Ciencia y Futuro

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Ciencia y Futuro

Los Orígenes de Todo

Vida y Evolución

Los Umbrales de la Vida

El Imperio de los Sentidos

La Probabilidad de la Vida en la Galaxia

Condiciones para la Vida

Planetas como La Tierra

Planetas en la Órbita Habitable

Rotación de La Tierra

Las Estaciones del Año

El Eje de la Tierra

La Importancia de la Luna

Si no tuviéramos Luna

Velocidad de Colisión de la Luna

Probabilidad del Impacto Lunar

Calcular Planetas con Vida

La Corta Vida de La Vida en La Tierra

La Corta Vida de la Vida en el Universo

Los Peligros de la Vida

El Futuro de la Humanidad

Elegir el Sexo de los Hijos

La Evolución del Ojo

¿Por qué Morimos?

La Evolución Social

El Cambio Climático de la Tierra

Física y Relatividad

La Energía

La Energía Nuclear y el Accidente de Chernobil

Ciudades en el Espacio

Teoría de La Gran Onda y el Omniverso

Lansi: Idioma Universal

Vida Natural

Utilidades y Herramientas

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP18.207.137.4

Datos de Pagina

El Cambio Climático Estacional a lo largo del año: ¿qué lo causa?

Creada14-10-2007
Modificada02-06-2015
Total Visitas272
Octubre4

El Cambio Climático Estacional

En todo planeta sometido a una rotación y una traslación alrededor del Sol podemos distinguir varias zonas climáticas dependiendo de los períodos en que reciban radiación solar o permanezcan en la oscuridad.

Cambio Climático Estacional. VeranoEn el caso de la Tierra, y en cualquier otro planeta en rotación que orbite alrededor de una estrella, podemos distinguir entre las dos zonas polares y las zonas ecuatoriales, entendiendo como tales las que van desde el ecuador hasta ambos círculos polares. Si observamos la imagen adjunta podemos apreciar las diferentes zonas climáticas de un planeta que gire sobre sí mismo y al mismo tiempo gire alrededor de una estrella.

En pleno verano, el casquete polar norte recibe la luz del Sol continuamente a lo largo de toda la rotación. Cualquier persona situada en el polo norte vería el Sol siempre a la misma altura sobre el horizonte, pero dando una vuelta en el firmamento alrededor de nosotros. En cualquier otro punto del casquete polar, el Sol ascendería y descendería a lo largo del día, pero en todo momento estaría por encima del horizonte. La insolación es continua, pero como la superficie del terreno está bastante inclinada respecto a los rayos solares la temperatura no llegaría a subir demasiado aunque si ponemos una superficie cualquiera, por ejemplo, la mano, perpendicular al Sol ésta se nos calentará tanto como si estuviésemos en el Ecuador. Si acaso sería algo más débil, pero solo porque los rayos solares tienen que atravesar una cantidad de atmósfera mayor.

Si estuviéramos justo en el círculo polar norte, podríamos ver como a una hora determinada el Sol toca el horizonte, volviendo de nuevo a ascender sin haber llegado a ocultarse del todo.

Algo por debajo del círculo polar, el Sol se ocultaría una media hora, una hora, dos horas al día generando una corta noche. Mientras más nos alejemos del círculo polar más durará la noche y más cortos serán los días. A mediodía tendremos el Sol bastante alto, pero sin llegar nunca a estar sobre nuestras cabezas. La luz del Sol siempre llega hasta nosotros con una cierta inclinación, incluso al mediodía.

Llegamos ahora al trópico de Cáncer. En este punto las noches siguen siendo más cortas que el día, y justo al mediodía el Sol se encuentra en su cenit, cayendo los rayos del Sol verticalmente sobre el terreno. En pleno verano, el trópico de Cáncer es la zona de la Tierra que recibe más cantidad de radiación solar y, siendo los días bastante más largos que la noche, vivir allí puede llegar a ser bastante incómodo.

Conforme nos seguimos acercando al ecuador, paradójicamente, el clima vuelve a ser ligeramente más fresco. El motivo es que de nuevo el terreno vuelve a estar inclinado respecto a los rayos solares, recibiéndose menos calor por metro cuadrado, y las noches son cada vez más largas, hasta que al llegar justo al ecuador la duración de las noches es idéntica a la de los días.

Sigamos avanzando hacia el Polo Sur. Conforme lo hacemos los días siguen siendo cada vez más cortos y las noches más largas hasta que al llegar al círculo polar antártico el Sol apenas asoma por el horizonte unos minutos en cada jornada.

Dentro ya del casquete polar Sur, hay una oscuridad continua, una oscuridad que durará días y semanas y meses. Mientras más nos alejemos del círculo polar Sur más largo será el período de oscuridad continua y justo al llegar al polo la oscuridad más absoluta reinará la tierra durante seis meses completos.

Cambio Climático Estacional. InviernoSeis meses más tarde, por supuesto, la situación se invierte por completo. La Tierra no ha variado su inclinación, pero ahora está al otro extremo de su órbita solar. El Polo norte estará en completa oscuridad y el Sur bajo una iluminación continua. La zona más calurosa del planeta será el Trópico de Capricornio, que tendrá días mucho más largos que sus noches y recibirá verticalmente los rayos solares del mediodía.

Estos dos momentos descritos son los Solsticios, el Solsticio de Verano y el Solsticio de Invierno, que en nuestro planeta se producen a finales de Junio y de Diciembre, marcando el inicio del Verano y del Invierno para cada uno de los hemisferios.

Sin embargo, en los meses intermedios hay dos momentos en los que el eje de la Tierra está perpendicular a los rayos del Sol. El Sol se ve en el horizonte desde cualquiera de los dos polos y en cualquier lugar de la Tierra disfrutaremos de días que durarán exactamente lo mismo que las noches. Los rayos de Sol caerán verticalmente en el ecuador, pero mientras más nos alejemos de él más fresco será el clima.

Estos dos momentos son los equinoccios, que en la Tierra se producen a finales de Marzo y de Septiembre, dando inicio a la Primavera y el Otoño.

Según la inclinación del eje del planeta, el círculo polar y el trópico podrán estar más arriba o más abajo, incluso podrían cruzarse. Estando la Tierra inclinada 23º, el círculo polar sería algo más pequeño de lo representado en el dibujo y los trópicos estarían más cerca del ecuador. Si la Tierra estuviese inclinada 45º, el círculo polar y el trópico coincidirían en el paralelo 45. Si estuviera aún más inclinada, los trópicos estarían más cerca de los polos y los círculos polares llegarían casi hasta el ecuador. En tal caso, recibiendo casi la mitad de la Tierra una insolación continua y con muy poca inclinación de los rayos solares sobre la superficie durante varios meses, el terreno se calentaría hasta alcanzar temperaturas de cientos de grados mientras que en el hemisferio opuesto las temperaturas podrían bajar hasta 100º bajo cero.

La zona ecuatorial, al no estar sometida a períodos continuos de luz y oscuridad, tendría una diferencia de temperaturas bastante menor y es posible que en una estrecha franja alrededor del ecuador pudieran arraigar algunas plantas como líquenes, helechos y hierbas, y quizás hasta el subsuelo podría ser colonizado por lombrices e insectos subterráneos, pero el aire libre quedaría vedado para ellos.

La atmósfera del hemisferio iluminado se recalentaría enormemente durante el verano, ganando altitud y absorbiendo masas de aire más frío del hemisferio oscuro a velocidades de cientos de kilómetros por hora que barrerían la zona ecuatorial en un huracán que duraría dos o tres meses seguidos. Durante la primavera y el otoño los días y las noches serían más o menos similares y el clima podría ser muy similar al que nosotros disfrutamos, pero sería una leve calma en medio del vendaval. Al llegar el invierno de nuevo los vientos huracanados barrerían durante varios meses, esta vez en dirección contraria, la zona ecuatorial del planeta arrastrando a cualquier animal que se hubiese atrevido a poner el pie sobre la tierra.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies