellas nos podía alumbrar de noche, lo que nos daba una ventaja adicional en esas fechas. También aprendimos a contar los ciclos lunares, lo que nos permitió también planificar y contar ciclos más largos, origen prehistórico de los meses.

Y mirando las estrellas, con la innata capacidad de buscar patrones en todo lo que vemos, imaginamos que su aparente aleatoriedad correspondía a figuras como animales, lanzas u otros objetos de nuestra vida cotidiana, y descubrimos que, aunque las estrellas salen todas las noches, a lo largo del año se veían distintas constelaciones en cada estación del año, sirviéndonos pues como un calendario que nos permitía saber cuándo estaba por llegar el Verano o el Invierno.

La Astronomía de los Pueblos Agricultores

Mientras fuimos nómadas, poco más llegamos a averiguar, pero cuando descubrimos la agricultura nos asentamos en un territorio y pudimos contemplar todos esos objetos celestes durante muchos años seguidos, y eso nos permitió descubrir más cosas del movimiento de los astros.

Al estar establecidos en un lugar fijo podíamos ver que el Sol salía por el Este, pero algunas veces salía más al Norte del Este y otras al Sur del Este. A lo largo del año se podía apreciar cómo los amaneceres seguían un recorrido fijo y regular que se repetía cada año.

Se construyeron los primeros observatorios astronómicos en los que a partir de un punto de observación central se colocaban rocas o troncos en la dirección por la que salía el Sol cada día.

Salidas y Puestas de Sol a lo largo del añoCon meticulosas observaciones se vio que durante la mitad del año la salida del Sol iba derivando lentamente hacia el Norte y la otra mitad del año hacia el Sur. Los puntos de máxima derivación al Norte y al Sur los marcaron con piedras señaladas y a partir de entonces, siempre que el Sol amanecía en esas posiciones sabíamos que empezaba el Verano o el Invierno.

Los romanos dieron a esa fecha el nombre de Solsticio, derivado del latín Sol Stitium, Sol Estacionario, ya que después de medio año de amanecer cada día un poco más al norte, el Sol se estacionaba en la misma posición durante varios días antes de empezar a derivar en dirección contraria durante la siguiente mitad del año.

Aquellos antiguos astrónomos relacionaron esas fechas con las estaciones, dándose cuenta de que durante el Solsticio de Verano empezaba el período de más calor del año y durante el de Invierno empezaba el período más frío. Y que los días eran más largos que las noches durante el verano pero más cortos durante el Invierno.

Y si cogíamos la posición media entre ambos solsticios podíamos determinar los equinoccios, de Equi Noctium, Noche Igual, en los que el día duraba lo mismo que la noche.

Esas cuatro fechas, los Solsticios de Verano e Invierno y los Equinoccios de Primavera y Otoño se convirtieron en fechas señaladas, y en ellas los sacerdotes y aldeanos acudían por la tarde a una de las tres explanadas preparadas junto al observatorio para contemplar cómo el Sol se ponía en el horizonte a través de las rendijas entre las rocas que habían sido colocadas con ese fin, iniciando un festival con hogueras que podía durar toda la noche.

Los Primeros Calendarios

StonehengeMuchos pueblos antiguos construyeron observatorios similares, algunos, como Stonehenge, construidos en piedra hace unos 5.000 años, han perdurado hasta la actualidad. Otros, como uno encontrado a unos 100 Km al Sur de Berlín, fueron construidos con troncos de madera, por lo que han quedado pocos rastros de ellos, pero sí los suficientes para ser reconocibles. En América, el pueblo de los Chacos hace mil años construyó una ciudadela de piedra circular con ventanas que señalaban las posiciones de los solsticios y los equinoccios.

Los Mayas, los Egipcios, Griegos y Romanos, todos ellos construyeron observatorios similares en los que se celebraban los días señalados del año y a los que daban significaciones religiosas.

La Astronomía de las Pirámides

Uno de los monumentos más impresionantes del mundo antiguo es la Pirámide de Keops, y en su construcción se incluyeron varias medidas astronómicas.

Sus lados están perfectamente orientados en las direcciones Norte, Sur, Este y Oeste, y de la Cámara del Rey, situada en el centro de la pirámide, salen varios pasadizos estrechos. Uno de ellos está orientado exactamente hacia la Estrella Polar. El otro se supone que debería señalar a la estrella central del Cinturón de Orión

Pero cuando se construyó la pirámide la Tierra tenía una inclinación, con respecto a las estrellas, distinta a la actual, y la estrella que en aquella época estaba justo al extremo del pasadizo Norte era la estrella Thuban. Gracias a esta circunstancia los astrónomos han intentado determinar en qué año esos dos pasadizos señalaban a la estrella Thuban y a la estrella central del Cinturón de Orión y el resultado es que lo hicieron en el año 2.467 aC.

Discrepo de este argumento por varias razones. Según el registro histórico, parece ser que la Pirámide de Keops se construyó al menos un par de siglos antes.

Segundo, los pasadizos no son completamente rectos, sino que a cierta distancia de las paredes de la pirámide se inclinan, por lo que desde un extremo del pasadizo sería imposible ver las estrellas.

PUEDE SER que los pasadizos se construyesen rectos y con el tiempo, debido al gigantesco peso de la Pirámide, el terreno por el centro haya cedido, pero no lo creo, se verían muchos más estragos en la pirámide.

Tercero, se ha intentado recorrer con un pequeño robot oruga alguno de esos pasadizos y a una cierta distancia el camino está bloqueado con una losa. Cuando se consiguió taladrar con robots esa losa se introdujo una cámara de video y se vio que a poca distancia había otra losa. Indudablemente, esos pasadizos no se fabricaron ni como observatorios ni como respiraderos.

Y cuarto, si bien uno de los dos pasadizos que van al Norte señala hoy la Estrella Polar y en su tiempo pudo señalar a Thuban, la estrella polar de aquella época, el pasadizo Sur no señala a una estrella, sino a una latitud, y por esa latitud pasan todas las noches todas las estrellas que están en esa latitud celeste. Para justificar una relación entre ese pasadizo y la estrella central del Cinturón de Orión se tendría que indicar algo más significativo, por ejemplo, que apunta a esa estrella justo en la media noche del Solsticio de Invierno. Y no he oído nunca que se dé esa coincidencia.

En cuanto a los otros dos pasadizos ni se mencionan, ya que en realidad no se ha encontrado ninguna relación de sus trayectorias con algún fenómeno astronómico.

También hay en la Pirámide de Keops una extraña coincidencia: El perímetro de la pirámide expresado en pulgadas inglesas es exactamente de 36.524 pulgadas. Dividiendo esta cantidad por cien da 365'24, la duración exacta del año solar.

Lo cual sugeriría que los Egipcios conocían y usaban la pulgada de 2'54 cm que los sajones no llegarían a usar hasta miles de años más tarde.

Y si dividimos la circunferencia de la Pirámide entre dos veces su altura nos da PI, 3'141592, un valor que no fue descubierto hasta 2.000 años más tarde.

La información es inexacta. Los egipcios eran mucho mejores matemáticos de lo que se piensa actualmente y habían descubierto que una circunferencia medía tres veces y pico su diámetro. Y ese pico era aproximadamente 1/7 del diámetro.

Es decir, que para calcular la longitud de una Circunferencia multiplicaban el Diámetro por 3+1/7 = 22/7 = 3'142857, lo cual es una aproximación muy buena a PI, con una variación de apenas una diezmilésima. El hecho de que la altura de la pirámide y las aristas tuvieran unas longitudes que eran múltiplos de 7 y 22 es lo que da esa aparentemente milagrosa coincidencia.

Y hay varias evidencias que sugieren que los griegos aprendieron el valor de PI y el Teorema de Pitágoras de los egipcios.

Para ver más detalles de todas esas curiosas coincidencias recomiendo ver la reseña del documental: La Revelación de las Pirámides

La Conexión Extraterrestre

Algunos estudiosos opinan que los pueblos antiguos no tenían realmente la necesidad ni la capacidad de construir tan colosales monumentos, y han sugerido que tal vez contaron con la inspiración y ayuda de seres extraterrestres que visitaron la Tierra en un remoto pasado.

El Majabharata, un antiguo texto hindú, describe cómo en el pasado vivían dioses que volaban en vimanas, refulgentes naves de metal que tenían la capacidad de hacerse invisibles y disparar armas capaces de destruir montañas.

Los sudamericanos, asiáticos y egipcios tienen leyendas que hablan de seres celestes que descendieron a la Tierra dentro de Huevos Cósmicos y enseñaron a sus antepasados algunos conocimientos como la Agricultura o la Metalurgia. ¿Es ésta una descripción de algún tipo de nave espacial?

La tribu africana de los Dogon, al norte de Mali, tiene una mitología que habla de la estrella Sirio, la más brillante del cielo, que tiene un compañero oculto que gira a su alrededor cada 50 años. Y lo sorprendente es que, efectivamente, alrededor de Sirio hay una estrella en su órbita que es invisible desde la Tierra. Fue descubierta en 1.862.

Y los antropólogos que estudiaron a los Dogon lo hicieron bastantes años más tarde, entre los años 1.930 y 1.960. Y no fue hasta finales de los 70 cuando se empezaron a publicar los supuestos conocimientos astronómicos de los Dogon.

¿Hasta qué punto podemos estar seguros de que no hubo contaminación cultural en el estudio de sus leyendas? Bastante.

Todo el supuesto conocimiento astronómico de los dogon coincide con los conocimientos astronómicos de 1.930, incluso en los errores, ya que los dogon tenían creencias astronómicas que también tenían los astrónomos de los años 30 y que después los astrónomos se han dado cuenta de que habían estado equivocados.

Eso me recuerda una anécdota que leí hace mucho tiempo.

Un militar americano que había vivido durante años en Australia, se aficionó a los boomerangs. Después fue destinado a una base militar en Alaska donde, en su convivencia con los inuits, les mostró cómo funcionaba.

Intrigados por un trozo de palo torcido que lanzado con pericia seguía una trayectoria triangular que acababa volviendo a las manos del lanzador, los inuits aprendieron a fabricarlos con huesos y madera y a usarlos para la caza y los juegos.

Cuando quisieron agradecer al militar que les había hecho tan inesperado regalo, éste les pidió un favor. Que cuando alguien les preguntara cómo habían aprendido a fabricar y usar los boomerangs que respondieran que lo habían aprendido de sus antepasados.

La Astronomía y la Geografía

El griego Eratóstenes, en el siglo V aC, fue el primero en demostrar que la Tierra era redonda.

Se dio cuenta de que el mediodía del Solsticio de Verano, en la ciudad de Siena los obeliscos no proyectaban sombra, es decir que el Sol estaba justo en el cénit. Pero en la ciudad de Alejandría sí proyectaban sombra.

Envió un esclavo que fuera caminando de Alejandría a Siena con una bolsa de cuentas y que cada mil pasos echara una cuenta en otra bolsa. Así pudo medir con bastante aproximación la distancia entre ambas ciudades y con unos pocos cálculos determinó que la Tierra tenía una circunferencia de 39.690 Km, lo que se acerca muchísimo a la medida real de 40.074 Km.

Fue la primera vez que se usaron los cielos para medir la Tierra.

Hace 3.000 años, habitantes de Taiwan comenzaron a navegar por el Pacífico y fueron colonizando numerosas islas a medida que las descubrían. Eran capaces de navegar miles de Km en alta mar y volver a su isla. Y para ello se guiaban por el Sol y las estrellas.

El momento más importante de la navegación durante el día era la salida del Sol. Saldría siempre por el Este, pero según la fecha del año podía salir hasta unos 20 grados al Norte o al Sur del Este. Sabiendo la fecha se podían situar correctamente los puntos cardinales y observar la dirección de los vientos y el oleaje. Después bastaba guiarse por la dirección de las olas para no perder el rumbo.

De noche era mucho más fácil, pues en todo momento tenían la guía de las estrellas.

La Navegación Astronómica en el Espacio

A pesar de los avances modernos, en nuestros viajes por la superficie de la Tierra seguimos utilizando las técnicas y herramientas descubiertas por nuestros antepasados. Y también en el Espacio.

En los viajes del Apolo a la Luna cualquier pequeña variación del rumbo supondría una desviación enorme antes de llegar a nuestro destino, por eso los astronautas tenían que observar las estrellas tres o cuatro veces al día y, con ayuda de sextantes, medir y corregir de ser necesario el rumbo.

Incluso los exploradores robóticos que enviamos a la superficie de Marte están programados para localizar el Sol y, según la fecha y la hora, calcular la posición de la Tierra para dirigir hacia ella las antenas de comunicaciones.

En mi opinión

Interesante documental sobre la historia de la astronomía primitiva, aunque sobraba la fantasiosa mención a los Antiguos Astronautas.

Fueron los primeros pueblos agricultores los que descubrieron el valor que podía tener un calendario que les indicara cuándo iban a cambiar las estaciones, y seguro que muchos de ellos construyeron observatorios y calendarios con estacas y troncos clavados en círculos alrededor de un punto de observación. Más adelante, debido a la tremenda importancia que tenían los calendarios, establecieron la costumbre de celebrar los días señalados y algunos decidieron sustituir los troncos por rocas.

La verdad es que me ha parecido interesante ampliar un poco la información astronómica y eso me ha decidido a escribir un nuevo artículo: Los Primeros Astrónomos. Espero que os guste.

El comentarista comete un error al afirmar que las piedras de Stonehenge las trajeron desde cientos de Km de distancia. Las grandes las trajeron de una cantera cercana. Fueron sólo las pequeñas, de unas dos toneladas, las que trajeron desde una cantera lejana, según algunos historiadores en barcas a través del Canal de Bristol y subiendo por el río hasta poca distancia del monumento. Y las piedras, desde luego, no fueron volando. (Ver La Construcción de Stonehenge)

Ver Ficha de Descifrando los Cielos de la serie El Universo Conocido

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies