Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

Egipto

Grecia

Roma

Los Gladiadores Decapitados de York

El Mundo Perdido de Pompeya

La Vida Cotidiana de los Romanos

Las Legiones Perdidas de Varo

El Misterio de las Catacumbas

Ingeniería Romana

Roma: Imperio Oculto

Los Germanos

Cómo los Romanos Cambiaron el Mundo

Asia

América

Varias Civilizaciones

Ciencia y Tecnologías de la Antigüedad

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP34.235.127.68

Datos de Pagina

¿Podremos salvar la ciudad de Pompeya  de la destrucción y conservar  sus tesoros para la posteridad?

Creada05-12-2016
Modificada21-05-2017
Total Visitas72
Diciembre2

Reseña del Documental El Mundo Perdido de Pompeya

El Mundo Perdido de Pompeya

Pompeya fue enterrada por las cenizas de un volcán y ha estado oculta durante casi 2.000 años.

Al desenterrarla y exponerla al público la hemos puesto en peligro, por el clima y la gran afluencia de turistas a sus calles.

¿Podremos ponerla a salvo antes de que acabe, no enterrada, sino destruida?

La Ciudad Enterrada

En Agosto del año 79 dC, la ciudad de Pompeya disfrutaba de su último día de existencia antes de ser destruida por la erupción del volcán Vesubio.

Las cenizas enterraron la ciudad, y con ella los cuerpos de muchas personas que, al descomponerse, dejaron en las cenizas la huella de sus cuerpos. Al descubrir estos huecos vacíos los arqueólogos descubrieron que si los rellenaban de yeso podían reconstruir con gran detalle las figuras de los cuerpos enterrados. Y eso ha revelado la imagen de decenas de personas intentando esconderse de la muerte que les estaba cayendo del cielo.

Tomando radiografías y fotografías de alta resolución es posible determinar el género, la edad y hasta la dieta de las víctimas, para así poder reconstruir importantes datos sobre cómo vivían.

Uno de los cuerpos encontrados tiene una espada, por lo que suponemos que se trata de un soldado, con una edad de entre 25 y 30 años y, por sus rasgos, probablemente del Sur de Italia o del Norte de África.

Los restos de éste y otros muchos cuerpos han perdurado por casi dos mil años, pero una vez expuestos al aire, a las variables condiciones meteorológicas y al paso cercano de miles de visitantes diarios, los restos de la ciudad de Pompeya están sufriendo un lento pero inexorable deterioro. No perdurarán otros dos mil años. Posiblemente ni siquiera 200.

Y es posible que mucho menos.

Bajo el Fuego del Volcán

Pompeya está, tal como hace 2.000 años, al pie del volcán Vesubio, que está considerado como uno de los más peligrosos de la Tierra, no porque su posible erupción vaya a ser más grande, sino porque a sus pies se encuentra la ciudad de Nápoles, con una población de millones de habitantes. Si el Vesubio vuelve a estallar como lo hizo en el pasado, el número de víctimas podría ser inmenso.

Los riesgos de deterioro y/o destrucción de Pompeya son tan grandes que para paliar la pérdida cultural que representaría se está procediendo a escanear toda la ciudad, sus calles, edificios y cada una de sus piedras para construir una ciudad virtual en 3D, un modelo informático que permita conservar su legado para la posteridad.

Y al hacerlo se están descubriendo detalles que desmienten algunas ideas preconcebidas que ahora se están revelando equivocadas.

Secretos de la Ciudad Enterrada

Al Sur de la ciudad se encuentra el Quadripórtico, un edificio que siempre se había pensado que eran unas viviendas para gladiadores, pero se ha descubierto que sus ornamentos arquitectónicos muestran muchos detalles que indican que probablemente se tratara de un edificio público, quizás un mercado donde se alojaban tiendas de alimentos, ropas y otros equipamientos para el consumo de la población.

También se han encontrado bibliotecas con rollos de pergamino que, por el peligro de destrucción que conllevaría, se están escaneando con tomografías para intentar leerlos sin desenrollarlos físicamente.

A sólo 32 Km al Oeste de Pompeya se encuentra su ciudad hermana de Herculano, también enterrada por cenizas en la misma erupción.

En ella se encontraron lo que parecían ser troncos de madera, pero tras una observación más detallada se ha comprobado que eran en realidad rollos de papiro manuscritos. Cada uno de ellos mide unos quince metros de largo, pero cualquier intento de manipularlos para conocer su contenido hace que se desmenucen. Con las últimas tecnologías tomográficas será posible leerlos sin desenrollarlos.

El proceso es muy complejo, necesita gran capacidad de computación y aún harán falta varios años para que se revelen los textos, pero hay grandes esperanzas de conseguirlo pronto.

Las Calles de Pompeya

El estudio detallado de las calles de Pompeya ha revelado que en los cruces de las calles existían piedras de granito sobresaliendo de la calzada que permitían a los peatones cruzar la calle sin bajar a la calzada, que en invierno debía estar llena de barro y limo. Estas piedras dejaban espacio entre ellas de forma que las ruedas de los carros pudieran pasar entre ellas y, estudiando las frecuentes rozaduras de las ruedas con las piedras han permitido descubrir que las calles eran de sentido único y se iba alternando la dirección en las calles. Exactamente la misma solución que se ha aplicado en ciudades modernas donde en una trama rectangular las calles se alternan en direcciones Norte-Sur y Este-Oeste.

Un sistema que era necesario, ya que aunque allí sólo vivían unas 12.000 personas, todos los días tenían que entrar en la ciudad los carros con alimentos y salir los de basuras, principalmente con excrementos de los animales de tiro, así como recibir a los miles de visitantes que asistían a los frecuentes eventos culturales que se celebraban en circos y anfiteatros.

El Anfiteatro de Pompeya, en particular, tenía una capacidad de 20.000 asientos y se usaba con mucha frecuencia, casi a diario, para combates de gladiadores.

Fuentes y Letrinas

El sistema de aguas era bastante sofisticado y existían unas 40 fuentes repartidas por la ciudad. Algunas casas incluso disponían de agua corriente y tuberías de desagüe.

En las letrinas se tiraban también las basuras y restos de alimentos, y estudiándolas se puede saber lo que comían y cómo lo preparaban.

En las letrinas de la casa de un noble romano se encuentran huesos de aves cantoras, espinas de pescado preparado en adobo y muchos huesos de cerdos lechones.

En mi opinión

Muy importante la labor que se está realizando para escanear y preservar el patrimonio cultural de la ciudad de Pompeya. Lástima que sólo sea de forma virtual, ya que una vez excavados los hallazgos arqueológicos es imposible impedir su deterioro.

Esperemos que aún perduren unos cuantos siglos y que nuevos avances tecnológicos permitan descifrar el contenido de los rollos manuscritos que, sin duda, revelarán un valiosísimo tesoro cultural del Imperio Romano.

Ver Ficha de El Mundo Perdido de Pompeya

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies