Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

La Edad Media

La Edad Moderna

La Esclavitud en España

Protestantes en España

La Expulsión de los Moriscos

El Mapa Secreto de Colón

El Barco de Barbanegra

El Código de la Mona Lisa

Los Secretos de La Piedad

Isaac Newton y la Piedra Filosofal

La Caza del Tesoro Pirata

El Terremoto de Lisboa

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.95.131.97

Datos de Pagina

La resistencia de las autoridades religiosas y políticas a la introducción de las ideas y la fe protestante en España.

Creada02-07-2019
Modificada02-07-2019
Total Visitas37
Noviembre1

Reseña del Documental Protestantes en España: Creer a la Contra de la serie Documentos RNE

Protestantes en España: Creer a la Contra

Programa de Radio Nacional de España, 04-05-2019    , en el que varios historiadores describen la resistencia de las autoridades religiosas y políticas a la introducción de las ideas y la fe protestante en España.

En el Otoño de 1.510, el monje agustino Martín Lutero, de 27 años realizó un viaje a Roma. A su vuelta escribió que había quedado muy defraudado de la forma tan impía en que vivían la mayoría de los eclesiásticos.

El 31 de Octubre de 1.517 quiso iniciar un debate religioso entre eruditos religiosos sobre 95 tesis. Como era preceptivo las expuso en la puerta de la iglesia del castillo de Wittemberg. Entre esas tesis se hacían afirmaciones que chocaban frontalmente con las doctrinas defendidas por la Iglesia Católica.

Apoyado por nobles y príncipes alemanes, y con la ayuda de la recién inventada imprenta de Gutemberg, sus tesis se difundieron por toda Alemania.

La Religión y la Sociedad

En cualquier religión se regulan las formas en que una persona se relaciona con Dios, pero también la forma en que se relaciona con otras personas, con la Iglesia y con el Estado. Y entre estas normas dictadas por la Iglesia también se establecen los principios por los que se rige la sociedad en todas sus facetas, incluidas las relaciones económicas.

La Economía de Libre Mercado nació a partir del protestantismo.

Permitidme discrepar: Esto no es cierto.

La Economía de Libre Mercado nació en el principio de la historia. Era la forma natural de intercambiar bienes y servicios entre extraños de forma pacífica y voluntaria. Después llegaron bandas de ladrones que recurrieron a la violencia y el robo. Inventaron la extorsión, la "protección", y sus esbirros se encargaban de recaudar y de castigar a quienes no se sometiesen a su expolio.

Con el tiempo, la dirección de estas bandas mafiosas de extorsión y expolio se hizo hereditaria.

Ese fue el origen de los Impuestos, la Policía y el Estado.

Desde entonces el Libre Mercado perdió gran parte de su libertad.

Lo que sí hizo el protestantismo fue fomentar las ideas de la ética en el trabajo y en las relaciones económicas sin injerencias del estado.

También en el catolicismo hubo monjes que intentaron hacer lo mismo, y mucho antes, véase si no a Francisco de Victoria, Fernando de Soto, Martín de Azpilicueta y otros muchos, conocidos como miembros representativos de la Escuela de Salamanca (aunque había algunos de otras universidades españolas) anteriores al protestantismo. Por desgracia sus escritos no fueron muy apreciados por los monarcas católicos, pero sí lo serían un siglo más tarde por los protestantes.

A partir de 1.492, en España surge la necesidad de homogeneizar la cultura, de dar preponderancia a Lo Español, y los reyes deciden expulsar a todo el que no sea español y católico. Las consecuencias las pagaron judíos, musulmanes y protestantes.

Y de nuevo debo puntualizar. La expulsión de los judíos se produjo en el mismo 1.492. Los protestantes no existían todavía. Y hasta más de un siglo más tarde no se produjo La Expulsión de los Moriscos

Aún antes que Lutero, Erasmo de Roterdam ya publicaba escritos en los que criticaba la opulencia del papado y propugnaba una religiosidad más basada en los actos de caridad que en la simple asistencia a las iglesias. Algunos de esos escritos fueron traducidos al español y distribuidos desde 1.516. Su influencia fue intensa, pero corta, porque una vez se inició la Reforma, las autoridades católicas consideraron que las críticas de Erasmo se acercaban demasiado al luteranismo y Erasmo dejó de publicar sus críticas.

Pero la obra más importante de Erasmo fue la traducción de la Biblia al Griego y, posteriormente al alemán, para que pudiera ser leído por cualquier persona, no sólo los eclesiásticos.

Primeros Protestantes en España

Ya en 1.519 se imprimieron en Alemania 600 ejemplares de varios escritos de Lutero traducidos al español. No sabemos si llegaron a España, pero en la década de 1.520 otros libros sí fueron traídos de contrabando. La Inquisición interceptó varios de ellos en Valencia y Bilbao, quemándolas en las plazas. Pero muchos más consiguieron llegar a los intelectuales españoles introduciendo las ideas protestantes.

Carlos V, coronado en 1.520, intentó cerrar la brecha religiosa que se estaba abriendo en sus dominios. En 1.521 se encuentra con Lutero en la Dieta de Worms y le conmina a retractarse de sus escritos, pero Lutero se niega.

Para evitar las represalias, un príncipe alemán que le apoya finge un secuestro y Lutero permanece a salvo y oculto durante varios meses. En ese tiempo terminó la traducción del Nuevo Testamento al alemán.

En la Universidad de Alcalá de Henares estudió Juan de Valdés, que mantenía correspondencia con Erasmo y que es considerado por algunos como el primer protestante español. Juan de Valdés publicó en 1.529 un catecismo que se adelantó tres meses al de Lutero, y en él planteaba varios argumentos de protestantes reconocidos, si bien nunca dejó de ser católico. Lo que intentaba era establecer una tercera vía que suturara las diferencias entre el catolicismo y el protestantismo.

Francisco de Encinas hizo una traducción del Nuevo Testamento al español, y lo quiso presentar a Carlos V, motivo por el que Encinas pasó más de un año en prisión.

La Iglesia católica no aceptaba las traducciones a lenguas vulgares, no querían que la gente ordinaria pudieran leerla y entenderla.

En 1.554 la Inquisición prohibió y persiguió la posesión y lectura de la Biblia en lenguas vernáculas. Y en 1.559 publicó el primer Índice de libros prohibidos.

No fue hasta cuatro siglos más tarde, en 1.943, cuando la Iglesia Católica aceptó por fin que la Biblia pudiera ser traducida a las lenguas vernáculas.

La Represión del Protestantismo

La traducción de Encinas sirvió de base para la traducción de Casiodoro de Reina. En 1.602, Cipriano de Valera lo revisó y reimprimió en Amsterdam, trayéndola de contrabando a España con ayuda de viajantes y marineros. Cuando las autoridades las encontraban, las Biblias eran quemadas por la Inquisición en las plazas.

Pero la introducción de las ideas protestantes no cesaban de llegar a España y la Inquisición y Carlos V redoblaron la represión y la censura, además de publicar numerosos Autos de Fe en los que se exhortaba a los cristianos a huir de la nefasta herejía del protestantismo.

Ya anciano en su retiro de Yuste, Carlos V recibió con amargura la noticia de que se habían establecido dos importantes focos de protestantismo en Valladolid y Sevilla.

Su heredero, Felipe II, redobló aún mas la represión del protestantismo. Dotó a la Inquisición de amplios poderes inquisitoriales y represivos y aumentó el número de espías enviados a Europa para identificar a los herejes.

El mismo Felipe II presidió varios Autos de Fe en Valladolid, Zaragoza, Barcelona y Toledo en los que fueron ejecutados en la hoguera varias decenas de herejes. Si los reos afirmaban retractarse de su herejía, se les ejecutaba en el garrote y, una vez muertos eran arrojados a la hoguera.

En cualquier caso los condenados eran desposeídos de sus bienes, dineros casas y haciendas, que pasaban a ser propiedad de la Inquisición, dejando a los familiares en la indigencia.

A menudo la retractación llevaba a un proceso de conciliación, con lo que el reo salvaba la vida, pero debía sufrir prisión y, tras la liberación, vestir el Sanbenito, un llamativo traje que lo identificaba como reo de la Inquisición por un determinado período de tiempo. Tras pasar el período de castigo el reo podía volver a su vida cotidiana, pero el sambenito se exponía en su parroquia, junto con su nombre y su delito, para eterna vergüenza del reo y sus familiares.

El protestantismo en España no tuvo mucha influencia, no se formaron grupos de protestantes ni se podía predicar su doctrina con libertad, pero sí hubo bastantes protestantes a título individual que leían los escritos traídos de contrabando y practicaban su fe de forma clandestina y con grave peligro de ser descubiertos.

Durante los siguientes siglos hubo muy pocos casos en los que actuara la Inquisición contra los protestantes, pero la persecución aún se mantuvo durante siglos.

El último protestante ejecutado fue Cayetano Riport, un cuáquero condenado a muerte en Valencia en Julio de 1.826.

Pero hubo otros muchos que sobrevivieron huyendo de España. Entre ellos el aragonés Antonio Gavín, que tras huir de Zaragoza estuvo varios años en Universidades Europeas antes de pasar a Inglaterra y USA, donde dirigió varias parroquias en Virginia y a su muerte legó su amplia biblioteca al presidente Jefferson.

Las relaciones comerciales con extranjeros suponían la entrada de comerciantes que a menudo eran protestantes. Al principio fueron perseguidos por la Inquisición, pero con el fin de mantener el necesario comercio, en 1.597 se permitió que los mercaderes europeos, en sus barcos, pudieran practicar su fe y tener sus libros devocionarios sin injerencias de la Inquisición.

Los Cementerios Protestantes

La presencia cada vez más frecuente de comerciantes extranjeros en ciudades españolas trajeron la necesidad de disponer de cementerios civiles en los que los protestantes pudieran ser enterrados, ya que la Iglesia Católica se negaba a enterrarlos en cementerios consagrados.

En 1.831 se comenzó a construir el Cementerio Inglés de Málaga, al que siguieron otros en Santander, Sevilla y Madrid.

De la Represión a la Libertad

Durante todo el siglo XIX hubo un vaivén entre épocas con una cierta tolerancia seguida de épocas de más represión. Las leyes aprobadas solían establecer la esencia Católica Apostólica Romana de España prohibiendo la práctica pública o predicación de cualquier otra religión, fuese o no cristiana. En ocasiones, como en la Constitución de 1.869, se aprueba la libertad de culto, pero fue una libertad efímera.

Y sólo nominal. Aunque hubiera una cierta libertad religiosa, los protestantes no podían acceder a cargos públicos ni enseñar en las universidades españolas.

Por contraste, los mismos gobernantes que aprobaban leyes para la defensa de la Iglesia Católica, también aprobaron leyes para atacarla, como las desamortizaciones por las que muchos de los bienes de la Iglesia fueron embargados.

El mismo Mendizábal, que aprobó uno de estos expolios y permitió la publicación de una Biblia protestante, criticaba con dureza a los misioneros que acudían a España con el fin de predicar su doctrina.

La libertad religiosa siguió estando muy reprimida y sólo con la llegada de la Segunda República se concedió por completo, lo que supuso una liberación para los protestantes y una afrenta para los católicos.

Con la llegada del régimen franquista se volvieron las tornas, de nuevo se restringieron los derechos de culto de religiones protestantes.

Sin embargo, en 1.965 fue la misma Iglesia Católica la que, en el Concilio Vaticano II, establece el derecho inalienable de cualquier persona a la libertad religiosa. A partir de 1.967 las iglesias protestantes podían inscribirse en el Ministerio de Justicia y sus ministros registrarse como miembros religiosos.

Y en la Constitución de 1.978 se aprobaron todos los derechos religiosos de cualquier religión, en la misma categoría que la religión católica.

Ver Ficha de Protestantes en España: Creer a la Contra de la serie Documentos RNE

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies