Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

La Existencia de Dios

Historia Bíblica

Los Mitos del Edén

Abraham y su Descendencia

De Moisés a la Tierra Prometida

El Reino de Judá-Israel

La Vida de Jesús

El Entorno de Jesús

Nacimiento e Infancia

Juan Bautista

La Vida Pública de Jesús

La Vida Privada de Jesús

Semana de Pasión

La Crucifixión

La Corona de Espinas

Los Secretos de la Crucifixión

Los Clavos de la Cruz

El Misterio de la Crucifixión

Series sobre Jesús

La Iglesia Primitiva

Reliquias del Cristianismo

La Biblia

Las Otras Escrituras

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP18.205.246.238

Datos de Pagina

La forma más probable en que los romanos practicaban la crucifixión en tiempos de Jesús.

Creada01-06-2014
Modificada23-05-2017
Total Visitas1459
Enero2

Reseña del Documental El Misterio de la Crucifixión

El Misterio de la Crucifixión

El Patólogo Forense Michael Hunter intenta determinar las verdaderas causas de la muerte por crucifixión de Jesús.

Según Marcos (15, 25-37), Jesús tardó seis horas en morir en la cruz.

La crucifixión fue inventada por los antiguos Persas, pero los Romanos la perfeccionaron.

Se ejecutaba a delincuentes y revolucionarios, en lugares transitados para que sirvieran de aviso y escarmiento. Se buscaba el máximo dolor, la máxima humillación durante el tiempo más largo posible.

Un médico forense experimenta con voluntarios para ver los efectos en el organismo de permanecer crucificado.

A los cinco minutos ya se siente un dolor muy acusado en las piernas y en los hombros, y la sangre contiene cada vez menos oxígeno.

Los voluntarios no aguantan más que una media de ocho minutos, pero por los datos recopilados permiten suponer que las dificultades respiratorias se irían agravando hasta causar la muerte por asfixia entre 18 y 24 horas después de la crucifixión.

Ya que Jesús murió a las seis horas, la axfixia está descartada como causa de su muerte.

La Pasión en los Evangelios

La profesora Paula Fredriksen de la Universidad Hebrea, afirma que los evangelios no son los originales, ni fueron escritos por apóstoles ni resultan nada fiables.

El evangelio más antiguo es el de Marcos, probablemente del año 70 dC, casi cuarenta años después de la crucifixión.

Zacarías fue un profeta judío que vivió en el 600 aC. Profetizó la venida del Mesías, y en un pasaje afirma que el Mesías será atravesado.

Según la profesora Paula Fredriksen, el episodio en que un soldado atraviesa a Jesús con una lanza fue incluido con el fin de satisfacer la profecía.

Lucas dice que la noche de su detención, mientras rezaba, Jesús sudó sangre. (Hematidrosis).

La Flagelación

El Prof. Jonathan Price, de la Universidad de Tel Aviv, afirma que la flagelación previa a la crucifixión era habitual en los reos comunes.

El látigo, similar al de nueve colas, se llamaba flagrum. Este se hacía con un mango largo de madera cubierto de tiras de piel trenzadas que luego seguían durante algo más de un metro a partir del mango. Entre las trenzas de cuero se insertaban bolas de plomo y trozos de hueso de reses con el fin de que sus bordes causen más desgarros y dolor en la piel y la carne del condenado.

Los latigazos tenían fuerza suficiente para astillar y hasta romper costillas, y los fragmentos de costillas podrían romper venas y clavarse en los pulmones.

El Camino del Calvario

La Vía Dolorosa va desde la Iglesia de la Condenación, donde supuestamente Pilatos condenó a Jesús, hasta la Iglesia del Santo Sepulcro, donde se supone que fue crucificado. La distancia es de 800 metros.

Jesús no llevó una cruz, sólo el brazo corto de la misma. Era de 1'80 metros y pesaría unos 36 Kg. El brazo largo estaba clavado en el Gólgota.

Si el madero lo llevaba atado sobre los hombros y los brazos, las tres caídas le hubieran provocado varias fracturas de costillas y probablemente no hubiera llegado al Gólgota. Eso hace que sea más probable que llevase el madero arrastrando de una punta y con los brazos sueltos.

La Crucifixión

El Profesor Israel Hershkovitz, de la Universidad de Tel Aviv, ha encontrado un hueso del talón de un pie atravesado transversalmente por un clavo, lo que permite deducir que los pies no se clavaban juntos ni delante del brazo de la cruz, sino un pie a cada lado del poste de la cruz y con un clavo que atravesaba una tabla de madera puesta sobre el talón, luego éste hasta alcanzar el poste de la cruz.

La tabla que se ponía encima era para facilitar después poder sacar los clavos y recuperarlos para otras crucifixiones.

Crucificado según Israel Hershkovitz

También ha encontrado otros clavos unidos a restos óseos, entre ellos uno soldado a huesos de una mano. Sorprendentemente, este último clavo indica que fue clavado por el dorso de la mano, no por la palma. De ser esto cierto, y una costumbre habitual, significaría que lo normal era que el reo pasara los brazos sobre un madero, pusiera las palmas sobre él y los clavos le atravesaran desde el dorso hasta el tablón.

La intención de los romanos era que la tortura, la humillación y la agonía duraran el mayor tiempo posible, así que probablemente hicieran lo posible para que los reos no murieran demasiado pronto. Crucificar a los reos con los brazos sobre el madero, clavando los clavos por el dorso de las manos, y los pies apoyados en unos travesaños y atravesados por un clavo en el talón, todo ello se hacía con dos fines principales, aumentar el dolor y prolongar la agonía. Los verdugos romanos se convirtieron en expertos en conseguir que los reos sobrevivieran durante varios días.

Los Sudarios del Sepulcro

El Profesor Shimon Gibson ha estudiado los sepulcros habituales en la época de Jesús. El cuerpo se cubría con un sudario enrollado y atado alrededor del cuerpo, pero la cara se cubría con un paño más pequeño. Por lo visto esto se hacía así en precaución de que una persona fuera sepultada sin estar realmente muerta, en coma o inconsciente. De esta forma, si despertaba, podría quitarse con facilidad el paño de la cabeza y pedir ayuda a gritos.

Josefo narra que tras la destrucción del Templo de Jerusalén en el año 70 encontró a tres conocidos que habían sido crucificados y sobrevivieron a la cruz.

Las Causas de la Muerte de Jesús

Tras toda esta investigación, Michael Hunter concluye que Jesús sufrió una grave deshidratación por las heridas, el sudor y la falta de líquidos. Probablemente sufrió una hemorragia en el tórax por las costillas rotas durante la flagelación y/o las caídas. La pérdida de sangre y la inundación de los pulmones hicieron que cada vez absorbiera menos oxígeno hasta producirse la hipobolemia, seguidos por una parálisis pulmonar y/o un paro cardíaco.

Esta es la posible explicación de que Jesús muriera tan sólo seis horas después de ser crucificado.

En mi opinión

El episodio de hematidrosis atribuido a Jesús durante las horas previas a su detención hace pensar en un sufrimiento extremo. En el documental se duda de la certeza de este suceso, pero si estudiamos las vidas y milagros de algunos santos, han habido varios casos de santos que han sudado sangre durante la oración.

No estoy defendiendo que el hecho fuera cierto, pero sí que resulta posible.

El castigo con el flagrum era tan violento que las consecuencias podrían ser acortar la agonía del reo. Si la intención de los romanos es que la agonía fuera lo más larga posible, no creo que sometieran al reo a una flagelación tan brutal.

Tal vez, y es solo una suposición mía, el verdugo se empleaba con más o menos intensidad, más flojo si el destino del reo era la cruz, más intenso si la flagelación iba a ser el único castigo.

Esto hace repentinamente más creíble el poco tiempo que Jesús tardó en morir en la cruz.

Los sacerdotes judíos piden la crucifixión de Jesús. Pilatos, para fastidiarlos, le condena al látigo, no a la cruz. Siendo condenado al látigo, los verdugos se emplean a fondo. Después, sin embargo, los sacerdotes insisten en que quieren la muerte de Jesús, y Pilatos lo condena a la cruz, con lo cual Jesús ha recibido un castigo muy superior al que se aplica habitualmente a los reos de la cruz, y eso hace que muera antes que otros crucificados.

Como ya se ha mencionado en otro documental, ¿Quién Fue Jesús?, la condena a Jesús no se produjo junto al templo, sino en el palacio de Pilatos, por lo que la Vía Dolorosa está incorrectamente situada.

Llevar el madero sobre los hombros, atado a los brazos, significa que, en una caída, Jesús hubiera sufrido daños demasiado graves que le impedirían levantarse de nuevo. Como la intención de los verdugos romanos era que los condenados tuvieran fuerzas para llegar hasta la cruz y que aguantaran uno o más días, me parece más probable que llevara el poste arrastrándolo de un extremo y con las manos sueltas, para agarrarse si tenía un tropiezo. Y aún mucho más probable, que Jesús no arrastrara el madero agarrándolo directamente, sino que hubiese unas cuerdas en su extremo de las que el reo debería ir tirando.

De todas formas, también habría que saber si al clavarle al madero colocaron éste detrás de su cabeza y le clavaron los brazos por delante o se lo colocaron a la mitad de su espalda y los brazos, después de pasarlos sobre el madero, se los clavaron a él por el dorso.

En este último caso el madero podría ser más fino, prácticamente un tablón, y pesaría sólo unos 20 Kg.

Según uno de los evangelistas, los judíos habían conseguido de los romanos el favor o privilegio de que no hubiera crucificados los sábados, de ahí que a los que estuvieran vivos el viernes a media tarde se les rompían las piernas para que al no poderse apoyar murieran de asfixia antes de anochecer.

Si esto fuera cierto, significaría que los crucificados estaban colgando del madero, no rodeándolo con los brazos.

Pero el clavo encontrado unido a huesos de la mano indica lo contrario.

¿Qué era lo habitual? Tal vez el clavo sea una excepción y lo habitual era lo contrario. No lo sabemos, pero el clavo es una evidencia física. Los evangelios son narraciones escritas por personas que no fueron testigos, sino que escribieron lo que habían oído contar a otros.

Cuando se plantea una duda entre una evidencia física y una narración de una o varias personas que no fueron testigos de los hechos y que narran de oídas, yo prefiero darle más credibilidad a la evidencia física.

Aparte de que, sabiendo lo que sabemos de los romanos en general y de Pilatos en particular ¿es creíble que los romanos se muestren tan respetuosos con las costumbres religiosas judías?

Sinceramente, no lo creo.

Véanse también los artículos: La Crucifixión y La Sangre de Cristo.

Ver Ficha de El Misterio de la Crucifixión

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies